No te pierdas los mejores spots de publicidad

Carpaccio de champiñones

carpaccio-de-champiñones

Si os gustan los champiñones, os van a encantar esta receta de carpaccio de champiñones. Se comen crudos, y laminados muy finos para poder disfrutar de todo su sabor con una pequeña cantidad de aderezo para dar un toque de aroma y suavidad al comerlo. Son de lo más fáciles de preparar y siempre podemos encontrar champiñones para prepararlos cuando, y como queramos. Una forma muy nutritiva y natural de degustar este exquisito producto. ¿Os animáis?

Carpaccio de champiñones


Dificultad: muy baja
Coste: bajo

Ingredientes:

- 2 champiñones por persona
- Aceite de oliva virgen
- Ajo
- Perejil fresco
- Pimienta negra molida
- Sal
- Vinagre
- Limón
- Queso rallado al gusto

Preparación:
Depende de las personas que vayan a comerlo, prepararemos más o menos champiñones. Parece mucho al cortarlos, pero cuando lo estás comiendo, ya no es tanto. Así que supongamos que es para dos personas. Lo primero es limpiarlos con agua y los ponemos en agua con limón. Si lo podemos dejar media hora o más, mejor.

Ponemos en un mortero medio diente de ajo. Sí, digo bien, medio. Si le ponéis más es cosa vuestra y seguramente estará bastante fuerte, ya que va en crudo. Así que os recomiendo medio ajo. Machacamos bien y añadimos tres cucharadas soperas de AVOE, perejil picado, sal, que la podemos poner junto al ajo al principio si queremos, la pimienta y media cucharada de vinagre.

Mezclamos bien en el mortero con cuidado de no llenar todo al majar. Reservamos.
Ahora limpiamos los champiñones con abundante agua, le quitamos el tronco, que no lo vamos a utilizar en la receta. Lo podemos dejar para una tortilla o para otra cosa, y continuamos. Con una puntilla, vamos a pelar el champiñón y quitarle la piel a la sombrilla. Con cuidado lo hacemos muy bien y el champiñón queda limpio y blanco.

Una vez listos, lo laminamos lo más fino que podamos y los vamos colocando bien en el plato o la bandeja. Una vez los tenemos puestos, le agregamos por encima la vinagreta que hicimos con anterioridad y queso rallado al gusto por encima. Intentad que el queso no sea fuerte ya que le quitaremos sabor a los champiñones. Servimos y a comer. Bon appétit!

Pincho de boniato con queso de cabra y nueces

Pincho de boniato con queso de cabra

Un aperitivo muy interesante que hicimos hace unos días es este pincho de boniato con queso de cabra y nueces. El boniato es un producto muy común para hacerlo al horno en épocas de otoño e invierno, por lo que podemos aprovechar y prepararlo de una forma divertida, sana y diferente. En esta ocasión es un pincho pero nos permite, como sustituto de la patata, muchas otras formas de cocinarlo. De momento os dejo este pincho que está muy rico y es algo diferente a lo habitual aunque a este no le pusimos pan debajo o tostadita. Si queréis, podéis probar de esa forma y le dais un toque crocante.

Pincho de boniato con queso de cabra y nueces


Ingredientes:

- 1 boniato asado
- Queso de cabra en rulo
- 1 puerro
- Mermelada de tomate
- Nueces
- Sal

Preparación:
Asamos los boniatos y dejamos enfriar. Podéis ver la receta para hacer boniatos asados. Mientras, cortamos un trozo de puerro y lo picamos. Ponemos un poco de aceite en una sartén y refreímos con una pizca de sal. Reservamos.




Cuando los boniatos están fríos, pelamos uno de ellos y lo cortamos a rodajas de unos dos centímetros de grosor. Los ponemos en un plato y ahora colocamos encima una rodaja más fina de queso de cabra en rulo. Encima agregamos un poco de puerro refrito y sobre el puerro una cucharadita de mermelada de tomate. Para rematar el pincho, encima de todo le ponemos un trozo de nuez. Damos un golpe de calor antes de servirlo, en el microondas o el grill, para derretir un poco el queso. Bon appétit!

Diez alimentos que ayudan a fortalecer nuestro sistema inmunológico

alimentos-qe-ayudan-sistema-inmune

Podemos ayudar a nuestro sistema inmune con una alimentación sana y equilibrada. Para ello debemos emplear de forma cotidiana algunos de estos diez alimentos que ayudan a nuestro sistema inmunológico. No son los únicos, pero sí alguno de los indispensables. Todos sabemos que está de moda el tema del ébola en España, y lo mejor que podemos hacer es prevenir y aumentar nuestras defensas como un remedio natural y eficaz que nos permita estar bien defendido ante cualquier tipo de bacterias, virus o agentes patógenos que puedan causarnos una enfermedad. Ni mucho menos digo que no vayamos a poder contagiarnos de alguna, pero sí, que con ayuda de una buena alimentación, vamos a fortalecer nuestro sistema inmunológico y va a ser mucho más fácil poder combatir a muchos más organismos potenciales a los que tengamos que enfrentarnos. La primera barrera contra cualquier enfermedad y la primera línea de defensa es nuestro propio cuerpo, si a esto le añadimos un poco de ejercicio, lo tenemos casi todo logrado.

El ajo
El rey posiblemente como antibiótico natural.  Tiene propiedades antibacterianas y antivirales e incrementa las defensas del organismo, mejorando la defensa contra virus y bacterias gracias a su gran poder antiséptico.

Te puede interesar: Gulas al ajillo con gambas

Hongos y setas
Mejoran nuestras defensas y nos ayuda a luchar contra ciertas infecciones respiratorias.

Te puede interesar: Setas a la plancha

Yogurt
¿A quién no le gusta este postre lácteo? Pues el yogurt nos ofrece una defensa contra las bacterias centrada en el intestino gracias a que son probióticos y contienen Lactobacillus bulgaricus, Streptococus thermophylus, bifidobacterias o Lactobacilus casei. Estas bacterias aliadas que contienen los yogures, evitan la multiplicación de ciertos virus que atacan a nuestro organismo.

Salmón
El salmón es uno de los reyes en cuanto a gastronomía se refiere, pero también porque es muy nutritivo y está catalogado como uno de los alimentos más saludables, ricos en proteínas y ácidos grasos esenciales para la salud. Tiene un alto contenido en ácidos grasos omega-3 que ayudan a cuidar el corazón y mantener nuestro sistema cardiovascular y las arterias. Siempre que lo cocinemos, intentaremos hacerlo el menor tiempo posible para evitar oxidar sus grasas esenciales y que nos aporte todos sus beneficios.

Te puede interesar: Salmón con bechamel

Legumbres
De antemano sabemos que es casi obligatorio tomar, al menos, tres raciones de legumbres a la semana ya que son ricas en proteínas de carácter vegetal, hidratos de carbono, fibra, minerales y vitaminas. Esto las hace beneficiosas para nuestro cuerpo ya nos protegen ante enfermedades cardiovasculares, ayudan a la respuesta inmune y previenen la obesidad.

Te puede interesar: Ensalada de judías pintas

Aceite de oliva
Por supuesto no puede faltar nuestro ‘oro líquido’ de la dieta mediterránea. Este alimento indispensable en nuestra cocina reduce el colesterol malo (LDL) sin afectar el bueno (HDL). Yo os propongo sustituir el aceite de semillas para fritura por aceite de oliva. Con ese gesto ya hemos empezado a ganar en salud.

Cítricos
Todos los alimentos que contienen grandes cantidades de vitamina C, como el limón, la naranja, la granada, el kiwi, etc.. La vitamina C es un antioxidante, por lo que estimula el sistema inmunitario para prevenir posibles infecciones.

Te puede interesar: Gelatina de mandarina

Carnes rojas
Las carnes rojas poseen elementos como hierro, vitamina A, vitamina D, selenio, magnesio, potasio y zinc. Todo esto nos protege de ciertos procesos infecciosos y ayuda a nuestro organismo a crear y reforzar nuestros glóbulos rojos que trasportan el oxígeno, entre otras funciones, y evitar posibles anemias.

Te puede interesar: Redondo de ternera mechado

Miel
Uno de los alimentos más antiguos y remedio natural que ha conocido el hombre. Sus nutrientes se absorben rápidamente por nuestro organismo y tiene propiedades antibacteriales, anti-inflamatorias, antisépticas y calmantes, entre otras aplicaciones terapéuticas.

Te puede interesar: Bastones de berenjenas con miel de caña

Frutas y verduras, a todo color!
Todas las verduras ayudan de una forma u otra a nuestro organismo que se beneficia de la multitud de vitaminas que encontramos en ellas. Indispensables se hacen las verduras con alto contenido en betacarotenos, como la calabaza, los pimientos rojos, zanahorias etc. No debemos olvidar añadir espinacas, lechuga, repollo o brócoli a nuestra dieta, con la multitud de recetas ricas y saludables que podemos hacer que van a gustar a toda la familia.

Te puede interesar: Gazpacho tibio de verduras al horno
Te puede interesar: Macedonia de frutas casera
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Visítame en Google+