27 febrero 2013

6

Sopa de gato

Sopa de gato

¿Conocés la sopa de gato? Una de las sopas más buenas y de orígenes más humildes que podemos hacer es la sopa de gato. Una sopa muy conocida en el sur de España y que podemos, gracias a nuestras abuelas, seguir degustando. Preparando esta sopa de gato, impediremos que se pierdan estas recetas tan fáciles y ricas que hacían nuestras abuelas.

Sopa de gato


Dificultad: muy baja
Coste: muy bajo

Ingredientes: (4 personas)

- 3 rebanadas de pan por persona
- 6 dientes de ajo
- Aceite de oliva
- Sal

Preparación:
Laminamos los ajos y los ponemos en una olla o sartén grande a dorar con un poco de aceite. Cuando los ajos están dorados, añadimos tres vasos de agua (600 ml) de agua y un poco de sal.

Dejamos hervir a fuego medio durante diez a quince minutos. Mientras, en un plato, ponemos tres rebanadas de pan por persona. Si es pan de barra, si es más grande, dos o incluso si es de una telera, cortamos una rebanada grande y solo ponemos una.

Cuando ha hervido el caldo, echamos con el cazo la sopa por encima. Horneamos unos minutos para que el pan adquiera una textura un poco crujiente por encima y servimos. Bon appétit!

23 febrero 2013

4

Mermelada de tomates

Mermelada de tomates

La mermelada de tomates se caracteriza por ser un producto natural, que podemos hacer en casa muy fácilmente y luego meterla en botes de conserva para su posterior utilización. Cuando la probamos tiene el sabor del tomate y un toque dulce que podemos variar a nuestro gusto añadiendo o eliminando algo de azúcar a la preparación. El color será más o menos rojo intenso dependiendo siempre del tipo de tomate y de lo maduro que estén en el momento que vayamos a hacerla.

Mermelada de tomates


Dificultad: baja
Coste: bajo

Ingredientes:

- 2 kilos de tomates maduros
- 3/4 de kilo de azúcar
- 1 limón
- Una pizca de sal
- 4 cucharadas de aceite de oliva
- Botes para la conserva


Preparación:
Pelamos los tomates y les quitamos las pipas. Los mejores tomates suelen ser los maduros y carnosos. Podemos escaldarlos y así es mucho más fácil el pelarlos.

Ponemos una olla y echamos el aceite y los tomates cortados a tacos junto con medio vaso de agua. Lo dejamos a fuego bajo-medio y le agregamos el azúcar, el zumo de medio limón y una pizca de sal. Lo dejaremos durante 45 a 60 minutos removiendo de vez en cuando para que no se peguen.

Cuando adquiera una consistencia pastosa, (luego al enfriarse se pone menos líquida), lo apartamos e introducimos la mermelada de tomates en botes para conservar. Si queremos podemos opcionalmente pasarlos por un colador para que quede más fina y no se nos cuele ninguna semilla. Una vez que los pasamos a los tarros, la mermelada tiene que llegar al borde de los botes a ser posible. Cerramos y esterilizamos los botes en agua caliente durante un mínimo de 20 minutos. Los sacamos y los ponemos boca abajo.

Dejamos enfriar y los dejamos así, al menos durante toda la noche antes de guardarlos. Bon appétit!


Si no queremos añadirle azúcar o no podemos tomarlo, siempre podremos utilizar sacarina líquida e ir probando el dulzor hasta que encontremos el que más nos guste.

20 febrero 2013

2

Escalopines de pollo rellenos

Escalopines rellenos de jamón y queso

Podemos hacer de una forma totalmente casera unos escalopines de pollo rellenos de jamón y queso en muy poco tiempo. Los escalopines de pollo son un plato muy nutritivo y que les encanta a los más pequeños de la casa. El relleno en este caso los hicimos de jamón y queso, pero podéis experimentar con lo que más os guste. Antes he dicho que los escalopines les encantan a los más pequeños, pero en realidad, no conozco a nadie a quien no le guste este tipo de platos. ¿No serás tú el primero o la primera a la que no le gusta, verdad?

Escalopines de pollo rellenos


Dificultad: baja
Coste: bajo

Ingredientes: (4 personas)

- 4 pechugas de pollo grandes
- 4 lonchas de jamón cocido
- 4 lonchas de queso para fundir
- 2 huevos
- Pan rallado
- Sal y pimienta
- Aceite de oliva

Preparación:
Cortamos las pechugas y sacamos dos filetes de cada una. Si no queremos hacerlo podemos comprarlas cortadas o se lo decimos al carnicero. Las extendemos y ponemos en su interior una loncha de jamón cocido y sobre ella, una de queso e fundir. Cerramos el escalope poniendo otro de los filetes por encima. Así hacemos con todos. Si queremos podemos poner un poco de sal y pimienta dentro del relleno. Reservamos.

Escalopines rellenos

Batimos los huevos. Pasamos los escalopines por el huevo batido y a continuación por el pan rallado. Calentamos abundante aceite en una sartén y los freímos de uno en uno. A fuego no muy fuerte para que se haga el pollo por completo. Les damos la vuelta con cuidado y los ponemos cuando están listo sobre papel absorbente. Freímos unas patatas o hacemos una ensalada y la ponemos junto con nuestros escalopines rellenos de jamón y queso como guarnición. Bon appétit!

Para que los escalopines no se abran al freírlos, tenemos que cerrarlos bien, intentando que no sobresalga el relleno y que el pan rallado quede bien pegado y uniforme por fuera.

16 febrero 2013

0

Merluza a la romana

Merluza a la romana

La merluza a la romana o rebozada es una de las recetas tradicionales españolas y sobre todo muy típica en la cocina gaditana. Es un pescado que podemos encontrarlo en cualquier época del año, aunque en mayores proporciones en otoño e invierno. Hay mil maneras de cocinarlas, pero esta que os enseño hoy, a la romana es una de las mejores y más sabrosas.

Merluza a la romana


Dificultad: baja
Coste: medio

Ingredientes: (4-6 personas)

- 1 merluza de 1 a 2 kilos
- Harina de pescado preferiblemente
- 2 huevos frescos
- Sal
- Aceite de oliva

Preparación:
Cortamos la merluza en rodajas o le pedimos en la pescadería que nos la corten. Una vez tenemos las rodajas o trozos, le quitamos todas las espinas que puedan tener para que queden limpios los trozos. Esto lo hacemos con cuidado de no partir el pescado. Una vez limpios, le ponemos un poco de sal por encima y los pasamos por la harina de pescado. Reservamos. A continuación, batimos los huevos y metemos los trozos en el huevo.

Ponemos una sartén con abundante aceite y los freímos hasta que están doraditos. Los sacamos de la sartén y los ponemos sobre un papel absorbente para quitarle el exceso de aceite. Servimos caliente. Bon appétit!

15 febrero 2013

6

Pimientos asados rellenos de bacalao

Pimientos asados rellenos de bacalao

Hoy os enseño a preparar unos pimientos asados rellenos de bacalao. Los pimientos asados son un plato que, por sí solos, están realmente ricos, pero si encima los rellenamos de bacalao, los convertimos en un plato muy jugoso y con mucho sabor. Es una receta muy simple de hacer y que siempre nos otorga la posibilidad de cambiar el bacalao por otros ingredientes que nos guste a toda la familia. De esa forma ya no hay excusas para hacerlos.

Detalle relleno de los pimientos asados

Pimientos asados rellenos de bacalao


Dificultad: media
Coste: bajo-medio

Ingredientes: (4 personas)

- 4 pimientos rojos de asar
- 1 cebolla
- 2 zanahorias
- 1 calabacín
- 2 dientes de ajo
- Queso para gratinar
- Sal
- Pimienta
- Semillas de sésamo
- Aceite de oliva

Preparación:
Asamos los pimientos a 160-180 grados que previamente los hemos limpiado y untado con un poco de aceite. En unos 30 minutos los tenemos listos, pero dependerá del horno que tengamos. Les daremos de vez en cuando la vuelta para hacerlos bien por todos lados.

asar-los-pimientos
relleno-de-bacalao

Mientras se hacen los pimientos, cortamos las verduras a nuestro gusto, ya sea en juliana o a dados y las sofreímos en una sartén con un fondo de aceite. Cuando están casi listas, le añadimos el bacalao desalado y desmigado. Salpimentamos y dejamos que se mezclen los sabores. Reservamos.

Cuando los pimientos están listos, los ponemos en un recipiente cerrado junto con el jugo. Lo cerramos y lo dejamos unos diez minutos. De esa forma los pimientos ‘sudan’ y será más fácil quitarles la piel. Una vez los tenemos pelados, con cuidado de no romperlos, le quitamos las semillas y los abrimos.

Relleno de los pimientos

El jugo se lo añadimos al relleno de la sartén y mezclamos. Rellenamos los pimientos y los cerramos. Le echamos un poco de queso y sésamo por encima. Los metemos al horno para gratinar y servimos calientes. Bon appétit!


Podemos hacer el relleno que más nos guste, como carne picada o bechamel y gambas. Seguro que hay uno que le gusta a toda la familia!

11 febrero 2013

4

Arroz con costillas adobadas

Arroz con costillas adobadas

Receta de arroz con costillas adobadas. He preparado un fantástico plato de arroz con costillas adobadas que he comprado ya envasadas para probarlas. Podíamos hacerlas al horno o incluso a la plancha, pero he preferido cocinar un buen plato de arroz, y que las costillas soltaran todo el sabor. Este tipo de costillas las podéis encontrar en grandes superficies muy conocidas, y salen muy económicas. Viene un costillar entero y, aunque no son de gran tamaño, tienen bastante carne y sueltan mucho jugo. ¿Tienes algún truco para preparar un arroz con costillas? ¿Dónde has comido el mejor arroz con costillas adobadas que recuerdes?

Arroz con costillas adobadas


Dificultad: fácil
Coste: barato

Ingredientes: (4 personas)

- 300 gramos de arroz
- 3 dientes de ajo
- 1 pimiento rojo
- 1 zanahoria
- 1 cebolla
- 350 gramos de costillas ibéricas adobadas
- Pimienta negra
- Sal
- Aceite de oliva

Preparación de arroz con costillas adobadas:


Como os he comentado antes las costillas las he comprado ya preparadas pero hay muchos platos en los que podemos utilizar un adobo casero como el cazón en adobo o bienmesabe de Cádiz o en carnes como unas alitas de pollo adobadas. Las dos recetas con una preparación que haremos nosotros mismos y que están para chuparse los dedos. ¿Vamos por el arroz?

En una olla ponemos un fondo de aceite de oliva. Picamos la cebolla y el pimiento lo cortamos al gusto. La zanahoria la pelamos y la cortamos a dados. Laminamos el ajo y refreímos. A continuación agregamos la cebolla picada y rehogamos unos minutos. Añadimos luego el pimiento cortado y la zanahoria. Refreímos y salpimentamos. Dejamos unos diez minutos removiendo de vez en cuando.


Cuando está listo el refrito, añadimos las costillas y dejamos que se hagan un poco. Removemos de vez en cuando. Cuando las costillas están algo hechas, añadimos el arroz y removemos. Lo dejamos unos minutos y agregamos el caldo de carne o si no tenemos agua. Pero tiene que estar caliente. Nunca en frío.

Agregamos dos partes y media de líquido por cada parte de arroz. Removemos un poco y lo dejamos hasta que el arroz está listo. Depende de cada tipo de arroz, pero entre 14 y 18 minutos. Rectificamos de sal si hace falta y cuando está terminado lo dejamos reposar unos minutos antes de servir. Bon appétit!



Si no encontramos costillas adobadas, siempre podemos sustituirlas por ahumadas e incluso hacer un adobo nosotros a nuestro gusto y luego utilizarlas.

09 febrero 2013

0

Tallarines con chipirones en su tinta

Tallarines con chipirones en su tinta

La receta de tallarines con chipirones en su tinta o también llamados tagliatelle es otra de las sabrosas y más fáciles formas que tenemos de preparar esta magnífica pasta italiana. Los tallarines tienen ya el color negro al estar fabricados con tinta de calamar, y que nosotros, al incorporarle los ingredientes, vamos a acentuar con mucho más sabor. Combinado con una salsa alioli o con una vinagreta de jengibre están fantásticos.

Tallarines con chipirones en su tinta


Dificultad: fácil
Coste: bajo

Ingredientes: (4 personas)

- 1 paquete de tagliatelle o tallarines a la tinta de calamar
- 1/2 kilo de chipirones
- 1 cebolla
- 2 dientes de ajo
- 2 sobres de tinta de calamar
- 1 vaso de vino
- Salsa alioli o vinagreta de jengibre
- Sal
- Aceite de oliva

Preparación:
En una olla calentamos un litro de agua junto a un poco de sal. Cuando hierva, añadimos los tallarines y los dejamos unos cinco o seis minutos. Apartamos y los metemos bajo agua fría. Reservamos.

Picamos los ajos y la cebolla y hacemos un refrito en una sartén. Limpiamos los calamares y los cortamos a trozos, según el gusto. Se los añadimos a la sartén cuando la cebolla está lista. Removemos y los dejamos unos minutos.

Añadimos los dos sobres de tinta de calamar, y salpimentamos. Le agregamos el vino y dejamos unos minutos que hierva. Dejamos reducir un poco la salsa.

Calentamos los tallarines un poco en el microondas para que no estén fríos y le añadimos antes de servir el contenido de la sartén.
Los presentamos junto a un poco de salsa alioli o vinagreta de jengibre. Bon appétit!

06 febrero 2013

3

Crema de mejillones al azafrán

Crema de mejillones al azafrán

Podemos preparar una sabrosa crema de mejillones al azafrán en casa de una forma muy rápida, simple y además económica. Al utilizar mejillones frescos y azafrán en hebras vamos a obtener una crema con sabor inigualable y con mucha cremosidad, ideal para cualquier ocasión y en cualquier época del año.

Crema de mejillones al azafrán


Dificultad: baja
Coste: bajo

Ingredientes: (4 a 6 personas)

- 1 kilo de mejillones frescos
- Azafrán en hebras
- 1 bote pequeño de nata de cocinar (200 ml)
- Laurel
- 1 cebolla
- Sal
- Una pizca de pimienta blanca molida

Preparación:
Desechamos los mejillones que están abiertos, antes que nada. Ya que estos, están muertos y no nos interesan. Limpiamos y cocemos el resto de los mejillones en una olla hasta cubrirlos casi por completo (unos tres cuartos de litro de agua) y una pizca de sal. Todo a fuego medio. Cuando están abiertos, reservamos.

En otra olla, ponemos la cebolla picada a pochar con un poco de aceite de oliva.
Colamos el agua de los mejillones y reservamos. Quitamos los mejillones de las conchas y si tienen algún resto de barbas los limpiamos. Reservamos en un recipiente.

Cuando está pochada la cebolla, añadimos unas hojas de laurel. A continuación agregamos el agua de la cocción de los mejillones y lo dejamos unos 10 minutos a fuego medio.

pochar-cebolla
añadir-condimentos

Pasado ese tiempo, apartamos la olla y trituramos el contenido bien, con la ayuda de la batidora. Si queremos podemos parar en este momento la crema por un colador y dejarla más fina.

Volvemos a poner la crema al fuego, esta vez bajo. Agregamos el azafrán en hebras y la nata de cocinar. Removemos, salpimentamos al gusto y añadimos los mejillones.Lo dejamos otros cinco minutos. No hace falta más tiempo. Pasado ese tiempo, la crema de mejillones al azafrán está lista para servir. Bon appétit!

05 febrero 2013

0

Alcachofas a la plancha con salsa de ajo y pimiento

Alcachofas a la plancha con salsa de ajo y pimiento

Alcachofas a la plancha con salsa de ajo y pimiento. Entre las recetas con alcachofas que podemos hacer hemos elegido una de las más simples y ricas; a la plancha y con una salsa elaborada a base de ajo y pimiento rojo que es toda una gozada. Su preparación no requiere ningún proceso especial. En todo caso tendremos que tener en cuenta intentar quedarnos con el corazón de las alcachofas y las hojas más tiernas. Una receta económica y rápida de hacer.

Alcachofas a la plancha con salsa de ajo y pimiento


Dificultad: muy fácil
Coste: muy barato

Ingredientes: (4 personas)

- 1,5 kilos de alcachofas frescas medianas
- 12 cucharadas de aceite de oliva virgen
- 2 dientes de ajo
- 1/2 pimiento rojo
- Perejil fresco
- 4 cucharadas de vinagre de uva
- Sal
- 1 barra de pan

Preparación: Ponemos en el vaso de la batidora el aceite, los ajos, el pimiento, un poco de perejil, el vinagre y un poco de sal. Trituramos bien con la batidora y reservamos.

hacer-la-salsa
meter-en-agua-y-limon

Preparamos un recipiente con agua y un poco de zumo de limón. De esa forma retrasamos que las alcachofas se pongan negras por la oxidación. Cortamos las puntas a las alcachofas, la parte del tallo y las pelamos. Le quitamos las hojas verdes y solo nos quedaremos con las hojas más frescas y tiernas. Las más amarillas y blancas. Podéis ver la foto.

A continuación las introducimos en el agua con limón. Cuando las tenemos todas listas, ponemos una plancha o sartén grande y echamos un par de cucharadas de aceite. Las hacemos a la plancha y una vez las tenemos listas, sin que lleguen a quemarse. Las ponemos encima de unas rebanadas de pan. Echamos la salsa por encima y servimos antes de que se enfríen. Bon appétit!

04 febrero 2013

0

Vinagreta de jengibre

Vinagreta de jengibre

La vinagreta de jengibre es una salsa que vamos a poder utilizar para aderezar ensaladas, o acompañamiento de otros platos a los que le va a otorgar un sabor y carácter especial. Podemos utilizarla en combinación de unos espaguetis con chipirones en su tinta, o para un arroz negro, sustituyendo la salsa alioli por esta vinagreta de jengibre. Vais a ver lo rápida y sencilla que es de hacer y lo rica y el sabor que nos otorga.

Vinagreta de jengibre


Dificultad: muy fácil
Coste: barato

Ingredientes:

- 10 cucharadas de aceite de oliva virgen
- 1/2 limón exprimido
- 1 cucharada de cilantro
- 1 cucharada de jengibre molido o rallado fresco
- Un poco de perejil
- Sal
- 1/2 cucharada de pimienta

Preparación:
Como ya os dije, la preparación es de lo más simple. Ponemos todos los ingredientes en el vaso de la batidora y trituramos bien. Lo ponemos en el frigorífico o lo dejamos a temperatura ambiente si nos gusta más. Servimos por encima del plato o como acompañante. Bon appétit!

03 febrero 2013

2

Gambones a la plancha con salsa vinagreta

Gambones a la plancha con vinagreta

Hoy vamos a preparar unos magníficos gambones a la plancha con salsa vinagreta. El gambón es un producto excelente para cocinarlo a la plancha, y creo personalmente, que es una de las mejores formas de las que podemos prepararlo. Eso sí, sin desmerecer a las demás, que sobre gustos, y más en cocina, el libro está en blanco. El gambón es un producto no especialmente caro, y que nos podemos permitir de vez en cuando para darnos un homenaje o para ocasiones algo más especiales. Os aseguro que esta forma de preparar los gambones os va a encantar, ya que aporta un sabor extra y refuerza el sabor del producto principal.

Gambones a la plancha con salsa vinagreta


Dificultad: muy fácil
Coste: bajo

Ingredientes: (4 comensales)

- 1 kilo de gambones crudos
- 2 dientes de ajo
- Perejil fresco
- Aceite de oliva virgen
- Vinagre
- Sal

Preparación:
Lo primero que hacemos es la salsa. En un mortero, machacamos los dientes de ajo pelados, el perejil y un poco de sal gruesa. Cuando lo tenemos añadimos seis cucharadas de aceite de oliva y dos de vinagre. Mezclamos y reservamos.

Abrimos los gambones con ayuda de una puntilla (un cuchillo corto), por el centro, como podéis ver en la foto. Por la parte de las patas. Reservamos.

abrir-los-gambones
hacer-la-vinagreta

En una plancha o en una sartén grande ponemos un poco de aceite y extendemos. Vamos a ir poniendo los gambones y echando un poco de sal por encima. Los asamos por los dos lados sin dejar que se sequen. No tienen que estar tostados o carbonizados. Con tres minutos por lado se hacen por dentro. Pero lo dicho. Cuestión de gustos.

Cuando sacamos los gambones de la plancha, los ponemos con la parte de las patas hacia arriba, unos junto a otros. Presentados en el plato. Una vez los tenemos todos, le agregamos la vinagreta por encima y servimos inmediatamente. Bon appétit!

02 febrero 2013

0

Buey de mar relleno con ensalada


Hoy preparamos un buey de mar relleno con ensalada. El buey de mar o Cancer Pagurus, puede ser uno de los alimentos que por su tamaño, forma, sabor y precio, nos dan más juego a la hora de prepararlos. Es verdad que hay muchas maneras de rellenarlo, incluso hay recetas donde se rellena y gratina, pero en esta ocasión, lo hemos rellenado con una ensalada hecha con su propia carne. Así podemos degustarlo sin tener miedo a que algún ingrediente nos enmascare el gusto del buey de mar. Muy fácil de hacer y bastante rápido. La presentación en la mesa, como podéis ver es espectacular. Os recomiendo que siempre que podamos, compremos uno que sea hembra, ya que saben mejor y tienen normalmente huevas en su interior.

buey relleno de ensalada


Buey de mar relleno con ensalada


Dificultad: fácil
Coste: barato

Ingredientes: (2 personas)

- 1 buey de mar hembra
- 1 lechuga romana
- Un poco de vino blanco seco o semi-seco
- Mayonesa
- Sal
- Pimienta blanca molida

Preparación:
En este caso hemos comprado un buey de mar ya cocido y congelado, listo para comer. Lo descongelamos en la nevera por la noche y al día siguiente lo preparamos. Si tenéis la suerte de tenerlo vivo tendréis que cocerlo con anterioridad. Aquí tienes un artículo muy interesante sobre la cocción del marisco.

Lo primero es abrirlo y, en un recipiente, ir echando la carde del interior del buey de mar. Le quitaremos las partes duras y con un poco de paciencia, lo vaciaremos por dentro, ya veréis que no es tampoco nada complicado. Las patas se las quitamos y reservamos,  ya que luego las colocaremos bien puestas en la presentación y será, por norma general, lo último que comeremos del buey de mar.

vaciar-el-buey-de-mar
picar-la-carne-del-buey
añadir-el-vino
hacer-la-ensalada

Cuando lo hemos vaciado y quitado las partes duras o que nos pueden hacer daño en la boca al masticar, picamos lechuga muy fina y se lo añadimos a la carne del buey. Agregamos un poco de vino blanco, como un chorrito, no pasaros de cantidad. Sal, pimienta y una o dos cucharadas de mayonesa. No mucha, ya que queremos que conserve el sabor. Salpimentamos y mezclamos bien. Lo que se ve en la foto color naranja y redondo son las huevas que están en el interior. Por eso os comenté que es mejor comprar una hembra que tendrá huevas. Eso le da un sabor increíble y mucho más potente al conjunto.

Rellenamos el buey de mar y picamos un poco más de lechuga que nos valdrá de cama o fondo del plato. Encima de la lechuga colocaremos con cuidado el buey de mar junto con las patas. Podéis ver las fotos. Una vez listo, presentamos bien frío. Bon appétit!