28 julio 2014

2

Croquetas caseras de jamón ibérico

Croquetas caseras de jamón ibérico

Estas croquetas de jamón ibérico caseras os van a encantar a todos. Una receta para que os salgan las croquetas crujientes y con un interior suave y cremoso. Esto lo vamos a conseguir con una bechamel hecha poco a poco, para que adquieran todo el sabor. Un clásico de la cocina casera que os dejo explicado paso a paso, y que triunfará sobre la mesa. También os dejo otras recetas de croquetas que podéis encontrar en el blog, no son todas, solo una sugerencia por si os animáis a hacerlas.

- Croquetas de gambas al ajillo
- Croquetas de bacalao y patata
- Croquetas de pringá

Croquetas de jamón ibérico


Dificultad: baja-media
Coste: bajo

Ingredientes:

- 200 gramos de jamón ibérico
- 1 cebolla
- 1 litro de leche
- 4 cucharadas soperas de harina
- Mantequilla
- 1-2 huevos
- Pan rallado
- Aceite de oliva
- Sal
- Pimienta negra molida
- Nuez moscada rallada

Preparación:
Picamos el jamón ibérico en daditos algunos más grandes que otros. Reservamos.

En una olla o sartén grande, ponemos un par de cucharadas de mantequilla y un chorrito de aceite. Dejamos que se funda la mantequilla y añadimos la cebolla picada. Refreímos bien para que la cebolla esté bien blanda.

A continuación, a fuego bajo, añadimos las cuatro cucharadas de harina y mezclamos bien. Añadimos poco a poco leche a temperatura ambiente y con ayuda de las varillas vamos a ligar bien hasta que toda la harina esté disuelta sin grumos. Es normal que nos puedan salir grumos y con las varillas no podamos quitarlos, así que yo suelo meter la batidora y así queda perfectamente ligado.

Añadimos sin dejar de mover, el jamón ya picado, un poco de sal, pimienta y nuez moscada al gusto. Seguiremos moviendo con las varillas y la bechamel irá espesando, poco a poco. Cuando tengamos una masa consistente apartamos, la ponemos en un plato o recipiente y dejamos templar.
 
hacer-la-masa dejar-enfriar

Una vez fría, la ponemos en el frigorífico un par de horas.

Pasado ese tiempo y cuando ya está fría la masa, hacemos las croquetas. Primero con ayuda de una cucharilla cogemos un trozo de la masa, con la mano le damos forma y la pasamos por huevo batido. Luego la pasamos por pan rallado y terminamos la croqueta. Así hasta acabar con toda la masa o incluso podemos congela la masa para otra ocasión. Yo normalmente las hago todas y guardo algunas en un recipiente en el congelador para otro día. Una vez listas las podemos freír en aceite muy caliente. Bon appétit!

2 comentarios:

  1. Tengo debilidad por las croquetas, y las hago más o menos como tú: nada de hacer la bechamel y, al final, echar el condumio... el condumio desde el principio (como tú nos has contado, y, sobre él, se va haciendo al bechamel. ¡Queda genial! Estas croquetas le dan 20.000 vueltas a las industriales congeladas... nada que ver :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por supuesto que son increíbles, Susana, El que prueba una de estas croquetas de jamón ibérico y luego come una congelada, no vuelve a comer congeladas en su vida. Saludos!

      Eliminar

Siempre se agradecen los comentarios, es una forma de animar a seguir escribiendo. Gracias!