Te recomendamos

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Garbanzos con choco

Garbanzos con choco

Garbanzos con choco. Os enseño a preparar este plato increíblemente rico de garbanzos con choco para que lo disfrutéis en familia. Es un plato contundente y típico de épocas de otoño e invierno, aunque os he de confesar que los he preparado en pleno agosto. Es que yo soy de mucho cuchareo y me encanta un potaje, que se le va a hacer.. En cuanto a la receta no tiene ninguna dificultad, lo único, que si vivimos en zonas donde el agua tiene mucha cal, intentaremos poner los garbanzos en remojo con agua embotellada. De esa forma se ponen más blandos. Los ingredientes como los chocos, o incluso si los queréis hacer con chipirones, lo podéis encontrar en cualquier supermercado o pescadería de vuestro barrio, así que ¿Os apetece un plato?

Garbanzos con choco


Dificultad: baja
Coste: bajo

Ingredientes: (4-6 personas)

- 300 gramos de garbanzos de calidad
- 1 choco mediano (sepia)
- 1 cebolla
- 6 dientes de ajo
- 1 pimiento rojo
- 1/2 kilo de tomates maduros
- 3 patatas medianas
- Azafrán en hebras
- 2 hojas de laurel
- Pimienta negra en grano
- Cilantro en grano
- Comino en grano
- 1 guindilla o cayena
- Sal
- Aceite de oliva virgen

Preparación:
Lo primero que hacemos la víspera es poner los garbanzos en remojo. Ya os he comentado el tema del agua, a más cal, menos blandos estarán. Los dejamos toda la noche en remojo.

Al día siguiente empezamos a preparar nuestro platazo de garbanzos con choco. Digo choco porque vamos a utilizar uno, pero vamos, podéis poner todos los que queráis jeje. Lo primero es limpiar el choco bien, aunque se lo podéis decir a el pescadero y os lo hace sin problemas. Una vez está limpio, lo cortamos a tiras o en daditos, que es como yo lo hice. En dados medianos, un poco más grandes que los garbanzos. Luego encojen, así que cortarlos un poco más grandes. Reservamos.

Pelamos los tomates y los cortamos en dados. Reservamos. Os dejo el enlace de cómo escaldar tomates por si tenéis un día que pelar mucha cantidad. En este caso podéis hacerlo a mano sin problemas.

Vamos a hacer ahora una muñequilla con una cucharada de pimienta negra, una y media de comino, una de cilantro las hojas de laurel partidas y una guindilla o cayena. Podéis ver cómo hacer las especias para caracoles en el enlace. Es casi igual. La muñequilla es solo un trozo de gasa o paño fino en el que vamos a envolver las especias para que no se mezclen con los alimentos.

muñequilla tostar-el-azafran

En una olla rápida ponemos un fondo con aceite de oliva a fuego medio. Agregamos la cebolla cortada en brunoisse, y dejamos que tome un poco de color. Añadimos medio pimiento rojo en dados y dejamos que se vayan pochando. Pasados unos minutos agregamos unas hebras de azafrán y tostamos para que suelten aroma y sabor. No las queméis, es solo unos segundos.

Añadimos ahora el choco cortado a nuestro gusto y refreímos. Dejamos un par de minutos. Añadimos un poco de sal.

Echamos los tomates cortados que teníamos preparados y la muñequilla. Dejamos que vayan soltando agua. Mientras, pelamos las patatas y las cascamos en trozos pequeños, no muy grandes. Luego os explico.

añadir-el-choco-cortado agregar-la-muñequilla
añadir-agua agregar-los-garbanzos

Cuando se ha refrito el tomate, añadiremos las patatas cascadas y cubriremos con agua. El motivo de cascar las patatas más pequeñas es que cuando estén tiernas y empecemos a mover la olla, se deshacen y nos van a engordar o espesar el plato sin necesidad de ningún otro ingrediente. Llevamos a ebullición.

Una vez está caliente y casi hirviendo añadiremos los garbanzos. Cerramos la olla y los dejamos durante 20 minutos. Pasado ese tiempo, abrimos con cuidado y movemos la olla, al estilo de las abuelas, el menear la olla en forma de círculos. De esa forma la patata se va deshaciendo y espesando el caldo poco a poco.

Seguramente tendréis bastante caldo, así que lo dejáis a fuego bajo-medio que se vaya consumiendo con el típico chup, chup, y volver a mover de vez en cuando. Una vez está el caldo a vuestro gusto, apartamos y dejamos reposar que tome todos los sabores. Rectificar de sal si es necesario y listo para servir. Bon appétit!

Fideos chinos con cerdo y verduras

Fideos chinos con cerdo y verduras

Hoy os enseño a preparar unos fideos chinos con cerdo y verduras a las que le he añadido unas setas ‘orejas de Judas’ y que tiene un fantástico sabor tradicional de la cocina asiática. Los fideos chinos se pueden preparar con otra carne, como ternera o incluso con pescados. Esta es una receta que os va  encantar por su jugosidad y por el sabor que le vamos a otorgar con la salsa de soja y con la pimienta de Sichuan que previamente prepararemos para darle un toque de aroma y sabor. Si no podéis encontrarla, que no es nada difícil, podéis sustituirla por pimienta negra molida. Las setas también son relativamente fáciles de encontrar en grandes superficies como la cadena de supermercados alemana o en la multinacional del triángulo verde. Para qué voy a dar nombres si no me pagan por la publi  ;)

Fideos chinos con cerdo y verduras


Dificultad: baja-media
Coste: bajo-medio

Ingredientes: (4 personas)

- 1 paquete de fideos chinos
- 250 gramos de carne de cerdo
- 4 dientes de ajo
- 1 cebolla grande
- 4 pimientos verdes
- 1/2 pimiento rojo
- 3 zanahorias
- 1 paquete de setas ‘orejas de Judas’ deshidratadas
- Salsa de soja
- Pimienta de Sichuan (negra a du defecto)
- Sal
- Aceite de oliva

Preparación:
Lo primero que haremos es hidratar las setas que vienen liofilizadas, es decir, simplemente vienen deshidratadas. Con quince o veinte minutos en agua se hidratan y estará aptas para prepararlas. Si no las encontráis o tenéis a mano otro tipo de setas o champiñones podéis sustituirlas. No hay problema. La pimienta si es de Sichuan, la vamos a parar primero por un portero para dejarla muy fina y molida.

Ponemos una olla al fuego con cinco cucharadas de aceite y echamos primero los ajos laminados. Cuando empiecen a tomar color, añadimos la cebolla fileteada que dejaremos unos minutos antes de agregar el resto de ingredientes. Es decir, los pimientos verde y rojo a tiras junto con las zanahorias. Refreímos unos minutos y agregamos la carne de cerdo, que también habremos cortado a tiras con anterioridad. Aquí todo se corta a tiras, así que podéis dejarlo todo preparado con anterioridad y así lo tenéis a mano. Añadiremos por último las setas ya hidratadas y, cómo no, habéis acertado, cortadas a tiras. Que por cierto no son setas, son hongos muy saludables y ricos.

Salpimentamos y agregamos un cuarto de vaso de salsa de soja.

Esto vamos a dejarlo durante cinco minutos a fuego medio, siempre cuidando de que no se queme. Añadimos un vaso y medio de agua a continuación y dejamos hervir durante quince minutos.

añadir-la-carne agregar-el-caldo

Mientras se hace la carne, vamos a poner los fideos chinos en abundante agua y sal a cocer. Los vamos a dejar solo cuatro minutos y apartamos. Los enfriamos bajo agua del grifo y reservamos.

Pasado los quince minutos añadiremos los fideos chinos a la carne y mezclamos bien para que tomen el sabor.

Apartamos y dejamos unos cinco minutos antes de servir. Si veis que tiene mucho caldo lo dejamos a fuego bajo-medio hasta que se consuma un poco, pero no mucho ya que al servirlos deben tener un poquito de jugo. Una vez está todo listo, podemos servir. Yo los hice y me los llevé a la playa para almorzar, por eso la foto que habéis visto. Ya os digo que están de lujo. Bon appétit!

Croquetas de ensaladilla rusa

Croquetas de ensaladilla rusa

Os enseño cómo hacer estas croquetas de ensaladilla rusa. La verdad es que así dicho de repente uno piensa en cómo se pueden hacer estas croquetas, pero tranquilos que os voy a explicar la receta y no hay trucos ni nada por el estilo. El relleno va  a ser una ensaladilla rusa que hagamos o tangamos preparada con anterioridad y simplemente lo que va a hacer que todo funcione es el tratamiento que le vamos a dar de sellado y posterior empanado. Va a quedar jugosas por dentro, realmente crujientes por fuera y aguantan mucho sin ponerse blandas. Seguro que vais a sorprender a todos cuando las preparéis porque a mí me pasó eso y todos preguntaron cómo las hice. ¿Interesante receta, no? Ya veis qué presentación y qué aspecto más apetecible cuando las emplatamos.

Croquetas de ensaladilla rusa


Dificultad: baja
Coste: bajo

Ingredientes:

- Haremos la ensaladilla rusa o la aprovecharemos de la que tengamos
- 2-3 huevos
- Pan rallado
- Cereales tipo Corn Flakes
- Aceite de oliva para freír

Preparación:
Como os comenté antes vamos a hacer una ensaladilla rusa que será el relleno. Ya sabéis que es a base de patatas y zanahorias cocidas, guisantes, atún, pimientos morrones, gambas, etc, y con mayonesa para dar jugosidad. No os explico aquí cómo hacerla ya que tenéis la receta de ensaladilla rusa en el blog y podéis ver cómo se hace. Reservar una zanahoria cocida y picarla cuando terminéis de cocer las patatas. Los ingredientes que queráis ponerle o quitarles a la ensaladilla es a vuestra elección, pero para hacer esta receta de croquetas tenéis que tener en cuenta un detalle importante y es que, cuando le pongáis la mayonesa, tiene que ser lo suficiente como para que esté jugosa pero que luego podáis manipularlas con facilidad además no vamos a hacer las croquetas en caliente, vamos a esperar a que estén los ingredientes a temperatura ambiente.

¿Por qué esto? Pues simplemente para darle la forma de bolitas, como yo hice, o un poco más alargadas típicas de las croquetas. Si está todo caliente, estará más blando, hay que dejar templar.

Una vez tenemos la ensaladilla, rallamos pan junto a los cereales. Utilizad tipo Corn Flakes, que no os van a dar apenas sabor al empanado y nos otorgan un plus crocante.
Batimos dos huevos o los que vayamos a necesitar. Según se acaben iremos agregando más, y pasamos las croquetas por el huevo batido y luego por el pan rallado.

Ahora las meteremos en el frigorífico al menos dos horas ya que tienen que tomar cuerpo. Esto es importante.

Mientras se enfrían, si hicimos mayonesa casera, reservamos un poco para luego  ponerla por encima pero a la que vamos a hacerle una cosita antes. Si es de bote, no pasa nada. A la mayonesa le vamos a agregar un poco de agua fría para que no esté tan espesa, una pizca más de sal, y un poco de colorante alimentario para que adquiera un tomo amarillo. Si queréis dar un toque de fuerza, le agregáis un poquito de cayena molida pero sin pasaros. Reservamos.

Cuando han tomado cuerpo las croquetas, ponemos un cazo con aceite de oliva. Lo suficiente como para tapar las croquetas. No me utilicéis una sartén! Mejor un cazo. Dejamos que el aceite esté bien caliente, recordarlo también, si no está bien caliente se pueden abrir y ya la hemos liado..! Las freímos de una en una, o dos como máximo para que no pierda calor en aceite. Cuando tienen un color dorado bonito las ponemos sobre papel absorbente y luego podemos emplatarlas. Pondremos la croqueta, encima una buena cucharada de la mayonesa y un poquito de la zanahoria picada. Bon appétit!

Pastel de patatas relleno

Pastel de patatas relleno


Pastel de patatas relleno. Os enseño a preparar este rico pastel de patatas relleno con ingredientes muy fáciles de conseguir y económicos. La preparación es más que fácil y viene muy bien para reuniones donde no tenemos mucho tiempo para meternos en cocina y queremos llevar algo rico y muy indicado para épocas de calor. Es un pastel frío y la base es de patatas cocidas donde podremos elegir los ingredientes que m´s nos gusten. Yo lo he preparado así y ha quedado riquísimo.

Pastel de patatas relleno

Dificultad: muy baja
Coste: bajo

Ingredientes:

- 6 patatas medianas
- Jamón cocido
- 4 láminas de queso para fundir
- 6-8 palitos de surimi o cangrejo
- 2 latas de atún en aceite pequeñas
- 2 huevos
- Mantequilla
- Tomate frito
- Mayonesa
- Sal
- Lechuga y aceitunas rellenas de anchoa para decorar

Preparación:
Lo primero que haremos es lavar las patatas y cocerlas con abundante agua y sal. En un cazo aparte, cocemos los huevos durante 12-14 minutos para que estén bien cocidos.

Una vez las patatas están blandas las pelamos con cuidado, aún en caliente. Las ponemos en un recipiente, agregamos un poco de sal y un par de cucharaditas de mantequilla. Majamos con un mortero o estrujamos bien con un tenedor hasta formar una pasta.

Ahora utilizaremos un tupper donde vamos a ir poniendo las capas para formar el pastel de patatas. Primero pondremos una capa del puré de patatas de medio centímetro de grosor, no pasaros. Iremos aplastando con una lengua de cocina para que quede uniforme y bien extendida la capa. Eso lo haremos todas las veces.

Encima ponemos jamón cocido hasta cubrir bien. Lo mejor es siempre generosos con los ingredientes. Encima pondremos las láminas de queso hasta cubrir. Si necesitáis más porque el tupper es algo más grande, las ponéis. Encima de todo ello ponemos una capa de mayonesa abundante. Ahora iremos formando las siguientes capas con otra de patatas, encima mayonesa, luego lo palitos de cangrejo picados junto al atún y los huevos ya duros y pelados cortados a rodajas. Encima ponemos una capa de tomate frito y sobre ella otra de patata.

Terminamos el pastel con otra capa de mayonesa y decoramos con lechuga y unas aceitunas rellenas de anchoas picadas. La decoración la podéis poner a vuestro gusto. Yo solo os doy ideas. Metemos en el frigorífico al menos dos horas para que haga cuerpo y podamos cortar con cuchillo porciones sin problemas. Bon appétit!
Visítame en Google+