Te recomendamos


Pijotas al horno en salsa de tomate y vinagreta de mostaza

Receta de Pijotas al horno en salsa de tomate y vinagreta de mostaza


Os enseño a preparar estas pijotas al horno en salsa de tomate, que tomará el sabor al pescado y rematadas con una vinagreta de mostaza que le dará un toque de fuerza al plato. Las pijotas se suelen hacer fritas pero creo que os gustará mucho prepararlas de esta forma diferente y que, cuando las probéis, os van a encantar. El truco de la receta está simplemente en eliminar todas las espinas ya que hay personas que en cuanto que se encuentran alguna ya no les hace tanta gracia y de esta forma hacemos ya por adelantado casi todo el trabajo. Dejamos el pescado limpio y solo se trata de degustar este fantástico y jugoso pescado blanco.

Pijotas al horno en salsa de tomate y vinagreta de mostaza


Dificultad: baja-media
Coste: bajo

Ingredientes:

- 1 kilo de pijotas frescas
- 1,5 kilos de tomates maduros
- 2 cebollas
- 6 dientes de ajo
- 1/2 vaso de vino blanco
- Vinagre blanco
- Orégano
- Perejil fresco
- Pimienta negra molida
- Mostaza
- Sal
- Aceite de oliva virgen

Preparación:
Antes que nada vamos a preparar el pescado, limpiarlo, si no lo hicieron en la pescadería y a continuación lo vamos a dejar sin espinas. Para ello sacaremos los lomos de las pijotas y quitaremos las espinas más pequeñas con un poco de paciencia. El trabajo invertido va a valer la pena al no encontrarnos espinas a la hora de comerlas. Reservamos los lomos y vamos a utilizar el resto para hacer un fumet con las espinas, las colas y las cabezas. Tratad y respetad el producto con cuidado, ya que tiene una carne muy fina y blanda.

En una cacerola pequeña con dos dedos de agua meteremos los restos con un poco de sal y llevamos a ebullición unos cinco minutos. Pasado ese tiempo reservamos el fumet.

A continuación ponemos el horno a calentar a 180 grados. En una bandeja para horno, echamos un poco de aceite y colocamos los tomates a rodajas y los ajos laminados, a continuación, las cebollas y un poco de sal y pimienta. Colocamos con cuidado las pijotas con la piel hacia arriba, espolvoreamos un poco de orégano, sal y tapamos con el resto de rodajas de tomate.

Tapar-con-otra-capa-de-tomates Reservar-las-pijotas
Separar-los-tomates Triturar-y-colar-la-salsa-de-tomate

Echamos por encima el vino y el fumet que teníamos listo con anterioridad. Metemos la bandeja en el horno y dejamos 25 minutos o hasta que los tomates empiecen a tostarse. Eso ya depende de vuestro horno. Sacamos y quitamos los tomates que estaban encima del pescado.

Con cuidado apartamos y reservamos los lomos. Echamos el contenido de tomate en el vaso de la batidora y trituramos muy bien. Colamos y ponemos a reducir en una cazuela a fuego bajo hasta las 3/4 partes. Os recomiendo que le pongáis una tapadera o algo porque suele salpicar.

Mientras, hacemos la vinagreta con tres partes de aceite de oliva, una de vinagre, otra de mostaza y perejil picado. Agregamos una pizca de sal. La vinagreta la hacemos mezclando bien todo y emulsionando el conjunto.

Una vez reducida la salsa, la ponemos como base, encima los lomos de las pijotas y sobre todo ello un chorro de la vinagreta de mostaza. Bon appétit!

Falsa morcilla de chocolate

Falsa morcilla de chocolate


Falsa morcilla de chocolate para engañar a todos y divertirnos un rato con este trampantojo. Lo que vamos a hacer es con estos ingredientes una morcilla que engañará a los comensales cuando la pongamos en un trozo de pan y al llevárselas a la boca tendrán una sorpresa mayúscula al ver que realmente no es una morcilla y que es un dulce. Yo hice la prueba en una reunión de amigos y al principio algunos no querían comerla por el colesterol, qué gracia, yo decía, ¿pero tienes problemas con el azúcar? Pruébala, que te vas a llevar una sorpresa! ¿Os animáis? Ahh no sobró nada, al final se la comieron toda en menos de lo que me imaginaba cuando se corrió la voz..

Falsa morcilla de chocolate


Dificultad: media
Coste: bajo

Ingredientes: (2-3 morcillas)

- 125 ml de leche entera
- 160 gramos de mantequilla
- 200 gramos de chocolate para postres
- 80 gramos de azúcar
- 50 gramos de almendras fritas
- 100 gramos de galletas tipo María
- Arándanos secos
- Azúcar glass

Preparación:
Vamos a ir haciendo cosas para dejarlas preparadas y así cuando tengamos el chocolate estará todo listo. Machacamos las almendras pero dejando trozos más grandes con el mortero. Reservamos.

Echamos en un recipiente las galletas tipo María y las partimos hasta dejar trozos pequeños. Añadimos a las galletas las almendras, que si queréis podéis poner también nueces para dar otro tipo de texturas. Ahí está el engaño ya que luego va a parecer la grasa blanca. Luego, ponemos los arándanos picados con el cuchillo para darle un toque de sabor a frutas. Si os gusta podéis hidratarlas un poco con ron, pero yo las puse así y quedaron genial. Reservamos.

Ponemos a fuego bajo-medio la leche. Cuando vaya calentándose, añadiremos la mantequilla. No utilicéis margarina, que al enfriar no se pone dura y nos interesa eso para luego que mantenga la forma.

Removemos hasta disolver por completo la mantequilla y añadimos el chocolate. Hacemos lo mismo hasta disolverlo. Ahora le toca el turno al azúcar. Removemos y disolvemos todo muy bien.

machacar-las-galletas machacar-las-almendras
agregar-los-arandanos derretir-la-mantequilla
agragar-el-chocolate disolver-bien-toda-la-mezcla

Ahora volcamos todo el contenido del chocolate en las galletas con los frutos secos y mezclamos bien. Tiene que quedar uniforme. Dejamos templar ya que tenemos que trabajar la forma y si está muy caliente no podremos. Tiene que estar casi frío.

Cuando ya se ha enfriado, ponemos film transparente y ahora llega el proceso de dar forma. Echamos un poco de la mezcla y hacemos la supuesta morcilla. Esto es un poco de paciencia y cerrar por los lados hasta que quede más o menos bien. No os preocupéis, luego vamos a terminar de darle forma en frío. Cerrar bien por los lados con un nudo.

agregar-el-chocolate-a-las-galletas poner-en-papel-film-para-dar-forma
cerrar-el-papel-film-por-los-lados dar-forma-una-vez-se-enfrian

Repetiremos el proceso según el número de morcillas que nos salgan y el grosor que le demos. A mí me gustaron más bien gruesas. Dan más el pego. Una vez las tenemos todas las llevamos al congelador y las dejamos 15 minutos. Pasado ese tiempo las sacamos  y van tomando cuerpo. Les volvemos a dar forma ya que, seguramente, se abran aplastado un poco. Volvemos a meterlas y esperamos otros 15-20 minutos. Repetimos el proceso hasta que ya tengan bien la forma y listo.

Las dejamos al menos cuatro o cinco horas en el congelador y cuando vayamos a servirlas, las espolvoreamos por encima con azúcar glass para simular el blanco del moho que suelen tener los embutidos. Las cortamos de un centímetro de grosor y las ponemos sobre una rebanada de pan. ¿Qué os parece? Bon appétit!
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Visítame en Google+