27 marzo 2016

0

Leche frita

Leche frita

Receta de leche frita. Unos de los postres más típicos de Semana Santa es la leche frita. Por supuesto la reina indiscutible y más preparadas son las torrijas, pero vamos a encontrar muchos lugares donde poder comer este fantástico postre tan tradicional, que podemos hacer para compartirlo con la familia o en reuniones con los amigos. El sabor a canela es fantástico y con un toque muy suave a limón que, junto a lo cremoso que es su interior, lo convierte la leche frita en uno de los mejores postres que podemos hacer. Su preparación es relativamente fácil, y solo podemos tener algún problema a la hora de freírla si no cuaja bien y se nos queda demasiado blanda. Con las medidas que os voy a dar saldrá perfecto. Muchos se preguntarán ¿pero la leche frita qué significa, que se puede freír la leche? Bueno, ahora vamos a salir de dudas. Ya veréis qué rico. Una receta de leche frita fácil y con todo el sabor de los postres tradicionales.

Leche frita casera


Leche frita


Dificultad: baja-media
Coste: bajo

Ingredientes:

- 1 litro de leche
- 10 cucharadas soperas de harina
- 4 cucharadas soperas de azúcar (si lo queréis más dulce podemos poner 6)´
- Harina para rebozar
- Canela en rama y en polvo
- 1 limón
- 3-4 huevos
- Aceite de girasol para freír


Preparación:
En un recipiente, mezclamos abundante azúcar y canela en polvo. Reservamos.

Ponemos en un olla 3/4 de litro de leche, una rama de canela, cuatro cucharadas soperas de azúcar y dos o tres trozos de cáscara de limón sin la parte blanca. En un vaso o un bol preferiblemente, echamos el resto de la leche y añadimos la harina. disolvemos bien. Si vemos que quedan grumos, pasamos por un colador.



En un bol, echamos un huevo y batimos. Reservamos.

Ponemos la olla a fuego bajo-medio hasta que empiece a hervir. Añadimos la leche que teníamos reservada con la harina totalmente disuelta y mezclamos bien con unas varillas. Tenemos que mover hasta que veamos que empieza a hervir de nuevo y, poco a poco, irá tomando consistencia y poniéndose espeso. No dejaremos de mover, ya que se nos puede quemar al asentarse la harina. Tenemos que dejar que hierva de cinco a diez minutos, de esa forma la harina no sabrá posteriormente a cruda.

Apartamos y dejamos un par de minutos para que temple. Añadimos el huevo batido y mezclamos bien.

Inmediatamente después de mezclar el huevo, vamos a pasar el contenido de la olla a un recipiente rectangular y preferiblemente de cristal, que habremos humedecido con agua previamente. Podéis ver la foto. Esto lo vamos a hacer utilizando un colador grande, de esa forma no caerán grumos y apartaremos las cáscaras de limón y la rama de canela.


Dejamos enfriar, y luego lo meteremos en el frigorífico hasta que cuaje y tome cuerpo. Yo lo dejé hasta el día siguiente, pero en tres o cuatro horas estará listo.


La leche frita es uno de los postres más consumidos, junto a las torrijas en Semana Santa.


Una vez fría la masa, la cortamos en cuadrados con un cuchillo bien afilado, y los separamos con cuidado del recipiente. Los pasamos por harina y posteriormente por huevo batido. Tened preparada ya la sartén con aceite caliente para freír de girasol.






Ponemos uno, o como mucho dos trozos en la sartén. Se hacen en muy poco tiempo, lo suficiente que el huevo se fría. Le damos la vuelta, con cuidado de no partirlos, y sacamos de la sartén. Los ponemos sobre papel absorbente y posteriormente los iremos pasando por la mezcla de azúcar y canela que teníamos preparada. Bon appétit!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Siempre se agradecen los comentarios, es una forma de animar a seguir escribiendo. Gracias!