21 agosto 2015

0

Garbanzos con choco

Garbanzos con choco

¿Quieres preparar un guiso de garbanzos con choco fácilmente?. Os enseño a preparar este plato increíblemente rico de garbanzos con choco o también llamado menudo de chocos para que lo disfrutéis en familia. Es un plato contundente y típico de épocas de otoño e invierno, aunque os he de confesar que los he preparado en pleno agosto. Es que está muy bueno y me encantan los guisos, tengo que reconocerlo. Yo soy de mucho cuchareo y me encanta un potaje, que se le va a hacer.. En cuanto a la receta no tiene ninguna dificultad, lo único, que si vivimos en zonas donde el agua tiene mucha cal, intentaremos poner los garbanzos en remojo con agua embotellada. De esa forma se ponen más blandos. Los ingredientes como los chocos, o incluso si los queréis hacer con chipirones, lo podéis encontrar en cualquier supermercado o pescadería de vuestro barrio, así que ¿Os apetece un plato de garbanzos con choco?

Garbanzos con choco o menudo de chocos


Dificultad: baja
Coste: bajo

Ingredientes: (4-6 personas)

- 300 gramos de garbanzos de calidad
- 1 choco mediano (sepia)
- 1 cebolla
- 6 dientes de ajo
- 1 pimiento rojo
- 1/2 kilo de tomates maduros
- 3 patatas medianas
- Azafrán en hebras
- 2 hojas de laurel
- Pimienta negra en grano
- Cilantro en grano
- Comino en grano
- 1 guindilla o cayena
- Sal
- Aceite de oliva virgen


Preparación de garbanzos con choco:


Lo primero que hacemos la víspera es poner los garbanzos en remojo. Ya os he comentado el tema del agua, a más cal, menos blandos estarán. Los dejamos toda la noche en remojo.

Al día siguiente empezamos a preparar nuestro platazo de garbanzos con choco. Digo choco porque vamos a utilizar uno, pero vamos, podéis poner todos los que queráis jeje. Lo primero es limpiar el choco bien, aunque se lo podéis decir a el pescadero y os lo hace sin problemas. Una vez está limpio, lo cortamos a tiras o en daditos, que es como yo lo hice. En dados medianos, un poco más grandes que los garbanzos. Luego encogen, así que cortarlos un poco más grandes. Reservamos.

Pelamos los tomates y los cortamos en dados. Reservamos. Os dejo el enlace de cómo escaldar tomates por si tenéis un día que pelar mucha cantidad de tomates. En este caso podéis hacerlo a mano sin problemas.

Vamos a hacer ahora una muñequilla con una cucharada de pimienta negra, una y media de comino, una de cilantro las hojas de laurel partidas y una guindilla o cayena. Podéis ver cómo hacer las especias para caracoles en el enlace. Es casi igual. La muñequilla es solo un trozo de gasa o paño fino en el que vamos a envolver las especias para que no se mezclen con los alimentos.

muñequilla tostar-el-azafran

En una olla rápida ponemos un fondo con aceite de oliva a fuego medio. Agregamos la cebolla cortada en brunoisse, y dejamos que tome un poco de color. Añadimos medio pimiento rojo en dados y dejamos que se vayan pochando. Pasados unos minutos agregamos unas hebras de azafrán y tostamos para que suelten aroma y sabor. No las queméis, es solo unos segundos.

Añadimos ahora el choco cortado a nuestro gusto y refreímos. Dejamos un par de minutos. Añadimos un poco de sal.

Echamos los tomates cortados que teníamos preparados y la muñequilla. Dejamos que vayan soltando agua. Mientras, pelamos las patatas y las cascamos en trozos pequeños, no muy grandes. Luego os explico.

añadir-el-choco-cortado agregar-la-muñequilla
añadir-agua agregar-los-garbanzos

Cuando se ha refrito el tomate, añadiremos las patatas cascadas y cubriremos con agua. El motivo de cascar las patatas más pequeñas es que cuando estén tiernas y empecemos a mover la olla, se deshacen y nos van a engordar o espesar el plato sin necesidad de ningún otro ingrediente. Llevamos a ebullición.

Una vez está caliente y casi hirviendo añadiremos los garbanzos. Cerramos la olla y los dejamos durante 20 minutos. Pasado ese tiempo, abrimos con cuidado y movemos la olla, al estilo de las abuelas, el menear la olla en forma de círculos. De esa forma la patata se va deshaciendo y espesando el caldo poco a poco.

Seguramente tendréis bastante caldo, así que lo dejáis a fuego bajo-medio que se vaya consumiendo con el típico chup, chup, y volver a mover de vez en cuando. Una vez está el caldo a vuestro gusto, apartamos y dejamos reposar que tome todos los sabores. Rectificar de sal si es necesario y listo para servir nuestro guiso de garbanzos con choco. Bon appétit!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Siempre se agradecen los comentarios, es una forma de animar a seguir escribiendo. Gracias!