29 abril 2012

2

Empanadas de hojaldre con pollo

Empanada de hojaldre con pollo

La empanada de hojaldre con pollo es un clásico que siempre gusta y que no es nada difícil de realizar. Si nos sobra un poco de pollo, siempre podemos utilizar los restos para hacer una. En esta ocasión hemos utilizado los restos del pollo de una sopa. Imaginaros qué sabor le otorga el pollo a las empanadas de hojaldre y qué rapidez en hacerlas.

Empanadas de hojaldre con pollo


Dificultad: fácil
Coste: bajo

Ingredientes: (4 a 6 personas)

- 2 láminas de hojaldre congeladas
- Los restos del pollo de una sopa o de otra comida
- 1 cebolla grande
- Salsa de tomate
- 1 huevo
- Sal
- Pimienta
- Aceite de oliva

Preparación:
Sacamos las láminas de hojaldre del congelador y dejamos que se descongelen a temperatura ambiente mientras preparamos el relleno. Ponemos a precalentar el horno a fuego medio.

Picamos finamente la cebolla y la ponemos a pochar a fuego lento. Si queréis podéis poner también un pimiento verde o rojo picado, es opcional. Cuando esté la cebolla casi lista, añadimos la carne desmenuzada del pollo, salpimentamos y agregamos un vaso de salsa de tomate. Rectificamos de sal y dejamos enfriar un poco.

Cuando la masa de hojaldre esté manejable, la dividimos con un cuchillo en cuatro o seis partes iguales. Los mismos cortes en las dos láminas. Rellenamos cada porción individual de empanada con el relleno del pollo. Ponemos por los bordes un poco de huevo batido con ayuda del pincel y tapamos con la otra plancha de masa de hojaldre. Cerramos bien con la ayuda de un tenedor los bordes y pintamos las empanadas por encima con el resto del huevo batido.

Si el horno ha alcanzado la temperatura ideal, metemos las empanadillas en el horno y dejamos que se hagan. Cuando estén listas, las dejamos unos minutos que se enfríen y listas para comer. Bon appétit!

26 abril 2012

2

Bolitas de patata y carne

Bolitas de patata rellenas de carne

Bolitas de patata y carne. Una forma muy divertida y que gusta a todos de cocinar las patatas es haciendo pequeñas bolitas y rellenarlas de los ingredientes que más nos gusten. En este caso hemos hecho unas bolitas de patata rellenas de carne, muy sabrosas y de las que les gusta a toda la familia, sin excepciones, que podemos acompañar con una ensalada. El proceso es muy simple y algo entretenido, pero el resultado es increíble. Os vais a chupar los dedos.

Bolitas de patata y carne


Dificultad: media
Coste: barato

Ingredientes: (4 personas)

- 4 patatas grandes
- 1 cebolla
- 1 zanahoria
- 250 gramos de carne picada. Mitad de cerdo mitad ternera
- Harina de trigo
- Pimienta negra
- Mayonesa casera
- Aceite de oliva para freír
- Sal


Preparación:
Hacemos un sofrito con la cebolla picada, la zanahoria y la carne picada en una sartén con cuatro cucharadas de aceite. Añadimos sal, pimienta al gusto y reservamos.


Los rellenos de las bolitas de patatas podemos cambiarlos, según nuestros gustos, o de lo que tengamos en casa en ese momento.


En una olla ponemos abundante agua con sal y cocemos las patatas. Cuando estén listas, le quitamos la piel y las trituramos con ayuda de un tenedor. Añadimos un poco de sal y hacemos unas pequeñas bolas con las manos. Iremos rellenando con la mezcla de la carne y tapando con un poco más de las patatas trituradas. Las ponemos en un plato y reservamos.

bolas-terminadas
freir-las-bolitas-patata-y-carne

Calentamos abundante aceite en una sartén y enharinamos las bolitas de patata rellenas de carne. Cuando esté caliente el aceite, las freímos. Las sacamos cuando adquieran un buen color y las reservamos sobre papel absorbente. Una vez las tenemos todas, las servimos con mayonesa casera y una ensalada de acompañante. Bon appétit!

25 abril 2012

4

Zumo de tomate casero

Zumo de tomate casero

El zumo de tomate casero es uno de los mejores alimentos que podemos tomar por las mañanas para desayunar o incluso en una merienda. Tiene un gran contenido en agua y nos suministra vitamina E, del grupo de los antioxidantes. Preparar en casa un zumo de tomate natural no es nada complicado, está muy rico y nos aportará muchos beneficios. Eso sí, el color rojo intenso o más suave dependerá de la madurez y la calidad de los tomates. Yo siempre me pregunto, cómo los zumos de tomate que venden son siempre tan rojos. Entiendo que no todos los tomates tienen mismo color y tono, por lo que imagino que algo de colorante hay por medio. Yo hago tres zumos de tomate, uno hoy y dos mañana, y los tres tienen un color diferente. Así que me quedaré con la duda, o si alguien sabe algo, que lo explique, y así nos enteramos, yo el primero, por supuesto. ;) ¿Eres amante del zumo de tomate casero? ¿Con qué tipo de tomates te gusta hacer el zumo de tomate? ¿Tienes algún truco o ingrediente que pongas en el zumo de tomate casero para dar un sabor especial?

Zumo de tomate casero


Dificultad: fácil
Coste: barato

Ingredientes:

- 2-3 tomates grandes maduros
- 1 cucharada de aceite de oliva
- Un poco de perejil fresco
- Un trozo de apio
- Sal
- Pimienta al gusto

Preparación:
Pelamos los tomates y los añadimos al recipiente con cuchillas de la batidora. Incorporamos un poco de perejil, un trozo de apio no muy grande, el aceite de oliva y la sal al gusto.


>El color del zumo de tomate dependerá en gran medida del tipo de tomate que elijamos y color que tengan.


Trituramos bien para que quede homogéneo y sin trozos. podéis utilizar también el vaso de la batidora.

preparar-zumo-tomate triturar-bien

Podemos tomarlo directamente, aunque yo prefiero colarlo y dejarlo más fino. Si os sale muy espeso, le agregamos un poco de agua para diluirlo. No pasa nada, el tomate es todo agua. Le añadimos un poco de pimienta y listo. Pero antes de irme, ¿Habéis probado el zumo de granada natural? Si no os gusta mucho esta fruta por sus semillas, os dejo la solución perfecta, ya me contaréis. Bon appétit!

22 abril 2012

10

Tarta diplomat

Tarta diplomat

Una magnífica tarta diplomat que será la delicia y sorpresa de todos en la mesa. Originalmente, la tarta diplomat fue concebida para dar la bienvenida a los familiares que venían a la casa después de largos periodos de tiempo. La receta de tarta diplomat es muy simple y no requiere muchos conocimientos de cocina, además, la crema que la rellena tiene un sabor muy suave, fresco y, combinada con la fruta, hacen de esta tarta una de las más apreciadas por todos.

Tarta diplomat


Dificultad: media
Coste: medio

Ingredientes:

- 2 sobres de gelatina neutra
- 5 huevos frescos
- 200 gramos de azúcar
- 200 ml. de leche
- 1 sobre de azúcar vainillado
- 1/2 litro de nata para montar
- 1 paquete de bizcochos largos
- Fruta variada, naranjas, plátano, kiwi, fresas, piña en rodajas

Preparación:
Ponemos a remojo en agua tibia la gelatina. Tiene que disolverse toda. Reservamos.

Separamos las claras de las yemas. Las yemas las ponemos en un recipiente y le añadimos el azúcar. Las batimos hasta que esté bien ligado el azúcar y disuelto formando una mezcla homogénea. Podemos hacerlo a mano o con la batidora utilizando las varillas. La crema resultante se mezcla con la leche y se pone a fuego muy lento, mezclando continuamente hasta que tome cuerpo y una consistencia espesa. Añadimos la gelatina y mezclamos de nuevo bien. Reservamos hasta que se enfríe.

Batimos la nata hasta punto de nieve junto con el azúcar vainillado.

En otro recipiente batimos las claras hasta llegar al punto de nieve también.

En un recipiente mayor mezclamos la nata a punto de nieve, la crema de las yemas y las claras montadas a punto de nieve. Todo lo mezclamos con movimientos envolventes de afuera hacia dentro para que se mantenga el volumen. Mientras ponemos la fruta, metemos la mezcla en el frigorífico.

yemas-separadas
mezclar-azucar
diluir-gelatina
crema-de-yema-con-leche
crema-terminada
montar claras
nata-montada
relleno-interior
repartir-mezcla
poner-bizcochos

Mientras la mezcla está en el frigorífico, el molde que vamos a utilizar para hacer la tarta diplomat lo forramos con film transparente, ya que luego tenemos que desmoldarla. Una vez tenemos forrado el recipiente, cortamos las frutas a rodajas y las vamos poniendo poco a poco con paciencia y formando el dibujo que más nos guste con ellas. Podéis ver las fotos, pero es a elección de cada uno y según nos guste.

Encima de la fruta repartimos la crema que teníamos reservada en el frigorífico.

Por último repartimos los bizcochos encima y la metemos en la nevera durante cinco horas como mínimo. Pasado ese tiempo, podemos desmoldarla con cuidado. La parte de los bizcochos es la base de la tarta diplomat y la fruta queda repartida por encima. Lista para comer. Bon appétit!

21 abril 2012

2

Hojaldre de paté ibérico y setas

Hojaldre de paté ibérico y setas

Hojaldre de paté ibérico y setas. Podemos sorprender a toda la familia y a nuestros amigos, presentando en la mesa, este entrante de hojaldre de paté ibérico y setas. Os aseguro que va a ser la delicia de todos. La primera reacción será de sorpresa, ya que aparenta ser un dulce, y al romperse el crujiente de sus láminas en la boca, nos deleitará con su fantástico sabor y combinación perfecta de sabores, que nos trasladarán de inmediato, al campo.

Hojaldre de paté ibérico y setas


Dificultad: fácil
Coste: bajo

Ingredientes:

- 2 láminas de hojaldre fresco
- 1 lata de paté ibérico
- 150 gramos de setas de temporada
- 250 gramos de moras frescas

Preparación:
Cortamos las láminas de hojaldre por la mitad en horizontal y lo dividimos en cuatro o cinco porciones rectangulares. A continuación, untamos encima de uno de los rectángulos un poco de paté. Sobre otro rectángulo, ponemos repartidas, láminas de las setas cortadas. Y por último otra lámina cortada con moras repartidas a lo largo.

Calentamos el horno a fuego medio, ponemos las porciones de hojaldre sobre la bandeja del horno y cuando tenga la temperatura correcta el horno metemos la bandeja. Lo dejamos unos 15 minutos y sacamos del horno para que se enfríen un poco antes de servir. Bon appétit!

19 abril 2012

2

Faláfel con salsa de yogurt

Falafel con salsa de yogurt

Receta de faláfel con salsa de yogurt. Los falafel son una especie de croqueta o albóndigas pequeña aplastada y que están compuestos principalmente de pasta de garbanzos y especias. Estos una vez preparados se fríen y tienen un sabor muy agradable al mismo tiempo que son muy aromáticos. Se suelen comer o dentro de un pan, junto con verduras o en este caso, con salsa de yogurt.

Faláfel con salsa de yogurt


Dificultad: fácil
Coste: barato

Ingredientes:

- 250 gramos de garbanzos
- 1 puñado grande de perejil
- 1 cebolla roja
- Pimienta negra
- 2 dientes de ajo
- 1 cucharada de cúrcuma
- 1 cucharada de comino molido
- 2 cucharadas de sésamo o ajonjolí
- Sal

Preparación:
Poner en remojo los garbanzos durante un mínimo de 12 horas, aunque es preferible un día completo. Hay que cambiar el agua al menos tres veces.

Una vez tenemos los garbanzos listos, en una trituradora, ponemos los garbanzos. Si no caben todos lo hacemos en dos veces. Los trituramos junto abundante perejil y la cebolla. Tiene que quedar bastante triturado y que no se pegue a la mano.

remojar-garbanzos triturar-los-garbanzos
mezclar-con-cebolla añadir-condimentos-falafel
majar-ajos dar-forma-al-falafel

Una vez tenemos los garbanzos triturados con el perejil y la cebolla, añadimos las especias para seguir haciendo los faláfel. Machacamos dos dientes de ajo con un poco de sal y se los agregamos a la pasta. Mezclamos muy bien durante unos minutos para que las especias queden bien repartidas.

Cuando tenga todos los ingredientes hacemos la forma de faláfel con las manos. Tiene que quedar como una albóndiga aplastada más o menos y no muy grande. Las ponemos encima de un plato y calentamos abundante aceite en una sartén. Las freímos intentando no poner muchas para que el aceite no se enfríe y adquieran un color marrón no muy oscuro.

Las colocamos sobre papel absorbente y las servimos calientes con salsa de yogurt como acompañante. Bon appétit!

Muchas personas me dicen que cuando los fríen, se les deshacen, esto es porque utilizan garbanzos de bote ya cocidos o los cuecen antes. Hay que utilizarlos crudos, con su tiempo en remojo correspondiente para que estén blandos. De esta forma nunca se deshacen al freírlos!

16 abril 2012

0

Champiñones a la plancha con ajo y perejil

Champiñones a la plancha con ajo y perejil

Os enseño a preparar uno fantásticos champiñones a la plancha con ajo y perejil para picotear o como entrantes. Es uno de los pinchos más tradicionales y más fáciles de hacer de todos y todo un clásico en la gastronomía española. Lo podemos encontrar en muchos bares de tapeo y normalmente vienen montados sobre un trozo de pan. De esa forma podemos tomarlo con la mano, sin necesidad de utilizar utensilios para comerlo. ¿Lo queréis en plan tapa individual? Pues podéis presentarlos en una cazuela de barro y quedan perfectos. ¿Qué os parece?

Champiñones a la plancha con ajo y perejil


Dificultad: fácil
Coste: barato

Ingredientes: (6 personas)

- 6-12 champiñones de tamaño medio o grande
- 1 ramillete de perejil fresco
- 3 dientes de ajo
- Sal
- Aceite de oliva
- Pimienta negra
- Limón
- 1 barra de pan

Preparación:
Cortamos el pan a rebanadas para luego poner encima los champiñones y reservamos. Pelamos los champiñones con ayuda de un cuchillo pequeño y le quitamos la mitad del pie a cada uno. La otras mitades la picamos y reservamos.

Picamos el perejil y los dientes de ajo muy finos. Ponemos un poco del perejil picado, los pies picados, los ajos, sal y un poco de pimienta en el interior de cada champiñón.

Echamos a la plancha un poco de aceite, extendemos y cuando esté caliente, ponemos los champiñones boca abajo, es decir, con el relleno para abajo. De esa forma los ajos no quedan crudos.

Los tendremos solo un par de minutos y con la ayuda de una espátula de madera le daremos la vuelta a todos ellos. Los dejaremos unos minutos más y le echamos un chorrito de limón por encima justo antes de quitarlos de la plancha.

Los ponemos uno a uno encima del pan y le clavamos un palillo de cocina a cada uno para sujetarlo con el pan. Servimos inmediatamente. Bon appétit!

15 abril 2012

5

Pasca o pastel de Pascua


La pasca cu branza o el pastel de Pascua, es el pastel imprescindible el día de la resurrección de Jesús para todos los rumanos del mundo, junto a los huevos de Pascua y el horneado de cordero. La pasca es el símbolo del pan comido por los discípulos de Jesús al enterarse de la resurrección de su maestro. Independientemente de la creencia o el significado religioso, el pastel de Pascua tiene una agradable sabor a queso fresco y vainilla. Es un pastel que tiene una textura suave y blanda que se derrite en la boca, que nos sorprende al encontrarnos uvas pasa con un agradable dulzor y sabor a ron.

Pasca cu branza (Pastel de Pascua)


Dificultad: media
Coste: medio

Ingredientes:

- 1 kilo de queso fresco de vaca
- 6 huevos frescos
- 250 gramos de mantequilla
- 400 gramos de azúcar
- 2 sobres de pudding de vainilla
- 1 sobre de levadura blanca
- 4 sobres de azúcar vainillado
- 150 gramos de uvas pasas
- 1 botellita de aroma de de ron o vainilla
- Corteza de limón o de naranja

Receta tradicional de Pasca cu branza

Preparación:
Una noche antes, hidratamos las uvas pasas con leche y esencia de ron o ron. Las ponemos en un cuenco y las dejamos toda la noche.

El queso y las yemas de huevo las mezclamos con ayuda de la batidora. Una vez tenemos la mezcla homogénea, se añade la mantequilla que se ha dejado en un sitio cálido para que se ablande a punto pomada. Añadimos los sobres de pudding, las pasas hidratadas, el azúcar, el azúcar vainillado, la corteza de limón rallada y el sobre de levadura. Se mezcla todo muy bien y al final con ayuda de una pala. Montamos las claras de huevo a punto de nieve y las incorporamos al conjunto, mezclando de abajo para arriba con movimientos envolventes con una pala, para que no aplastemos la espuma.

Toda esta composición se vierte en un molde redondo, untado con mantequilla y espolvoreado con un poco de harina. Se mete en el horno precalentado, a fuego lento, unos 45 minutos. Se deja enfriar antes de desmoldar. Bon appétit!

14 abril 2012

2

Cena de los abuelos

Cena de los abuelos o cina bunicilor

La cena de los abuelos o cina bunicilor es uno de los platos más tradicionales y a la vez sencillos que podemos realizar y comer acompañados de nuestros amigos. Antiguamente se hacía sobre las planchas metálicas de los fogones, que se mantenían encendidos con leña, para calentar la cocina en las largas noches de invierno. Se aprovechaba el calor para hacer las patatas lentamente y se acompañaba con ingredientes, bastante grasos, para poder soportar mejor el frío. Hoy día se sigue haciendo en casa con planchas eléctricas, aunque en muchos lugares de Europa del Este, como Rumanía por ejemplo, aún existen, en las zonas rurales, antiguos fogones a leña que sirven para calentar la casa y cocinar.

Cena de los abuelos o Cina bunicilor


Dificultad: muy fácil
Coste: fácil

Ingredientes: (4 personas)

- 4 patatas medianas
- 1 cebolla roja
- 1 trozo de queso fresco de vaca con sal (queso tipo Telemea, que es un queso salado, suave y blanco parecido al queso fresco)
- 1 trozo de queso de oveja semi blando (queso tipo Burduf, es un queso semi blando que se presenta metido en el estómago de la oveja con un sabor intenso y muy agradable)
- Tocino con o sin carne
- Bacon

Preparación:
Lavamos las patatas y las cortamos a rodajas no muy gruesas. Las ponemos a la plancha con un poco de sal hasta que se doren y estén blandas. Cortamos la cebolla en dos o cuatro trozos, el tocino y el bacon lo troceamos. El queso de oveja lo ponemos en una porción y el de vaca salado lo partimos en pedazos largos.

Cuando las patatas estén listas presentamos todos los ingredientes en un plato grande y llano o en una tabla de madera redonda y listo para comer. Bon appétit!

13 abril 2012

1

Pintar y decorar huevos de Pascua



Os voy a enseñar a pintar huevos de Pascua. El huevo, símbolo de la creación, de la fecundidad, símbolo de la vida y del renacimiento de la naturaleza en primavera, se pintaba incluso dos mil años antes de Jesucristo. Esta tradición se ha transmitido a los cristianos y se practica todavía en los pueblos de Europa y Asia. En muchos países de Europa, esta tradición ha desaparecido, pero desde los romanos hasta el día de hoy, en Rumania se guarda la tradición y alcanza muchas veces la cumbre del arte por las técnicas de pintado, por los materiales utilizados y por los motivos realizados en el huevo.

Pintar huevos de Pascua



Los huevos rojos son, hoy en día, el símbolo de la resurrección de Jesucristo y se pintan en la víspera del día de Pascua.

La leyenda dice que la Virgen María, viniendo a llorar por la muerte de su hijo crucificado, dejó una cestita con huevos al lado de la Santa Cruz y estos se pusieron rojos por la sangre de su hijo que les cayó encima.
Los huevos rojos representan por un lado el fuego, con su poder purificante, pero también la sangre de Jesús que se sacrificó por salvar la humanidad.

Los huevos no se comen antes de ser craqueados o rotos según unas reglas precisas: la persona mayor, el hombre de mayor rango en la comunidad o en la familia, choca la punta del huevo que el otro comensal tiene en la mano, con la punta del suyo, diciendo: “- Hristos a inviat!” (Jesús ha resucitado). El otro contesta con alegría: “- Adevarat a inviat!” (De verdad que ha resucitado). Ese va a ser también el saludo general utilizado durante cuarenta días seguidos desde la Pascua, sustituyendo al saludo habitual de buenos días, buenas tardes o buenas noches.

Los rumanos tienen también la tradición que se lave la cara en la madrugada del domingo santo de Pascua con un huevo rojo bendito para ser sanos y bonitos como un huevo rojo.
Los huevos se pintan con una tinta especial que se compra actualmente en el supermercado, pero antiguamente se hacía a base de extractos de plantas.

Actualmente, la tinta del sobre que compramos se mezcla con agua muy caliente y con cinco o seis cucharas soperas de vinagre. Los huevos calientes, que hemos cocido con antelación, se dejan en esta solución con agua, tinta y vinagre, alrededor de cinco minutos, o lo que marque el fabricante. Se sacan y se ponen sobre un papel de cocina. Cuando están secos  se les da brillo con un trocito de tocino blando que hemos calentado un poco. Dejamos secar de nuevo y presentamos en una cestita decorada hasta el momento de consumirlos con los familiares o amigos.

Ingredientes:

- Huevos frescos
- Tinte para pintar huevos
- Vinagre
- Tocino fresco

Pintar y decorar huevos de Pascua



huevos-para-pintar huevos-pascua
teñir-los-huevos-para-pascua huevos-de-pascua-pintados

La forma de prepararlos es la siguiente: Limpiamos bien los huevos con detergente para quitar la posible grasa y suciedad. Los hervimos, ponemos el agua caliente con la tinta y añadimos el vinagre según nos indica el fabricante de cada sobre de tinta. Los dejamos entre tres y cinco minutos, los sacamos de la solución colora y dejamos secar. Por último le refregamos tocino para que adquieran brillo. Dejamos secar de nuevo y los ponemos en una cesta. Bon appétit!

12 abril 2012

3

Lentejas con calabacín

Lentejas con calabacín

Receta de lentejas con calabacín. Uno de los platos típicos con muchos incondicionales es sin duda el estofado de lentejas. Podemos comerlas de la manera más tradicional que es con chorizo y morcilla, o en su variante más ligera como son las lentejas con verduras. Aquí tenéis una nueva receta que está muy rica y es muy nutritiva.

Lentejas con calabacín


Dificultad: fácil
Coste: bajo

Ingredientes: (4 personas)

- 350 gramos de lentejas
- 1 cebolla mediana
- 1 diente de ajo
- 4 calabacines pequeños
- 1 trozo de chorizo al gusto (opcional)
- 2 hojas de laurel
- Pimienta negra
- 1 cucharada de pimentón
- Sal
- Aceite de oliva

Preparación:
Ponemos 6 vasos de agua en una olla que tenga tapa a hervir, junto con las lentejas, la cebolla picada muy fina, el diente de ajo entero, el pimentón, el laurel, un poco de pimienta, aceite y sal al gusto. Si queremos le añadimos unas rodajas de chorizo, aunque es opcional. Dejamos a fuego lento durante 15 minutos.

Pelamos los calabacines, los limpiamos y los cortamos a trozos medianos. Pasados los quince minutos que hierven las lentejas, se los agregamos y tapamos. Dejamos que se hagan a fuego medio unos 20 minutos o estén tiernas las lentejas y no tengan mucho caldo. Rectificamos de sal y pimienta.

Dejamos reposar unos minutos y servimos. Bon appétit!

Si queremos darle más sabor podemos añadirle un trozo de chorizo o de panceta. Pero sin poner demasiado ya que intentaremos hacer un plato equilibrado.

11 abril 2012

0

Apuntes sobre la Pascua en la Rumanía Ortodoxa

Apuntes sobre la Pascua en la Rumanía Ortodoxa

La religión principal que se practica en Rumanía es la religión Ortodoxa, aunque convive pacíficamente con la católica y algunas religiones minoritarias. En cuanto a la religión ortodoxa, podemos ver cualquier muestra de su cultura y arquitectura típica en las innumerables catedrales, iglesias y monasterios a lo largo y ancho de todo el país, así como su notable influencia en la vida cotidiana de todas las personas que la practican.

A diferencia de otras religiones, la Semana Santa en Rumanía tiene su pilar fundamental en la Resurrección de Jesús. Alrededor de ella se festeja la Pascua, la fiesta más importante, y otras tradiciones que se siguen celebrando año tras año. Una de las tradiciones plásticas que más llaman la atención a los visitantes y que forma parte de la cultura popular son los huevos de Pascua. Unos huevos pintados a mano que en ocasiones son verdaderas obras de arte. Parece ser que esta tradición viene de la creencia e interpretación de la Resurrección de Jesús. La salida de la vida desde la oscuridad a la luz, al igual que hacen los pollitos al nacer. Estos huevos al principio eran pintados de color rojo, en conmemoración de la sangre derramada por Jesús, pero poco a poco fueron adquiriendo más colores para dar la bienvenida a la primavera y a los colores de la flores, ya que la Pascua es al principio esta la estación. Otra tradición muy presente en la Semana Santa Ortodoxa es la Cuaresma, que en Rumanía se llama 'Post'. Cuarenta días en los que, a diferencia de España o Portugal, en los que sí se puede comer lácteos y huevos en Cuaresma, en la religión Ortodoxa está totalmente prohibido. Incluso sólo se puede comer pescado en dos domingos específicos; el 25 de marzo y el Domingo de Ramos.
 
huevos-chocolate
 En Pascua es muy común regalar huevos de chocolate.
 
Es muy común ver en los menús de restaurantes o en centros comerciales carteles que indican 'mancare de Post' o, lo que es lo mismo, comida de Cuaresma, que no contiene nada de carne, proceda de lácteos o huevos. De ahí el uso muy común por estas fechas de la soja como ingrediente principal de muchos platos, y que no es una soja líquida, es una especie de pasta marrón de soja que, puesta en remojo y mezclada con otros ingredientes, hacen adquirir a los alimentos texturas y color parecidos a la carne sin que en realidad lo sean. Se emplea muy comúnmente en recetas como los sarmale de Post, sustituyendo a la carne que llevan habitualmente en su interior, los chiftele de Post, los snitel o los quesos de Post, fabricados a base de tofu. Otras recetas que podemos encontrar típica de estas fechas son la ensaladas de legumbres, la sopa bors de remolacha, la zacusca de berenjenas y muchos tipos de postres que tienen como ingrediente principal la nuez o las semillas de amapola, como el cozonac.

Tengo que decir que la noche de la Resurrección, noche del Sábado Santo, tiene una especial fuerza emocional en zonas de aldeas y pequeños pueblos, donde sus habitantes se visten con sus trajes tradicionales y salen a la calle con velas encendidas que, una vez terminada la misa, se dedican a dar vueltas alrededor de la iglesia, por el pueblo y visitando a los familiares en los cementerios durante varias horas. Otra tradición es que, al terminar la misa el cura sale fuera de la iglesia y bendice una hilara de cestas puestas por los feligreses con alimentos tradicionales de Pascua.

paste
Bendición de los alimentos.

Una oportunidad de vivir una Semana Santa diferente y disfrutar de los cánticos litúrgicos que se celebran en todas las iglesias Ortodoxas, de su cocina y de sus tradiciones más arraigadas que nos trasladan a otras épocas.

10 abril 2012

1

Arroz seis delicias

Arroz seis delicias

Arroz seis delicias. Un plato tradicional chino muy sencillo y que ha tenido una gran aceptación en nuestra gastronomía es el arroz tres delicias. En este caso es un plato en el que vamos a utilizar, no tres, sino seis ingredientes vegetales, pero si queremos, podemos añadirle gambas o variar las verduras sin ningún problema. De la forma en la que os voy a explicar cómo se prepara, el arroz nos queda muy suelto, igual que en cualquier restaurante chino que podáis visitar.

Arroz seis delicias


Dificultad: fácil
Coste: barato

Ingredientes: (4 personas)

- 1 vaso y medio de arroz (vaso de 250 ml)
- 2 huevos
- 150 gramos de maíz
- 150 gramos de guisantes
- 150 gramos de judías redondas cortadas
- 150 gramos de zanahorias
- 150 gramos de pimiento rojo
- Sal
- Pimienta
- Aceite de girasol
- Salsa agridulce casera

Preparación:
Primero lavamos bien el arroz para quitarle el almidón. Lo enjuagaremos tantas veces con agua fría como necesitemos para que el agua del lavado salga blanca. Con tres veces o cuatro está bien.

Ponemos una olla con abundante agua y sal y cuando esté hirviendo añadimos las verduras y el arroz. Lo dejamos hervir según nos indique el fabricante del arroz, que serán entre 14 y 18 minutos, dependiendo del tipo del arroz. Pasado ese tiempo, lo enfriamos con agua fría y lo dejamos en un colador grande para que suelte el agua.

Batimos los huevos y hacemos una tortilla. La cortamos a trozos y reservamos.

enfriar-el-arroz-y-verduras
hacer-la-tortilla
refreir-arroz-cinco-delicias
arroz-seis-delicias-listo

En una sartén ponemos un poco de aceite y cuando esté caliente, echamos el arroz con las verduras. Salpimentamos y añadimos la tortilla a trozos. Mezclamos y dejamos refreír moviendo de vez en cuando para que no se pegue. Pasados cinco minutos servimos con salsa de soja y salsa agridulce como acompañantes. Bon appétit!

09 abril 2012

0

Vitamina A

Vitamina A, alimentos con más vitamina a, alimentos con beta caroteno, alimentos con retinol

 

Las vitaminas son esenciales para nuestro cuerpo y en su gran mayoría no las produce el organismo. Estas se dividen en dos grandes grupos, las solubles en agua (hidrosolubles) y las solubles en lípidos o grasa (liposolubles).

En los seres humanos hay 13 vitaminas que se clasifican en dos grupos: nueve hidrosolubles (8 del complejo B y la vitamina C) y cuatro liposolubles (A, D, E y K).

No es necesario tomar grandes cantidades de vitaminas, pero sí tienen que estar presentes diariamente en nuestra dieta ya que influyen en nuestra salud ayudando a generar procesos metabólicos del organismo, sustancias químicas del celebro, hormonas o prevenir, frenar e invertir enfermedades.

Vitamina A

Pertenece al grupo de las vitaminas liposolubles. Está presente en los alimentos de origen animal y se la llama retinol mientras que en los vegetales aparece como provitamina A y se le llama carotenos. Su forma más conocida es el beta caroteno. Los beta carotenos son los pigmentos que dan color rojo, naranja, amarillo  verde intenso a las verduras y hortalizas. A más fuerte el color, mayor cantidad de carotenos.

La vitamina A ayuda a la formación y al mantenimiento de dientes, tejidos blandos y óseos, membranas mucosas y piel sanos. Se conoce también como retinol, ya que produce los pigmentos en la retina del ojo. Favorece la buena visión, especialmente ante la luz tenue, y también interviene en la reproducción y la lactancia.

El consumo de alimentos ricos en vitamina A es recomendable en personas propensas a sufrir infecciones respiratorias, problemas oculares (fotofobia, sequedad o ceguera nocturna) o con de piel reseca y acné.

Principales fuentes de vitamina A

Aceites de hígado de pescado, hígado vacuno, hígado de pollo, quesos como el cheddar, leche entera, huevos crudos, la leche descremada enriquecida, aceite de soja y mantequilla.

La zanahoria, la calabaza, la batata o camote, el melón, el calabacín, los pimientos, el pomelo, brócoli, la espinaca y la mayoría de las hortalizas de hoja verde, la papaya, el tomate, durazno y el ají.

Para más información sobre las cantidades recomendadas a cada persona en particular o posibles problemas por exceso o déficit visite a su médico.

08 abril 2012

2

Albóndigas de Cuaresma o Chifteles de Post

Albóndigas de cuaresma o chifteles de post

Las albóndigas de Cuaresma es la traducción al español de los llamados Chifteles de Post, es decir, unas albóndigas que se hacen sustituyendo la carne por una proteína de soja texturizada. La forma de prepararlas es muy similar a si las hacemos con carne, y de hecho, se trata de eso precisamente, que aparenten ser carne sin que en realidad lo sean. Tienen una textura muy agradable y algo parecida a la carne por lo que es muy común comerlas en épocas de Cuaresma, sobre todo en regiones donde se practica la religión Ortodoxa mayoritariamente. Esto no quiere decir que podamos comerlas en cualquier época del año ya que es una receta que sorprende mucho si no estamos acostumbrados a comerla.

Albóndigas de Cuaresma o Chifteles de Post


Dificultad: baja
Coste: bajo

Ingredientes: (4 personas)

- 100 gramos de proteína de soja texturizada
- 4 dientes de ajo
- 150 gramos de harina
- 50 ml de agua
- 50 ml de aceite de girasol
- Sal
- Pimienta
- Tomillo
- Patatas para freír
- Castraveti murati (pepinillos en salmuera) para acompañar
- Mostaza

Preparación:
La proteína de soja se deja 15 minutos en agua con sal a hervir, hasta que se ablande bien. Una vez terminado el proceso de hidratación, las escurrimos y le quitamos el exceso de agua.

Machacamos los ajos en un mortero con un poco de sal. En un recipiente, ponemos la proteína de soja, el ajo machacado, la harina, el aceite, el agua y el tomillo y se salpimienta a gusto. Si la proteína de soja es en gránulos, no hace falta que los partamos más pequeños, pero si son más grandes, los trocearemos con ayuda de una pala o una espumadera para dejarla más pequeña.

hervir-soja mezclar-epecias
poner-ingredientes-recipiente hacer-masa
hacer-los-chiftele freir-albondigas-de-cuaresma

Se forman bolitas redondas en forma de albóndigas, las pasamos por harina y se fríen en aceite caliente hasta que adquieran el color deseado. Las presentamos con unas patatas, castraveti murati, mostaza o una ensalada al gusto si queremos. Bon appétit!