25 octubre 2015

0

Aceitunas aliñadas caseras



Receta de aceitunas aliñadas caseras para que las disfrutéis en familia. ¿Quieres saber cómo se aliñan las aceitunas? El proceso es lento, pero os aseguro que merece la pena. En cuanto a los aliños, podréis ir cambiando ingredientes según os gusten más o menos. En Andalucía se han preparado toda la vida en casa, cada uno con su toque personal y variedad preferida de aceitunas. Yo las hice con las que dan mis propios olivos, que no son muchos, pero lo suficiente para poder degustarlas en casa. A mí me encantan y más si son caseras. Es como las pipas, no puedes parar y te comes una detrás de otra. ¿A vosotros cuál es el aliño que más os gusta?

Aceitunas aliñadas caseras



Dificultad: baja
Coste: bajo

Ingredientes:

- 2-3 kilos de aceitunas verdes y negras
- 1-2 cabezas de ajo
- 1 Pimiento rojo de los de asar
- 1 Pimiento verde de los de asar
- 2 limones
- Orégano
- Tomillo
- Sal
- Vinagre de vino
- Aceite de oliva

Preparación:
No os he puesto ninguna variedad de aceitunas porque dependerá de la zona en la que nos encontremos que haya de una u otro tipo. Normalmente podéis encontrar las aceitunas gordas verdes y negras. Pero ya os digo que podéis hacer el aliño con cualquier variedad en general.

Lo primero que haremos es partir las aceitunas una por una con un mazo. No vamos a quitarles los huesos, solo reventarlas para que abran. Hay sitios donde podéis comprar las aceitunas y las meten en una máquina que las abre. Normalmente suelen estar en las plazas de abasto. Introducen las aceitunas por la parte superior y salen por abajo ya abiertas y listas para que trabajemos con ellas. Si no las compráis ya abiertas, tendréis que abrirlas una a una. Es laborioso, pero es la única manera. Os recomiendo que os pongáis guantes, ya que mancha bastante.

Una vez las tenemos abiertas, tenemos que quitarles el amargor. Para ello vamos a ponerlas en agua hasta cubrirlas y sal gorda durante cinco días. ¿Cuanta sal le ponemos? Pues hay personas que hacen una prueba con un huevo, que es poner sal en el agua, y añadir hasta que el huevo empieza a flotar. Otra forma es simplemente añadir unos 150 gramos de sal por cada litro de agua. Los aliños son muy relativos, porque habrá a quien le gusten más saladas y a quién prefiera que estén menos. Como siempre os indico la forma de hacerlo y que ya luego vayáis adaptando la receta a vuestros gustos.

Pasados eso cinco días le cambiamos el agua. Y repetimos la operación esta vez cada dos días, pero iremos probando al mismo tiempo las aceitunas para ver si han perdido el amargor. Una vez están a nuestro gusto. Tiramos el agua y vamos a aliñarlas. Por cierto, cuidado con no utilizar utensilios de madera para moverlas y cogerlas porque se pueden poner zapateras, es decir, blandas.

Preparamos el aliño. Ya os he comentado que os digo como se hace y luego lo adaptáis a vuestro gusto. Para ello cortamos los limones en varios trozos, pelamos los dientes de ajo y aplastamos un poco para que abran. Cortamos los pimientos a tiras y dados. Reservamos.

En un recipiente de plástico, o una tinaja, olla o lo que tengamos, ponemos las aceitunas. Añadimos los limones, los dientes de ajo, los pimientos, un buen puñado de orégano, tomillo, un chorro de vinagre, dos cucharadas de aceite de oliva y un puñado de sal. Luego la sal la podremos rectificar. Cubrimos con agua y tapamos. Así la vamos a dejar por lo menos dos días, para que pillen bien el aliño.

Las probamos y podremos rectificar de sal, si están muy saladas le añadimos un poco de agua fría, y del resto de ingredientes que podremos añadir si nos gustan más fuertes. Una vez están a nuestro gusto, podemos comerlas y compartirlas con toda la familia. ¿Qué os parece la idea de hacerlas en casa? Bon appétit!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Siempre se agradecen los comentarios, es una forma de animar a seguir escribiendo. Gracias!