27 marzo 2014

0

Tipos de cuchillo de cocina

Tipos de cuchillos de cocina. Os enseño en este gráfico los tipos más utilizados de cuchillos que podremos encontrarnos a la hora de cocinar y para qué sirve cada uno.

Tipos de cuchillo de cocina

Estos son los tipos de cuchillos de cocina más utilizados. Os dejo esta infografía para que podáis distinguirlos la próxima vez que los veáis. Como veréis, hay muchos, y cada uno juega un papel importante, depende de su forma, nos interesará utilizar uno u otro tipo de cuchillo.

Cada cuchillo tiene un uso normalmente, dependiendo de la forma y el tamaño. Estos son algunos.

Pelador: Pequeño y con hoja curva. Ideal para cortar patatas, cebollas, zanahorias o frutas.
Puntilla: Pequeño y resistente. Muy común en todas las cocinas y
De verduras: Algo mayor que la puntilla, con hoja estrecha y aguda y sirve para cortar verduras, como indica su nombre.
Para deshuesar: De tamaño mediano, unos 12-15 centímetros, con hoja algo curva, resistente pero flexible, para poder deshuesar fácilmente.
Chuletero: Con hoja delgada y resistente para poder cortar trozos de carne con facilidad.
De fileterar: Ideal para hacer cortes limpios en carnes o pescados, con una hoja fina y flexible.
De cocinero o chef: Algo mayor de los demás y con una hoja robusta, curva y fuerte. Ideal para cortar, trocear, picar verduras. El polivalente de los cuchillos.
De trinchar: Para cortar carnes asadas. Con una hoja delgada para facilitar el corte limpio.
De salmón: Con una hoja larga y flexible. Ideal para cortar y servir salmón o jamón.
Jamonero: Hoja larga y recta con punta curva y delgada. Flexible por lo que lo hace ideal para el corte de jamón.
Espátula: De hoja ancha y flexible que ayuda a dar vueltas a carnes o hamburguesas, entre otros usos.
Tenedor de trinchar: Para sujetar las carnes y poder trincharas, gracias a su forma de tenedor con dos puntas grandes y fuertes.
Panadero: Con hoja recta y ancha. Tiene unos pequeños dientes que son perfectos para el corte del pan.
Santoku: Con hoja ancha, se está extendiendo su uso en nuestra cocina al ser un multiusos que vale para trocear o picar carnes, pescados o verduras.
Hacha de cocina: Hacha corta y con pala ancha, a veces redondeada, que vale para cortar y trocear carnes o huesos.

Para limpiar y mantener los cuchillos como nuevos es recomendable no tenerlos juntos en un mismo cajón, ya que cuchillos con la misma dureza, se pueden llegar a rayar unos a otros. Es recomendable tenerlos por separado o envolverlos en un paño o gasa. Si los trasportamos, siempre podemos comprar unas fundas de vinilo con diferentes compartimentos para cuchillos. Su limpieza es muy sencilla y fácil y basta con limpiarlos con un paño suave y para conservarlos agregarles un aceite al mango. De esta forma estará siempre como nuevos.

Para afilarlos, basta con pasarles una piedra de afilar con un ángulo de unos 10º-15º a lo largo de todo el filo del cuchillo. Siempre intentaremos parar el mismo número de veces por una parte, como por la otra del filo. De esa forma, no nos comeremos la hoja por una parte más que por la otra. Un buen cuchillo de un excelente acero y calidad no necesita más de un afilado o dos al año.

26 marzo 2014

4

Batido de fresa natural

Batido de fresas natural

¿Queréis preparar batido de fresa casero? Os enseño la receta de un batido de fresas natural, muy sano y casero que va a ser la delicia en las meriendas de los niños. Los batidos naturales son una de las mejores formas para que los más pequeños de la casa tomen frutas variadas y en este caso, fresas de temporada. Este batido es de los más sencillos de preparar y según nos guste, podremos incluir otros elementos para darles más espesura y cremosidad, por ejemplo, podemos añadir al batido un yogurt natural o de fresas. Eso le aporta cuerpo y lo hace mucho más completo. Está riquísimo! Si encima os animáis a preparar un yogur casero, mucho mejor. ¿Os gusta preparar batidos de fresa en casa? ¿Cuales son los sabores preferidos por vuestros hijos de los batidos caseros?

Batido de fresa natural


Dificultad: muy baja
Coste: bajo

Ingredientes:

- 10-12 fresas grandes
- 1 litro de leche semi desnatada
- 4 cucharillas de azúcar


Preparación del batido de fresa natural:


Limpiamos las fresas bien y le quitamos el rabito verde o pedúnculo. Alguno lo guardamos para decorar. Ponemos las fresas en la batidora y le agregamos el azúcar y un vaso de leche. Trituramos bien. Llenamos el vaso de la batidora con un poco más de leche, mientras, seguimos triturando y reservamos.

Ahora podemos hacer dos cosas. Yo lo hago así para que no nos encontremos las pepitas de las fresas, que muchas veces no les gustan a los niños.

Vertemos el contenido de la batidora en un bol o recipiente más grande pero lo pasamos por un colador. Estrujamos bien el contenido batido con una cuchara para que suelte todo el jugo que pueda y aprovechar el máximo de la pulpa.

Agregamos el resto de la leche al recipiente y, si nos gusta más dulce, le agregamos un poco más de azúcar. Si las fresas son buenas y dulces, seguramente no hace ni falta agregar más azúcar. La otra es añadir directamente la leche y no filtrar. Es cuestión de gustos.

Lo echamos en un recipiente para poder servir con facilidad y al frigorífico para tomarlo fresquito. A los niños, y no tan niños, les va a encantar este batido de fresas. Bon appétit!



Podemos añadir un yogurt de fresa o natural al batido para hacerlo más completo y darle más cuerpo. Os sorprenderá!

25 marzo 2014

2

Patatas revolconas

Patatas revolconas

Las patatas revolconas son uno de los platos más típicos que podemos comer en la zona de Extremadura y cuyos ingredientes principales son la patata y el pimentón de la Vera que le otorga todo su aroma, sabor y fuerza en el paladar. Su elaboración es de las más sencillas que existen, pero el resultado es un plato que no deja a nadie indiferente. He utilizado dos tipos de pimentón de la Vera con denominación de origen protegida, que son los auténticos artífices para que estas patatas estén tan ricas que, combinadas con el crujiente de unos torreznos van a convertir esta receta en una de las favoritas para la familia y los amigos.

Hemos tenido la suerte de poder probar el pimentón de la Vera de la mano de www.hechoenlavera.com que nos enviaron para probar una magnífica caja con los tres tipos de pimentón de la Vera que comercializan con la marca Las Hermanas. La primera impresión que nos dio la caja es lo original y elegante que es, y donde podemos distinguir perfectamente tres latas, con colores diferentes, para los tres tipos de pimentón que contienen; dulce, picante y agridulce. En esta receta hemos utilizado dos de ellos, y he de comentaros que, al destapar la lata, nos llega un olor delicioso a producto de calidad, pero cuando lo pusimos a refreír… Qué olor más maravilloso envolvió nuestra cocina! un pimentón de la Vera que le puso al plato que íbamos a cocinar todo el aroma y el carácter que necesitaba y que es, sin duda, el alma de las patatas revolconas. Por supuesto que es más que merecida la denominación de origen para este magnífico pimentón.

La página para los que queráis comprar este producto es www.hechoenlavera.com y os puedo asegurar que os lo envían muy rápidamente y en dos o tres días podéis tener el producto en casa. He probado muchos pimentones y tengo que recomendaros que, siempre que podáis, intentéis comprar productos de calidad como este, son realmente buenos y no tienen nada que ver con otros pimentones que hay en el mercado. Os lo aseguro. Desde aquí les doy las gracias a www.hechoenlavera.com por hacerme partícipe de sus productos.

pimenton-las-hermanas


Patatas revolconas


Dificultad: baja
Coste: bajo

Ingredientes: (4 personas)

- 1 kilo de patatas
- 5 dientes de ajo
- 2 hojas de laurel
- Pimentón dulce
- Pimentón picante
- Sal
- Aceite de oliva virgen
- Torreznos

Preparación:
Lo primero que haremos es pelar las patatas y ponerlas junto a dos hojas de laurel, un diente de ajo entero pelado, un poco de sal y con agua hasta cubrir las patatas. Las llevamos a ebullición. Nosotros cortamos a trozos las patatas, os lo recomiendo porque es más práctico, y se tarda algo menos de tiempo en cocerlas. 

Mientras, podemos hacer los torreznos y dejarlos listos para terminar el plato. Los torreznos, para los que no los conozcáis son trozos de panceta bien frita.

Cuando las patatas están listas, apartamos y le quitamos las hojas de laurel. El diente de ajo se lo dejamos y con ayuda de una varilla, mortero o un tenedor, sin tirar el agua, estrujamos un poco hasta deshacer las patatas y que quede un puré rústico, con trozos de patatas sin partir. Reservamos y rectificamos de sal pero sin excedernos ya que luego con el pimentón le vamos a dar muchísimo sabor.

llevar-patatas-a-ebullicion preparar-pimenton
refreir-los-ajos hacer-refrito

Picamos el resto de ajos que teníamos reservados y los freímos en una sartén con un fondo de aceite de oliva. Cuando están tomando algo de color, apartamos y, sin tener la sartén al fuego, le agregamos inmediatamente el pimentón de la Vera que tendremos reservado. Tres cucharadas de pimentón dulce y una de picante. La relación es 3/4 dulce 1/4 picante. Una vez está refrito el pimentón y nunca, sin que se queme, ya que lo estropearíamos, agregamos el contenido de la sartén a la olla con las patatas. Removemos y mezclamos bien. Si vemos que contenía mucho líquido no os preocupéis ya que lo podemos poner a fuego bajo y espesar una pizca más. Tendremos cuidado que no queden demasiado secas ya que al enfriar va a tomar más cuerpo.

agregar-refrito mezclar-con-refrito

Presentamos las patatas en el plato y sobre ellas unos cuantos torreznos que teníamos apartados. Es un plato que interesa comerlo caliente por lo que si tenemos todo preparado con antelación, mucho mejor. Bon appétit!

24 marzo 2014

0

Torreznos

Torreznos

Los torreznos son pequeños trozos de panceta fritos y que pueden comerse solo o combinados y acompañando a otro tipo de platos. No tienen ninguna dificultad en hacerlos y son un producto de lo más económico, ya que la panceta, aunque sea ibérica, es muy asequible. Uno de los torreznos con más fama, por ejemplo, son los de Soria, donde están orgullosos de ese producto típico y es lógico, como para no estar orgullosos de sus torreznos. Un aperitivo genial para tomar acompañados de una bebida fría con unos amigos o en familia y que veremos que podemos combinar con otros platos. ¿Has probado alguna vez los torreznos de Soria? ¿Habías preparado antes torreznos?

Torreznos


Dificultad: muy baja
Coste: bajo

Ingredientes:

- 750 gramos de panceta en un trozo
- Sal
- Aceite para freír


Preparación de los torreznos:


La panceta viene en principio en una pieza, por lo que la cortamos con un cuchillo bien afilado a dados, incluida la piel, y reservamos. También podemos hacerlo a tiras, es cuestión de gustos. Uno de los usos más frecuentes de los torreznos como acompañamiento es ponerlos por encima a las patatas revolconas. Os dejo el enlace y os animéis a prepararlas, os aseguro que la combinación de patatas revolconas y torreznos está riquísima.

En una sartén echamos un dedo de aceite de oliva a fuego medio. No nos interesa ponerlos al principio muy fuerte, ya que queremos que suelte un poco la grasa sin quemar la panceta.

Añadimos la panceta a trozos y dejamos que se frían poco a poco. Hay que tener cuidado ya que veréis que salpican un poco. Os recomiendo que pongáis una tapadera para evitar accidentes y que se llene toda la cocina de salpicaduras de aceite.

Una vez empiezan a tomar un color tostado, aumentamos el fuego hasta conseguir que se pongan crujientes. Me consta que hay gente que lo hace en dos sartenes, una con un aceite a una temperatura y la otra con el aceite mucho más caliente. Es cuestión de gustos o de querer limpiar más o menos ;)

cortar-la-panceta dejar-que-frian-bien

Una vez bien fritos nuestros torreznos, los sacamos del aceite y los ponemos sobre papel absorbente con un poco de sal por encima. Servimos a continuación bien calentitos. Bon appétit!

18 marzo 2014

3

Flan de huevo casero

Receta de flan de huevo casero

¿Quieres hacer auténtico flan de huevo? El flan de huevo casero al baño maría es uno de los postres más tradicionales y ricos que podemos preparar para toda la familia. Cuando probéis este tipo de flanes, os vais a dar cuenta que su textura y sabor no tienen nada que ver con los flanes de huevo que podemos comprar en muchos supermercados. Una receta tradicional y muy fácil para preparar el flan de huevo que os aseguro va a sorprenderos de dos formas, una por el poco tiempo que vamos a tardar en hacerlos y la segunda por su increíble de su sabor. No va a sobrar ni uno! ¿Tienes algún truco de la abuela para preparar los flan de huevo casero? ¿Aparte del flan de huevo, hay algún otro que te guste?

Flan de huevo casero


Dificultad: baja
Coste: bajo

Ingredientes:

- 9 huevos frescos
- 350 gramos de azúcar blanca
- 1,5 litros de leche entera
- 1 limón
- 1 vaina de vainilla
- 1 pizca de sal


Preparación del flan de huevo casero:


Vamos a comenzar poniendo el litro y medio de leche entera en una olla. Os recomiendo la leche entera para los postres ya que le da más sabor al flan de huevo. A continuación, añadimos la piel de un limón y, si queremos, la mitad de una vainilla fresca. Ya veréis el sabor que le vamos a dar. Lo dejamos sin poner al fuego y vamos a hacer el caramelo líquido antes que nada para ponerlo en el fondo de las flaneras.

Os dejo este enlace de receta de caramelo líquido, para que veáis lo fácil que es que hagáis un caramelo líquido para postres. Para ello utilizaremos parte del azúcar que tendremos preparado y un poco de agua.
Una vez lo tenemos rellenamos el fondo de las flaneras y reservamos.

hacer-caramelo poner-el-caramelo
hervir-la-leche batir-huevos

Ponemos a hervir ahora la leche a fuego medio. Cuando hierva, tapamos y apartamos. Con esto, lo que vamos a conseguir es que tome todo el sabor a limón y a la vainilla. Otorgándole aroma, sabor y que se temple la leche. Vamos mientras a preparar los demás ingredientes.

añadir-azucar-y-batir pasar-por-colador
añadir-la-leche quitar-espuma

Echamos, en un recipiente grande, los huevos enteros y batimos. Agregamos ahora el resto del azúcar y mezclamos inmediatamente. Si no hacemos esto, corremos el peligro de que el huevo se cristalice y que no podamos diluir el azúcar. Una vez lo tenemos, colamos y añadimos la leche a los huevos. Cortamos por la mitad la vainilla y le quitamos las semillas del interior, que se las agregamos a la mezcla de leche y huevos. Mezclamos bien.

Es posible que nos salga espuma al batir y mezclar, por lo que, con ayuda de un cazo, vamos a quitar la espuma de encima para que no nos cree burbujas en el interior del flan al hacerlos.

Ponemos el horno a 160-170 grados y dejamos que caliente.

Vamos a hacer los flanes al baño maría, por lo que ponemos las flaneras en una fuente donde entren con facilidad y que estén estables. Pero eso sí, no le vamos a poner el agua, lo vamos a hacer después.

rellenar-flaneras añadir-el-agua

Echamos el contenido del recipiente en las flaneras con cuidado y una vez están todas llenas, trasladamos la fuente con las flaneras al horno. Ahora, y con la fuente dentro del horno, echamos el agua dentro de la fuente. Con un par de dedos de altura es suficiente. Cerramos el horno y lo dejamos entre 25-30 minutos a 160-170 grados. Pasado ese tiempo, abrimos y comprobamos con un palillo si están cuajados. Si el palillo sale limpio es que están listos. Si no, los dejamos un poco más. Sacamos del horno y dejamos que enfríen. Luego los metemos en el frigorífico y ya tenemos listos nuestros flanes de huevo caseros para comer. Bon appétit!

17 marzo 2014

0

Despensa de recuerdos. Primavera gastronómica de la sierra de Cádiz

cabra despensa de recuerdos

Despensa de recuerdos, el proyecto de primavera gastronómica de la sierra de Cádiz en 2014. La Diputación de Cádiz presentó el pasado 13 de marzo su nueva apuesta para promocionar la gastronomía de la Sierra de Cádiz con la web www.despensaderecuerdos.es

Despensa de recuerdos es el proyecto colaborativo que la Diputación de Cádiz, a través de la Fundación Provincial de Cultura, el Patronato Provincial de Turismo y el IEDT (Instituto de Empleo y Desarrollo Socioeconómico y Tecnológico), desarrolla junto a los técnicos de cultura, turismo y envejecimiento activo, los profesionales de los sectores de la restauración y la producción alimentaria, la Red Guadalinfo, y sobre todo, los propios ciudadanos/as, para la recuperación del patrimonio gastronómico de la Sierra de Cádiz.
Su icono, para promocionar el turismo, se basa en la cabra payoya, otorgándose el papel fundamental de imagen representativa del proyecto. Por ello, también se han realizado seis cabras payoyas a tamaño natural por la empresa gaditana Ras Artesanos.

En la página web podemos encontrar aportaciones de ciudadanos, colectivos sociales y vecinales de la Sierra de Cádiz. Independientemente del proyecto gastronómico, como apuesta por el turismo interior, se va a potenciar valores como la cultura, sus gentes o la artesanía rural.

Entre los objetivos del proyecto se encuentran:
  1. Recuperación del patrimonio cultural y gastronómico de los municipios de la Sierra de Cádiz, mediante la colaboración de distintos agentes, institucionales, sociales y económicos, de los ámbitos del turismo, la cultura y la gastronomía.
  2. Fomento del turismo de carácter cultural, como instrumento para la reactivación económica del territorio y la creación y mantenimiento de empleo.
  3. Visibilización de los productos típicos de la gastronomía de la Sierra de Cádiz así como de sus productores, como elementos integrantes del patrimonio cultural de nuestra provincia.
  4. Fomento de las industrias culturales y la actividad creativa de los artistas de la provincia de Cádiz, a través de la relación entre gastronomía y arte contemporáneo.
El libro Despensa de recuerdos
Durante el primer trimestre de 2014 también verá la luz el libro “Despensa de recuerdos. Cocina tradicional de la Sierra de Cádiz”, editado por el Servicio de Publicaciones de la Diputación de Cádiz, con la escritora Irene Golden como responsable de los textos y entrevistas, el asesoramiento culinario del cocinero Miguel Herrera y prólogo del escritor Jesús Maeso de la Torre.

Primavera gastronómica
La conocida como primavera gastronómica empieza en Algodonales, el 22 y 23 de marzo y concluye con la última feria gastronómica en El Bosque el 30, 31 de mayo y 1 de junio.
Entre los actos y actuaciones se encuentran visitas gastronómicas, concursos, concursos, degustaciones, catas, encuentros entre profesionales y una amplia oferta cultural y de ocio.

Participantes del proyecto
La Diputación de Cádiz a través de su Área de Presidencia, coordinadora del proyecto, la Fundación Provincial de Cultura, el Patronato Provincial de Turismo y el IEDT (Instituto de Empleo y Desarrollo Socioeconómico y Tecnológico).
Los técnicos de cultura, turismo y envejecimiento activo de los distintos municipios de la provincia de Cádiz.
Profesionales de los sectores de la restauración y alimentación.
La Red Guadalinfo.
Asociaciones y vecinos/as de los municipios de la Sierra de Cádiz.
 
Fuente: Diputación de Cádiz. Para más información www.despensaderecuerdos.es

14 marzo 2014

0

Caramelo líquido para postres

Caramelo líquido para flanes y postres

El caramelo líquido es uno de los ingredientes fundamentales que necesitamos para algunos postres, incluido por supuesto el flan de huevo casero. Para hacer un caramelo líquido casero perfecto, debemos tener en cuenta que en ningún momento se nos queme y adquiera un color negruzco, ya que entonces nos resultaría desagradable al gusto. El caramelo tiene que ser eso, líquido, y con un color pajizo y amielado sin llegar a oscurecer o quedarse compacto y duro. Si hacemos el caramelo de la forma que os voy a explicar, vais a hacer un caramelo increíble, con un color tostado y que va a marcar la diferencia con cualquier otro que hayáis probado.

Caramelo líquido para postres


Coste: muy bajo
Dificultad: fácil

Ingredientes:

- 3 cucharadas soperas de azúcar refinada
- 4-5 cucharadas de agua
- Unas gotas de limón


Preparación:
Con esta preparación sale caramelo para seis u ocho flanes, dependiendo de la cantidad que pongamos y sin excedernos. Las proporciones las podemos cambiar cuando queramos y así lo hacemos según la cantidad que nos interese. Una advertencia es que tengáis cuidado ya que el caramelo toma una alta temperatura y debéis manejarlo con precaución. Por supuesto esto que vais a hacer con el caramelo líquido os lo recomiendo para hacer estos fantásticos flanes de huevo caseros que os van a encantar.

Primero ponemos el azúcar y el agua en una cazuela y llevamos a ebullición a fuego medio. Si lo hacemos a fuego muy fuerte, corremos el peligro de que se queme demasiado rápido. Removemos y poco a poco empezará a hervir y salir burbujas. Tenemos que remover a menudo y de esa forma tampoco se pegará. Cuando comienza a hervir, añadimos unas gotas de limón y removemos poco a poco. El caramelo tarda muy poco tiempo en oscurecer, por lo que tendremos que controlarlo y, si es necesario, bajar un poco el fuego.

poner-el-agua-con-el-azucar llevar-ebullicion
poco-a-poco-toma-color caramelo-casi-listo

Pasados unos minutos el agua reducirá y el azúcar empezará a tostarse. Como podéis ver en las fotos. Al no tener el fuego muy fuerte, controlamos muy bien su color y textura. Cuando comience a tomar un color parecido al trigo tostado ya podemos apagar el fuego. Cuidado que está caliente!

densidad-del-caramelo volcar-el-caramelo

Apartamos y ahora con cuidado y poco a poco, agregamos una cucharada de agua caliente. Repito, caliente y poco a poco. En este momento el caramelo reacciona y salen burbujas muy fuertes que incluso salpican un poco, pero no asustaros. Con cuidado no pasa nada. Además al ser agua caliente, no reacciona tan agresivamente.

Tenemos que remover y mezclar bien. De esa forma el caramelo toma una textura más líquida pero densa. Perfecta para poder manipularla y que, aunque se enfría, sigue siendo densa. Si vemos que se consume la cucharada de agua y no toma esa textura, añadimos otra. Pero sin pasarse y ponerlo líquido del todo.

Una vez lo tenemos terminado, podemos echarlo en los cazos para flanes, como os dije antes o por encima a helados o gofres que vayamos a decorar. Bon appétit!

12 marzo 2014

6

Manteca colorá y blanca caseras

Manteca colorá y blanca casera

Vamos a ver la receta de la manteca colorá y manteca blanca caseras de toda la vida. La manteca de cerdo puede ser de dos colores, según cómo la prepararemos. La manteca blanca es la común, ya que no lleva ningún colorante, y la manteca de cerdo colorá, como se le dice normalmente, es la que lleva añadido pimentón y le otorga el color rojizo. Como vais a comprobar ahora en la receta, no llevan ningún tipo de ingrediente artificiales ni producto que no sea natural. En cuanto a la elaboración, sí es verdad que, aunque no es difícil, hay que dedicarle algún tiempo y si no estamos acostumbrados o nunca la hemos hecho, puede que nos parezca más complicado de lo que en realidad es. Como todo en la vida, es ponerse. Siempre hay una primera vez ¿verdad? Yo os lo voy a poner lo más fácil posible y paso a paso, con sus fotos, para que no os perdáis.

El resultado será una manteca que nos va servir para desayunos o para elaboración de otro tipo de platos y postres artesanos que llevan este ingrediente natural. Espero que os guste, ya que en casa cuando la hacemos, solemos desayunar unas rebanadas de pan untadas con esta delicia. ;) Ya sabéis, si os gusta, dejar algún comentario, eh! ¿Qué os gusta más la manteca blanca o la manteca colorá casera? ¿Tienes algún truco de la abuela para hacer la manteca colorá en casa?

Manteca colorá y blanca caseras


Dificultad: media
Coste: bajo-medio

Ingredientes:

- 1 pella de cerdo (en carnicerías)
- 5-6 cabezas de ajo
- Abundante orégano
- Sal
- Pimentón dulce

Preparación de la manteca colorá casera:


Lo primero es explicar que la pella es la grasa del cerdo y no el tocino. La pella la podemos comprar en la carnicería de la plaza de abastos o decirle al carnicero que nos traiga una pella para hacer manteca. Normalmente suelen pesar alrededor de los dos kilos. Es la grasa tal cual del cerdo, sin tratamiento alguno.

Una vez tenemos todo preparado, vamos a cortar la pella en trozos, de esa forma luego va a derretirse mucho mejor y es más manejable. El proceso en sí no tarda mas de una hora y media o dos.

Con un cuchillo la troceamos y la vamos a ir metiendo en una olla grande. Que no nos quede a lo justo, porque va a hervir, salpica un poco y estará caliente. Podemos quemarnos sin necesidad y siempre es mejor una olla más grande que quedarnos a lo justo. No lo metemos todo de una sola vez. Ponemos el fuego a baja-media potencia y añadimos la mitad de la pella junto con dos vasos de agua. Iremos removiendo conforme se derrite y añadiendo hasta que hayamos introducido toda la pella cortada en la olla y la cubriremos con el agua necesaria. Sí agua, no os asustéis. Removeremos y añadimos abundante sal, pero sin pasarnos, cuatro cucharadas de orégano y las cinco o seis cabezas de ajo enteras. Las podemos trocear si queremos, pero con piel y todo, tampoco os asustéis. Veréis qué sabor le otorgamos tan bueno. Yo recomiendo unas tres cabezas de ajo por cada kilo de pella y dos cucharadas, al menos, de orégano.

pella-de-cerdo hervir-pella-con-especias

Dejamos que hierva suavemente hasta que toda la grasa se ha derretido. Os comento que no todos los trozos van ha diluirse, siempre va a quedar un poco, pero no pasa nada. Vamos a ir obteniendo un líquido no algo espeso, de color mate, parecido a la miel y tenemos que dejarlo hasta que el agua se ha evaporado casi en su totalidad. Os recuerdo que hay que remover mas o menos a menudo y que, como veis en las fotos, al final del proceso, la olla tiene pegada en el fondo bastante costra. Es normal. A más densa se pone, más hay que molerla para que no se pegue.

En unos 30-45 minutos se ha derretido todo y burbujea densamente. Nunca hay que dejar demasiado tiempo que hierva ya que corremos el peligro de quemar la grasa y el sabor sería muy desagradable. Creo que vais a notar perfectamente cuando está listo por las burbujas blancas.

pasar-por-pasapure manteca-blanca-terminada
restos-en-pasapure fondo-de-la-olla

Una vez lo tenemos, apartamos del fuego y vamos a ir echando con un cazo, poco a poco, la grasa derretida en un pasapurés. Si estáis solos no poned mucha cantidad, para que no rebose, y lo vais a ir pasando para eliminar las especias y sacar todo el jugo a los trozos que hayan quedado. El contenido del pasapuré lo ponemos en una olla o recipientes grandes. Esta será para la blanca. No pasamos toda la manteca por el pasapurés, solo la que va a ser la manteca blanca. La otra mitad la reservamos sin pasarla en la misma olla. Una vez realizado, vamos a trabajar para preparar los dos tipos de mantecas. La colorá y la blanca.

Aunque es opcional, nosotros lo hacemos de esta forma para eliminar más impurezas. El contenido de la que va a ser manteca blanca, lo pasamos por un colador y ya podemos ponerla en recipientes más pequeños. Al principio vais a ver que es de color pardo, pero cuando enfríe, ya tendríamos el color blanco de la manteca y en el fondo quedaría lo que llamamos normalmente como ‘zurrapa’. Esa ya estaría lista. Ahora vamos a preparar la manteca colorá.

añadir-el-pimenton pasar-por-colador

poner-en-recipientes manteca-colora-caliente

Ahora le toca el turno al pimentón. En la olla que hemos dejado el contenido sin pasar por el pasapurés, añadimos dos o tres cucharaditas de pimentón dulce y removemos. Cuidado que no esté caliente, la habremos dejado un rato que repose, ya que corremos el peligro que el calor de la manteca queme el pimentón. Una vez está todo mezclado y el pimentón disuelto, pasamos el contenido por el pasapurés y después por el colador. Como veis en las fotos, sale bastante impureza, por lo que creo que es conveniente este paso. Y al igual que con la blanca, podemos ir ya directamente llenando recipientes más pequeños.

Una vez está todo distribuido, lo único que falta es esperar a que es enfríen a temperatura ambiente y solidifiquen. Después, podemos guardar nuestra manteca casera en el frigorífico para conservarla y comerla cuando queramos. Bon appétit!

07 marzo 2014

2

Salsa alioli

Receta de salsa alioli casera

La salsa alioli o ali oli es una de las más utilizadas en nuestra gastronomía y muy sencilla de preparar. Su ingrediente principal es el ajo, que le otorga todo el sabor, junto a la textura proporcionada por una salsa al estilo mayonesa. Combinadas y con la fuerza y el carácter que le otorguemos, según nos guste más o menos fuerte, conseguiremos que sea el complemento perfecto de muchos platos y en especial de las patatas. Yo os voy a decir cómo se hace la salsa alioli casera, pero hay una forma rápida que os dejaré abajo también escrita para casos de emergencia.

Salsa alioli


Dificultad: baja
Coste: bajo

Ingredientes:

- 1-3 dientes de ajo (según lo fuerte que queramos)
- 1 huevo
- 350 ml de aceite de girasol
- Vinagre
- Sal

Preparación:
Como vamos a hacer la salsa alioli con la batidora, ponemos en el vaso el huevo, a continuación añadimos el aceite de girasol, sal y un poquito de vinagre. Como una cucharadita.

Vamos a utilizar siempre para este tipo de salsa aceite de girasol porque es más suave y el de oliva le otorga un sabor muy intenso.

Metemos el brazo de la batidora hasta el fondo del vaso y sin moverlo. Es muy importante, sin moverlo, por eso lo repito, batimos. Vamos a saber cuando podemos mover la batidora cuando veamos que ha cambiado de consistencia y de sonido. Entonces y sólo entonces, vamos a ir moviendo poco a poco el brazo de abajo a arriba, hasta terminar de hacer la salsa.

Una vez está espesa, le añadimos los ajos y trituramos bien. Ahora será el momento de rectificar si nos gusta más fuerte. Por eso es siempre conveniente que no añadamos muchos ajos al principio. Si nos ha salido muy espesa la salsa alioli le añadimos un poco de agua fría y batimos bien. Una vez la tenemos, la metemos en el frigorífico hasta la hora de hacer el plato o de servirla. Bon appétit!


Si tenéis mucha prisa y no podéis entreteneros por lo que sea, siempre podremos mezclar salsa mayonesa de bote con algunos ajos machacados en un mortero. No es igual, pero nos saca de un apuro.

04 marzo 2014

0

Patatas hasselback con cebolla y puerro confitado

Patatas hasselback con cebolla y puerro confitado

Os dejo esta receta de patatas hasselback con cebolla y puerro confitado que hice el otro día inspirada en la receta original y aportando algunos cambios. Una receta muy fácil de preparar y con un sabor realmente rico, que le otorgan las especias, la cebolla y el puerro confitados a fuego lento. Espero que os gusten!

Patatas hasselback con cebolla y puerro confitado


Dificultad: baja
Coste: bajo

Ingredientes: (4 personas)

- 4 patatas medianas
- 2 dientes de ajo
- Orégano
- Tomillo
- 1 guindilla
- Pimentón dulce
- Mantequilla
- 1 puerro
- 1 cebolla
- Sal
- Pimienta
- Aceite de oliva

Preparación:
Lavamos bien las patatas para eliminar cualquier rastro de tierra que puedan tener. Las cortamos a láminas sin llegar hasta abajo y dejando medio centímetro entre corte y corte. Tenemos que hacerlo con tranquilidad, sin prisa, para no pasarnos. Un truco es poner debajo de la patata dos palillos chinos a modo de tope, uno a cada lado de la patata, de esa forma nunca llegaremos abajo. Si no queremos que tengan piel, podemos pelarlas antes de hacer los cortes, pero a mi me gusta más así. Es cuestión de gustos.

En un mortero, ponemos los ajos, sal, tomillo, orégano, un poco de pimentón, una pizca de guindilla (depende de cómo queramos que pique) y una pizca de pimienta molida. Machacamos y agregamos una cucharada de mantequilla a temperatura ambiente. Mezclamos y reservamos.

cortar-las-patatas poner-por-encima-mantequilla

Ponemos las patatas en papel de aluminio. Si queremos podemos envolver cada patata por separado. Sobre las patatas vamos a untar ahora la pasta con la mantequilla y las especies. Cerramos el papel de aluminio y las metemos al horno durante 45 minutos a 180 grados. Pasado ese tiempo, podemos pincharlas con un palillo y ver si están blandas. Si es así, están listas y podremos sacarlas.

Mientras se hacen las patatas al horno, vamos a limpiar un puerro mediano. Cortamos el puerro a láminas al igual que la cebolla. En una cazuela, echamos un fondo de aceite de oliva y agregamos las verduras junto a un poco de sal. Las ponemos a fuego bajo y removemos de vez en cuando para que no se quemen. Cuando adquieren un color tostado ý están muy blanditas es que están listas. Reservamos.

poner-a-pochar cebolla-y-puerro-confitado

Sacamos las patatas ya asadas del horno y las presentamos en un plato. Echamos por encima el jugo con la mantequilla y sobre todo ello, el puerro y la cebolla confitados. Bon appétit!