Te recomendamos

0

Barra de pan casero con semillas de girasol

Barra de pan con semillas de girasol

Os presento una nueva receta, y esta vez de pan casero. Hoy hacemos un par de barras de pan casero con semillas de girasol. Para que veais lo fácil que podemos hacer nuestro propio pan en casa y darle un toque de semillas a nuestro gusto, que en este caso son de girasol, pero podrían ser otras como sésamo, almendras troceadas, semillas de amapola, incluso pistachos. Lo importante es saber hacer el pan y que disfrutéis, por lo menos la mitad, de lo que yo disfruto al hacerlo. El olor que desprende mientras se hace es increíble y el sabor y la satisfacción de saber que lo hacemos nosotros mismos, lo hace aún más irresistible. No tenéis excusas los que me soléis decir que no tiene fuerza para amasar, que no saben amasar, y cosas por el estilo. Leed la receta porque no os va a hacer amasar. Preparar este pan con semillas de girasol y ya me diréis en los comentarios, qué os ha parecido.

Detalle de la masa del pan


Barra de pan casero con semillas de girasol



Dificultad: baja
Coste: bajo

Ingredientes:

- 500 gramos de harina de trigo
- 15 gramos de levadura fresca de panadería
- Sal
- Semillas de girasol

Preparación:

En un recipiente, ponemos la harina de trigo, desmenuzamos la levadura y agregamos una cucharadita de sal. Vais a ver en las fotos que la mezcla de harina es diferente y no es totalmente blanca. Al hacerlo, le agregué un poco de centeno para otorgarle un aporte extra de fibra al pan. Esto hará que no suba tanto la masa ya que ese aporte de centeno pesa y necesitaría una harina quizás con más gluten.

Por otra parte, esta masa va a ser muy húmeda, y vamos a conseguir que tenga en su interior esos huecos o pompas típicas que tanto nos gusta a algunos. No tanto como me gustaría, por lo que os he comentado del centeno.

0

Espaguetis con tomate a la parmesana

Espaguetis con tomate a la parmesana

Hoy os enseño a preparar unos espaguetis con tomate a la parmesana. Es una receta de lo más sencilla y fácil y la tenemos lista en muy poco tiempo. Yo voy a utilizar tomate casero, pero siempre, por falta de tiempo o por otros motivos, sustituir el tomate frito natural y casero por uno ya preparado. El queso parmesano, es el que le dará ese toque de sabor tan particular a nuestra pasta. Es un queso de vaca que tiene un consistencia dura y lo mejor es que lo rallemos y mezclamos. Veréis qué rica.

Espaguetis con tomate a la parmesana


Dificultad: baja
Coste: bajo

Ingredientes: (4 personas)

- Espaguetis
- Tomate frito natural, a ser posible
- Queso parmesano
- Sal

Preparación:

Lo primero que tendremos que tener preparado, en caso de no haber comprado un bote, es nuestra salsa de tomate casera. Si compráis, que sea del tipo receta tradicional o casero. Se nota mucho la diferencia entre uno y otro más económico, y como vamos a utilizar pocos ingredientes, mejor comprar uno de calidad. Si queréis hacer la salsa de tomate frito casero, pues os he dejado el enlace. Está para chuparse los dedos, con sus trozos de tomate, su cebolla troceada, ajos, perejil.. Una gozada de tomate frito.


Una vez lo tenemos. Echamos rallamos el queso parmesano y mezclamos. Reservamos.

Ponemos una olla con abundante agua y sal y cuando está hirviendo, echamos los espaguetis. Unos 70-75 gramos por persona. Si queréis ver un artículo que escribí sobre consejos y trucos para cocer la pasta correctamente, os podéis pasar y leerlo, seguro que os resulta muy interesante.

Una vez lo tenemos todo y los espaguetis están escurridos y sin agua, mezclamos la salsa de tomate y la pasta y listo. Presentamos con un poco de parmesano rallado por encima,, si lo queremos más fuerte de sabor. Bon appétit!
0

Cebolla frita crujiente

Cebolla frita crujiente

¿Conocéis la cebolla frita crujiente típica para perritos calientes? Es una cebolla picada finamente y frita hasta el punto de quedar muy crujiente y combinar perfectamente con algunos platos de cocina rápida, como las salchichas o las hamburguesas. La cebolla da un toque crujiente y dulce. Es muy fácil de preparar y de lo más económico, ni merece la pena de comprarla. Si no sabéis como se hace la cebolla frita, os dejo la receta para que la preparéis en casa y la tengáis siempre lista para combinarla con vuestros platos preferidos.

Cebolla frita crujiente


Dificultad: muy fácil
Coste: muy bajo

Ingredientes:

- 1 cebolla grande
- Harina de trigo o arroz
- Sal
- Aceite para freír

Preparación:
Pelamos y picamos la cebolla. Podemos hacerlo a trozos irregulares si nos apetece. A continuación, le ponemos un poco de sal y pasamos la cebolla por harina de arroz o por harina de trigo. Depende si tenemos una u otra.


Para no manchar mucho, incluso podemos poner dos o tres cucharadas soperas de harina en una bolsa de plástico, meter la cebolla picada, agitar y mezclar bien junto con un poco de sal.

Ponemos la sartén a fuego medio-alto y cuando el aceite está caliente, vamosa  freír la cebolla. Iremos moviendo para evitar que se pegue y se quemen. Cuando ha adquirido color, pasados unos minutos, retiramos y ponemos en un papel de cocina. Así absorberá todo el aceite. Si hace falta la pasaremos dos veces por el papel de cocina.

Una vez frías, están listas para comer. Podemos guardar la cebolla frita en un bote de cristal, seco y hermético, para que no coja humedad. Bon appétit!


Prueba la cebolla frita en los platos de pasta, verás qué ricos y que textura aporta. Agrega por encima antes de servir. Te sorprenderás!