Te recomendamos

11 agosto 2016

0

Canelones de calabacín rellenos de salpicón de marisco

Canelones de calabacín rellenos de salpicón de marisco

¿Os gustan estos canelones de calabacín rellenos? En su interior tienen salpicón de marisco mezclado con queso y un poco de mayonesa y rematados con una gamba flambeada. ¿Suena rico, verdad? Pues sí que lo están. Si no tenéis salpicón podéis hacerlos con gambas o con surimi. Seguro que también están igual de ricos. Yo los hice con un salpicón que tenía pulpo, gambas, mejillones y palitos de surimi. De lujo.

Como veis tienen una presentación muy llamativas y muy vistosa. Se pueden poner como lo hice yo, en plan pincho, o como entrante individual si ponemos dos o tres en un plato. No requieren mucha dificultad, aunque el principal problema que yo tuve, fue no tener una mandolina para cortar los calabacines. Para poder hacer los canelones y sustituir la pasta por el calabacín, las láminas tienen que ser todas iguales y no demasiado gruesas. Eso lo conseguiremos con el cortados o la mandolina. Yo lo hice a mano, por lo que algunos me salieron muy gruesos y luego, al enrollarlos se rompían. Otra cosa a tener en cuenta es que los calabacines tienen que ser medianos y frescos, para que no tengan semillas, ya que si las tienen, al enrollarse, se van a partir. ¿Y a vosotros qué os parece la idea?

Detalle Canelones de calabacín rellenos de salpicón de marisco

Canelones de calabacín rellenos de salpicón de marisco


Dificultad: baja-media
Coste: bajo-medio

Ingredientes:

- 2-3 calabacines frescos y medianos
- 250 gramos de salpicón de marisco (pulpo, gambas, surimi, mejillones)
- 250 gramos de gambas o langostinos
- 1 pimiento rojo
- 1 pimiento verde
- 1 cebolla
- 1 lechuga iceberg
- Queso de untar
- Mayonesa
- Salsa rosa o cóctel
- Brandy
- Sal
- Sal negra de carbón
- Pimienta

Preparación:
Como os he comentado antes, yo hice los cortes a los calabacines con un cuchillo muy afilado, pero os recomiendo utilizar un cortador o mandolina y sacar las rodajas de calabacín que sustituiremos por la pasta. Así que los limpiamos, quitamos los extremos y cortamos sin pelar. Desechamos las partes más verdes del principio y nos quedamos con el resto. Lo que luego nos servirá para envolver al estilo canelón. Reservamos. En la foto de abajo queda muy claro el corte y cómo haremos el relleno.

Ponemos un poco de agua a hervir en una sartén grande, como un par de dedos. Los calabacines así en crudo se van a romper, necesitamos ponerlos un poco más blandos para luego enrollarlos.

Vamos a ir echando las láminas de calabacín en el agua hirviendo y las vamos a dejar un minuto y medio o dos como máximo, solo queremos que cambie la textura y se ablanden un poco, no que están totalmente blandos. Los sacamos pasado ese tiempo a un recipiente de agua fría o con hielo. Así cortamos la cocción. Lo haremos con todas las láminas de los calabacines. Reservamos.

El relleno es muy fácil de preparar. Picamos el salpicón de marisco o los elementos por separado, es decir, las gambas, el pulpo, palitos etc... Como está en crudo, lo pasamos por una sartén con una pizca de aceite, lo suficiente para que se hagan. Lo echamos en un recipiente.

Hacer el relleno de canelones de calabacín

Picamos un poco de cebolla, de lechuga, de pimiento rojo y verde. Todo muy fino y se lo agregamos al salpicón. Añadimos tres o cuatro cucharadas de queso de untar y un par de cucharadas de mayonesa. Sal y pimienta. Mezclamos. Si queda muy seco agregamos más mayonesa. Reservamos.

Pelamos las gambas o los langostinos, o si las compramos congeladas, las tendremos ya descongeladas.

Las ponemos en una sartén sin nada al fuego y agregamos un chorro de brandy. Flambeamos y dejamos reducir el líquido. Apartamos y reservamos. Dejamos enfriar.

Rellenar calabacines

Sacamos las láminas de calabacín y las ponemos sobre un paño limpio para eliminar el agua. Colocamos una cucharada del relleno en el centro y enrollamos. Cerramos el canelón, echamos por encima un poco de salsa cóctel o rosa y le ponemos un palillo de madera donde insertamos una de las gambas o langostinos flambeados. Espolvoreamos un poco de sal negra de carbón por encima y listo. Repetimos la operación hasta terminar el calabacín o el relleno. Espero que no se me haya olvidado nada. Bon appétit!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Siempre se agradecen los comentarios, es una forma de animar a seguir escribiendo. Gracias!