Te recomendamos

12 noviembre 2016

0

Caracolas de hojaldre rellenas crema pastelera

Caracolas rellenas crema pastelera

¿Os preguntáis cómo se hacen las caracolas de hojaldre rellenas de crema pastelera? Pues no os podéis imaginar lo fáciles y rápidas que son de preparar. Yo recuerdo siempre de niño que cuando iba a las pastelerías era uno de mis dulces preferidos. Con el tiempo, me he dado cuenta que ya no vienen tan llenas como antes, cuando le dabas un bocado y salía la crema pastelera por todas partes. Ahora vienen medio huecas y por ello, me puse manos a la obra. Cuando las preparéis en casa, veréis que sensación más increíble del hojaldre crujiente y el sabor de la crema pastelera en cada bocado, de principio, a fin. Que las disfrutéis!

Caracolas de hojaldre rellenas de crema pastelera



Dificultad: baja
Coste: bajo

Ingredientes:

- Crema pastelera
- 1-2 láminas de hojaldre fresco
- Azúcar vainillado
- 1 huevo

Caracolas de hojaldre rellenas crema pastelera

Preparación:
Lo primero que tenemos que hacer y dejar preparado con antelación es la crema pastelera. No os lo escribo porque la receta de crema pastelera la tenéis ya en el blog y podéis verla en el enlace.

Ponemos el horno a calentar a 200 grados.

Una vez tenemos preparada la crema pastelera, vamos con las caracolas de hojaldre. Para ello necesitamos unos pequeños conos de metal, que los venden en cualquier supermercado o tienda de barrio. Extendemos la lámina de hojaldre y cortamos con un cuchillo a tiras de unos seis u ocho centímetros a lo largo de la lámina. En la foto os hacéis una idea perfectamente.

Enrollar con hojaldre

Listas para el horno

Ahora enrollamos desde la punta del cono, apretando un poquito y poco a poco hasta terminar de enrollar la lámina en el cono de metal. Luego sale con facilidad, por eso no preocuparos.

Batimos un huevo y pintamos por encima el hojaldre. Las vamos a ir poniendo sobre papel para horno en la bandeja. Una vez están todas las caracolas, las metemos en el horno y dejamos el tiempo que indique el fabricante. Hasta que han subido y tienen un poco de color. Sacamos del horno, ponemos las caracolas sobre la rejilla y dejamos enfriar totalmente.

Quitar los conos metálicos

Quitamos los cono metálicos con cuidado de no partirlas y ya las podemos rellenar con una cucharilla de crema pastelera. Una vez las tenemos rellenas, le podemos espolvorear por encima y por fuera de la crema un poco de azúcar vainillado. Listas para comer y disfrutar en cada bocado. Bon appétit!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Siempre se agradecen los comentarios, es una forma de animar a seguir escribiendo. Gracias!