18 abril 2015

Buñuelos de calabacín

Buñuelos de calabacín

¿Sabéis cómo se preparan los buñuelos de calabacín? Si no lo sabéis, os presento hoy estos buñuelos de calabacín caseros, muy fáciles de preparar y que le van a encantar, sobre todo, a los más pequeños de la casa. Su textura es de lo más suave y el exterior doradito y crujiente pero sin llegar a pasarnos, lo que los hace irresistibles y nunca sobre ninguno en la mesa. Como sabéis hay varios tipos de buñuelos, entre ellos los más simples, buñuelos de viento, los de calabaza o los de bacalao, pero hoy os enseño esta receta para que os animéis a hacerlos en casa ya que están riquísimos. ¿Te vas a atrever a hacer estos buñuelos de calabacín caseros? ¿Tienes algún tipo de buñuelo preferido?

Buñuelos de calabacín


Dificultad: baja
Coste: bajo

Ingredientes: (4 personas)

- 1-2 calabacines
- 2 huevos frescos
- 4 dientes de ajo
- 200 gramos de harina de trigo
- 1/2 vaso de leche entera
- 1 sobre de levadura química de repostería
- Sal
- Pimienta molida
- Perejil fresco
- Aceite para freír los buñuelos


Preparación de los buñuelos de calabacín:


En un bol o recipiente ponemos el calabacín, pelado y rallado. Utilizad el rallador grande, el pequeño es demasiado fino. Agregamos los dos huevos y batimos, aunque podemos echarlos batidos ya, pero por ahorrar cacharros y más platos sucios. Añadimos los ajos picados junto al perejil fresco también picado muy fino.

A continuación agregamos una cucharilla y media de levadura química, un poco de sal, pimienta, la leche y la harina. Mezclamos bien hasta que la masa esté homogénea. No tiene que quedar espesa, si pasa eso le agregamos un poco más de leche, pero tampoco tiene que quedar líquida. Una cosa intermedia.

Calentamos el aceite en una cacerola mediana. Esto es mejor ya que vamos a necesitar profundidad y los buñuelos quedarán mejor que con una sartén. Cuando el aceite está a una temperatura no demasiado alta, podemos freírlos poniendo cucharadas en el aceite. Si veis que se quema demasiado rápido es que la temperatura es muy alta, lo bajáis un poco. Los buñuelos tienen que tomar un color agradable y tostado, al mismo tiempo que se tiene que hacer la verdura por dentro, por eso no conviene una temperatura alta, se quemarán y estarán crudos en su interior.

Una vez listos nuestros buñuelos de calabacín, los ponemos sobre papel absorbente para eliminar el exceso de aceite y a comer calentitos. Bon appétit!

4 comentarios:

  1. Los buñuelos salados de cualquier cosa, en casa gustan también mucho de espinacas de bacalao... pero estos de calabacín tienen que estar...
    Un saludo de las chicas de Cocinando con Las Chachas

    ResponderEliminar
  2. Yo les echo también bonito y están buenisimoos!!! Enhorabuena por el blog os sigo hace unas semanas y ya he echo algunas de vuestras recetas,están de rechupete!!

    ResponderEliminar
  3. Respuestas
    1. Gracias por el comentario sobre los buñuelos de calabacín. Me alegra que te gustaran. Saludos!

      Eliminar

Siempre se agradecen los comentarios, es una forma de animar a seguir escribiendo. Gracias!