19 agosto 2017

0

Pastel de verano pan de molde y ensalada de pollo

Pastel de verano con pan de molde y ensalada de pollo

¿Queréis hacer un pastel de verano con pan de molde y ensalada de pollo? Os enseño a preparar este fantástico pastel de verano frío con pan de molde que vamos a rellenar con la misma ensalada de pollo que utilizamos para los sándwich de pollo tradicionales. Toda una gozada de plato, como podéis ver en la foto, y que os va a encantar por lo fácil que es de preparar y lo que apetece en verano que más que nada queremos recetas frías. Es un pastel salado y muy veraniego, como podréis leer luego en los ingredientes, pero siempre os digo, que podéis añadir o quitar a vuestro gusto. Esta receta de pastel de verano con pollo os vale como referencia pero podemos añadir mariscos, atún o surimi y eliminar la ensalada de pollo, por ejemplo. Al gusto del consumidor y de los más pequeños, que son a los que más les gusta este tipo de pasteles veraniegos.

El pan de molde puede ser con o sin corteza, yo he utilizado son corteza y luego iba cortando, pero si lo hacéis directamente sin corteza, mucho mejor. Tampoco vamos a tardar mucho tiempo en quitarla. Los pasteles de pan de molde fríos son ideales como entrantes o para llevarlos a la playa o al campo. Animaros a preparar uno que el triunfo está asegurado. ¿Qué os parece el aspecto de este pastel de verano frío?


Pastel verano con pan de molde y ensalada pollo


Pastel de verano con pan de molde y ensalada de pollo



Dificultad: baja
Coste: bajo

Ingredientes: (4-6 personas)

- 1 paquete de pan de molde sin corteza preferiblemente
- 1 lechuga
- 1 pechuga de pollo o las sobras de pollo de un caldo
- 1 paquete de jamón cocido o para sándwich
- 1 bote de mayonesa
- Pepinillos en vinagre
- 1 lata de pimiento morrones
- Sal


Preparación del pastel de verano con pan de molde y ensalada de pollo:


Para hacer el pastel de verano he utilizado una bandeja y lo he montado al mismo tiempo en la misma bandeja. Creo que es lo más práctico y no tenemos que estar llevando el pastel de un sitio a otro, ya que podría partirse.

Debemos preparar la ensalada de pollo. Para ello, podemos cocer la carne de pollo, o pararla por una sartén con un poco de aceite, y cuando está hecha, mezclarla con lechuga finamente picada y mayonesa. Tenes que ser jugosa, no una pasta seca. No os cortéis con la mayonesa y si es mayonesa casera, mucho mejor. Reservamos.

Eliminamos la corteza del pan de molde, en caso de que no tengamos sin corteza. Si hemos comprado sin corteza, eso que ganamos de tiempo. Vamos poniendo rebanadas, una junto a otra hasta formar una base. Si tenemos que cortar alguna rebanada por la mitad o menos, lo hacemos para que se adapte al sitio. Para este pastel yo he utilizado dos rebanadas completas y media de otra.

Una vez lo tenemos listo, ponemos una buena capa de ensalada de pollo. Como os dije antes la misma que solemos hacer cuando preparamos un sándwich de pollo tradicional. Yo he utilizado una lengua de cocina y una cuchara para poner la ensalada de pollo.



Encima de la ensalada de pollo, ponemos varias lonchas de jamón cocido. Vamos a repartirlas uniformemente por todo el pastel. Repetimos la operación tres veces y finalizando con pan de molde sobre todo el conjunto.

Ahora picamos muy bien lechuga y reservamos. Con ayuda de la lengua de cocina, vamos a ir cubriendo el pastel con mayonesa. Aquí influye la destreza. Tomaros tiempo, no pasa nada por tardar unos minutos más y que quede lo mejor posible. Una vez está el pastel cubierto de mayonesa, ponemos en la base y alrededor del paste, la lechuga picada.

Sobre el pastel iremos adornando con pepinillos en vinagre, aunque si queréis otra cosa,tambien vale, y pimientos morrones el tiras. Es una idea, cada uno que ponga lo que más le guste. Metemos en el frigorífico y esperamos que nuestro pastel de pan de molde con pollo esté bien frío. Bon appétit!

12 agosto 2017

5

Masa quebrada, masa brisa o brise

Masa quebrada casera o masa brisa

¿Qué es la masa quebrada o masa brisa? Si quieres hacer una masa quebrada al horno casera  y fantástica para tus tartas o empanadas no tienes más que ver esta receta. La masa quebrada al horno está especialmente indicada para todo tipo de tartas o tartaletas ya sean saladas o dulces, para las famosas 'pies', empanada e incluso como sustituto de la típica base de galletas en tartas de queso, como os voy a indicar más adelante, así como la elaboración de quiches caseros por su sabor neutro. A la masa quebrada también se le llama pasta brisé o en francés pâte briseé o comúnmente masa brisa. Es una masa grasa con un alto porcentaje en mantequilla muy fácil de hacer y de tener lista en poco tiempo. Podemos encontrarla en prácticamente todos los supermercados hoy en día, pero como el sabor de las que hagamos en casa, desde luego no van a ser. Siempre debemos hacer esta masa dura para luego poner en su interior el resto de ingredientes de la tartaleta o quiche, que suelen ser a base de huevos o cremas con queso o nata que al cuajar en su interior, quedan perfectas. Ya sabes, atrévete a preparar esta masa quebrada casera y sorprende a todos con uno de tus mejores postres. Y si aún no sabes qué preparar te doy esta idea de una tarta de queso con frambuesas que, aunque la receta original indica que se hace con una base de galleta, podéis sustituirla por esta masa quebrada casera sin ningún problema. Si lo que vamos a preparar es una masa quebrada dulce, para tartas, entonces debemos añadir a los ingredientes azucar. En la misma receta podéis ver las cantidades que tenéis que utilizar para ambas masas, ya sean dulces o saladas.


Masa quebrada, masa brisa o brisé


Dificultad: baja
Coste: bajo

Ingredientes:

- 150 gramos de harina de trigo
- 75 gramos de mantequilla fría cortada a dados
- 1 huevo fresco
- Sal
- 50 gramos de azúcar sólo si es masa quebrada dulce


Preparación de la masa quebrada, masa brisa o brisé:


Ante todo una advertencia o consejo, y es simplemente que esta masa no debe ser manipulada en exceso. Lo suficiente para que todos los ingredientes estén integrados. Ahí reside el secreto de una masa quebradas de calidad.

En un recipiente o bol echamos la harina tamizada, es decir, pasada por un tamiz o un colador para que tome aire y no tenga grumo y añadimos encima la mantequilla fría a dados pequeños. Mezclamos con los dedos hasta conseguir una textura arenosa, parecida a una galleta desmenuzada. Tardamos quizás un poco y sea el proceso algo lento. Paciencia y mimo, que así se consiguen los mejores resultados en repostería.

Agregar harina y mantequilla al bol

Ligar la harina y la mantequilla para la masa quebrada

Una vez tenemos la harina ligada con la mantequilla en forma de esa textura terrosa, agregar el huevo y un poco de sal. Aquí está el momento de añadir azúcar si es una masa quebrada dulce para una tarta. Si es así, añadimos el azúcar, si no lo es, saltamos el paso.

Mezclamos la harina con el huevo y la sal. Con el azúcar también si es dulce, como he comentado antes. Y amasamos hasta conseguir una bola. Lo que os dije antes es efectivo ahora. Amasar lo justo para que los ingredientes están integrados.

Añadir el huevo, la sal y el azúcar si hacemos masa quebrada dulce

Envolver y meter en frigorífico la masa

Hacemos una bola con la masa, la liamos en film transparente. Llevamos la bola de masa al frigorífico y la dejamos media hora para que tome consistencia y quede dura.

Pasado ese tiempo, sacamos del frigorífico y podemos estirar con el rodillo. Al principio estará más dura la masa, pero poco a poco irá tomando temperatura y será más fácil. Yo le puse un film abajo y luego, antes de pasarla al molde, la metí diez minutos en el frigorífico, pero tened en cuenta que es verano y se puso demasiado blanda, encima el horno encendido...

El horno lo tendremos caliente a 180 grados. Una vez tenemos la forma dada, podemos ponerla encima del molde para tartas o para quiche. Normalmente para esta operación se suele enrollar la masa en el rodillo suavemente y pasarla al molde.

Yo no le recorto mucho los sobrantes porque me gusta ese toque casero que le otorga, pero es cuestión de gustos.

EStirar hasta tener la forma del molde

Poner sobre el molde la masa quebrada o brisée

Poner legumbres para que la masa quebrada no suba

Pinchamos la masa quebrada con un tenedor por varios sitios, para que no suba y le añadimos, el truco de la abuela, poner garbanzos encima de la masa para evitar que pueda elevarse en el horno.

Metemos al horno y dejamos unos 10-15 minutos. El tiempo, como siempre digo para cualquier cosa de horno es orientativo. Depende el horno y solo debemos tener en cuenta que esté dorada. Si al sacarla vemos que la parte que cubren los garbanzos está aún blanda, quitamos los garbanzos y volvemos a meter la masa quebrada en el horno durante cinco minutos para que se termine de hacer completamente.

Yo no le puse nada entre la masa quebrada y los garbanzos, pero podéis poner papel para horno y así no quedan esas marcas en el fondo de la masa ni puede que se peguen un poco los garbanzos. A mi me daba un poco igual, así que no puse nada.

Sacamos, dejamos enfriar la masa brisa encima de la parrilla y lista para utilizar en quiche, tartas o tartaletas. Veréis que diferencia de sabor con otras masas quebradas que podamos comprar en un supermercado. Bon appétit!

11 agosto 2017

0

Limonada alcalina

Limonada alcalina casera

Receta de limonada alcalina. La limonada alcalina casera es uno de los preparados que podemos tomar en caso de tener deshidratación, sentirnos muy cansados al llegar de la playa o una gastroenteritis aguda. Es parecida a la limonada casera tradicional pero con unos ingredientes que nos van a ayudar a hidratarnos por la pérdida excesiva de líquido y sales minerales. Entre los que vamos a añadir está el bicarbonato y la sal. Recordad que lo más aconsejable ante problemas de insolación, deshidratación aguda y dolor de estómago es acudir al médico.

Limonada alcalina casera


Dificultad: baja
Coste: bajo

Ingredientes:

- 1 limón
- 1/2 cuchara pequeña de sal
- 1/2 cucharada de bicarbonato
- 2 cucharas grandes de azúcar
- 1 litro y medio de agua


Preparación de la limonada alcalina casera:
Hervimos el litro y medio de agua durante unos minutos, apartamos y reservamos para que se enfríe completamente.

Exprimimos el limón entero y lo añadimos el agua. Agregamos el azúcar y el bicarbonato sódico. Metemos en la nevera y dejamos enfriar un poco. Podemos tomar la limonada alcalina con un poco de hierbabuena para darle mejor sabor. Bon appétit!