Te recomendamos

29 junio 2015

0

Pijotas al horno en salsa de tomate y vinagreta de mostaza

Pijotas al horno en salsa de tomate y vinagreta de mostaza

Os enseño a preparar estas pijotas al horno en salsa de tomate, que tomará el sabor al pescado y rematadas con una vinagreta de mostaza que le dará un toque de fuerza al plato. Las pijotas se suelen hacer fritas pero creo que os gustará mucho prepararlas de esta forma diferente y que, cuando las probéis, os van a encantar. El truco de la receta está simplemente en eliminar todas las espinas ya que hay personas que en cuanto que se encuentran alguna ya no les hace tanta gracia y de esta forma hacemos ya por adelantado casi todo el trabajo. Dejamos el pescado limpio y solo se trata de degustar este fantástico y jugoso pescado blanco.

Pijotas al horno en salsa de tomate y vinagreta de mostaza


Dificultad: baja-media
Coste: bajo

Ingredientes:

- 1 kilo de pijotas frescas
- 1,5 kilos de tomates maduros
- 2 cebollas
- 6 dientes de ajo
- 1/2 vaso de vino blanco
- Vinagre blanco
- Orégano
- Perejil fresco
- Pimienta negra molida
- Mostaza
- Sal
- Aceite de oliva virgen

Preparación:
Antes que nada vamos a preparar el pescado, limpiarlo, si no lo hicieron en la pescadería y a continuación lo vamos a dejar sin espinas. Para ello sacaremos los lomos de las pijotas y quitaremos las espinas más pequeñas con un poco de paciencia. El trabajo invertido va a valer la pena al no encontrarnos espinas a la hora de comerlas. Reservamos los lomos y vamos a utilizar el resto para hacer un fumet con las espinas, las colas y las cabezas. Tratad y respetad el producto con cuidado, ya que tiene una carne muy fina y blanda.


La pijota es una pescadilla joven y de poco tamaño. También se las conoce en otro lugares como merlucilla o pijotilla.


En una cacerola pequeña con dos dedos de agua meteremos los restos con un poco de sal y llevamos a ebullición unos cinco minutos. Pasado ese tiempo reservamos el fumet.

A continuación ponemos el horno a calentar a 180 grados. En una bandeja para horno, echamos un poco de aceite y colocamos los tomates a rodajas y los ajos laminados, a continuación, las cebollas y un poco de sal y pimienta. Colocamos con cuidado las pijotas con la piel hacia arriba, espolvoreamos un poco de orégano, sal y tapamos con el resto de rodajas de tomate.

Tapar-con-otra-capa-de-tomates Reservar-las-pijotas
Separar-los-tomates Triturar-y-colar-la-salsa-de-tomate

Echamos por encima el vino y el fumet que teníamos listo con anterioridad. Metemos la bandeja en el horno y dejamos 25 minutos o hasta que los tomates empiecen a tostarse. Eso ya depende de vuestro horno. Sacamos y quitamos los tomates que estaban encima del pescado.

Con cuidado apartamos y reservamos los lomos. Echamos el contenido de tomate en el vaso de la batidora y trituramos muy bien. Colamos y ponemos a reducir en una cazuela a fuego bajo hasta las 3/4 partes. Os recomiendo que le pongáis una tapadera o algo porque suele salpicar.

Mientras, hacemos la vinagreta con tres partes de aceite de oliva, una de vinagre, otra de mostaza y perejil picado. Agregamos una pizca de sal. La vinagreta la hacemos mezclando bien todo y emulsionando el conjunto.

Una vez reducida la salsa, la ponemos como base, encima los lomos de las pijotas y sobre todo ello un chorro de la vinagreta de mostaza. Bon appétit!

26 junio 2015

0

Falsa morcilla de chocolate


Falsa morcilla de chocolate para engañar a todos y divertirnos un rato con este trampantojo. Lo que vamos a hacer es con estos ingredientes una morcilla que engañará a los comensales cuando la pongamos en un trozo de pan y al llevárselas a la boca tendrán una sorpresa mayúscula al ver que realmente no es una morcilla y que es un dulce. Yo hice la prueba en una reunión de amigos y al principio algunos no querían comerla por el colesterol, qué gracia, yo decía, ¿pero tienes problemas con el azúcar? Pruébala, que te vas a llevar una sorpresa! ¿Os animáis? Ahh no sobró nada, al final se la comieron toda en menos de lo que me imaginaba cuando se corrió la voz..

Falsa morcilla de chocolate


Dificultad: media
Coste: bajo

Ingredientes: (2-3 morcillas)

- 125 ml de leche entera
- 160 gramos de mantequilla
- 200 gramos de chocolate para postres
- 80 gramos de azúcar
- 50 gramos de almendras fritas
- 100 gramos de galletas tipo María
- Arándanos secos
- Azúcar glass

Preparación:
Vamos a ir haciendo cosas para dejarlas preparadas y así cuando tengamos el chocolate estará todo listo. Machacamos las almendras pero dejando trozos más grandes con el mortero. Reservamos.

Echamos en un recipiente las galletas tipo María y las partimos hasta dejar trozos pequeños. Añadimos a las galletas las almendras, que si queréis podéis poner también nueces para dar otro tipo de texturas. Ahí está el engaño ya que luego va a parecer la grasa blanca. Luego, ponemos los arándanos picados con el cuchillo para darle un toque de sabor a frutas. Si os gusta podéis hidratarlas un poco con ron, pero yo las puse así y quedaron genial. Reservamos.

Ponemos a fuego bajo-medio la leche. Cuando vaya calentándose, añadiremos la mantequilla. No utilicéis margarina, que al enfriar no se pone dura y nos interesa eso para luego que mantenga la forma.

Removemos hasta disolver por completo la mantequilla y añadimos el chocolate. Hacemos lo mismo hasta disolverlo. Ahora le toca el turno al azúcar. Removemos y disolvemos todo muy bien.

machacar-las-galletas machacar-las-almendras
agregar-los-arandanos derretir-la-mantequilla
agragar-el-chocolate disolver-bien-toda-la-mezcla

Ahora volcamos todo el contenido del chocolate en las galletas con los frutos secos y mezclamos bien. Tiene que quedar uniforme. Dejamos templar ya que tenemos que trabajar la forma y si está muy caliente no podremos. Tiene que estar casi frío.

Cuando ya se ha enfriado, ponemos film transparente y ahora llega el proceso de dar forma. Echamos un poco de la mezcla y hacemos la supuesta morcilla. Esto es un poco de paciencia y cerrar por los lados hasta que quede más o menos bien. No os preocupéis, luego vamos a terminar de darle forma en frío. Cerrar bien por los lados con un nudo.

agregar-el-chocolate-a-las-galletas poner-en-papel-film-para-dar-forma
cerrar-el-papel-film-por-los-lados dar-forma-una-vez-se-enfrian

Repetiremos el proceso según el número de morcillas que nos salgan y el grosor que le demos. A mí me gustaron más bien gruesas. Dan más el pego. Una vez las tenemos todas las llevamos al congelador y las dejamos 15 minutos. Pasado ese tiempo las sacamos  y van tomando cuerpo. Les volvemos a dar forma ya que, seguramente, se abran aplastado un poco. Volvemos a meterlas y esperamos otros 15-20 minutos. Repetimos el proceso hasta que ya tengan bien la forma y listo.

Las dejamos al menos cuatro o cinco horas en el congelador y cuando vayamos a servirlas, las espolvoreamos por encima con azúcar glass para simular el blanco del moho que suelen tener los embutidos. Las cortamos de un centímetro de grosor y las ponemos sobre una rebanada de pan. ¿Qué os parece? Bon appétit!

21 junio 2015

1

Tortilla con patatas chips o de bolsa

Tortilla de patatas chip o bolsa

Os enseño a hacer una tortilla con patatas chips o patatas de bolsa ya que he estado viendo que me visitáis bastante gente joven y buscáis recetas muy fáciles de hacer y que os gusten. En este caso esta tortilla con patatas de paquete es una de las más fáciles, o la más fácil que podéis hacer y socorrida. El resultado está bastante bien de sabor, al fin y al cabo siguen siendo patatas. El grosor de la tortilla o la forma ya es cosa vuestra, por ejemplo, si utilizáis una sartén pequeña, siempre os saldrá un poco más gruesa que al utilizar una sartén más ancha y también la podéis hacer al estilo francesa y doblada. Yo esta la hice fina y redonda y estaba muy rica. ¿Soléis hacer esta tortilla de patatas de bolsa o al estilo tradicional?

Tortilla de patatas chips o de bolsa


Dificultad: muy baja
Coste: muy bajo

Ingredientes: (para una persona)

- 2 huevos frescos
- 1 bolsa de patatas chips normales
- Aceite de oliva

Preparación:
Vais a ver que la preparación es tan simple como el mecanismo de un chupete. El resultado ya os lo he comentado, es una tortilla muy socorrida si no tenemos ni idea de cocina o no tenemos nada de tiempo y se nos apetece una tortilla de patatas. A ver qué opináis luego en los comentarios. Seguro que más de un@ la ha comido. Siempre podéis hacer la tortilla de patatas con cebolla tradicional de toda la vida o alguna variante como una tortilla de verduras y para los más osados, la tortilla de espaguetis. ¿Sabéis que también se puede hacer una tortipizza de pollo?

Batimos los huevos en un recipiente o un plato hondo. Si las patatas tienen sal, no le vamos a agregar más a los huevos. Las patatas que yo utilizo son las clásicas fritas de toda la vida, pero si os gustan las onduladas con sabores, como a jamón, queso, etc,.. las podéis utilizar igualmente.


Metemos las patatas en los huevos batidos y aquí es donde tenemos que esperar un poco para que las patatas se pongan blandas. Removemos un poco y en dos o tres minutos ya están listas.

Ponemos la sartén con un poco de aceite, no mucho y simplemente hacemos la tortilla a nuestro gusto. La doramos bien y listo. Bon appétit!

14 junio 2015

Flores de calabaza rellenas en tempura

Flores de calabaza rellenas en tempura

Hoy os presento esta receta de flores de calabaza, en concreto flores de calabaza rellenas en tempura. ¿Nunca las habéis probado? Pues os va a sorprender porque es un plato muy fácil de hacer y con un resultado más que rico. Puede parecer algo raro, pero como sabréis hay muchísima variedad de flores que se utilizan en la gastronomía y las de calabaza nos brindan la oportunidad, por su tamaño, de rellenarlas muy sutilmente como eh esta ocasión hice yo, con un queso suave para luego meterlas en tempura y freírlas. La presentación es de lo más singular y siempre podéis utilizarlas para comerlas en plan aperitivo o para decoración o complemento de otros platos. Yo tengo la suerte de tener calabazas sembradas pero el que no las tenga, creo que hay supermercados en las que se venden. Son muy delicadas, así que trabajad con cuidado y tened en cuenta que si las compráis no os van a durar más de un día o día y medio frescas en agua dentro de la nevera. Una vez las tenéis os recomiendo que las preparéis en seguida. ¿Ya las habíais probado antes? ¿Alguien sabe donde se venden?

Flores de calabaza rellenas en tempura


Dificultad: baja
Coste: bajo-medio

Ingredientes:

- Flores de calabaza
- Queso de untar
- Harina de trigo
- Levadura química
- Sal
- Aceite de oliva para freír


Preparación:
Lo primero que haremos es limpiar con cuidado las flores de calabaza con abundante agua, por si tienen restos de tierra o algún bichito por dentro. Abrimos la flor con cuidado y vamos a quitar el pistilo que tienen todas dentro y vamos a cortarlas para eliminar los tallos. Si veis la foto os queda más claro seguro, aunque no tiene dificultad.

Quitar pistilos y tallos y rellenar las flores de calabaza

A continuación con una cucharilla de café vamos a introducir un poquito de queso de untar pero podéis ponerle si os apetece un poquito de queso azul para darle un toque de sabor más fuerte.

Preparamos la tempura de la forma más simple pero siempre con agua fría de la siguiente forma. Ponemos un par de cucharadas de harina en un recipiente y añadimos una pizca de sal y agua. El agua la pondremos poco a poco hasta formar una pasta espesa. Aquí podemos también agregarle una pizca de bicarbonato o un poco de levadura química. Eso hará que esponje mucho más la masa. Si queréis saber cómo hacer unas verduras en tempura os dejo la receta. Una vez está homogénea ponemos una sartén con abundante aceite en el fuego y a temperatura media.

Introduciremos las flores de calabaza rellenas dentro de la tempura hasta cubrirlas por completo y las freímos hasta que tomen un poco de color. Una vez listas, las ponemos sobre papel absorbente para eliminar el exceso de aceite y las presentamos. Las serviremos acabadas de freír, ya que corremos el riesgo de que la masa se ponga blanda con el tiempo y pierdan el crujiente. Bon appétit!

12 junio 2015

0

Sándwich mixto

Sándwich mixto

El sándwich mixto es el rey indiscutible de los aperitivos por sus ingredientes tan básicos, accesibles y económicos. Todo ello no le quita valor a este sándwich o emparedado, que es como tendría que llamarse en español, que hacemos con dos simples rebanadas de pan de molde. Por regla general a mi me suele gustar mucho más el pan de molde con corteza, y que os recomiendo para esta receta, mejor que hacerlo con un pan sin corteza. Yo os lo recomiendo, pero para gustos, los colores, ya sabéis. En muy poco tiempo los jóvenes y no tan jóvenes tendréis este rico sándwich mixto preparado para cualquier ocasión. Muchos ya lo conoceréis, pero os dejo la receta a los que nunca lo han preparado o pueden tener dudas de cómo hacerlo.

Sándwich mixto


Dificultad: muy baja
Coste: muy bajo

Ingredientes: (por cada sándwich)

- 2 rebanadas de pan de molde con corteza
- 1 loncha de jamón cocido
- 1 lámina de queso
- Mantequilla
- Ketchup (opcional)

Preparación:
Untamos las dos rebanada de pan con un poco de mantequilla. No por los dos lados, solo un lada de cada rebanada que serán las partes exteriores. Dentro ponemos una loncha de jamón cocido y la lámina de queso. Podéis poner queso en barra o de láminas, ahí os dejo a vuestro gusto, aunque a mí me gusta más el que se corta de barra ya que está un poco más salado.

Ponemos una sartén o plancha a calentar y simplemente doramos por los dos lados. Ponemos un poco de ketchup en su interior, que a mí me gusta mucho el toque que le otorga y está más jugoso si cabe y listo. A comer. ¿Fácil verdad? Pues si os apetece podéis pararos y ver otras recetas como el Sándwich de pollo o un fantástico California Club Sándwich americano que ya vais a alucinar con lo ricos que están. Bon appétit!

02 junio 2015

0

Salmonetes fritos con patatas revolconas

Salmonetes fritos con patatas revolconas

Os enseño hoy a preparar unos salmonetes fritos con patatas revolconas como acompañamiento. Una receta fácil, una receta sana y que es ideal para niños o mayones. Si lo vamos a preparar para que lo coman los niños, lo mejor es quitarle los lomos y dejar solo la carne, sin espinas. Si lo hacemos para los más mayores podemos comerlos simplemente fritos tal cual. Los salmonetes son uno de los pescados más jugosos y con un sabor más característico que los hace inconfundibles y realmente deliciosos que encima admite más preparaciones como son salmonetes al horno o a la plancha.

El pescado en sí no tiene ninguna preparación en especial, a no ser, como os he comentado antes que le quitemos los lomos para que lo coman los más peques de la casa. En el interior, pegado a la espina central una vez le hemos quitado las tripas, encontraremos una pequeña vena que quitaremos con el mismo dedo bien y limpiaremos con agua. No hay ningún problema si lo consumimos en el momento, pero si lo dejamos más tiempo, esa sangre que está ahí, hará que el pescado se nos ponga más rápidamente malo. Otro consejo es que no os paséis con la fritura, ya que si lo hacemos, se nos quedará seco y sin jugo, con lo cual perderá mucho en sabor y textura. Os dejo la receta para que probéis este magnífico plato que os va a encantar y encima con una presentación espectacular en la mesa.

Salmonetes fritos con patatas revolconas



Dificultad: baja
Coste: bajo

Ingredientes: (4 personas)

- 1-2 salmonetes por persona medianos
- 3 patatas
- Sal
- Pimentón de La Vera dulce
- Pimentón de La Vera picante
- 3 dientes de ajo
- Harina para freír pescado
- Aceite de oliva
- Mantequilla

Preparación:
Como os he comentado antes, limpiamos y quitamos las escamas a los salmonetes y reservamos con un poco de sal por encima. Si es para los niños le quitaremos los lomos y nos quedaremos solo con la carne, de esta forma no se encontrarán espinas en el plato y es mucho mejor para ellos.

A continuación, hacemos el acompañamiento, ya que si lo preparamos al revés, se enfriaría el pescado. Vamos a hacer un puré de patatas revolconas. Os he dejado el enlace para que veáis cómo se hace la receta original, pero es muy fácil el que vamos a hacer para este acompañamiento y un poquito diferente.

Cocemos las patatas limpias y una vez listas, las pelamos y estrujamos con un tenedor en un recipiente. Agregamos un poco de mantequilla y sal. Agregamos dos cucharadas de pimentón de La Vera dulce y una del picante. Mezclamos y reservamos.

Agregar el pimenton para las patatas revolconas
Harinar los salmonetes

Pelamos los ajos y laminamos. Freímos sin que lleguen a quemarse y reservamos.

Ahora pasamos el pescado por harina y los freímos en una sartén con abundante aceite de oliva. Como os dije antes, tampoco dejarlos mucho tiempo, tienen que quedar bien fritos pero jugosos. Los pasamos a papel absorbente para eliminar el exceso de aceite y emplatamos con el puré de patatas junto a los salmonetes y unos cuantas láminas de ajo fritas por encima. Yo también le puse unas vainas de judía cocidas, pero es opcional. Si las patatas se enfriaron un poco, las podéis calentar en el microondas y que todo salga caliente. Bon appétit!