28 enero 2016

0

Coliflores gratinadas con bacon

Coliflores gratinadas con bacon

Coliflores gratinadas con bacon. Las coliflores gratinadas son muy fáciles de preparar y encima, en esta receta, le vamos a poner bacon con el que vamos a dar sabor y una salsa de tomate frito para que esté mucho más jugoso si cabe. Alguno pensará que lo suyo es poner bechamel por encima pero os voy a enseñar a hacerla mucho más rápida todavía. Es casi una comida exprés podíamos decir. Un plato más que jugoso con sus coliflores tiernas, la salsa, el sabor del bacon, su queso y su gratinado, (que ahora os diré como hacerlo muy rápido). Una delicia, vamos. Si tenéis poco tiempo en la cocina, os lo recomiendo. Lo podemos hacer incluso en porciones más pequeñas y las presentamos en plan tapa. ¿Buena idea, no?

Coliflores gratinadas con bacon


Dificultad: baja
Coste: bajo

Ingredientes: ( 4 personas)

- 1 coliflor
- 250 gramos de bacon
- 1 bote de mayonesa
- 1 bote de tomate frito
- Queso rallado (el que más nos guste que sea potente de sabor, como un queso curado)
- Sal
- Aceite de oliva
- Pimienta negra molida
- Perejil picado

Preparación:

Os voy a enseñar lo fácil que es. Primero cocemos con sal la coliflor ya limpia y partida a trozos grandes. Pondremos dos o tres trozos por persona. No dejéis que se ponga excesivamente tierna, digamos que un poco 'al dente' como las pastas. También porque a la hora de trabajar con ellas no se rompen. Si están demasiado blandas se parten.

Yo he utilizado cazuelas de barro. Pero podéis utilizar un plato hondo si no las tenéis a mano. De todas formas yo os recomiendo que compréis algunas porque vienen geniales para este tipo de platos o incluso para una sopa francesa de cebollas o un estupendo pisto manchego .

Coliflores gratinadas con bacon

Ponemos dos o tres trozos en el centro por persona. Ahora echamos un chorro de aceite de oliva por encima y esparcimos el bacon picado por el plato. Ponemos un poco de pimienta molida y encima de las coliflores echamos un par de cucharadas soperas de mayonesa. (Ya veis lo fácil que nos ha sido preparar el gratinado jugoso por encima). Esparcimos con ayuda de una cuchara y espolvoreamos con queso recién rallado y perejil picado.

Metemos las cazuelas en el horno el tiempo suficiente como para que los alimentos tomen calor y quede la superficie gratinada. Sacamos del horno y listas para comer. Bon appétit!

23 enero 2016

1

Aceites aromatizados para desayunos

Aceites aromatizados para desayunos

Si os gustaría tener aceites aromatizados en casa para desayunar os explico cómo se hacen porque son muy fáciles de preparar. Yo he preparado dos diferentes, uno a base de ajo y romero y otro con diversas especias dándole un toque algo más fuerte y picante con una guindilla. Es cuestión de gustos y siempre podéis prepararlos según vuestras preferencias. Por supuesto el aceite que he utilizado es de oliva y en esta ocasión un 0,4 grados o sabor suave. Los botes los he encontrado en un supermercado y la verdad, me encantaron. Solo verlos dije, estos botes me va a venir geniales para hacer estos aceites aromatizados. Además tienen un cierre muy bueno y me costaron de lo más baratos. Quedan geniales! Os animo a hacer estos aceites e ir probando diferentes tipos, son geniales para ponerlos en unas buenas tostadas de pan para desayunar por las mañanas y alimentarnos bien y por supuesto, de la forma más sana.

Aceites aromatizados para desayunos


Dificultad: muy baja
Coste: bajo

Ingredientes:

- Botes de cristal con cierre que podamos utilizar para aceite
- 1 litro de aceite de oliva suave
- Tomillo
- Ajos
- Romero
- Cayena
- Cilantro en bayas
- Pimienta negra en grano

Preparación:

Una vez hemos limpiado bien los botes de cristal y ya bien secos, metemos unos cuantos dientes de ajo pelados, a los que les haremos unos cortes, y un par de ramas de romero. Cubrimos y cerramos.

Para el otro tarro, yo utilicé cilantro en bayas o grano, le puse unas pocas de bolas de pimienta negra, una cayena o guindilla y tomillo. Lo volví a cubrir todo y cerré bien.

Detalle aceites aromatizados para desayunos


Lo tendremos al menos quince días antes de consumir los aceites, de esa forma ya habrán tomado sabor y podremos echarnos un buen chorreón de aceite en nuestras tostadas.

Por supuesto podéis cambiar las especias y poner las que más os gusten. Es cuestión de ir probando y viendo cuál es nuestro preferido. En cada bote que yo compré cabe medio litro de aceite exacto. Yo os recomiendo hacer esas cantidades y luego ir rellenando cuando falte. Espero que os gusten. Bon appétit!

21 enero 2016

0

Consejos y trucos para cocer bien la pasta

Consejos y trucos para cocer bien la pasta

Cocer pasta. Hoy os dejo unos consejos y trucos para cocer correctamente la pasta y que os salgan unos platos perfectos. Me consta que estamos acostumbrados a no dar importancia a la cocción de la pasta y por supuesto, mucho menos buscar el punto 'al dente'. Solemos cocerla demasiado y luego hay una diferencia sustancial entre una pasta correosa, pasada de cocción, y una con una buena cocción y tratada en condiciones con su punto 'al dente', típico de la cocina italiana. Espero que con estos consejos aprendáis un poco más sobre la pasta y cómo prepararla correctamente.

Antes de empezar, alguien dirá ¿Cómo puedo saber la pasta para cada persona en seco? Pues hay algún que otro método, pero el peso es lo mejor. Entre 75 y 90 gramos de pasta seca por persona. Es decir, con un paquete de 250 gramos, tenemos para 3 personas. Otra forma es a ojo. Tienes que saber que la pasta suele duplicar su tamaño. Así, sabiendo eso, puedes hacer un montoncito o llenar un plato hondo y sabrás la proporción para dos personas. duplica el paso y es para cuatro, y así, sucesivamente.

¿Cómo cocemos la pasta?

- Siempre y en la manera de lo posible serviremos inmediatamente la pasta después de cocerla. Una pasta que lleva mucho tiempo tiempo cocida es desagradable. ¿Tú preparas una paella para servirla dos horas después? Pues es lo mismo.

- Hay que respetar la cantidad de agua con la que vamos a cocerla. Utilizaremos un cacharro o una olla grande para que no se pegue y pondremos un litro de agua por cada 100 gramos de pasta. Si vais a utilizar otras cantidades podéis calcular el agua que necesitáis multiplicando el peso de la pasta por diez.

- Esperar a que el agua esté hirviendo. Tened paciencia. Si no esperamos la pasta se puede pegar al fondo de la olla.

- La sal es importante. Pondremos siempre sal gruesa y unos diez gramos por cada litro de agua. Unas dos cucharadas de postre. Antes de echar la pasta dejamos que se disuelva y nunca la pondremos al principio, esperamos que hierva el agua para agregar la sal.

- Añade la pasta y deja la olla destapada. El fuego tiene que estar alto como para que, al echar la pasta, no se venga el punto de ebullición abajo y se nos pegue al fondo mientras vuelve a hervir el agua.

- Nunca, es decir, nunca, poner aceite en el agua para cocer la pasta. Eso lo único que hace es crear una película alrededor de la pasta que hará que las salsas no liguen bien con la pasta.

- Ten a mano un reloj o cronómetro. Las pastas tienen diferentes puntos de cocción y hay que respetarlos. No cuezas pasta por intuición. Lo normal es que siempre te pases de tiempo si no estás atento al reloj.

- Si luego vas a meter la pasta en salsa y cocinarla, déjala un poco menos cociendo. Si la hacemos totalmente y luego la metemos más tiempo en una salsa, se nos puede pasar. Ten siempre la salsa preparada con antelación antes de poner la pasta a cocer.

- Los utensilios que vayas a necesitar, como escurridor etc., tenlos a mano. Si tienes que ponerte a buscar luego, la pasta se puede pasar mientras los buscas.

- No partas la pasta. Mucha gente parte los espaguetis o los tallarines por no esperar que se pongan blandos y vayan entrando poco a poco en la olla. Son solo un par de minutos. Ten paciencia.

- Remueve una sola vez. No va a ser falta que estés continuamente moviendo. Si el agua está hirviendo, la pasta se mueve sola.

- Solo enfría la pasta si vas a utilizarla más tarde. Si añadimos un vaso de agua fría cortamos la cocción. Nunca ponerla bajo el grifo porque también eliminamos el almidón y  las salsas no se agarran a la pasta. Si hemos optado en terminarla más tarde, una vez enfriada, le agregamos una cucharadita de aceite y mezclamos. La metemos en un recipiente y luego a la nevera.

- Recuerda dejar siempre un poco del agua de la cocción. Si vamos a utilizar salsas, nata, queso azul o tomate, nos vendrá genial para disolverlos.

- La pasta 'al dente' es simplemente que al morderla sentimos que no está totalmente cocida y hay una pequeña resistencia. Hay que tener cuidado porque no es lo mismo que al morderla nos encontremos el interior duro totalmente y sin cocer.

- Si vamos a meter la pasta luego al horno, dejar siempre un minuto o dos menos de cocción ya que se terminará de hacer en el mismo horno, como pueden ser las pastas de lasaña o de canelones.

- Si preparas pastas frescas ten en cuenta que los tiempos son más cortos de cocción. Unos raviolis frescos rellenos, por ejemplo, no van a necesitar tres o cuatro minutos por regla general. Siempre échalos de dos en dos y rápidamente para evitar que se peguen entré sí y que todos se cuezan a la vez. Si tienes dudas, el mejor método es probar la pasta cada minuto. De esta forma no nos vamos nunca a equivocar y cuando veamos que está lista, la quitamos del fuego.

Si estás pensando en hacer pasta fresca te dejo este artículo para que prepares en casa estos tallarines al nero di sepia caseros paso a paso. Si por el contrario buscas alguna receta, mira qué te propongo; Unos tallarines con chipirones en su tinta, unos espaguetis a la carbonara, o unos fantásticos canelones de gambas entre otras recetas que podrás encontrar.

- Las pastas echas con yemas de huevo y harina son muy fáciles de controlar, como por ejemplo los gnocchi de patata, cuando flotan están 'al dente'.

Os dejo unos tiempos orientativos de cocción de pasta SECA. Quizás os puedan interesar.

8 minutos:   Maravilla, Estrellas, Letras..
10 minutos: Fideos nº1, Fideos nº2, Pistones Perlas.
12 minutos: Fideos nº4, Fideos nº5, Pistones, Coronas, Conchas, Cintas.
14 minutos: Tallarines, Pistones rayados, Espirales, Caracolas, Trompetas.
16 minutos: Macarrones, Spaghetti, Galets,  Rigatone, Crestas, Gnocchis, Tagliatelle.

Cada pasta lleva, como dije antes unos tiempos de cocción, estos dependerán si es pasta fresca, seca, más fina o gruesa, pero con los consejos que os he dejado, seguro que os saldrán unos platos fantásticos.

18 enero 2016

0

Pan de centeno y salvado de trigo

Pan de centeno y salvado de trigo

Pan de centeno y salvado de trigo. ¿Queréis hacer un fantástico pan de centeno y salvado de trigo? Os enseño la receta para que preparéis en casa este magnífico pan que, aparte de estar más que rico, nos va a ayudar por su alto contenido en fibra. Imaginaros qué bien nos va a venir ya que el 45% del salvado de trigo es pura fibra y en esta ocasión vamos a utilizar 50 gramos para prepararlo. Eso, junto a la harina de centeno lo convierte en un pan más que indicado para tener una alimentación sana y que nos va a ayudar con el tránsito intestinal. Con esta receta vamos a obtener un pan con una miga más bien densa, con un aroma increíble y de un color marrón claro, donde podremos apreciar el contenido de salvado de trigo. Hacer el pan de centeno y salvado con harina de fuerza, ya que vamos a necesitar que las paredes soporten el peso de los ingredientes y la levadura tenga un apoyo para que quede bien.

Pan de centeno y salvado de trigo casero


Dificultad: baja
Coste: bajo

Ingredientes:

- 500 gramos de harina de fuerza
- 100 gramos de harina de centeno
- 50 gramos de salvado de trigo
- 25 gramos de levadura fresca de panadería
- 1 cucharada de aceite de oliva
- 300 ml de agua
- Una pizca de sal

Preparación:
En un bol o recipiente ponemos las harinas, el salvado de trigo y la levadura desmigada. Agregamos un puñado de sal, el aceite y el agua. A mí no me importa que el agua esté fría o templada, nunca he notado la diferencia. Por eso la pongo fría y trabajo la masa sin problemas.

Con ayuda de una lengua de cocina o una espátula mezclamos. Al principio nos saldrá un podo densa, pero cuando la pasemos a la encimera y trabajemos con ella veremos que está algo pegajosa.

La pasamos a la encimera bien limpia y trabajamos la masa con las manos. Ya os he comentado que al principio estará un poco pegajosa, pero luego veréis que al cabo de 10 minutos trabajando con ella ya no se queda pegada y está elástica.

Estirar la masa Enrollar la masa
Enrollar la masa Meter en el horno

Hacemos una bola y la dejamos tapada media hora en un sitio cálido y sin corrientes de aire.

Pasado ese tiempo, yo lo hago así, le doy forma al pan y luego lo pongo sobre la bandeja engrasada con aceite de oliva. Pongo el horno a 50-60 grados y lo apago. Meto la bandeja con la masa tapada en el horno y lo dejo una hora para que suba. Aquí he tenido un pequeño fallo y es que le puse el paño por encima doble, por lo que al subir, lo hizo pero no pudo al tener el paño encima y ser demasiado peso, por lo que, por lógica, qué hizo, pues se expandió por los lados. Tampoco pasa nada, pero me hubiera encantado que creciera a lo alto y no tanto a lo ancho… Así que creo que es mejor no taparlo.

A la hora, saqué el pan ya subido y puse el horno a 200 grados con un vaso de agua dentro. Cuando alcanza esa temperatura, metemos en el horno el pan. Dejamos cinco minutos y, pasado ese tiempo, bajamos el horno a 180 grados. Lo dejamos entre 45 y 55 minutos. Abrimos, vemos que está bien hecho. Para ello simplemente lo golpeamos con una cuchara o algo y tiene que sonar hueco.

Sacamos del horno y lo ponemos en una rejilla para que se enfríe. Listo para comer. ¿Qué os parece? Bon appétit!

13 enero 2016

0

Alubias negras con chorizo, morcilla y panceta

Alubias negras con chorizo, morcilla y panceta

En enseño a preparar un potaje de alubias negras con chorizo, morcilla y panceta,  que va a ser la delicia de todos los amantes a los platos de cuchara y potajes de toda la vida. La preparación de unas alubias con chorizo es muy simple y vais a poder hacerlo quizás más rápido de lo que os esperabais, pero no por eso, no vamos a conseguir un potaje con mucho sabor y sobre todo, contundente. Para los amantes del buen comer. Esta legumbre tiene un sabor muy suave, necesita poco tiempo de cocinado (yo he utilizado olla a presión) y por norma general suelen salir unos caldos un poco más espesos sin añadir nada que con otras, como las alubias blancas. Incluso así, yo soy amante de que siempre queden los potajes más bien espesos, lo mismo soy el único, no se. Imaginaros el sabor que le vamos a otorgar con unos chorizos de jabugo, su morcilla en condiciones ibérica y un buen trozo de panceta magra. ¿Es o no es un plato que quita el ‘sentío’? Vamos a ello! ¿Tenéis algún truco para preparar las alubias con chorizo? ¿Os gustan más las alubias blancas o las alubias negras con chorizo?

Alubias negras con chorizo, morcilla y panceta


Dificultad: baja
Coste: bajo

Ingredientes: (4-5 personas)

- Alubias negras
- 1 cebolla
-1 cabeza de ajos
- 1 pimiento verde
- 100 gramos de judías verdes planas
- 1 tomate maduro
- 1 patata mediana
- 2 zanahorias
- 2 chorizos de jabugo
- 2 morcillas ibéricas
- 1 trozo de panceta magra
- 1 cucharadita de pimentón dulce
- 1 hoja de laurel
- Aceite de oliva
- Sal
- Pimienta negra molida

Preparación de las alubias negras con chorizo:


Este potaje lo vamos a hacer en frío desde el principio, por lo que pondremos todos los ingredientes en la olla y luego vamos a echar el agua que necesitemos. Veréis qué fácil.

Ponemos las alubias en remojo toda la noche anterior. Para cuatro o cinco personas vamos a utilizar la cantidad de dos vasos de agua hasta arriba de alubias negras. Cada medio vaso será la cantidad por persona. Vasos normales de unos 250 cc de capacidad, que luego se que nos liamos con las cantidades.

Sin agregar agua, echamos el tomate partido por la mitad y bien limpio, con el resto de los ingredientes, es decir, la cabeza de ajos entera, a la que le habremos quitado las partes más externas de la piel. El pimiento entero, las zanahorias a dados y peladas, la cebolla pelada y partida por la mitad, las judías verdes planas troceadas, la patata cascada en trozos pequeños, los avíos de chorizo, morcilla y panceta, que esta última vamos a cortar en dados gruesos, la hoja de laurel y un chorro de aceite de oliva. No le vamos a poner mucho aceite porque soltarán grasa el chorizo, la morcilla y la panceta. Por supuesto las alubias que teníamos en remojo y ya escurridas. Su sal, pimienta y lo ponemos a fuego medio.

Cuando empiece a tomar calor y veamos que empieza a refreír, le añadimos una cucharadita del pimentón y mezclamos rápido.

Alubias negras

Añadimos ahora agua fría hasta cubrir un par de dedos por encima de los ingredientes. Llevamos a ebullición y cerramos la olla. Lo tendremos 15 minutos. Apartaremos y cuando abramos la olla vamos a ponerla a fuego bajo-medio hasta que reduzca el caldo. Rectificamos de sal si hace falta. Le iremos dando unos meneos circulares, al estilo abuela cada cinco minutos. De esa forma la patata se va disolviendo y espesando más aún el caldo que ya estará muy oscuro.

Cuando esté a nuestro gusto, apartamos y dejamos unos minutos antes de servir repartiendo en los platos los chorizos y las morcillas. Bon appétit!

04 enero 2016

0

Uvas de Aloe Vera al Pedro Ximénez

Uvas aloe vera al Pedro Ximénez

Receta con Aloe Vera. Hoy os enseño a hacer uvas de Aloe Vera al Pedro Ximénez para sorprender a todos en casa. Como os dije hace un tiempo, estoy empezando a investigar algunas propiedades de esta planta y su utilización en la cocina. Una de mis propuestas es sustituir las uvas tradicionales por estas otras con un sabor a Pedro Ximénez. Vamos a limpiarlas bien y la dejaremos macerar en este producto, que puede ser otro que elijáis, y así conseguiremos ese sabor. La forma en la que se pela la penca para sacar la carne la tenéis en un pequeño vídeo que subí y así aprenderéis su procesado. Como os digo, tiene que estar limpia la carne y sin aloína, que es esa sustancia viscosa y amarga que suelta la planta. Todos sabemos ya las propiedades y los beneficios del Aloe por lo que no me voy a centrar en ello. Os pongo mi propuesta y a ver qué os parece. ¿La habéis probado alguna vez? ¿La comeríais en las campanadas de fin de año?

Uvas de Aloe Vera al Pedro Ximénez


Dificultad: baja
Coste: bajo

Ingredientes:

- 1 a 2 pencas de Aloe Vera ecológica
- 1 botella de Pedro Ximénez

Preparación:
Lo primero que haremos es limpiar la parte exterior y pelar la penca de Aloe Vera para sacar la carne del interior. Tenéis este vídeo de cómo pelar una penca de Aloe Vera que os puede ser muy útil.

Una vez tenemos la carne, con ayuda de un sacabolas, el mismo que utilizamos para sacar bolas de melón, por ejemplo, vamos a intentar ir sacando bolitas de pequeño tamaño y similares a las uvas. Esto no tiene dificultad ninguna, en todo caso que resbala un poco. Las vamos ir poniendo en un recipiente, tarro de cristal o un tupper.

Una vez las tenemos hay que limpiarlas muy bien con agua. Yo les cambié el agua al menos tres veces. Veréis como poco a poco suelta menos aloína y el agua sale más clara.

Echamos un poco de sal y las dejamos metidas en agua con sal al menos 12 horas en el frigorífico. La sal nos va a ayudar a eliminar más rápidamente el agua y los jugos del interior. Pasado ese tiempo, tiramos el agua y volvemos a limpiarlas. Las dejaremos otras 12 horas metidas en agua en el frigorífico. ¿Parece que estamos lavando caracoles, eh? ;)

Después de este proceso, ya tenemos las uvas o supuestas uvas de Aloe Vera listas para meterlas en maceración. Una vez limpias las metemos en un recipiente o bote de cristal con Pedro Ximénez hasta cubrirlas. Las dejamos en el frigorífico y las tendremos un mínimo de una semana. Una vez pasada la semana podremos consumirlas y notaremos que la textura es similar a las uvas y con ese toque dulce que le hemos dado con el Pedro Ximénez. Bon appétit!