26 abril 2015

0

Potaje de garbanzos y judías de la abuela

Potaje de garbanzos y judías de la abuela

Os encantará este potaje de garbanzos y judías de la abuela por su sabor tradicional de toda la vida y lo sencillo que es de preparar. No me digáis que no se os hace la boca agua al ver este platazo con sus garbanzos, sus judías pintas, chorizo, morcilla y panceta carnosa. Plato casero cien por cien. Yo lo he preparado en una olla exprés, que es más rápido de hacer, pero también se puede hacer como toda la vida a fuego lento en una olla normal, con lo que necesitaríamos entre una hora y media y dos. ¿Conocéis el típico chup chup de toda la vida de los guisos? Pues eso lo conseguiremos para finalizar esta receta a fuego bajo. ¿Os animáis?

Potaje de garbanzos y judías de la abuela


Dificultad: baja
Coste: bajo

Ingredientes: (4-6 personas)

- 150 gramos de garbanzos
- 150 gramos de judías pintas
- 2 patatas
- 1 cebolla
- 2 tomates
- 1 zanahoria
- 1 trozo de calabaza
- 6 dientes de ajo
- 2 rebanadas de pan duro
- 1 trozo de panceta
- 1 chorizo
- 1 morcilla
- Aceite de oliva
- Pimentón de la Vera
- Sal
- Pimienta
- Comino en grano
- Azúcar
- 2 hojas de laurel

Receta garbanzos y judias de la abuela

Preparación:
La noche anterior ponemos en remojo los garbanzos y las judías. Ponemos una olla con un fondo de aceite a calentar. Freímos los ajos enteros y pelados junto con las rebanadas de pan. Cuando están bien fritos, apartamos la olla del fuego y los sacamos. Los ponemos en un mortero y agregamos al mortero una buena cucharada de pimentón de la Vera, sal, comino y pimienta. Majamos con el mortero muy bien y reservamos.

Picamos el resto de verduras menos la zanahoria que la cortamos en rodajas y la calabaza en dados. Ponemos la olla de nuevo al fuego y agregamos la cebolla picada. Refreímos unos minutos y añadimos el resto de verduras, la zanahoria, la calabaza y los tomates. Dejamos que se haga bien todo.

hacer-el-refrito añadir-los-garbanzos-judias-y-patatas
agregar-la-carne cubrir-de-agua
hervir-a-fuego-medio reducir-a-fuego-bajo

Pasado unos minutos, añadimos las patatas cascadas, dos hojas de laurel, los garbanzos y las judías. Añadimos a continuación la carne a trozos grandes. Removemos un poco y echamos el majado que teníamos reservado anteriormente. Movemos con cuidado unos minutos para hacer el pimentón. Agregamos a continuación agua fría y cubrimos un dedo por encima de todo.

Cerramos la olla y dejamos que hierva unos 15 minutos a fuego medio. Pasado ese tiempo, abrimos y vemos como está de caldo. Rectificamos de sal si hace falta y añadimos una cucharilla de azúcar para evitar el ácido de los tomates. Probamos si los garbanzos están listos y dejamos a fuego bajo para reducir el caldo a nuestro gusto.

Dejamos reposar antes de servir ya que se unifican e intensifica el sabor. Bon appétit!

18 abril 2015

2

Buñuelos de calabacín

Buñuelos de calabacín

¿Sabéis cómo se hacen los buñuelos? En esta receta os presento unos buñuelos de calabacín más que fáciles de hacer y que le van a encantar a los más pequeños de la casa. Su textura es de lo más suave y el exterior doradito sin llegar a pasarnos, lo que los hace irresistibles y nunca sobran. Como sabéis hay varios tipos, entre ellos los más simples, de viento, los de calabaza o los de bacalao, pero hoy os enseño esta receta para que os animéis a hacerlos en casa ya que están riquísimos.

Buñuelos de calabacín


Dificultad: baja
Coste: bajo

Ingredientes: (4 personas)

- 1 calabacín
- 2 huevos frescos
- 4 dientes de ajo
- 200 gramos de harina de trigo
- 1/2 vaso de leche entera
- 1 sobre de levadura química de repostería
- Sal
- Pimienta
- Perejil fresco

Preparación:
En un bol o recipiente ponemos el calabacín, pelado y rallado. Utilizad el rallador grande, el pequeño es demasiado fino. Agregamos los dos huevos y batimos, aunque podemos echarlos batidos ya, pero por ahorrar cacharros y más platos sucios. Añadimos los ajos picados junto al perejil fresco también picado muy fino.

A continuación agregamos una cucharilla y media de levadura química, un poco de sal, pimienta, la leche y la harina. Mezclamos bien hasta que la masa esté homogénea. No tiene que quedar espesa, si pasa eso le agregamos un poco más de leche, pero tampoco tiene que quedar líquida. Una cosa intermedia.

Calentamos el aceite en una cacerola mediana. Esto es mejor ya que vamos a necesitar profundidad y los buñuelos quedarán mejor que con una sartén. Cuando el aceite está a una temperatura no demasiado alta, podemos freírlos poniendo cucharadas en el aceite. Si veis que se quema demasiado rápido es que la temperatura es muy alta, lo bajáis un poco. Los buñuelos tienen que tomar un color agradable y tostado, al mismo tiempo que se tiene que hacer la verdura por dentro, por eso no conviene una temperatura alta, se quemarán y estarán crudos en su interior.

Una vez listos, los ponemos sobre papel absorbente para eliminar el exceso de aceite y listos para comer calentitos. Bon appétit!

17 abril 2015

Diez platos que podemos congelar para gente que trabaja fuera

Os dejo una relación de diez recetas para congelar perfectas para gente que trabaja fuera y que tiene que llevarse la comida en un tupper porque, o bien no sabe cocinar, o no tiene demasiado tiempo para ello. Todas estas recetas se pueden preparar con antelación para poder utilizar cuando queramos sin que pierdan sus propiedades y que sigan igual de ricos que cuando los hicimos. Solamente tendremos que sacarlos del congelador con anterioridad, como la noche antes, y al día siguiente calentarlos en el microondas, una cazuela o en el horno. Son perfectos para estudiantes o mujeres y hombres que se preocupan de sus parejas y que, aunque estén fuera, quieren que coman como en casa. Algunas de ellas las acompañamos de patatas fritas, que eso lo sabe hacer casi todo el mundo, o de una ensalada fresca si lo preferimos. No son todas ni mucho menos, pero os aportarán alguna idea. Espero que os gusten y os sirvan. ¿Y vosotr@s que otros platos dejáis preparados para vuestra familia?

esparragos-esparragados
Espárragos esparragados

Le dejaremos un poco más de caldo y no le agregaremos los huevos ya que eso lo haremos el día que vayamos a comerlo.

pechuga-de-pollo-rellena
Pechuga de pollo rellena

La dejamos cortada y congelamos. La salsa aparte. Solo tendremos que freír unas patatas y calentar el resto.
lasaña-de-carne
Lasaña de carne

Una vez gratinada la podemos congelar y simplemente calentamos en el microondas cuando vayamos a comer.
habas-con-alcauciles
Habas con alcauciles rellenos

Una vez listos, los congelamos. Simplemente calentar cuando vayamos a comerlos. Eso sí, no agregar patatas nunca.

croquetas-jamon-y-queso
Croquetas de jamón y queso

Una vez las tenemos ya empanadas y listas para freír, las congelamos. La noche anterior las ponemos a descongelar en la nevera y listas para freír.

atun-en-salsa
Atún en salsa

Una vez terminado, congelamos y cuando lo vamos a comer podemos acompañarlo de unas patatas fritas.
chipirones-rellenos
Chipirones rellenos

Los preparamos y congelamos una vez listos. Las patatas o la ensalada la hacemos el día que vamos a comerlos.

albondigas-con-tomate
Albóndigas con tomate

Una vez frías, congelamos y listas para comer cuando queramos. Solo las ponemos en un cazo o al microondas.
crema-de-verduras-al-cilantro
Crema de verduras al cilantro

Una crema que podemos congelar sin problemas y que está igual de rica al calentarla.
relleno-del-pimiento-con-bacalao
Pimientos rellenos de bacalao

Una gozada de plato que podemos preparar y luego comer gratinando o no el queso por encima.

07 abril 2015

0

Gelatina de coliflor verde con salsa de ajetes y queso azul

Gelatina de coliflor verde con salsa de ajetes y queso azul

Os enseño a preparar una gelatina de coliflor verde con salsa de ajetes y queso azul realmente rica, por su fantástico sabor de la salsa combinada con los taquitos de jamón con los que terminamos el plato y su textura que le otorgan las verduras y la gelatina. Un plato para servirlo frío y con la salsa bien caliente por encima. Muchos no conoceréis tanto la coliflor verde, y os comento que es una mezcla entre coliflor y brócoli. Yo he tenido la oportunidad de preparar este plato gracias a Frecamp, la empresa de frutas y verduras online donde hacer vuestras compras y os la envían en 24 horas para que las tengáis en casa como recién salidas del huerto. El plato en cuestión no es nada complicado, pero como trabajamos con gelatina, sabéis que tenemos que esperar un tiempo para que cuaje y terminarlo. Os va a encantar y para comerlo con los amigos es genial.

Gelatina de coliflor verde con salsa de ajetes y queso azul


Dificultad: baja-media
Coste: bajo

Ingredientes:

- 1 coliflor verde
- 1 zanahoria
- 1 patata
- 1 paquete de gelatina en lámina
- 4 ajetes frescos
- 1/2 cebolla
- 250 gramos de queso azul
- 1 bote de medio litro de nata para cocinar
- 150 gramos de jamón ibérico a taquitos
- Sal
- Pimienta molida

Preparación:
Lo primero que hacemos es limpiar las verduras y trocearlas. Una vez las tenemos, las ponemos en una olla con un litro de agua y sal a hervir a fuego medio con la tapadera. Va a perder líquido, por lo que las tendremos hirviendo unos 20 minutos y apartamos. El agua no la vamos a tirar ya que nos valdrá para hacer la gelatina. Ponemos el paquete entero de gelatina en láminas en remojo. El paquete en teoría es para un litro de líquido, pero ya habrá perdido parte de agua al hervir. Esto es importante ya que si no le echamos suficiente gelatina, no a a cuajar. Es preferible que tenga un poco menos de líquido.

Cocemos-las-verduras-con-sal
Dejar enfriar las verduras

Una vez la gelatina está blanda, la agregamos a las verduras con el líquido aún caliente. Lo llevamos a ebullición removiendo un minuto. Apartamos y echamos todo el contenido en un molde previamente forrado con papel film transparente. De esa forma nos aseguramos que vamos a desmoldar la gelatina perfectamente.

Poner-gelatina-en-remojo
Poner-en-un-mole-a-enfriar
Desmoldar
Preparar-la-salsa-con-los-ajetes-y-el-queso-azul

Como veis la receta es muy nutritiva y con nada de grasa, la única es la que llevará la salsa, pero siempre podéis poner otra a vuestro gusto. Una vez está en el molde la gelatina con las verduras, tapamos y las ponemos en el frigorífico, al menos cuatro horas para que cuaje bien.

Pasado ese tiempo, desmoldamos y vais a ver que las patatas al ser más pesadas se habrán ido al fondo. Luego quedan en la parte más alta al darle la vuelta al pastel. Si no os gusta como queda, podéis quitar las patatas y poner más zanahoria u otra verdura que os guste, como guisantes. A mí me gustó como queda y el sabor de la patata. Reservamos.

Para la salsa limpiamos los ajetes frescos y los picamos muy finos, al igual que hacemos con la media cebolla. Ponemos un cazo y pochamos con un par de cucharadas de aceite de oliva y otra cucharadita más pequeña de mantequilla. Una vez tienen un poco de color, agregamos el queso azul, removemos y a continuación la nata para cocinar.

Salpimentamos y removemos hasta que está todo el queso derretido. Apartamos y trituramos con la batidora. Una vez está lista la salsa podemos cortar la gelatina a láminas de un centímetro y medio de grosor y emplatar. Ponemos abajo la gelatina, la salsa por encima bien caliente y los taquitos de jamón para rematar por encima. Bon appétit!