21 septiembre 2013

0

Papas con costillas en amarillo

Papas con costillas en amarillo

Las papas con costillas en amarillo o también llamado costillas en amarillo es uno de los platos más sabrosos que podrás degustar de la gastronomía gaditana. Son platos muy socorridos, tradicionales y que os enseño en esta receta, a preparar fácilmente y en muy poco tiempo. El amarillo ya os podréis imaginar que es el color que toma el conjunto al prepararlo con colorante, aunque antiguamente, no se utilizaba tanto y se ponía azafrán. El azafrán le otorga un sabor único. Pero de todas formas, os aseguro que estas costillas en amarillo, os van a encantar por todo el sabor a guiso tradicional de carne. El truco está en comprar unas costillas de calidad y carnosas, preferiblemente en la plaza de abastos de nuestro pueblo o ciudad. Así, podremos disfrutar de toda la jugosidad y sabor de las costillas en cada bocado. ¿Habías probado alguna vez la receta de papas con costillas en amarillo? ¿Tienes algún truco de la abuela para la receta de papas con costillas en amarillo?

Papas con costillas en amarillo


Dificultad: baja-media
Coste: bajo

Ingredientes: (4 personas)

- 1 kilo de costillas carnosas de cerdo
- 3 patatas medianas
- 1 cebolla
- 1 lata de guisantes
- 4 dientes de ajo
- 1 pimiento choricero
- 1/2 vaso de vino blanco
- Azafrán en hebra o colorante
- Sal
- Pimienta
- Orégano
- Tomillo
- Aceite de oliva


Preparación de las papas con costillas en amarillo:


En una olla con un fondo de aceite de oliva ponemos a refreír los ajos laminados y a continuación agregamos la cebolla picada. Cuando está todo refrito, echamos una hoja de laurel, un poco de tomillo, orégano y la carne del pimiento choricero.

añadir-las-costillas
agragar-el-caldo

Removemos y dejamos unos minutos. Salpimentamos.

Añadimos las costillas troceadas y un puñado de hebras de azafrán o colorante en su defecto. Removemos y doramos un poco las costillas. Cuando adquieran color, añadimos el vaso de vino. Dejamos que hierva y así evaporar el alcohol durante unos minutos y agregamos agua hasta cubrir. La suficiente para que se hagan las patatas luego y no nos quedemos sin caldo.

Echamos las patatas cascadas (partiendo las patatas a trozos pero sin cortarlas) junto con los guisantes. Cerramos la olla y ponemos a hervir. Dejamos hasta que se pongan blandas las patatas, es decir, unos quince minutos aproximadamente, aunque dependerá de nuestra olla a presión. Si luego queda mucho caldo, dejamos consumir hasta conseguir una salsa algo espesa. Rectificamos de sal y dejamos reposar antes de servir. Bon appétit!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Siempre se agradecen los comentarios, es una forma de animar a seguir escribiendo. Gracias!