Te recomendamos

18 enero 2017

0

Garbanzos con coliflor

Potaje de garbanzos con coliflor

De nuevo vuelve el frío y apetece platos de cuchara como este, un fantástico potaje de garbanzos con coliflor. A mi me gustan los garbanzos y la coliflor por separado, así que si la juntamos y hacemos un potaje, pues ya me chupo los dedos. Es un plato tradicional, de los de toda la vida, que vais a ver que es muy fácil de preparar y más que saludable. En esta ocasión, aparte de sus ingredientes principales, el sabor se lo vamos a dar con las especias que vamos a utilizar. Yo no le he puesto carne de ningún tipo, pero, si queréis, podéis añadirle un poco de panceta o bacon ahumado para hacerlo mucho más sabroso. Es solo una idea, en principio, es un plato perfecto para los vegetarianos. Ya me contaréis si os ha gustado. ¿Qué tipo de potajes os gustan más, de judías, de garbanzos o las lentejas?

Garbanzos con coliflor



Dificultad: baja
Coste: bajo

Ingredientes: (4-6 personas)

- 400 gramos de garbanzos
- 1 coliflor mediana
- 4 dientes de ajo
- 1 cebolla
- 1 tomate maduro
- Sal
- Pimienta negra molida
- Cominos
- 1-2 hojas de laurel
- Pimentón dulce
- Aceite de oliva virgen

Preparación:

Ponemos en remojo los garbanzos la noche anterior con abundante agua. Lavamos la coliflor y separamos los ramilletes.

En una olla exprés echamos un buen chorro de aceite de oliva, como unas cinco o seis cucharadas soperas. Añadimos los ajos laminados y dejamos que empiecen a tomar color. Inmediatamente después, agregamos la cebolla picada y las hojas de laurel. Sofreímos a fuego medio hasta que tome un poco de color. Cuando ha tomado color, añadimos el tomate pelado y troceado. Salpimentamos.

13 enero 2017

0

Compota de membrillos

Compota de membrillo tradicional

¿Conocéis el membrillo? Hoy os enseño a preparar una compota de membrillos de toda la vida. Una receta tradicional a más no poder y que, afortunadamente, pasa de generación en generación, para no perderse. Y eso es lo mejor. Este tipo de recetas no tienen y no deben de perderse. Están increíblemente buenas y son de lo más fácil de preparar. La compota es un postre o también merienda, que podremos comer con el membrillo triturado, o como en este caso, troceado a láminas. También lo podéis hacer con manzana, la receta de compota de manzanas también la tenéis en mi blog, por si queréis hacerla al no tener a mano membrillos. No importa si es una u otra forma, la diferencia es solo triturar luego el membrillo. Nada del otro mundo. A mi, personalmente, me gusta a trozos. Pero ya sabéis, cuestión de gustos ¿Y a vosotros qué os gusta más, la compota de membrillo o la de manzana?

Compota de membrillos


Dificultad: muy baja
Coste: bajo

Ingredientes:

- 1 kilo de membrillos
- 250 gramos de azúcar blanca
- 1 limón
- Canela en rama
- Clavos de olor

Preparación:

Ponemos una olla a fuego bajo con dos vasos de agua, un chorro de zumo de limón, una rama de canela, un trozo de piel de limón sin la parte blanca y dos o tres clavos de olor. Añadimos el azúcar.

Pelamos los membrillos y los cortamos a gajos irregulares. Como si fueran gajos algo más finos que los de las naranjas. Si queréis a dados, no pasa nada, a dados. Es cuestión de gustos.


Si nos gusta con bastante almíbar, añadiremos medio vaso más de agua. Así los más golosos de la casa quedarán encantados. Si queréis un almíbar más denso, añadir 150 gramos más de azúcar.


Subimos el fuego para que empiece a hervir y añadimos el membrillo. cuando vuelve a hervir, bajamos a fuego medio y tapamos, dejamos que se ponga blando el membrillo. Removemos de vez en cuando con cuidado de no partirlos. Para ver si están listos, podemos pinchar con un palillo. Tardarán unos 35- 40 minutos en ponerse blandos.

Mucho cuidado con el agua. Si falta, añadir un poco más. Cuando están tiernos, apartamos y dejamos enfriar antes de servir. Bon appétit!

Intentad quitar el centro del membrillo con un descorazonador o una vez cortados, como si fuera una manzana. Además, se oxida muy rápidamente, por lo que conviene ir metiendo rápidamente el membrillo en el agua caliente con el limón.

09 enero 2017

0

Crema de peras y limón con sirope de fresas

Crema de peras, limón y fresas

Os enseño a preparar una fantástica crema de peras y limón con un sirope de fresas para tomar fría, como postre, y que os va a  encantar. La preparación es de lo más simple y fácil y no vais a tener ningún tipo de problemas. Lo puede hacer todo el mundo. Podemos tomarla fría, o meterla en el congelador un rato antes de servir, a modo de granizada. Tiene una textura de lo más cremosa y una combinación de sabores sabores realmente increíble. ¿Qué os parece, os animáis?

Crema de peras y limón con sirope de fresas


Dificultad: muy baja
Coste: bajo

Ingredientes: (4 personas)

-1 bote de leche condensada de 400 gramos
- 4 yogures de pera con trozos
- 1 limón
- Aceite de oliva virgen
- Canela molida
- 1 pera o fresas (opcional)
- Sirope de fresas
- 1 huevo

Preparación:

Ponemos en el vaso de la batidora la leche condensada, los cuatro yogures de pera , el zumo de un limón y tres cucharadas soperas de aceite de oliva y un poco de canela molida. Batimos con la turmix hasta conseguir una crema homogénea. Ponemos la crema en un recipiente mayor. Reservamos.


Separamos la clara de la yema del huevo. Reservamos la yema y batimos hasta llegar a punto de nieve la clara.

Añadimos la nieve a la crema y mezclamos con una lengua de cocina con movimientos envolventes, para evita, en lo posible, que el volumen baje. Esto hará que sea super cremosa.

Metemos en el frigorífico y reservamos hasta la hora de servir. Para ello, ponemos la crema en unos vasitos individuales y podemos añadir ahora, dados pequeños de pera (o fresas) y por encima una buena capa de sirope de fresa.

Si queréis, podéis meter los vasitos en el congelador durante una media hora y servirlos muy fríos, casi congelados.  Bon appétit!