05 septiembre 2011

Gazpacho andaluz

Gazpacho andaluz

El gazpacho andaluz es una de las recetas más elaboradas en el sur de España, sobre todo, cuando aprieta el calor y los termómetros no dan tregua. El gazpacho es una fuente natural de vitaminas ya que todos los ingredientes son naturales a base de verduras. Podríamos considerar al gazpacho andaluz como  una sopa fría fácil de hacer, muy refrescante y a la vez nutritiva. Este tipo de receta siempre tienen variaciones según los gustos y los lugares donde los preparen, como el hacerlo más o menos espeso, según la cantidad de pan que nos guste, o agregarle o no pepino. Como siempre os digo, "el libro de los gustos está en blanco" y siempre podemos eliminar o añadir, a nuestro antojo, manteniendo la base de la receta. ¿Eres una amante del gazpacho andaluz? ¿Sustituyes una comida por un buen vaso de gazpacho tradicional? ¿Qué añades o quitas del gazpacho para hacerlo más a tu gusto? ¿Tienes algún truco para hacer un buen gazpacho andaluz? Ya sabes que puedes dejar tus comentarios bajo el artículo!

Gazpacho andaluz


Dificultad: baja
Coste: bajo

Ingredientes:

- 2 kilos de tomates maduros, preferiblemente tipo pera
- 1 cebolla blanca
- 1 pimiento rojo
- 1 pimiento verde
- 1 pepino mediano
- Pan blanco duro del día anterior
- 2 dientes de ajo
- Aceite de oliva virgen
- Vinagre blanco
- Sal


Preparación:
Ponemos primero el pan en remojo con bastante agua para que se empape y reservamos. Si no hacemos eso nos costará mucho trabajo el hacer el gazpacho. Luego limpiamos las verduras y las troceamos, no hace falta que las partamos muy pequeñas porque vamos a triturarlas. En una olla grande metemos las verduras troceadas pero del pepino solo pondremos la mitad y pelado. Añadimos un vaso de agua. Con la ayuda de la batidora trituramos todo muy bien.

A continuación, agregamos el pan empapado en agua, medio vaso de aceite de oliva (125 cl), un cuarto de vinagre (75 cl) y un poco de sal. Volvemos a triturar todo y vamos a ir añadiendo agua hasta que quede una consistencia líquida. El gazpacho andaluz es bastante líquido y se bebe en vaso.

Cuando está listo, pasamos todo el gazpacho por un chino o un colador para eliminar las semillas del tomate y la piel de las verduras que han quedado. De esa forma el gazpacho es más suave y no nos vamos a encontrar trozos de piel al beberlo. Otra opción es que eliminemos la piel y las semillas de los tomates antes de ponerlos, así evitamos colarlo.

Rectificamos de sal y vinagre al gusto y lo metemos en el frigorífico para que esté fresquito antes de servirlo. Podemos presentarlo solo, o con el resto del pepino y la cebolla troceados muy fino en un recipiente aparte para que cada comensal le ponga al gusto. Bon appétit!