21 enero 2016

Consejos y trucos para cocer bien la pasta

Consejos y trucos para cocer bien la pasta

Cocer pasta. Hoy os dejo unos consejos y trucos para cocer correctamente la pasta y que os salgan unos platos perfectos. Me consta que estamos acostumbrados a no dar importancia a la cocción de la pasta y por supuesto, mucho menos buscar el punto 'al dente'. Solemos cocerla demasiado y luego hay una diferencia sustancial entre una pasta correosa, pasada de cocción, y una con una buena cocción y tratada en condiciones con su punto 'al dente', típico de la cocina italiana. Espero que con estos consejos aprendáis un poco más sobre la pasta y cómo prepararla correctamente.

Antes de empezar, alguien dirá ¿Cómo puedo saber la pasta para cada persona en seco? Pues hay algún que otro método, pero el peso es lo mejor. Entre 75 y 90 gramos de pasta seca por persona. Es decir, con un paquete de 250 gramos, tenemos para 3 personas. Otra forma es a ojo. Tienes que saber que la pasta suele duplicar su tamaño. Así, sabiendo eso, puedes hacer un montoncito o llenar un plato hondo y sabrás la proporción para dos personas. duplica el paso y es para cuatro, y así, sucesivamente.

¿Cómo cocemos la pasta?

- Siempre y en la manera de lo posible serviremos inmediatamente la pasta después de cocerla. Una pasta que lleva mucho tiempo tiempo cocida es desagradable. ¿Tú preparas una paella para servirla dos horas después? Pues es lo mismo.

- Hay que respetar la cantidad de agua con la que vamos a cocerla. Utilizaremos un cacharro o una olla grande para que no se pegue y pondremos un litro de agua por cada 100 gramos de pasta. Si vais a utilizar otras cantidades podéis calcular el agua que necesitáis multiplicando el peso de la pasta por diez.

- Esperar a que el agua esté hirviendo. Tened paciencia. Si no esperamos la pasta se puede pegar al fondo de la olla.

- La sal es importante. Pondremos siempre sal gruesa y unos diez gramos por cada litro de agua. Unas dos cucharadas de postre. Antes de echar la pasta dejamos que se disuelva y nunca la pondremos al principio, esperamos que hierva el agua para agregar la sal.

- Añade la pasta y deja la olla destapada. El fuego tiene que estar alto como para que, al echar la pasta, no se venga el punto de ebullición abajo y se nos pegue al fondo mientras vuelve a hervir el agua.

- Nunca, es decir, nunca, poner aceite en el agua para cocer la pasta. Eso lo único que hace es crear una película alrededor de la pasta que hará que las salsas no liguen bien con la pasta.

- Ten a mano un reloj o cronómetro. Las pastas tienen diferentes puntos de cocción y hay que respetarlos. No cuezas pasta por intuición. Lo normal es que siempre te pases de tiempo si no estás atento al reloj.

- Si luego vas a meter la pasta en salsa y cocinarla, déjala un poco menos cociendo. Si la hacemos totalmente y luego la metemos más tiempo en una salsa, se nos puede pasar. Ten siempre la salsa preparada con antelación antes de poner la pasta a cocer.

- Los utensilios que vayas a necesitar, como escurridor etc., tenlos a mano. Si tienes que ponerte a buscar luego, la pasta se puede pasar mientras los buscas.

- No partas la pasta. Mucha gente parte los espaguetis o los tallarines por no esperar que se pongan blandos y vayan entrando poco a poco en la olla. Son solo un par de minutos. Ten paciencia.

- Remueve una sola vez. No va a ser falta que estés continuamente moviendo. Si el agua está hirviendo, la pasta se mueve sola.

- Solo enfría la pasta si vas a utilizarla más tarde. Si añadimos un vaso de agua fría cortamos la cocción. Nunca ponerla bajo el grifo porque también eliminamos el almidón y  las salsas no se agarran a la pasta. Si hemos optado en terminarla más tarde, una vez enfriada, le agregamos una cucharadita de aceite y mezclamos. La metemos en un recipiente y luego a la nevera.

- Recuerda dejar siempre un poco del agua de la cocción. Si vamos a utilizar salsas, nata, queso azul o tomate, nos vendrá genial para disolverlos.

- La pasta 'al dente' es simplemente que al morderla sentimos que no está totalmente cocida y hay una pequeña resistencia. Hay que tener cuidado porque no es lo mismo que al morderla nos encontremos el interior duro totalmente y sin cocer.

- Si vamos a meter la pasta luego al horno, dejar siempre un minuto o dos menos de cocción ya que se terminará de hacer en el mismo horno, como pueden ser las pastas de lasaña o de canelones.

- Si preparas pastas frescas ten en cuenta que los tiempos son más cortos de cocción. Unos raviolis frescos rellenos, por ejemplo, no van a necesitar tres o cuatro minutos por regla general. Siempre échalos de dos en dos y rápidamente para evitar que se peguen entré sí y que todos se cuezan a la vez. Si tienes dudas, el mejor método es probar la pasta cada minuto. De esta forma no nos vamos nunca a equivocar y cuando veamos que está lista, la quitamos del fuego.

Si estás pensando en hacer pasta fresca te dejo este artículo para que prepares en casa estos tallarines al nero di sepia caseros paso a paso. Si por el contrario buscas alguna receta, mira qué te propongo; Unos tallarines con chipirones en su tinta, unos espaguetis a la carbonara, o unos fantásticos canelones de gambas entre otras recetas que podrás encontrar.

- Las pastas echas con yemas de huevo y harina son muy fáciles de controlar, como por ejemplo los gnocchi de patata, cuando flotan están 'al dente'.

Os dejo unos tiempos orientativos de cocción de pasta SECA. Quizás os puedan interesar.

8 minutos:   Maravilla, Estrellas, Letras..
10 minutos: Fideos nº1, Fideos nº2, Pistones Perlas.
12 minutos: Fideos nº4, Fideos nº5, Pistones, Coronas, Conchas, Cintas.
14 minutos: Tallarines, Pistones rayados, Espirales, Caracolas, Trompetas.
16 minutos: Macarrones, Spaghetti, Galets,  Rigatone, Crestas, Gnocchis, Tagliatelle.

Cada pasta lleva, como dije antes unos tiempos de cocción, estos dependerán si es pasta fresca, seca, más fina o gruesa, pero con los consejos que os he dejado, seguro que os saldrán unos platos fantásticos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Siempre se agradecen los comentarios, es una forma de animar a seguir escribiendo. Gracias!