Te recomendamos

26 diciembre 2015

1

Pollo relleno con ciruelas pasas

Pollo relleno con ciruelas pasas

Receta de pollo relleno con ciruelas pasas al horno para Navidad. Te enseño a hacer un pollo relleno, para ocasiones especiales, con ciruelas pasas para sorprender con algo diferente a nuestros invitados y a la familia. La receta es muy sencilla y el relleno que os voy a decir también, pero el resultado es espectacular e increíble. El pollo relleno lo vamos a acompañar con la misma salsa de los jugos que trituramos y pasamos por un colador para que quede lo más fina posible. una gozada, vamos. Una salsa oscura sabrosa y que me temo que si no hacéis bastante, se os va a terminar muy rápido. No os quedéis cortos con ella. En cuanto al pollo, yo lo he deshuesado, pero si no sabéis hay muchos vídeos o incluso podéis decirle al carnicero que os lo deshuese. Ya no se si os cobra o no, eso no os lo puedo decir. El pollo que compré era un pollo de corral de 1.800 gramos y con el relleno os aseguro que os da de sobre para una cena de ocho personas como mínimo. Tened cuidado siempre al ir a cortarlo en rodajas ya que tiene que estar frío, si lo intentamos acabado de hacer o templado, se puede partir, por lo que recomiendo que lo dejéis en el frigorífico y luego, si lo tenéis que calentar, lo hagáis una vez cortadas las rodajas. Os va a encantar!

Pollo relleno con ciruelas pasas


Dificultad: media-alta
Coste: bajo-medio

Ingredientes:

- 1 pollo de corral de 1,6 a 2,0 kilos.
- 350 gramos de carne picada mixta
- 3 huevos
- 1 o 2 zanahorias
- 2 cebollas grandes
- 6 dientes de ajo
- Ciruelas pasas
- Tomillo
- Orégano
- Romero
- Mostaza a la antigua
- Vino blanco, fino o manzanilla
- Sal
- Pimienta negra molida
- Mantequilla
-Aceite de oliva virgen

Preparación:
Lo primero será deshuesar el pollo, como ya os dije es un requisito imprescindible para luego poder cortarlo a rodajas sin ningún problema. El carnicero os lo puede hacer, si lo queréis hacer vosotros, siempre podréis mirar un tutorial o video y poco a poco hacerlo. Lo principal, cuando deshuesemos es no partir la piel.

Una vez tenemos el pollo deshuesado y listo, hacemos el relleno. En un recipiente, ponemos la carne picada, mixta de cerdo y ternera, un poco de sal, pimienta, orégano, tomillo, romero, un huevo entero y mezclamos bien.

Ponemos un cazo con agua y los otros dos huevos a hervir. Cuando los tengamos, reservamos una vez pelados.

En otra cazuela grande, si hemos deshuesado nosotros el pollo, ponemos a hervir el caparazón y los huesos. De ahí vamos a sacar el caldo. Si no lo tenemos podemos comprar un caldo de pollo y lo tendremos preparado para luego utilizarlo.

Una vez tenemos la mezcla de la carne, añadimos unas pocas ciruelas pasas y ya podemos empezar a rellenar el pollo. Tendremos cuidado al rellenar para no partir la piel. A medida que rellenamos, metemos en el centro los dos huevos duros ya cocidos y fríos. Seguimos rellenando con carne y le metemos trozos a lo largo de la zanahoria pelada. Una vez hemos rellenado, toca coser el pollo por arriba y por abajo con guita (cuerda de cáñamo) Este es el trabajo manual con un poco más de paciencia. Una vez cosida la piel y cerrado, lo vamos a bridar. Es decir, pasarle guita para que quede compacto y sujeto. Si tenéis una rejilla para horno, podéis meter el pollo dentro y de esa forma queda perfecto.

En una bandeja grande de cristal para horno, echamos un chorreón de aceite de oliva, cortamos a trozos los diente de ajo, una vez pelados, las cebollas y las echamos en el fondo. Encima ponemos el pollo con tres o cuatro cucharadas de mantequilla por encima, un par más de mostaza antigua en grano, tomillo, orégano, romero, sal, pimienta y un buen chorreón de vino fino o manzanilla. Echamos sobre todo 3/4 de litro de caldo de pollo o el que teníamos de haber cocido los resto de huesos y carcasa y metemos al horno a 180 grados durante dos horas y cuarto.

A los 45 minutos le daremos la vuelta al pollo con cuidado. Lo dejamos 45 minutos más y volvemos a darle la vuelta. Lo dejaremos así el resto del tiempo pero mojando y agregando más caldo si hace falta a la bandeja. Una vez listo, sacamos del horno y dejamos enfriar.

Reservamos el pollo, al que le quitaremos todas las cuerdas o guitas con las que hemos cosido. Echamos el caldo con el resto de verduras en el vaso de la batidora y trituramos todo el contenido, podemos hacerlo en un par de veces. Colamos y lo pasamos a una olla. Ahí vamos a ponerlo a hervir hasta reducir a 3/4 partes.

Metemos el pollo en el frigorífico, dejamos que enfríe y listo para cortar en rodajas. Servimos con la salsa por encima. Bon appétit!

17 diciembre 2015

0

Cóctel de gambas

Cóctel de gambas

Vamos a hacer una fantástico cóctel de gambas o también muy conocido en muchos sitios como cóctel de mariscos. En realidad, podemos hacerlo mezclando varios tipos de mariscos, pero esta receta suele ser la más habitual. Si queréis que os salga un buen cóctel de gambas siempre intentad utilizar productos de calidad. Eso os facilitará mucho las cosas y el sabor y resultado es significativamente mejor. Vamos a utilizar piña también para la receta, que en este caso podemos comprarla en lata y en su jugo o comprar una piña y cortarla, pero creo que sale mucho mejor y es más práctico lo primero. Os aseguro que es cuando lo hagáis os vais a chupar los dedos, porque está buenísimo. No os voy a poner peso de gambas ya que prefiero una cantidad específica por persona, pero por supuesto, que sean más bien grandes. Si no es así podéis poner una cantidad relativa pero que no se pierda en el plato, recordad siempre que es un cóctel de gambas.

Cóctel de gambas


Dificultad: baja
Coste: bajo-medio

Ingredientes: (4 personas)

- 40 gambas (10 buenas gambas por persona)
- 1 lechuga
- 4 rodajas de piña natural
- 1 bote de salsa rosa para cóctel
- Un poco de pimienta molida negra
- Sésamo

Preparación:
Como veréis es muy sencillo. Si las gambas vienen sin cocer, primero las cocemos. Podéis ver el enlace a cómo cocer marisco. Una vez frías, las pelamos y reservamos. Si las hemos comprado ya cocidas, solo las pelamos y reservamos.

Limpiamos la lechuga y picamos muy fina. Reservamos.

Ahora mezclamos la lechuga con ocho gambas que habremos picado. Añadimos un poco de pimienta negra y reservamos.

Troceamos las rodajas de piña. Una por persona pondremos. Reservamos.

Vamos a emplatar. Ponemos primero un fondo con la lechuga y las gambas picadas. Por encima echamos salsa rosa para cóctel de mariscos. Encima ponemos ocho gambas enteras a lo largo de la lechuga, la rodaja de piña por persona ya troceada y de nuevo salsa rosa. Terminamos con un toque crocante que le otorga el sésamo por encima y listo para comer bien frío. Bon appétit!

24 noviembre 2015

0

Tagarninas esparragás o esparragadas

Tagarninas esparragadas o esparragás

Receta de tagarninas esparragás o esparragadas. Hoy preparamos una olla de tagarninas esparragás, que es una receta muy tradicional de la provincia de Cádiz y que por supuesto, una forma muy habitual de cocinar tanto las tagarninas como los espárragos trigueros. Es un plato sabroso, de cocina antigua, la cocina de las abuelas de toda la vida, y suele acompañarse con huevo escalfado. Por supuesto, es un plato de pan, para mojar salsa, por lo que os aconsejo que compréis una buena telera de campo y espero, como siempre, que disfrutéis de esta receta de toda la vida. No me digáis que no están buenas.

Tagarninas esparragás o esparragadas


Dificultad: baja
Coste: bajo

Ingredientes:

- 2 matojos de tagarninas
- 3 dientes de ajo
- 2 rebanadas de pan del día anterior
- 4 Huevos (o dos por persona si se quiere)
- Pimentón dulce
- Cominos
- Sal
- Pimienta
- Vinagre
- Aceite de oliva virgen

Preparación:
Lo primero que haremos es limpiar bien las tagarninas. Para ello le vamos a quitar las puntas, las hojas y solo le dejaremos el tallo. Hay que dejarlas bien limpia de tierra y de trozos que puedan estar algo más duros o en mal estado.  Para ello desechamos las partes que no nos valen, troceamos el resto y las limpiamos con abundante agua y reservamos.

En una olla, ponemos un par de dedos de aceite de oliva y freímos los ajos laminados. Antes de que se quemen los pasamos al mortero. Freímos las rebanadas de pan, las pasamos al mortero y majamos junto con sal, media cucharadita de cominos y un poco de pimienta en grano o molida. Apartamos la olla del fuego.  Hacemos el majado y reservamos.

tagarninas sin limpiar limpiar las tagarninas
Deshechos de la tagarnina Limpiar-bien-con-agua

Dejamos un fondo de aceite en la olla y ponemos a fuego bajo. Cuando tome un poco de calor, no demasiado, apartamos del fuego, precisamente para que no tenga mucha temperatura, agregamos media cucharada de pimentón dulce. Removemos rápidamente y añadimos las tagarninas ya limpias y escurridas previamente.

Hacer el majado Pochar-los-huevos

Removemos y mezclamos bien. Añadimos una cucharadita de vinagre y agua hasta cubrir. Dejamos que hiervan durante 15 minutos en la olla a presión. A los 15 minutos, abrimos la olla con cuidado y le añadimos el majado del mortero y mezclamos con cuidado. Lo dejamos el tiempo suficiente hasta que estén listas. Yo los hice con olla a presión, pero podéis hacerlas sin ella. En este caso las dejamos tapadas a fuego medio y que vayan poniéndose tiernas. Si queréis también ver otro plato de la gastronomía gaditana os dejo los espárragos esparragaos. Veréis qué ricos también.

Agregamos ahora los huevos para escalfarlos. El que estén más o menos cuajado depende ya del gusto de cada uno. Lo importante es que las tagarninas estén listas, ya hayamos utilizado olla a presión o no. Rectificamos de sal si hace falta y dejamos reposar para que tome bien los sabores. Ahora solo hace falta la telera para mojar la salsa de nuestras tagarninas esparragás. Bon appétit!

20 noviembre 2015

0

Pelar penca de Aloe Vera para comer o cocinar

Os enseño un pequeño vídeo para que veáis cómo se pela una penca de Aloe Vera para su posterior consumo. Podemos trabajar con ella y cocinarla, aunque no admite mucha temperatura, nos vale como gelificante natural o incluso para hacer un macerado. Por supuesto podemos comerla tal cual, después de lavarla bien y que suelte toda la aloína.

16 noviembre 2015

0

Salsa de mostaza


Receta de salsa de mostaza. Hoy os enseño a preparar muy fácilmente una salsa de mostaza casera que es perfecta para acompañamiento de carnes. Vais a ver que en muy poco tiempo la tendremos lista con una textura cremosa y un sabor suave, que incluso a las personas que no son amantes a la mostaza van a comer perfectamente sin ningún problema. No he utilizado nata, y la sustituyo por leche evaporada, creo que el resultado es mucho mejor y hace esta salsa más ligera. También podemos añadirle un poco de miel, para darle un toque dulce, aunque en esta ocasión yo no le agregué ese ingrediente. Vosotros podéis probar a ver si os gusta más una versión u otra. ¿Cual os gusta más, con o sin miel?

Salsa de mostaza


Dificultad: muy baja
Coste: bajo

Ingredientes:

- 1 Tarro de mostaza de Dijon (vale otro tipo, pero no consigue el mismo sabor e intensidad de aroma)
- 1 bote de leche evaporada
- 1 cebolla pequeña
- Sal
- Pimienta blanca
- Mantequilla

Preparación:
Ponemos en una olla no muy grande o un cazo dos cucharadas de mantequilla (unos 50 - 60 gramos) y añadimos la cebolla picada a fuego bajo-medio. Dejamos la cebolla hasta que esté blanda.

Añadimos dos o tres cucharadas de mostaza de Dijon (eso os lo dejo al gusto), mezclamos y a continuación añadimos 250 ml de leche evaporada. Un poco de sal y pimienta blanca. Podéis utilizar negra molida también pero luego quedan a la vista y es mejor la blanca.

Removemos y llevamos a ebullición un minuto sin dejar de remover.

Apartamos y lo pasamos al vaso de la batidora. Batimos bien y rectificamos de sal y pimienta si es necesario, o si os gusta más fuerte añadimos un poco más de mostaza y lista para servir. Si os gusta que quede mucho más fina, la podéis incluso pasar por un colador antes de ponerla en una salsera o en pequeños vasitos de forma individual. Bon appétit!

04 noviembre 2015

0

Medallones de solomillo con champiñones

Medallones de solomillo con champiñones

¿Queréis preparar unos  medallones de solomillo con champiñones para toda la familia? Os enseño esta receta para que los preparéis muy fácilmente, como todas las que os pongo, y los tengáis listos en muy poco tiempo. Es una receta perfecta para cualquier día o para ocasiones especiales. La carne de solomillo es muy blanda y es genial para los más pequeños de la casa, tiene infinidad de posibilidades y esta que os presento con champiñones es una de ellas. Podéis cambiar los champiñones por setas de temporada y os van a salir igual de ricos. Aseguraros de tener pan en casa porque vais a necesitarlo para mojar la salsa. Una salsa a base de un vino de Jerez, de calidad y por supuesto, con denominación de origen. ¿Qué os parece? A mi me encantan!

Medallones de solomillo con champiñones


Dificultad: baja
Coste: bajo-medio

Ingredientes: (4 personas)

- 1 solomillo de cerdo de tamaño medio
- 4 dientes de ajo
- 1 cebolla
- 350 gramos de champiñones
- 1/4 de vaso de vino de Jerez
- 1/2 cucharadita de azúcar
- Perejil fresco
- Sal
- Pimienta negra molida
- Aceite de oliva virgen

Preparación:
Vamos a dejar preparados los champiñones y lo primero es limpiarlos bien, bajo el agua y quitarles la parte inferior del tallo, aunque no totalmente. Suele estar más dura y no nos interesa. Una vez limpios los laminamos y reservamos.

Cortamos y sacamos unas dos rodajas de solomillo por persona. Reservamos. Picamos la cebolla y laminamos los ajos.

En una olla mediana ponemos un fondo de aceite de un dedo aproximadamente y cuando está caliente el aceite, vamos a sellar los medallones. No los echamos todos a la vez, solo los que entren, dos o tres trozos. Primero por un lado, un minuto o dos para que doren por un lado y por otro. Los sacamos de la olla y los vamos a poner en un plato o recipiente aparte. Así con todos.

En el mismo aceite, echamos los ajos y dejamos que empiecen a dorar. A continuación y sin que los ajos se quemen echamos la cebolla picada y media cucharadita de azúcar. Doramos.

Agregamos los champiñones y al cabo de unos minutos empezarán a soltar agua. Agregamos a los diez o quince minutos la carne y salpimentamos. No mováis mucho la comida con una cuchara ya que podéis partir los champiñones. Mejor dar el típico 'meneito' de las abuelas a la olla.

Añadimos el cuarto de vaso de vino de Jerez y dejamos reducir un par de minutos más. Añadimos el perejil picado. Lo dejaremos a fuego medio cinco minutos más. Para que la carne quede blanda. Si veis que os gusta la salsa más espesa, podéis añadir una cucharadita de espesante o harina de maíz refinada, del tipo Maicena. En este caso ni le añadimos agua o caldo ya que con el mismo que sueltan los champiñones nos vale. Si no es así, por lo que sea, le agregamos un poco de agua, como un cuarto de vaso.

Rectificamos de sal y pimienta si hace falta, y apartamos unos minutos antes de servirlos. Podéis acompañar los medallones de solomillo con patatas fritas, por ejemplo, aunque así está de maravilla. Bon appétit!

31 octubre 2015

0

Pizza calabaza de Halloween

Pizza calabaza de Halloween

¿Preparamos una pizza de calabaza para Halloween? Mira qué divertida es esta pizza en forma de calabaza para hacerla la noche de los difuntos. YEn la noche de Halloween se suelen hacer recetas divertidas y esta pizza, seguro que os va a gustar a toda la familia. Como veréis no tiene ninguna complicación y solo es hacer la masa, con forma de calabaza típica de Halloween, y rellenarla de lo que queramos. Yo he utilizado calabaza rallada pero podéis quitar o añadir ingredientes a vuestro gusto. Si haceis vosotros mismos la masa, siempre podéis utilizar una base que tengáis en casa y hacerle los cortes para que sea parecida a la que he preparado.

La verdad es que a mí me encanta trabajar con masa y hacer mis propias pizzas, pero entiendo que si vais a hacer varias, queráis comprarlas ya preparadas. Por cierto, esta es solo una de las recetas para Halloween que podrás encontrar en el blog. Pásate por recetas para Halloween y encontrarás muchas más. Si buscas plantillas para Halloween también te dejo el enlace.  ¿Y vosotros, qué hacéis para Halloween?

Pizza calabaza para Halloween


Dificultad: baja
Coste: bajo

Ingredientes:

- 350 gramos de harina de fuerza
- 20 gramos de levadura de panadería
- 3 cucharadas de aceite de oliva
- Sal
- Tomate frito
- 1 cebolla
- Queso mozzarella
- Salchichas
- 1 calabaza pequeña

Preparación:
Lo primero que hacemos, como es lógico, es la masa. No os explico aquí como hacerla porque podéis pasaros por masa para pizzas que lo explico paso a paso y podéis ver cómo se hace.

Una vez tenemos la masa, estiramos y le damos forma de calabaza. Ahí entra el artista que tengamos dentro. Nos saldrá mejor o peor, pero por lo menos que se parezca a una calabaza, jeje. Le hacemos los ojos y la boca utilizando un cuchillo pequeño.

Ponemos el horno a calentar a 180 grados. Pelamos la calabaza o el trozo que vayamos a utilizar, le quitamos las pipas y la rallamos con un rallador. Yo utilicé la parte más grande. Reservamos.

poner-el-tomate agregar-resto-de-ingredientes

Le ponemos a la masa el tomate frito, la cebolla picada, el queso, las salchichas cortadas finas y encima de todo la calabaza que hemos rallado. Metemos la pizza en el horno y la dejamos unos 20-30 minutos según nuestro horno. Aquí empezarían las preguntas de ¿Y si tengo uno con vapor? ¿Y si el mío es más antiguo? Y cosas así. Cada uno entiende su horno, por lo que, cuando veáis que está lista, la sacamos.

Ya tenemos nuestra pizza calabaza para Halloween. ¿Qué os parece? Bon appétit!

28 octubre 2015

0

Emprender con Unicaja y abrir puertas a tus proyectos


Hoy os escribo como bloguero y como persona con ambiciones y proyectos. Como el mío que ya todos conocéis, un blog que vio la luz hace ya más de seis años, y que poco a poco, me ha despertado la pasión por la gastronomía. Ese es mi caso, pero podría haber sido de cualquier otra cosa. ¿Sabéis cómo se llaman a las personas con pasión por algo, y que llevan un proyecto adelante? Seguro que sí, somos emprendedores.

He hablado con muchas personas que tienen sueños y a los que les gustaría hacerlos realidad, y todos, me suelen comentar lo mismo, el problema es la financiación. Pues ahora lo tenemos realmente fácil, porque hay una entidad que se vuelca y nos asesora como clientes. Los que tenéis una empresa seguro que sabéis ya que os hablo de UNICAJA. ¿Verdad? Y es que Unicaja siempre ha estado ahí, dando su apoyo a empresas y a futuros emprendedores. Los que no la conocíais espero que os vengan bien estas palabras de presentación, y si la conocéis, pues sabéis perfectamente que Unicaja os ofrece diferentes productos como la Tarjeta e-Business gratuita o Seguros de Asistencia en viaje, también, totalmente gratis, por lo que los convierte en una entidad única para que trabajemos con ella y podamos hacer nuestros sueños realidad. Yo me quedo siempre más tranquilo sabiendo que si hago un viaje, tengo el respaldo de un seguro que me cubra cualquier clase de incidencia. ¿Conocéis por cierto el nuevo spot publicitario de Unicaja? No os lo perdáis porque está genial.




Como habéis visto, en esta ocasión os estoy hablando de personas como yo, emprendedoras, pero por supuesto tengo amigos que son clientes de Unicaja desde hace tiempo. Amigos que han querido darse un capricho y han solicitado pues eso, un crédito personal para un coche, una moto, e incluso conozco una pareja que quiso redecorar su casa. Y ahora que os he comentado la casa, seguro que igual yo, habéis pensado en las hipotecas. Pues ahora con la notable bajada de los tipos de interés, hasta yo pienso acercarme a Unicaja y preguntar por ellas. Hay que aprovechar la oportunidad ya sabéis. El que no pregunta no aprende, y yo quiero seguir aprendiendo y abriéndome puertas, por eso somos emprendedores, por querer hacer realidad nuestros sueños. En definitiva, os animo ya que es el momento de abrir tus proyectos y lo tenemos, como dije antes, más fácil que nunca con Unicaja. Lo mismo hasta monto mi propio restaurante. ¿Y tú, que puerta quieres abrir?

Post Patrocinado

25 octubre 2015

0

Aceitunas aliñadas caseras



Receta de aceitunas aliñadas caseras para que las disfrutéis en familia. ¿Quieres saber cómo se aliñan las aceitunas? El proceso es lento, pero os aseguro que merece la pena. En cuanto a los aliños, podréis ir cambiando ingredientes según os gusten más o menos. En Andalucía se han preparado toda la vida en casa, cada uno con su toque personal y variedad preferida de aceitunas. Yo las hice con las que dan mis propios olivos, que no son muchos, pero lo suficiente para poder degustarlas en casa. A mí me encantan y más si son caseras. Es como las pipas, no puedes parar y te comes una detrás de otra. ¿A vosotros cuál es el aliño que más os gusta?

Aceitunas aliñadas caseras



Dificultad: baja
Coste: bajo

Ingredientes:

- 2-3 kilos de aceitunas verdes y negras
- 1-2 cabezas de ajo
- 1 Pimiento rojo de los de asar
- 1 Pimiento verde de los de asar
- 2 limones
- Orégano
- Tomillo
- Sal
- Vinagre de vino
- Aceite de oliva

Preparación:
No os he puesto ninguna variedad de aceitunas porque dependerá de la zona en la que nos encontremos que haya de una u otro tipo. Normalmente podéis encontrar las aceitunas gordas verdes y negras. Pero ya os digo que podéis hacer el aliño con cualquier variedad en general.

Lo primero que haremos es partir las aceitunas una por una con un mazo. No vamos a quitarles los huesos, solo reventarlas para que abran. Hay sitios donde podéis comprar las aceitunas y las meten en una máquina que las abre. Normalmente suelen estar en las plazas de abasto. Introducen las aceitunas por la parte superior y salen por abajo ya abiertas y listas para que trabajemos con ellas. Si no las compráis ya abiertas, tendréis que abrirlas una a una. Es laborioso, pero es la única manera. Os recomiendo que os pongáis guantes, ya que mancha bastante.

Una vez las tenemos abiertas, tenemos que quitarles el amargor. Para ello vamos a ponerlas en agua hasta cubrirlas y sal gorda durante cinco días. ¿Cuanta sal le ponemos? Pues hay personas que hacen una prueba con un huevo, que es poner sal en el agua, y añadir hasta que el huevo empieza a flotar. Otra forma es simplemente añadir unos 150 gramos de sal por cada litro de agua. Los aliños son muy relativos, porque habrá a quien le gusten más saladas y a quién prefiera que estén menos. Como siempre os indico la forma de hacerlo y que ya luego vayáis adaptando la receta a vuestros gustos.

Pasados eso cinco días le cambiamos el agua. Y repetimos la operación esta vez cada dos días, pero iremos probando al mismo tiempo las aceitunas para ver si han perdido el amargor. Una vez están a nuestro gusto. Tiramos el agua y vamos a aliñarlas. Por cierto, cuidado con no utilizar utensilios de madera para moverlas y cogerlas porque se pueden poner zapateras, es decir, blandas.

Preparamos el aliño. Ya os he comentado que os digo como se hace y luego lo adaptáis a vuestro gusto. Para ello cortamos los limones en varios trozos, pelamos los dientes de ajo y aplastamos un poco para que abran. Cortamos los pimientos a tiras y dados. Reservamos.

En un recipiente de plástico, o una tinaja, olla o lo que tengamos, ponemos las aceitunas. Añadimos los limones, los dientes de ajo, los pimientos, un buen puñado de orégano, tomillo, un chorro de vinagre, dos cucharadas de aceite de oliva y un puñado de sal. Luego la sal la podremos rectificar. Cubrimos con agua y tapamos. Así la vamos a dejar por lo menos dos días, para que pillen bien el aliño.

Las probamos y podremos rectificar de sal, si están muy saladas le añadimos un poco de agua fría, y del resto de ingredientes que podremos añadir si nos gustan más fuertes. Una vez están a nuestro gusto, podemos comerlas y compartirlas con toda la familia. ¿Qué os parece la idea de hacerlas en casa? Bon appétit!

17 octubre 2015

0

Garbanzos con bacalao, receta de potaje de vigilia

Garbanzos con bacalao, receta de potaje de vigilia

Hoy os preparo estos garbanzos con bacalao que es un potaje de vigilia aunque siempre podemos hacerlo en cualquier época del año donde en frío empieza a hacerse notar. Es una receta muy fácil, como casi todos los potajes de garbanzos, y que tendremos listo en poco tiempo con un sabor realmente rico y marinero que le otorga un buen trozo de bacalao. Hay una variante que consiste en añadirle espinacas, aunque yo no lo hice, he preferido hacerlo de esta forma y comentaros que podéis añadirlas, pero he preferido que predomine el sabor del pescado. Como veis en la foto tienen que quedar buenos trozos de pescado, por lo menos a mi me gusta más, aunque si queréis desmigarlo también os quedará realmente rico. Lo que cambia será el aspecto y presentación del plato. Plato de cuchara para los amantes del buen comer y encima económico, ¿Qué más se puede pedir?

Garbanzos con bacalao, receta de potaje de vigilia


Dificultad: baja
Coste: bajo

Ingredientes: (4 personas)

- 350 gramos de garbanzos lechosos
- 500 gramos de bacalao desalado en un trozo
- 6 dientes de ajo
- 2 rebanadas de pan duro
- 1 cebolla grande
- 1 vaso de caldo de pescado
- Salsa de tomate frito casera a ser posible
- Laurel
- Pimentón de la Vera
- 1/2 cucharada de comino molido o en grano
- Sal
- Pimienta molida
- Aceite de oliva virgen

Preparación:
Lo primero que vamos a hacer es dejar la noche anterior los garbanzos en remojo. Al día siguiente ya los tendremos listos para cocinar.

El bacalao os he comentado que lo compremos en su punto de sal o desalado. Si no lo tenemos lo dejaremos metido en agua toda la noche anterior y le cambiaremos el agua al menos, tres veces. Yo os aconsejo comprarlo en un trozo o en dos o tres tacos, para que quede vistoso y le peguemos un buen bocado. Si queréis desmigarlo, es otra opción. Una vez listo el bacalao vamos a seguir con la preparación.

Ahora vamos a hacer un majado a la antigua, es decir, pelamos los ajos, laminamos y reservamos dos ellos para más adelante.

En una sartén ponemos un fondo de aceite de oliva y vamos a freír las dos rebanadas de pan. No las queméis, solo freírlas y que tomen un bonito color dorado. Reservamos. Ahora freímos los otros cuatro ajos laminados y antes de que se quemen reservamos.

Yo los majados los hago en un mortero, pero podéis poner los ingredientes que hemos frito en el vaso de la batidora y triturar. Si os gusta el mortero como a mí, añadimos la media cucharada de comino, un poco de pimienta, sal, que es lo primero que ponemos en el mortero y a majar. Que quede bien triturado. Si utilizáis batidora quizás necesitaréis añadir un poco del caldo del pescado para que puedan hacer las cuchillas su trabajo. Reservamos el majado.

En una olla a presión, ponemos cuatro o cinco cucharadas de AOVE y refreímos los ajos, cuando empiecen a tomar color, añadimos la cebolla picada, el laurel y dejamos que vaya poniéndose blanda la cebolla.

Agregamos a continuación los garbanzos y removemos, todo a fuego medio. Incorporamos el pimentón de la Vera dulce, una cucharadita, pero ahora un poco de cuidado. Vamos a mover unos segundos e inmediatamente le vamos a agregar medio vaso de tomate frito casero, si esperamos mucho, el pimentón se va a quemar y estará amargo. Removemos de nuevo bien.

Añadimos los trozos de bacalao y ahora toca el mimo en la cocina, moveremos siempre levantando la olla y moviendo circularmente al estilo de las abuelas, ya que podemos partir el bacalao y no quedará igual. Agregamos el vaso de caldo de pescado, movemos de nuevo y le toca al majado que teníamos preparado. Se lo añadimos y volvemos a mezclar con cuidado. Agregamos agua hasta cubrirlo todo y cerramos la olla. Dejamos hervir a fuego medio durante 15- 20 minutos, dependiendo de la olla a presión que tengamos.

Pasado ese tiempo, apartamos, abrimos la olla con cuidado de no quemarnos y vemos si le falta líquido. Si se ha quedado muy seco, añadiremos un poco de agua, pero ojo! Caliente, nunca fría, ya que podemos poner duros los garbanzos con el cambio de temperatura!

Rectificamos de sal y pimienta si hace falta y dejamos a fuego bajo-medio hasta que quede una salsa a nuestro gusto, en caso de que tenga suficiente y queramos reducirla. Apartamos y dejamos un rato antes de servir para que tome bien los sabores. Bon appétit!

13 octubre 2015

0

Pez San Pedro a la plancha con espinacas a la crema, salsa de queso azul y nueces



¿Conocéis el pez San Pedro? Os presento esta receta de pez San Pedro a la plancha con espinacas a la crema, salsa de queso azul y nueces. Una receta muy fácil, aunque parezca lo contrario, en las que vamos a utilizar este pescado, muy parecido al gallo, con una carne blanca muy blanda y jugosa. El pez San Pedro podemos distinguirlo por ser plano y tener un lunar negro en los lomos. Su nombre viene, según la leyenda, de cuando San Pedro sacó de este pescado una moneda de su boca y el lunar se quedó marcado por sus dedos. En cuanto a la receta, lo que vamos a conseguir es un increíble sabor con la crema de espinacas, que mezclado con la salsa de queso y el sabor del pescado nos va a encantar. Imaginaros que encima vamos a encontrarnos trozos de nueces mientras lo comemos. Irresistible!

Pez San Pedro a la plancha con espinacas a la crema, salsa de queso azul y nueces


Dificultad: baja
Coste: bajo

Ingredientes: (4 personas)

- 2 peces San Pedro (4 lomos)
- 800 gramos de espinacas frescas o en dados congeladas
- 2 cucharadas de harina de trigo
- Leche
- Nueces
- Queso azul
- Mantequilla
- Aceite de oliva virgen
- Sal
- Pimenta molida
- Perejil fresco

Preparación:
Lo primero que vamos a hacer es la espinaca a la crema. Para ello limpiaremos las espinacas y las trocearemos, a no ser que hayamos comprado paquetes que viene en dados congelados y ya troceados. Si es así los descongelamos y los tendremos listos para cocinar.

Echamos cuatro cucharadas de aceite de oliva en una sartén grande y un par de ellas de mantequilla. Dejamos derretir la mantequilla y agregamos las espinacas troceadas. Refreímos cinco a diez minutos y salpimentamos. Agregamos un para de cucharadas soperas de harina y removemos para mezclar. Añadimos leche poco a poco hasta que va espesando y conseguimos la consistencia de la crema que más nos guste, os recomiendo utilizar la leche fría y que quede muy cremoso. Apartamos y reservamos.

Quitamos la piel a los pez San Pedro con cuidado de no partirlos. Este pez tiene la carne muy blanda, parecida al gallo y debemos tratarlos con mimo. Normalmente nos venden los lomos, por lo que no vamos a tener problemas con respecto limpiarlos o sacar los lomos nosotros mismos.
En otra sartén, echamos un par de cucharadas soperas de aceite de oliva y cuando tiene temperatura, ponemos el lomo del pescado al que ya ele hemos puesto una pizca de sal. Se hace muy rápido por lo que tendremos cuidado de no moverlo mucho, por lo delicado de su carne y solo le daremos una vuelta. Reservamos los lomos en un plato aparte.

En la misma sartén que hicimos los lomos, añadimos una cucharada de aceite, echamos un trozo de queso azul de unos 80-100 gramos y derretimos poco a poco. Añadimos medio vaso de leche entera, unos trozos de nueces y dejamos reducir mientras movemos. Reservamos unos trozos de nueces para poner por encima en el emplatado.

Ponemos la espinaca a la crema como base del plato, encima el lomo de pescado y por encima la salsa de queso. Rematamos con trozos de nueces por encima y perejil picado. Bon appétit!

Podemos dejar la piel al pescado, aunque personalmente yo prefiero que ya no la tenga.

12 octubre 2015

Recetas de Hallowen fáciles para niños y adultos

Recetas para Halloween

Recetas para Halloween. Os dejo algunas ideas para la noche de Halloween fáciles para niños y adultos que seguro que van a sorprender a todos en esta noche de diversión y terror. Un poco de comida repugnante viene bien. Ya sabéis que esa noche se celebra la noche de los difuntos en España y cada vez más, estamos adoptando costumbres de otros países. Nada tiene de malo. Aparte de impresionar a nuestros comensales, están muy ricas y vamos a pasar un buen rato preparándolas. Siempre podemos hacerlas con los niños y en familia para que ellos también pongan su granito de arena en esta noche de fiesta. No olvidaros de hacer con estas plantillas para calabazas de Halloween la decoración de algunos rincones de la casa, para darle un toque original y mas tétrico. Prepararos para la noche del 31 de octubre porque nos vamos a divertir todos y estar atentos a la nueva receta que subiré antes la noche del terror. ;)

Recetas de Halloween


Como podéis ver, cada receta tiene su encanto, por así decirlo, y la que elijamos dependerá del tiempo que queramos invertir, alguna con más dificultad que otras, pero la diversión en la mesa y mientras las preparamos está asegurada. Espero que os gusten.


Una divertida receta, muy económica y sencilla para hacer. Estas momias sorprenderán a todos y siempre podemos ponerlas en diferentes sitios de la mesa o la casa. Quien la encuentra, se la come!

Receta de nidos de araña para Halloween


Nidos de araña para Halloween. Una rica receta con sorpresa en el interior de cada nido de araña. Le tenemos que dedicar algo de cuidado al hacer las arañas, el resto es muy sencillo.



En una noche de Halloween no puede faltar la típica crema de calabaza. Fácil de hacer y realmente rica.

Receta de mano quemada para la noche de Halloween


Mano quemada de Halloween. No te dejes engañar por la apariencia repugnante. Una receta a base de carne picada que está realmente buena.

Pastelitos de calabaza


Una dulce tentación para terminar nuestra cena de Halloween.


No vuelan, pero qué fáciles de hacer y qué ricas para picotear!

Fantasmas de Halloween rellenos


No te asustes, te los puedes comer! Estos fantasmas de Halloween con muy fáciles de hacer. Si quieres divertirte con los más pequeños, esta idea es genial.



Cuidado que muerden! Haciendo estas simpáticas arañas para Halloween te lo vas a pasar genial con la familia. Si te gusta el dulce y los 'animalitos', esta es tu mejor opción,

07 octubre 2015

0

Bizcocho de chocolate Nesquik

Bizcocho chocolate Nesquik

Receta de bizcocho de chocolate Nesquik. Os presento este rico y esponjoso bizcocho con sabor a chocolate Nesquik que he hice hace poco. La preparación es de lo más simple y rápida y si a vuestros más pequeños, o no tan pequeños, le gusta este tipo de postres os aseguro que se van a sorprender por el sabor y blando que sale. Es ideal para desayunar o merendar en familia o con los amigos. Si no sabéis que hacer en poco tiempo, este bizcocho es una solución genial para llevarla a una reunión y compartirlo con todos. Yo he utilizado esa marca, y lógicamente tiene su sabor característico pero podéis utilizar otro parecido y seguro que os queda genial. Lo único que debéis es seguir los pasos y poner, como siempre, un poco de cariño en la cocina. El resultado salta a la vista.

Bizcocho de chocolate Nesquik



Dificultad: muy baja
Coste: bajo

Ingredientes: (6-8 personas)

- 3 huevos frescos
- 1 yogurt natural
- 1 medida de yogurt de aceite de girasol
- 2 medidas del yogurt de azúcar
- 3 medidas del yogurt de harina
- 6 cucharadas de azúcar invertido
- Mantequilla
- 8 cucharadas de Nesquik
- 1 sobre de levadura química (12 gramos)

Preparación:

Como la preparación es muy rápida, ponemos a calentar el horno a 180 grados. De esa forma, cuando terminemos, el horno está listo para utilizarse.

En un recipiente echamos los tres huevos y batimos. Añadimos el yogurt y mezclamos. Añadimos el azúcar y mezclamos bien para que se disuelva. Las medidas las vamos a tomar utilizando el mismo envase de yogurt vacío, por eso he puesto al principio el yogurt, para tener el recipiente y medir.

Agregamos el aceite, es decir, una medida del vasito de yogurt, mezclamos de nuevo con las varillas y añadimos el azúcar invertido. Como veis estamos poniendo los líquidos primero menos el azúcar que ya lo hemos ligado.

Ahora le toca a los sólidos. Añadimos las 8 cucharadas de Nesquik, mezclamos y echamos el sobre de levadura química y la harina tamizada. Mezclamos muy bien para evitar grumos.

Untamos de mantequilla el molde y lo enharinamos para que no se pegue el bizcocho. A continuación volcamos la mezcla al molde y lo metemos al horno durante 30 minutos. Una vez pasado ese tiempo, abrimos el horno (nuca antes de 25-30 minutos) y pinchamos con un palillo para comprobar que está listo.

Sacamos del horno, dejamos enfriar y listo para comer. Bon appétit!

06 octubre 2015

0

Día Internacional del Lomo en Manteca de Vejer 2015


El próximo día 11 de octubre se celebra en Vejer de la Frontera en Día Internacional del Lomo en Manteca. Dos establecimientos de referencia, la Venta Pinto y el restaurante La Barca de Vejer, justo abajo antes de subir al pueblo, han sido los encargados de aportar esta nueva oferta gastronómica en la provincia de Cádiz.

Poca gente no ha parado en algún momento a desayunar o comer un bocadillo típico de lomo en manteca en alguno de estos dos establecimientos. La iniciativa de esta jornada se la debemos a la carnicería Paco Melero y a Benjamín Cosla, junto con el Ayuntamiento de Vejer.

La convocatoria empieza a las 9:00 de la mañana con la elaboración en directo del lomo en manteca y seguirá con diferentes actos a lo largo del día. Uno de ellos, un show cooking, será el salón de conferencias del Hotel Convento San Francisco, donde se hará cocina en directo a cargo de las jefa de cocina Lole Hedrera, de El Lucero del Muelle (Cádiz), Ciprian Iordan de La Breña (Caños de Meca), Antonio Caramé de Sopranis (Cádiz) y Antonio Orozco, profesor de la Escuela de Hostelería de Arcos. Los asistentes tienen asegurada la jornada hasta las 17:00h, en la que se entregará un pequeño recuerdo a los asistentes que consistirá de una tarrina de manteca colorá.

El lugar de encuentro para los visitantes en Vejer será en La Plazuela y podremos encontrar algunas sorpresas muy agradables en nuestro recorrido, como la que nos ofrece la heladería El Mastrén con degustaciones de su mini cucurucho de helado de manteca colorá con virutas de lomo, o la campaña a través de facebook con varios hastag como: #11octlomodevejer o #diadellomovejer que la empresa IMA&NARQ, de turismo rural, ha organizado junto a unas rutas guiadas a través de tablets donde se podrán subir fotos del lomo en manteca y optar a un fantástico premio de un lote de lomo en manteca y un surtido de carnicería.

¿Y a ti, te gusta el lomo en manteca? ¿Quieres saber cómo se hace la manteca colorá o la manteca blanca?

22 septiembre 2015

0

Bacalao en papillote sobre crema de calabaza a la naranja y jengibre acompañado de verduras y flores de calabaza rellenas de anchoa.

Bacalao en papillote sobre crema de calabaza a la naranja y jengibre acompañado de verduras y flores de calabaza rellenas de anchoa.

Os presento la receta de bacalao en papillote sobre crema de calabaza a la naranja y jengibre acompañado de verduras y flores de calabaza rellenas de anchoa, que he realizado exclusivamente para el concurso de maridaje de Bodegas Barbadillo ‘40 años Dando en el Blanco’ con Castillo de San Diego. En este caso es un plato en el que he utilizado diferentes técnicas, pero siempre intentando respetar el producto principal, que es el bacalao, sin enmascarar con sabores que sobresalgan y que, aunque estén presentes, no sobresalgan y sean armoniosos.

Bacalao en papillote sobre crema de calabaza a la naranja y jengibre acompañado de verduras y flores de calabaza rellenas de anchoa


Dificultad: media-alta
Coste: Medio

Ingredientes (4 personas):

- 4 trozos de lomo de bacalao desalado
- 3 dientes de ajo
- 2 cebollas
- 1 pimiento verde
- 1 pimiento rojo
- 2 zanahorias
- 250 gramos de calabaza
- 2 patatas medianas
- 8 flores de calabaza frescas
- 4 anchoas en aceite
- 1 bote pequeño de nata para cocinar
- Harina de maíz refinada
- Harina de trigo
- 1 huevo fresco
- Tomillo
- Eneldo
- 1 naranja
- 1 limón
- Jengibre molido
- Pimienta negra o blanca
- Sal
- Aceite de oliva virgen extra

Preparación:
Pelamos la calabaza y troceamos. Pelamos la cebolla y laminamos. En una olla ponemos un fondo de aceite de oliva y vamos a preparar una crema de calabaza básica. Cuando el aceite está a temperatura media, agregamos la cebolla, dejamos pochar unos minutos y añadimos las patatas peladas y limpias, cortadas en dados medianos junto a un trozo de piel de naranja y un cuarto de cucharilla de jengibre. Dejamos unos minutos y añadimos la calabaza.

Salpimentamos y parados cinco minutos, agregamos agua hasta casi cubrirlo todo. Queremos que nos quede más bien espeso. Dejamos que se pongan los ingredientes tiernos y apartamos. Añadimos 125 cl de nata para cocinar y trituramos con la batidora muy bien.

Pasamos el contenido de la olla por un colador para dejarlo muy fino y reservamos. Rectificamos de sal si hace falta.
 
Hacer-la-crema-de-calabaza Dejar-fina-la-crema
Pochar-las-verduras Poner-las-verduras-encima-del-bacalao
Reservar-el-jugo-soltado-del-papillote Envolver-en-papel-de-aluminio

Limpiamos y laminamos el resto de verduras, los ajos, los pimientos y la cebolla. Ponemos una sartén con cinco cucharadas de aceite de oliva virgen y pochamos las verduras unos minutos. Lo suficiente para que estén ‘al dentes’. Apartamos. No le vamos a agregar sal ya que lo vamos a hacer ahora.

El bacalao que he utilizado está desalado, por lo que no hay que ponerlo en remojo con anterioridad y está listo para trabajarlo.

Cortamos un buen trozo de papel de aluminio que es donde vamos a hacer el papillote. Untamos con un poco de aceite el bacalao. Eso lo haremos uno por uno por separado. Lo ponemos encima del papel de aluminio y a continuación repartimos por encima las verduras. Agregamos un poco de sal, tomillo, eneldo y ponemos un trozo de piel de limón por encima de las verduras. Cerramos muy bien el papel de aluminio para que queden selladas. Metemos en el horno a 160 grados durante 15 minutos.

Una vez pasado ese tiempo, sacamos del horno y abrimos con cuidado de no quemarnos con el vapor que desprendan. Bajamos la temperatura del horno a 80 grados y lo dejamos para luego calentar antes de servir el plato sin tener que volver a encender.

A continuación, separamos las verduras, que las pondremos en un recipiente aparte y veréis que ha soltado caldo. Ese caldo lo ponemos en un bol o recipiente para trabajar luego y hacer una emulsión.

Reservamos el bacalao para luego emplatar.

Limpiamos las flores de la calabaza una vez le hemos quitando el pistilo interior y parte del tallo. Cortamos cuatro anchoas por la mitad y en su interior pondremos la mitad de una de las anchoas que hemos cortamos.

Hacemos una tempura con un huevo batido, a continuación un vaso de agua helada, es decir, la hemos puesto con anterioridad en el congelador, y añadimos dos cucharadas de harina de maíz refinado y cuatro de harina de trigo. Mezclamos pero no demasiado. No vamos a agregar sal.

Limpiar-las-flores Hacer-la-tempura
Rellenar-las-flores-con-la-anchoa Freír-las-flores-en-tempura

Ponemos una sartén a fuego medio-alto y cuando está caliente sumergimos las flores rellenas en la tempura y freímos. No dejéis que tomen mucho color. Sacamos las flores y las ponemos en papel absorbente para eliminar el exceso de aceite. Reservamos.

Con el caldo del papillote que soltó las verduras y el bacalao, hacemos una emulsión. Para ello con una batidora o unas varillas agitamos y vamos a ir añadiendo aceite de oliva hasta que espese se vaya formando una espuma. Reservamos.

Una vez tenemos todos los ingredientes, emplatamos poniendo una base de la crema de calabaza, encima el bacalao, y al lado, las verduras y las flores rellenas. Rociamos con una cucharada de la emulsión el pescado y las verduras, y metemos un minuto en el horno para calentar el conjunto antes de servir. Bon appétit!

11 septiembre 2015

0

Currywurst al estilo de Berlín

Currywurst al estilo Berlín

Os presento una receta de salchichas alemanas. Currywurst al estilo de Berlín. Hay varias versiones pero parece ser que esta es la original o por lo menos una de las formas en que podemos comerlas más habitualmente. En este caso las salchichas son tipo Bockwurst, que vienen ya cocidas, aunque nosotros las pondremos un par de minutos en agua hirviendo, solo para calentarlas. Si lo hacemos más tiempo se pueden abrir y al cortarlas se desprende la piel. Si son crudas las que hemos comprado, nosotros antes de ponerlas en la parrilla o la plancha, tendremos que hervirlas. En cuanto al currywurst es un tipo de salsa en las que van bañadas las salchichas cuyo sabor predominante (bingo!) es el curry, como podéis imaginar, y en una base de tomate preferiblemente natural. Algunos utilizan para esta salsa el kétchup, pero yo no lo he utilizado ya que pienso que no es un ingrediente original de la receta. Si me equivoco, podéis dejar vuestras opiniones en los comentarios. Todo el plato va acompañado de unas patatas gajo fritas, aunque podremos acompañarlas también con puré de patatas o una ensalada de col.

Currywust estilo de Berlín


Dificultad: muy fácil
Coste: bajo

Ingredientes: (4 personas)

- 8 salchichas alemanas tipo Bockwurst
- 3 dientes de ajo
- 1 cebolla mediana
- 500 gramos de tomates muy maduros
- Curry de calidad
- Pimienta negra
- Comino molido
- Azúcar blanco
- Sal
- Aceite
- Patatas

Preparación:
Vamos a preparar la salsa y para ello laminamos los ajos y los ponemos a refreír en una olla o sartén con fondo. Encima cuando empiezan a tomar color, echamos la cebolla muy picada. Refreímos unos minutos y cuando está transparente, agregamos los tomates pelados y cortados en dados pequeños. De esa forma se deshacen más rápidamente. Si no tienen mucho líquido, podemos agregar un poco de agua. Salpimentamos, agregamos una cucharadita de azúcar y un poco de comino molido. Ahora es cuando podéis poner, si queréis, un buen chorro de kétchup, aunque yo no lo hice.

Agregamos dos cucharadas colmadas de curry tapamos. De esa forma el tomate irá tomando calor y deshaciéndose. Lo dejamos hasta que tenga consistencia de salsa y apartamos.

Hacer-la-salsa-con-el-curry Salsa-curry

Pelamos las patatas y las cortamos en gajos. Las freímos en abundante aceite caliente. En otra sartén o una olla ponemos las salchichas con agua a hervir y las dejamos dos minutos. Eliminamos el agua y agregamos un poco de aceite para dorarlas. Eliminar bien el agua para que no salpique al agregar el aceite. Cuando tomen color las salchichas podemos cortarlas a rodajas de un par de centímetros y reservamos en la misma sartén caliente.

Ponemos un plato y hacemos una base con las patatas, encima las salchichas y sobre ellas la salsa. Sobre todo ello echamos un poco más de curry y listas para comer. Bon appétit!

01 septiembre 2015

0

Pisto andaluz

Pisto andaluz casero

Hoy preparamos un pisto andaluz, totalmente casero, a base de berenjenas y calabacines, y que van a ser los ingredientes principales. Este plato es muy socorrido y se hace habitualmente en muchas cocinas del sur de España, aunque como ya sabéis existen muchas variantes sobre este famoso plato. Una de ellas es el pisto murciano y otra muy conocida el pisto manchego, que las dos podéis encontrarlas en este blog para poder ver las diferencias o hacerlas cuando queráis. En este caso hacemos un pisto andaluz, en concreto, como se hace en Cádiz, que es mi tierra y que, por supuesto, está igual de bueno que el de cualquier otro lugar. ¿Vosotros cómo lo preparáis, igual? A ver si dejáis vuestras versiones en los comentarios!

Pisto andaluz


Dificultad: muy baja
Coste: bajo

Ingredientes: (4 personas)

- 2 berenjenas
- 3 calabacines
- 1 cebolla
- 2 pimientos verdes
- 1 pimiento rojo
- 3 tomates muy maduros
- 3 dientes de ajo
- Sal
- Aceite de oliva virgen
- Pimienta negra
- Azúcar
- Calabaza (opcional)
- Patatas (opcional)
- Huevos (opcional)

Preparación:
Pelamos los calabacines y las berenjenas, a las que les quitamos el pedúnculo. Limpiamos el resto de ingredientes y le quitamos los rabitos también a los pimientos.  Pelamos los ajos y laminamos. Quitamos la piel a los tomates y reservamos.

Aunque en muchos sitios se les agrega luego patatas fritas a dados, huevo o calabaza haciendo el refrito, en esta ocasión os lo pongo como se ha hecho en casa toda la vida. A veces también le hemos puesto todo lo demás, pero la forma más común y el pisto en sí lo vamos a hacer sin esos ingredientes.

En una sartén grande echamos un fondo generoso de aceite de oliva virgen y ponemos a fuego medio.
Si tenemos ya los ingredientes cortados, mucho mejor, pero si no, los cortamos todos a dados, absolutamente todos.Primero ponemos los dientes de ajo laminados un par de minutos y agregamos la cebolla, sofreímos e iremos haciendo la misma operación con el resto, es decir; añadimos luego los pimientos, al poco las berenjenas y los calabacines. Daremos vueltas y pasados unos minutos añadimos los tomates cortado a dados también y salpimentamos.

Iremos dando vueltas y dejando que el tomate suelte jugo. Para que no amargue luego, añadiremos una cucharadita de azúcar. Removemos con cariño hasta que estén todos los ingredientes blandos. Una vez terminado, tapamos y dejamos reposar para que mezclan bien los sabores.

En este momento es cuando podemos agregar las patatas fritas a dados o poner en unas cazuelas y añadir un huevo por encima que terminamos de cuajar en el horno.

Siempre intentar presentar este plato en cazuelas, a no ser que vaya como acompañante de otro ingrediente principal. Está para mojar pan. Bon appétit!

21 agosto 2015

0

Garbanzos con choco

Garbanzos con choco

Garbanzos con choco. Os enseño a preparar este plato increíblemente rico de garbanzos con choco para que lo disfrutéis en familia. Es un plato contundente y típico de épocas de otoño e invierno, aunque os he de confesar que los he preparado en pleno agosto. Es que yo soy de mucho cuchareo y me encanta un potaje, que se le va a hacer.. En cuanto a la receta no tiene ninguna dificultad, lo único, que si vivimos en zonas donde el agua tiene mucha cal, intentaremos poner los garbanzos en remojo con agua embotellada. De esa forma se ponen más blandos. Los ingredientes como los chocos, o incluso si los queréis hacer con chipirones, lo podéis encontrar en cualquier supermercado o pescadería de vuestro barrio, así que ¿Os apetece un plato?

Garbanzos con choco


Dificultad: baja
Coste: bajo

Ingredientes: (4-6 personas)

- 300 gramos de garbanzos de calidad
- 1 choco mediano (sepia)
- 1 cebolla
- 6 dientes de ajo
- 1 pimiento rojo
- 1/2 kilo de tomates maduros
- 3 patatas medianas
- Azafrán en hebras
- 2 hojas de laurel
- Pimienta negra en grano
- Cilantro en grano
- Comino en grano
- 1 guindilla o cayena
- Sal
- Aceite de oliva virgen

Preparación:
Lo primero que hacemos la víspera es poner los garbanzos en remojo. Ya os he comentado el tema del agua, a más cal, menos blandos estarán. Los dejamos toda la noche en remojo.

Al día siguiente empezamos a preparar nuestro platazo de garbanzos con choco. Digo choco porque vamos a utilizar uno, pero vamos, podéis poner todos los que queráis jeje. Lo primero es limpiar el choco bien, aunque se lo podéis decir a el pescadero y os lo hace sin problemas. Una vez está limpio, lo cortamos a tiras o en daditos, que es como yo lo hice. En dados medianos, un poco más grandes que los garbanzos. Luego encojen, así que cortarlos un poco más grandes. Reservamos.

Pelamos los tomates y los cortamos en dados. Reservamos. Os dejo el enlace de cómo escaldar tomates por si tenéis un día que pelar mucha cantidad. En este caso podéis hacerlo a mano sin problemas.

Vamos a hacer ahora una muñequilla con una cucharada de pimienta negra, una y media de comino, una de cilantro las hojas de laurel partidas y una guindilla o cayena. Podéis ver cómo hacer las especias para caracoles en el enlace. Es casi igual. La muñequilla es solo un trozo de gasa o paño fino en el que vamos a envolver las especias para que no se mezclen con los alimentos.

muñequilla tostar-el-azafran

En una olla rápida ponemos un fondo con aceite de oliva a fuego medio. Agregamos la cebolla cortada en brunoisse, y dejamos que tome un poco de color. Añadimos medio pimiento rojo en dados y dejamos que se vayan pochando. Pasados unos minutos agregamos unas hebras de azafrán y tostamos para que suelten aroma y sabor. No las queméis, es solo unos segundos.

Añadimos ahora el choco cortado a nuestro gusto y refreímos. Dejamos un par de minutos. Añadimos un poco de sal.

Echamos los tomates cortados que teníamos preparados y la muñequilla. Dejamos que vayan soltando agua. Mientras, pelamos las patatas y las cascamos en trozos pequeños, no muy grandes. Luego os explico.

añadir-el-choco-cortado agregar-la-muñequilla
añadir-agua agregar-los-garbanzos

Cuando se ha refrito el tomate, añadiremos las patatas cascadas y cubriremos con agua. El motivo de cascar las patatas más pequeñas es que cuando estén tiernas y empecemos a mover la olla, se deshacen y nos van a engordar o espesar el plato sin necesidad de ningún otro ingrediente. Llevamos a ebullición.

Una vez está caliente y casi hirviendo añadiremos los garbanzos. Cerramos la olla y los dejamos durante 20 minutos. Pasado ese tiempo, abrimos con cuidado y movemos la olla, al estilo de las abuelas, el menear la olla en forma de círculos. De esa forma la patata se va deshaciendo y espesando el caldo poco a poco.

Seguramente tendréis bastante caldo, así que lo dejáis a fuego bajo-medio que se vaya consumiendo con el típico chup, chup, y volver a mover de vez en cuando. Una vez está el caldo a vuestro gusto, apartamos y dejamos reposar que tome todos los sabores. Rectificar de sal si es necesario y listo para servir. Bon appétit!