Te recomendamos

31 julio 2012

1

Las 5 mejores ciudades del mundo para comer

comida japonesa

Nos gusta viajar y lo hacemos para conocer otras culturas, otras formas de vida, otros paisajes y también, por supuesto, para conocer otras gastronomías. Igual que existen ciudades y países famosos por sus monumentos, su arquitectura, la comida también es una de las excusas perfectas para recorrer el mundo de norte a sur y de este a oeste. ¿Te apuntas?


Tokio
Comer en esta ciudad puede convertirse en toda una experiencia, sobre todo si eres de los que te gustar probar todos tipo de alimentos y eres extremadamente curioso en términos gastronómicos. Además del pescado, y de la comida japonesa y china encontrarás platos de lo más extraños… ¡Descúbrelos!

San Francisco

San Francisco
Sean cuales sean tus gustos o preferencias, en San Francisco hay una respuesta creativa culinaria esperándote, en gran parte gracias a su multiculturalidad. Además cuenta con algunos de los mejores restaurantes del mundo que destacan por el uso de alimentos orgánicos.

Lyon
Lyon es la cuna de la gastronomía francesa. La ciudad posee la mayor concentración de restaurantes con estrellas Michelín del mundo. A parte de los establecimientos más elitistas, lo ideal es disfrutar de su gastronomía en los bouchons, restaurantes típicos para disfrutar de la comida tradicional lionesa. No sólo disfrutarás con su comida, sino también con los vinos de la zona...


Napoles

Nápoles
Es una ciudad que se define por el sabor de sus pizzas. Fue la pionera en agregar tomate y queso mozzarella a este manjar italiano que ha dado la vuelta al mundo. Cuando pidas pizza, los napolitanos recomiendan las de Antica Pizzeria Brandi, un lugar donde el sabor de las pizzas hechas en el horno de leña es espectacular…

Nueva York

Nueva York
En la Gran Manzana puedes encontrar de todo, y la comida no es una excepción. Nueva York no tiene platos típicos, ni tampoco populares pero al ser una ciudad tan Cosmopolitan puedes probar el sabor de los cinco continentes sin salir ni siquiera del propio Manhattan.

¿Y tú qué otras ciudades del mundo aconsejas para disfrutar de su gastronomía? ¿Por qué? ¡Cuéntanos tu experiencia!

25 julio 2012

3

Mici

Mici rumano o mititei

Receta de mititei o mici. Una de las recetas más típicas de carne en Rumanía es el mici(mish). Una especie salchicha de carne que se pone a la plancha o barbacoa mezclada con especias y que se acompaña normalmente de pan y mostaza. En los bares y restaurantes se suelen vender por unidades y es muy económico ya que se consideran como entrantes o aperitivos, sin llegar a ser nunca el plato principal. En las barbacoas típicas del país no faltan nunca y se acompañan además de otras carnes como los filetes de cabeza, las salchichas caseras, costillas o los frigarui, que son brochetas de carne de cerdo o pollo.

Mici o mititei


Dificultad: fácil
Coste: barato

Ingredientes:

- ½ kilogramo de carne de vaca picada
- ½ kilogramo de carne de cordero
- 1 cabeza de ajos
- ½ cucharada de bicarbonato
- Tomillo
- Sal
- Pimienta negra

Preparación:
Se mezcla la carne picada con la sal, la pimienta, la media cucharilla de bicarbonato y un poco de tomillo.
En un mortero, machacamos el ajo y se mezcla con un poco de agua. Dos o tres cucharadas como máximo. Ahora lo incorporamos a la carne y las especias y mezclamos. Tapamos con un film y lo metemos en el frigorífico un par de horas.

Pasado ese tiempo, sacamos la carne del frigorífico y vamos a ir haciendo con las manos pequeñas salchichas, pero algo más gordas. Las ponemos en un recipiente y listas para ponerlas en la barbacoa. Bon appétit!

19 julio 2012

30

Croquetas de jamón y queso

Croquetas de jamón y queso

La receta de croquetas de jamón cocido y queso es de las más fáciles de preparar y triunfan siempre entre nuestros amigos y familiares. Tiene un coste bastante bajo y siempre podemos hacer más cantidad de la que vamos a consumir en el momento. Admiten muy bien la congelación y podemos tenerlas listas para cualquier ocasión. También podéis encontrar otras recetas de croquetas en el blog como...

Croquetas de pollo caseras
Croquetas de rabo de toro
Croquetas de espinacas de la abuela

Croquetas de jamón y queso


Dificultad: media
Coste: bajo

Ingredientes:

- 250 gramos de jamón cocido
- 150 gramos de queso semigraso que más nos guste
- 1 cebolla
- 1 litro de leche
- 4 cucharadas soperas de harina
- Mantequilla
- Aceite de oliva
- Sal
- Pimienta blanca
- Nuez moscada rallada

Preparación:
Te voy a enseñar a hacer estas croquetas de jamón y queso pero, ¿Sabes la cantidad de variedades que puedes hacer? Están las croquetas de bacalao y patatas, las croquetas de pescadilla, las croquetas de gambas al ajillo o las croquetas de carne de carne de pringá, entre otras más que podrás encontrar en el blog. Seguimos y te animo a que visites algunas de ellas!

Cortamos el jamón cocido y el queso en cubitos algunos más grandes que otros, ya que nos interesa que luego los veamos dentro de las croquetas, aparte del sabor que les otorga.

En una olla o sartén grande, ponemos un par de cucharadas de mantequilla y un chorrito de aceite. Dejamos que se ablande la mantequilla y añadimos la cebolla picada. Refreímos unos minutos para ablandarla.
A continuación, a fuego bajo, añadimos las cuatro cucharadas de harina y mezclamos bien. Para hacer la bechamel añadiremos poco a poco leche a temperatura ambiente y con ayuda de las varillas vamos a ligar bien hasta que toda la harina esté disuelta sin grumos. Si vemos que hace muchos grumos y no podemos quitarlos, le pasaremos la batidora un poco para deshacerlos.

Removeremos siempre a fuego bajo y añadimos sin dejar de mover, el jamón y el queso, un poco de sal, pimienta y nuez moscada al gusto. Mezclamos y hacemos una masa consistente, no muy líquida. Más bien espesita y teniendo cuidado que no se pegue o quemarla.

Cuando esté lista, la pasamos a un recipiente para que se enfríe poco a poco a temperatura ambiente y cuando esté fría la ponemos en el frigorífico un par de horas.

Pasado ese tiempo y cuando ya tienen consistencia, hacemos las croquetas. Primero con ayuda de una cucharilla cogemos un trozo de la masa y la pasamos por huevo batido. Luego la pasamos por pan rallado y le damos la forma de croqueta. Así hasta acabar con toda la masa. Una vez listas las podemos freír en aceite muy caliente o congelarlas para otra ocasión. Bon appétit!

06 julio 2012

1

Col a la Cluj

Col a la Cluj

Receta de col a la Cluj. Un guiso muy característico de la ciudad de Cluj que se prepara de una manera muy fácil y que gracias a sus ingredientes, muy bien condimentados y mezclados, hacen que el sabor de la col o repollo, sea muy suave y adquiera el gusto muy característico. Un plato muy típico de Rumanía que no podemos dejar de probar.

Col a la Cluj


Dificultad: baja
Coste: bajo

Ingredientes:

- Una col mediana
- 500 gramos de carne picada
- 1 costilla ahumada (opcional)
- 1 cebolla
- 1 pimiento rojo grande
- 1 cucharada de pimentón dulce
- 4 cucharadas de arroz
- Un poco de tomate frito
- Comino molido
- Pimienta blanca
- Sal
- Aceite de oliva

Preparación:
Quitamos el tallo y picamos las hojas col. La limpiamos bien con agua. En una olla ponemos un poco de aceite, no mucho y añadimos la col picada. Añadimos un poco de sal y un vaso de agua. Lo dejamos a fuego lento.

Cuando la col está blanda, añadimos dos o tres cucharadas soperas de tomate frito y una cucharadita de comino. Mezclamos bien y dejamos cinco minutos. Después, apagamos el fuego y reservamos.
En una sartén, ponemos un poco de aceite y pochamos la cebolla picada finamente y el pimiento en tiras finas. Añadimos la carne picada, la costilla ahumada para dar más sabor (opcional) y mezclamos. Cuando esté casi listo, agregamos una cucharada de pimentón dulce, las cuatro cucharadas de arroz y un vaso de agua. Ponemos un poco de sal y pimienta y tapamos. Dejamos que se haga a juego medio hasta que esté listo el arroz y reservamos.

En una bandeja o fuente de cristal Pyrex, vamos a poner capas de col y encima de carne. Primero untamos la bandeja con un poco de aceite. A continuación ponemos una capa de col y extendemos. Encima ponemos una capa de la carne mezclada con el arroz y sobre ella volvemos a poner otra de col. Repetimos la operación tantas veces como queramos. La última capa tiene que ser de col.

Calentamos el horno a fuego medio y metemos la bandeja y dejamos que se gratine por encima las coles. Sacamos la bandeja y esperamos que se enfríe un poco antes de cortarla en porciones. La servimos si queremos con un poco de nata por encima y un pimiento picante. Bon appétit!