30 mayo 2014

0

Bolitas de patata rellenas de paté de aceitunas

Bolitas de patata rellenas de paté de aceitunas

Hoy os presento unas bolitas de patata rellenas de paté de aceituna que me han mandado desde la tienda online de productos ecológicos EcoSpain en www.spanish-organic-products.com. Es una receta muy sencilla y diferente que nos vale para un entrante en familia o con los amigos. Salen crujientes por fuera y muy blanditas por dentro, con un sabor muy rico a las aceitunas negras que le otorga este fantástico producto de calidad y ecológico. Os animo a probarlas y si os gustan un poco más grandes o redondas, también las podéis hacer. Es cuestión de gustos. Si tenéis la oportunidad de conseguir algunas ramitas de olivo, podéis presentar las bolitas con unas hojitas pinchadas, como si fueran unas aceitunas.

Bolitas de patata rellenas de paté de aceitunas


Dificultad: baja
Coste: bajo

Ingredientes:

- 3-4 patatas
- 1 bote de paté de aceitunas EcoSpain
- Aceite para freír
- Tomillo
- Salsa alioli (opcional)
- 1 huevo
- Harina
- Pan rallado

Preparación:
Cocemos las patatas en abundante agua. Una vez listas, las pelamos y las aplastamos con un tenedor. Reservamos hasta que se enfríen un poco.

Vamos a ir cogiendo con la mano pequeñas cantidades y haciendo unas bolas. Hacemos un hueco en el medio y las rellenamos con un poco de paté de aceitunas. Las cerramos y le damos forma. Si hace falta le ponemos un poco más de puré de patata para cerrarlas. Vamos a hacerlas con forma ovalada, como si fueran unas aceitunas.

triturar-patatas pate-de-aceitunas
rellenar-las-bolitas pasar-por-harina
empanar-las-bolitas presentar-el-plato

Una vez terminadas, y ya frías, las pasamos por harina. Batimos un huevo y las empanamos.  Primero las pasamos por el huevo y luego por el pan rallado.

Ponemos una sartén con abundante aceite y las freímos. Les quitamos el exceso de aceite poniéndolas sobre papel absorbente y las emplatamos. Yo las puse con una base del paté de aceitunas y de salsa alioli con un poco de tomillo por encima. Pero podéis ponerlas junto a un poco del paté o como más os guste. Bon appétit!

21 mayo 2014

1

Ñoquis rellenos de queso

Ñoquis caseros rellenos de queso

¿Quieres hacer unos ñoquis rellenos caseros? He preparado unos ñoquis rellenos de queso, que son una variedad de estas especies de croquetas a base de patata, tan famosas de la cocina italiana. Su preparación, como veréis es muy simple y es una receta muy resultona que podemos combinarla con tomate, o untarlas posteriormente con mantequilla. Yo las puse sobre una base de tomate frito y estaban muy ricas. El relleno os recomiendo un queso potente, para que les otorgue sabor. Animaros que es realmente fácil de preparar estos ñoquis rellenos.

Ñoquis rellenos de queso


Dificultad: baja
Coste: bajo

Ingredientes:

- 1 kilo de patatas medianas
- 2 tazas de harina
- 1 huevo fresco
- Queso azul, roquefort, parmesano, de cabra, o alguno semicurado que nos guste y otorgue sabor.
- Pimienta
- Nuez moscada
- Sal
- Tomate frito o mantequilla para acompañar


Preparación de ñoquis rellenos de queso:


Ponemos una olla con abundante agua a hervir y un poco de sal. Cocemos las patatas hasta que están blandas. Podemos comprobarlo pinchando alguna con un palillo. Una vez listas, reservamos y dejamos que se enfríen un poco para poder pelarlas sin problemas.

Una vez están peladas, hacemos un puré con las patatas, le añadimos un poco de nuez moscada, pimienta y sal y dejamos enfriar. una vez fría le añadimos el huevo, mezclamos y vamos a ir añadiendo la harina poco a poco hasta que tenga una textura uniforme y no muy dura, similar a una plastilina.

Hacemos con la masa unos cilindros alargados no muy gruesos. De cómo los hagamos, dependerá más o menos el tamaño de los ñoquis. Yo los hice del grosor de una croqueta más o menos. Luego, los cortamos para ir haciendo las porciones de ñoquis hasta terminar la masa.

Una vez tenemos esas porciones, las aplastamos un poco y las rellenamos con el queso. Cerramos y hacemos una bolita y luego le damos la forma de croqueta más o menos. Lo hacemos hasta terminar de rellenarlos todos. Reservamos.

Ponemos una olla con abundante agua y cuando está hirviendo, vamos a ir echando los ñoquis. Vamos a saber cuando están listos porque empezarán a flotar. Los dejamos unos 30 segundo después de que empiezan a flotar y los vamos sacando. Reservamos.

Una vez los tenemos todos, los podemos presentar con salsa de tomate frito o pasados por mantequilla. Bon appétit!

16 mayo 2014

11

Higaditos de pollo en salsa

Receta de Higaditos de pollo en salsa

Os enseño cómo preparar unos ricos higaditos de pollo en salsa o menudillos de pollo. Una receta muy económica y nutritiva, de toda la vida, que para los amantes de los higaditos va a encantarles combinados con unas ricas patatas fritas. Un plato típico de las abuelas que pasa de generación en generación y que merece la pena que no se pierda. ¿Eres un amante de los higaditos de pollo en salsa? ¿Tienes algún truco para este plato de higaditos de pollo?

Higaditos de pollo en salsa


Dificultad: baja
Coste: bajo

Ingredientes: (4 personas)

- 2 bandejas de higaditos de pollo frescos (vienen en bandejas de 250 gramos)
- 1 cebolla grande
- 4 dientes de ajo
- Laurel
- Vino blanco
- Pimienta negra molida
- Aceite de oliva
- Sal


Preparación de los higaditos o menudillos de pollo en salsa:


Antes de comenzar con la receta ¿has probado la carne al toro o la carrillada? Son dos platos que se hacen en salsa y también están buenísimos. Te aconsejo que pases y veas las recetas. Bueno vamos con los higaditos de pollo...

Limpiamos bien los higaditos de impurezas y trozos de grasa que puedan tener. Los lavamos bien en un recipiente y escurrimos para que no tengan exceso de agua. Reservamos.

En una olla mediana, refreímos los dientes de ajos picados y la cebolla. Una vez está dorada a fuego medio la cebolla y los ajos, añadimos los higaditos de pollo y rehogamos un par de minutos.

A continuación salpimentamos y añadimos un par de hojas de laurel. Inmediatamente después agregamos un vaso de vino. Tapamos y dejamos que se consuma el caldo. No añadimos agua ya que, con el vino y el agua que van a soltar los higaditos es suficiente y no hace falta. No necesitan mucho tiempo y por eso, cuando ha reducido el líquido, apartamos y rectificamos de sal, si hace falta. Lo podemos poner solos o acompañados con unas patatas fritas, que si quieres saber como hacer unas patatas fritas perfectas te dejo el enlace. Bon appétit!

12 mayo 2014

2

Codornices con crema de castañas al boletus

Codornices con crema de castañas al boletus

Hoy hemos cocinado unas codornices con crema de castañas al boletus, realmente ricas y con una preparación fácil y rápida. La crema de castañas al boletus que he utilizado, al igual que el aceite de oliva virgen y la sal al azafrán nos la han facilitado para probarlas desde la web www.spanish-organic-products.com que tienen unos productos ecológicos realmente buenos y de una gran calidad. Podéis informaros de su variedad de productos ecológicos y 100% españoles en la misma web de EcoSpain. Con ellos preparé esta receta y que, os aseguro que, si no habéis preparado con antelación codornices, os van a encantar. Es un ave pequeña, que vienen normalmente en paquetes de dos y que podemos encontrarlas en muchas cadenas de supermercados.

Codornices con crema de castañas al boletus


Dificultad: baja
Coste: bajo-medio

Ingredientes: (4 personas)

- 4 codornices
- 1 bote de crema de castañas al boletus
- 1 cebolla
- 2 zanahorias
- 4 dientes de ajo
- Aceite de oliva virgen extra
- Sal al azafrán

Preparación:
Laminamos los ajos, picamos la cebolla y las zanahorias. Reservamos.

Limpiamos las codornices de pequeñas plumas que puedan tener. Vienen muy limpias, pero las metemos bajo el agua y le damos una pequeña limpieza. Ponemos AVOE en la olla y doramos las codornices. Una vez están doradas por fuera, las sacamos con cuidado y reservamos en un recipiente.

ingredientes-ecologicos dorar-las-codornices

Añadimos un poco más de aceite y refreímos los ajos. A continuación, agregamos la cebolla y las zanahorias. Rehogamos y dejamos, moviendo de vez en cuando, hasta que están casi blandas las zanahorias. Añadimos las codornices, salpimentamos y agregamos tres cucharadas soperas de crema de castañas al boletus. No debemos pasarnos ya que es algo dulzona y no nos interesa que el sabor sea dulce. Tiene que tener sabor pero sin pasarnos. Añadimos agua hasta cubrir dos dedos por encima las verduras.

cuando-estan-doradas,-reservar añadir-verduras
rehogar-verduras agregar-la-crema-de-castañas
agregar-agua triturar-la-salsa

Tapamos y dejamos a fuego medio durante 30 minutos. Las codornices no necesitan más tiempo ya que son aves pequeñas. Pasado ese tiempo, sacamos las aves y reservamos.

Trituramos la salsa y volvemos a introducir las codornices. Freímos unas patatas y emplatamos. Una vez emplatado, rematamos con una pizca de sal al azafrán por encima de las codornices. Bon appétit!

06 mayo 2014

0

Así se cocina la patata en Europa

A pesar de no ser un ingrediente de procedencia europea (entró en el continente a mediados del siglo XVI desde América del sur y a través de tierras castellanas), la patata ha pasado a ser un básico en la gastronomía de muchos países de Europa. Ya sea asada, frita, en puré o como postre, este tubérculo es un clásico de la cocina del Viejo Continente.

Así se cocina la patata en Europa



Reino Unido


FishChips


Fish and chips - Wikimedia Commons: Steven Lilley

Las islas británicas son el mayor consumidor de patatas de Europa. No es de extrañar, puesto que son la base de uno de los platos más famosos del fast-food inglés, el fish and chips, hecho normalmente con bacalao o abadejo rebozado y patatas fritas. El Shepherd’s pie, un pastel de carne picada, cebolla, verduras recubierto de puré de patatas y gratinado, es otra de las especialidades británicas más conocidas y exportadas, que también se puede encontrar en su versión vegetariana o con pescado. La empanada de patatas, carne, nabo, cebolla y pimienta, Cornish pastry, rivaliza con el plato anterior como estandarte de la gastronomía inglesa.

Alemania


Reibekuche


Reibekuche - Wikimedia Commons: Clemens Pfeiffer

Los alemanes tampoco se quedan cortos a la hora de comer patatas, siendo los segundos del continente. Las Bratkartoffeln son un digno competidor de las patatas fritas en cuanto a acompañamientos se refiere. Asadas con cebolla y panceta son uno de los principales reclamos de la cocina teutona. Otro acompañamiento clásico alemán son los Knödel, de forma esférica y hechas a base de harina, huevo y patata. En el suroeste del país, el Dibbelabbes, que contiene patatas, panceta, cebolla y huevos, es uno de los pasteles salados más conocidos, junto con el Reibekuche (también llamado Kartoffelpuffer), del norte de Renania y que está hecho de patatas ralladas y fritas con huevos y harina.

Bélgica


PatatasMejillones


Mejillones con patatas fritas - Wikimedia Commons: dennis and aimee jonez

Las patatas fritas son uno de los platos más internacionales del mundo. Franceses y belgas se pelean por decir quién las inventó, aunque las de Bélgica tienen fama de ser las mejores del mundo. ¿Su truco? Las fríen en grasa de buey primero a fuego medio hasta que cogen color, y luego, en un aceite separado, a fuego alto hasta que queden bien doradas. Acompañando a los mejillones, son una de las referencias de la cocina belga. Se pueden remojar con alguna salsa cuya base siempre acostumbra a ser la mayonesa. Otra de las especialidades es la Mitraillette, un bocadillo de carne cocida, patatas fritas y salsa, probablemente también será mayonesa.

Francia


Tartiflette


Tartiflette - Wikimedia Commons: Arnaud 25

A pesar de la fama de las patatas belgas, el hecho es que las francesas se han llevado el nombre, siendo conocidas como French fries en el mundo anglosajón. Las regiones más cercanas a la frontera este con Bélgica, Suiza y Alemania son las que tienen en la patata un ingrediente básico de su cocina, como el Baeckoeffe, un estofado hecho a base de patatas típico de Estrasburgo, o la Tartiflette, una tarta de queso Reblochon, patatas, cebolla, panceta y nata, de la zona de Saboya y Alta Saboya.

Países Bajos


Friet


Patatas fritas holandesas con mucha, mucha mayonesa - Wikimedia Commons: FakirNL

Otros que tienen pasión por las patatas fritas son los holandeses, posiblemente por su vecindad con los flamencos. Por la calle se encuentran decenas de puestecitos que venden las Patat (en el norte) o Friet (en el sur) en múltiples versiones, y siempre con mucha, mucha mayonesa. Las Patatje speciaal incluyen además cebolla picada y salsa al curry, una mezcla a veces no tan apreciada por los extranjeros. Uno de los platos más tradicionales de la cocina neerlandesa es el Stamppot, un estofado de patatas y verduras, que se sospecha que tiene origen español.

Italia


Gnocchi


Gnocchi con trufa - Wikimedia Commons: Luigi Anzivino

Aunque la pizza y la pasta es lo primero que nos viene a la mente cuando pensamos en cocina italiana, lo cierto es que la patata es otro ingrediente muy importante del país transalpino. Para empezar, es la base de los gnocchi, uno de los platos más conocidos y que se encuentra habitualmente en la categoría de pasta. Acompañado de salsa de tomate resulta delicioso. En la zona del sur, concretamente en Bari, el Riso, patate e cozze, un risotto con patatas y mejillones, es muy apreciado. También lo es en Nápoles el Gattò di patate, un pastel que incluye, además de patatas, varios quesos y salami. Aunque la patata no sólo tiene lugar entre los primeros platos, sino que también puede estar en el postre, como las famosas rosquillas de Toscana.

España


Panellets


Panellets de piñones y almendras - Wikimedia Commons: Manel Zaera

Y por último, aunque no menos importante, está nuestro país, el cuarto consumidor de patata de Europa. Además de las patatas bravas y la tortilla de patatas, este ingrediente es la base de muchos platos y acompañamientos. Un ejemplo es la Bomba, una bola de patata rebozada y rellena de carne picada y salsa brava, una de las tapas más solicitadas en los bares. Las patatas a la importancia, rebozadas en harina y huevo típicas de Castilla y León; las patatas a la riojana, con chorizo, pimentón y laurel; o las patatas a lo pobre, de Andalucía, con patatas, mucho aceite, pimiento verde y rojo, cebolla y ajo son sólo algunos de los platos que tienen este tubérculo como elemento principal. En Cataluña, uno de sus postres más típicos del otoño, los Panellets, tienen en la patata su ingrediente secreto, combinada con huevos y harina, a los que se les pueden añadir otros sabores como café, coco o almendras.

Me llamo Ciara Serrano, soy de Barcelona y actualmente vivo en Berlín, donde escribo en el blog de GoEuro, un buscador de viajes. Una de mis partes favoritas de viajar es probar la comida local. Las Bratkartoffeln han sido uno de mis mejores descubrimientos.

02 mayo 2014

2

Chips de surimi

Chips de surimi

Hace unos días hice estos chips de surimi que me habían comentado que existían y, por curiosidad me puse en ello. Es de lo más simple y el truco está en que se tuesten y se pongan crujientes sin llegar a quemarse. Pueden tostarse, pero nunca quemarse ni quedar partes que queden blandas, ya que no estarían igual de buenos. Se comen como unas patatas chips y saben a gambas o cangrejo. Para picar son muy originales y de lo más fácil de hacer. Seguro que vais a sorprender a más de uno con esta receta.

Chips de surimi


Coste: muy bajo
Dificultad: muy baja

Ingredientes:

- 1 paquete de palitos de surimi frescos

Preparación:
Si los palitos son frescos, yo los prefiero refrigerados a los congelados, hay un par de marcas muy buenas que podemos encontrar en cualquier súper. Los desenrollamos y los estiramos en la bandeja sobre papel para horno.

El horno lo ponemos a unos 120 grados y los metemos. Dejamos que se vayan secando. Podemos darle la vuelta cuando veamos que empiezan a tomar color. Hay que estar pendientes a que no se tuesten demasiado pero que se sequen por completo, para que no queden partes blandas. El tiempo es de unos 15-20 minutos mas o menos.

Una vez vemos que están secos y crocantes podemos sacarlos. Dejamos que enfríen y listos para comer. A mi se me inflaron algunos, pero no he probado con temperatura algo más baja. Ya me contaréis que tal. Bon appétit!