25 mayo 2015

1

Flamenquines cordobeses

Flamenquines cordobeses

Receta de flamenquín cordobés. Los flamenquines cordobeses son una de las recetas de la gastronomía de la provincia de Córdoba más famosa junto a su salmorejo. En este caso un plato muy sencillo de preparar a base de carne y jamón que enrollamos y luego vamos a freír después de pasar por huevo. Hay muchas versiones, como en todo en la cocina, a algunos flamenquines le añaden queso, o incluso está la versión fácil, con jamón cocido y queso. El truco siempre está en no dejarlos mucho tiempo, lo suficiente para que la carne se haga y quede jugoso. Si lo dejamos demasiado no queda tan bueno. Os dejo la receta más conocida y consumida en Córdoba pero siempre con la elección de añadirle lo que queráis. Espero que os guste!

Flamenquines cordobeses


Dificultad: baja
Coste: bajo

Ingredientes:

- Carne de cinta de lomo de cerdo (2-3 por persona)
- Jamón serrano (1 loncha por cada flamenquín)
- Pan rallado
- Huevos
- Sal
- Aceite de oliva para freír

Preparación:
Os voy a explicar como se hacen y ya la cantidad depende de vosotros, pero calculo que con dos o tres por personas está bien. Yo los he acompañado con unas patatas fritas, una lechuga cortada muy fina y unos dientes de ajo fritos por encima. Les da un toque realmente rico! Por cierto, si por lo que sea no tenéis los filetes de cerdo a mano pero os apetece hacerlos, siempre podéis hacer estos flamenquines de jamón cocido y queso o los flamenquines de carne picada.

Quitamos la grasa que puedan tener los filetes de cerdo y los ponemos sobre film transparente. Cubrimos y golpeamos para partir las fibras, de ese modo extendemos y agrandamos los filetes y partimos las fibras para que estén mucho más blandos.

Una vez los tenemos todos, ponemos una loncha de jamón serrano en cada uno sin quitarles la parte grasa y enrollamos bien pegados. Ahí viene la variante de poder meterle queso, por ejemplo. Cerramos bien.

poner-el-jamon-encima-de-la-carne enrollar-los-flamenquines

Batimos uno o dos huevos en función al número de flamenquines que vayamos a hacer. Los pasamos por el huevo batido con un poco de sal y luego por el pan rallado.

Calentamos la sartén con abundante aceite de oliva y los freímos a no demasiada temperatura, para que se hagan pero sin quemarse. Aquí está la clave de que os salgan jugosos. No pasaros con la fritura. Los ponemos en papel absorbente y listo.

Como os he comentado yo les puse unas patatas fritas, una lechuga en juliana y unos ajos fritos por encima. Bon appétit!

No dejéis que se pongan demasiado quemados ya que pierden mucho jugo y no quedan sabrosos. El aceite que no esté demasiado fuerte, en un punto medio de fritura.

1 comentario:

  1. ¡Qué buenos! Como me gusta Córdoba!! jjj Y el acompañamiento ideal ¡Un abrazo!

    ResponderEliminar

Siempre se agradecen los comentarios, es una forma de animar a seguir escribiendo. Gracias!