Te recomendamos

16 mayo 2015

0

Milhojas de patata con salmón ahumado y salsa de cabrales

Milhojas de patata con salmón ahumado

Hoy os enseño a preparar unas milhojas de patata con salmón ahumado y salsa de cabrales. Son un plato frío, irresistible y lleno de sabor, que podemos preparar en cualquier momento y que nos va a sorprender por sus texturas y matices . Visualmente es muy llamativa en su presentación, y con un sabor realmente bueno que nos otorga su salsa de cabrales, unos encurtidos que vamosa  utilizar, y a la que vamos a incorporar también, una textura crujiente de la zanahoria cruda. Es ideal para día de calor, como entrante, o primer plato.  Siempre podéis sustituir el queso cabrales por uno más económico, como el queso azul, pero sea el queso que sea, está buenísimo. ¿Os apetece pegarle un bocado?

Milhojas de patata con salmón ahumado y salsa de cabrales


Dificultad: baja
Coste: bajo-medio

Ingredientes: (4 personas)

- 6 patatas medianas
- 150 gramos de salmón ahumado
- 1 lechuga
- Mayonesa
- Nata para cocinar
- Queso cabrales
- Perejil fresco
- 1 zanahoria
- 4 pepinillos en vinagre pequeños
- Sal

Preparación:
Cocemos las patatas con piel y limpias en abundante agua con sal. Cuando están tiernas, retiramos del fuego, quitamos el agua y reservamos para que se enfríen un poco.

Picamos dos hojas de lechuga muy finamente. Rallamos la zanahoria con un rallador y laminamos los pepinillos. El salmón ahumado lo cortamos a tiras y reservamos.

En un recipiente o bol, ponemos ocho cucharadas de mayonesa, un chorro de nata para cocinar y un par de cucharadas de agua fría. Mezclamos bien para que se forme una salsa homogénea. Agregamos un poco de sal, un trozo pequeño de queso cabrales (aproximadamente una cuchara ya que no tenemos que pasarnos con el sabor, es solo darle un toque) Si no tenéis queso cabrales, podéis utilizar queso azul, por ejemplo. Seguimos mezclando mientras añadimos los pepinillos laminados muy finos y la zanahoria rallada. El último toque se lo vamos a dar incorporando perejil picado a toda la salsa. Rectificamos de sal si hace falta.

Si vemos que está algo espesa, iremos añadiendo poco a poco agua fría hasta conseguir una salsa menos densa pero sin llegar nunca a que esté líquida. Reservamos en el frigorífico.

Pelamos las patatas y las cortamos en rodajas con cuidado de no partirlas y con un grosor de medio centímetro, aproximadamente. Emplatamos poniendo una rodaja de patata, un poco de lechuga picada, otra rodaja de patata, tres o cuatro tiras de salmón ahumado, otra rodaja de patata, un poco de lechuga, de nuevo otra rodaja de patata, salmón y una última capa de patata.

Terminamos el plato agregando la salsa por encima de la milhoja y dejando de caiga por los lados. Servimos fría. Bon appétit!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Siempre se agradecen los comentarios, es una forma de animar a seguir escribiendo. Gracias!