20 agosto 2016

0

Ensalada de pencas de acelga con queso de cabra

Ensalada de pencas de acelgas con queso de cabra

¿Quieres hacer una ensalada de pencas de acelga? He preparado esta fantástica ensalada de pencas de acelga con queso de cabra para que veáis cómo podemos aprovechar la parte central de las acelgas de una forma diferente y refrescante. Yo compré un manojo que pesaba cerca de un kilo para preparar un potaje de garbanzos con acelgas y para sacar dos platos, hice la ensalada . Me apetecía hacer una ensalada con otros sabores a los tradicionales. Como veis en la foto, aparte de vistosa y fuera de lo común, está increíblemente buena. La penca es el tallo de las acelgas y lo que hice, fue cocerlas unos minutos para que no estuviese tan duras. Hay gente que la come cruda, tal cual, pero os aseguro que así, está mucho mejor. La combinación de las pencas de la acelga con los diferentes tipo de lechuga, el queso de cabra y las nueces es genial. ¿Habéis probado alguna vez una ensalada de pencas de acelga con queso de cabra? ¿Se os ocurren más ideas para elaborar una ensalada de pencas de acelga?

Ensalada de pencas de acelga con queso de cabra


Dificultad: baja
Coste: bajo

Ingredientes:

- 1 kilo de acelgas frescas con el tallo
- 1 rulo de queso de cabra
- 1 paquete de surtido de lechugas o brotes
- 1 tomate maduro
- Nueces
- Sal
- Aceite de Oliva Virgen Extra
- Vinagre de Pedro Ximénez en su defecto, de Módena


Preparación de la ensalada de pencas de acelga con queso de cabra:


Lo primero, es quitar las hojas a las acelgas y quedarnos con las partes más bajas del tallo o pencas. Ya os he comentado que hice unos garbanzos con acelgas y me quedé con los tallos para la ensalada. Una vez que los tenía cortados, le quitamos la parte más cercana a la tierra. Estos tallos son muy fibrosos y hay que limpiarlos, el proceso es igual que al limpiar el apio. Con un cuchillo pequeño o puntilla, tenemos que ir tirando de los hilos de fibra.

Quitar fibras o hilos a las acelgas

Para ello, cortamos un poco de la penca, sin llegar hasta el final, y tiramos en el mismo sentido de la penca. Veréis que al tirar se vienen los hilos de fibra. Luego lo hacemos en el sentido contrario. Es muy fácil pero entretenido.

Una vez sin hilos fibrosos, que son muy molestos y desagradables a la hora de comer, cortamos las pencas o tallos en trozos de tres a cuatro centímetros de largo. Los vamos echando en un recipiente y los vamos a limpiar muy bien con abundante agua. Reservamos.

Ponemos una olla con agua y un poco de sal a calentar y cuando esté hirviendo, echamos las pencas. Solo las vamos a dejar de tres a cinco minutos. Sacamos del agua caliente y las pasamos a agua fría para cortar la cocción. Es solo para cambiar la textura y que estén un poco más blandas. Reservamos.

Limpiamos las hojas de lechugas variadas bajo el agua, escurrimos muy bien y secamos. Las ponemos en una ensaladera. Colocamos tomate cortado a trozos, las pencas de acelga por encima, unos trozos de queso de cabra y las nueces. Echamos un poco de sal, un chorro de vinagre de Pedro Ximénez, ni no lo tenéis os vale uno de manzana. Un buen chorro de AOVE y metemos unos minutos en el frigorífico para que esté bien fría la ensalada antes de servir. Está riquísima. Bon appétit!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Siempre se agradecen los comentarios, es una forma de animar a seguir escribiendo. Gracias!