Te recomendamos

26 febrero 2016

0

Berza de tagarninas y cardillos

Berza de tagarninas y cardillos

Receta de berza de tagarninas y cardillos. Como buen amante de la cocina de cuchara no podía faltar en el blog este resucitador y fantástica receta de berza. Hay muchos tipos y depende de la localización geográfica donde se haga pues suelen variar en algunos elementos, pero la base, en general es la misma. Aparte del sabor y lo contundente del plato para días fríos es la fantástica 'pringá' que sale como siguiente plato y que algunos, yo incluido, utilizan para hacer unas fantásticas croquetas de carne de 'pringá'. Yo aún no conozco a nadie que le haga asco a un plato de potaje de este tipo, menos algunos niños, pero ya se sabe, los niños son niños y hay que enseñarles a comer. Ellos se lo pierden jeje. Y por supuesto que esta es una receta que os va a pedir pan, sí o sí. Así que comprar bastante, porque por experiencia propia, os aseguro que se acaba mojando hasta sopones en el tocino. Venga, a ver esos comentarios!

Berza de tagarninas y cardillos


Dificultad: Media
Coste: bajo-medio

 Ingredientes: (4-6 personas)

- 500 gramos de garbanzos lechosos
- 500 gramos de habichuelas blancas
- 1 manojo de tagarninas (250 gramos)
- 1 manojo de cardillo (250-300 gramos)
- 1 manojo de acelgas (200-300 gramos)
- 4 dientes de ajos
- 1-2 chorizos medianos para guisar o de ristra (300 gramos)
- 1 morcilla mediana (250 gramos)
- 1 trozo de carne de cerdo (500 gramos)
- 1 codillo de cerdo
- 1 trozo de tocino fresco (200 gramos)
- 1 trozo de panceta (200-300 gramos)
- 1-2 manitas de cerdo (opcional)
- Pimentón dulce
- Pimienta negra molida
- Cominos
- Sal
- Aceite de oliva virgen

Preparación:
 Lo primero que hacemos la víspera, es poner los garbanzos en remojo con abundante agua. Así por la mañana ya estarán listos para poder cocinarlos. No os tengo ni que advertir que nada de utilizar garbanzos de bote. Sería un pecado.

Ya metidos en faena, lo que vamos a hacer es limpiar bien las tagarninas y los cardillos. Para ello lo que hacemos es, con ayuda de un cuchillo pequeño, ir quitando los trozos más cercanos al tallo. Eliminamos posibles rastros de tierra y troceamos. Luego los lavamos con abundante agua. Vais a ver que las alas de las tagarninas y de los cardillos son como espinosas. Esa es la parte que tenemos también que quitar y si no estamos acostumbrados, nos va a llevar un poco más de tiempo. Pero que esto no os quite las ganas. La recompensa por el esfuerzo será una berza para chuparse los dedos. Lo digo porque lo haréis literalmente. De las acelgas solo vamos a utilizar las hojas. Por lo que los tallos no los vamos a poner y los apartamos.





En una olla exprés (también lo podéis hacer al estilo tradicional, pero tardaría entre dos y tres horas) vamos a poner las alubias o habichuelas blancas y la carne. Toda menos la morcilla y los chorizos. Encendemos el fuego y dejamos que hierva durante unos diez minutos. Este proceso nos valdrá para eliminar parte de la grasa y la sangre que suelten las carnes y asustar las alubias para que no se abran y no nos produzcan tantos gases en la digestión. Apartamos y tiramos el agua. Llenamos con agua fría de nuevo.

En una olla aparte hervimos al mismo tiempo las verduras ya limpias y troceadas. Ese agua la vamos a utilizar luego, así que no tirarla. La hervimos 10 minutos y apartamos. Podemos hacer los dos procesos a la vez. El de la carne y el de las verduras en otro fuego.

Agregamos las verduras, los garbanzos que teníamos en remojo ya escurridos a la olla con la carne y las alubias. Añadimos los chorizos, (la morcilla lo dejamos para más adelante, así no se deshace) un buen chorro de aceite de oliva virgen y una pizca de sal. Cubrimos dos dedos por encima de todos los ingredientes con el agua que teníamos reservada de la cocción de las verduras y ponemos a fuego medio. Cerramos y dejamos 35-40 minutos desde que empieza a hervir. Hay que dejarlo hasta que los garbanzos están casi tiernos. (el tiempo dependerá de vuestra olla, os he puesto una aproximación).

Hacemos un majado en el mortero con tres tres clavos de olor, los cuatro dientes de ajo, una cucharadita de cominos, una cucharada colmada de pimentón, pimienta molida y un poco más de sal. Lo dejamos de momento reservado.

Pasado ese tiempo apartamos y abrimos la olla con cuidado siempre de que haya perdido la presión. Con un cazo sacamos un poco del caldo junto con garbanzos y habichuelas y los echamos en el majado. Seguimos majando con cuidado hasta formar una pasta y que esté todo bien triturado.

Ponemos de nuevo la olla a fuego bajo y añadimos el majado. No mover ni mezclar con nada, ni cuchara ni cazo, movemos la olla por las asas para no partir las legumbres. Dejamos quince minutos a fuego bajo y apartamos. Dejaremos que repose al menos otros quince minutos con la tapa puesta.

Lo normal es sacar en un plato las carnes con cuidado y a partir de ahí una vez servimos el plato de berza ponemos trozos de las diferentes viandas. Las sobrantes las dejamos en el plato y luego cada comensal trocea o se echa en su plato lo que quiere. A estas viandas es a las que se le conoce comúnmente como 'pringá'. Ya sabéis cucharón y un buen trozo de pan. Bon appétit!

05 febrero 2016

0

Arroz con costillas de cerdo

Arroz con costillas de cerdo

¿Os apetece un arroz con costillas de cerdo? Pues voy a enseñaros esta receta para que la disfrutéis con la familia o los amigos un fin de semana. Os digo un fin de semana porque yo soy amante del arroz los domingos, pero cada uno puede hacerlo cuando quiera, no tenéis que esperar ;) Yo lo que hago es comprar un costillar entero, y voy cortando según me interesa, pero también podéis comprarlas según la cantidad que necesitéis. Os va a salir un arroz con un sabor a carne muy rico y que les va a hacer especial ilusión a los que les gusta meter mano a la comida. ¿Por qué? Pues porque podéis comer las costillas quitando al carne con un cuchillo y tenedor pero lo mejor es dejarlas para el final y comerlas a bocados jeje. Espero que os guste.

Arroz con costillas de cerdo


Dificultad: baja
Coste: bajo

Ingredientes: (4 personas)

- 1 vaso colmado de arroz
- 1 costillar de cerdo
- 1 cebolla grande
- 1 pimiento rojo
- 4 alcachofas frescas
- 1 tomate maduro grande
- 4 dientes de ajo
- 4 vasos de caldo de carne
- Colorante alimentario o azafrán en hebra
- 1 hoja de laurel
- Pimienta negra molida
- Sal
- Aceite de oliva

Preparación:

Cortamos las costillas dividiéndolas en unidades. Pondremos de tres a cuatro por persona según el tamaño. Las limpiamos de exceso de grasa. Reservamos.

En una sartén, ponemos un poco de aceite de oliva. Esperamos a que caliente y echamos las costillas. Vamos a dejar que vayan tomando color. Una vez están doraditas, las sacamos de la sartén y reservamos en un plato.

Cortamos el tallo de las alcachofas y las pelamos. Dejamos las hojas más tiernas quedándonos solo con los corazones. Las metemos en agua y limón para que no se oxiden y reservamos.

Ponemos una olla a presión a fuego medio y agregamos un fondo de aceite de oliva. Agregamos los ajos picados y esperamos a que empiecen a dorarse. Añadimos la cebolla picada. Rehogamos y agregamos el pimiento rojo picado, el tomate sin piel a dados, las alcachofas escurridas y cortadas en cuatro partes y la hoja de laurel. Lo dejamos cinco minutos y añadimos las costillas junto a un vaso de caldo de carne. Cerramos la olla y la dejamos a fuego medio diez minutos, el tiempo que va a tardar la carne en ponerse blanda.

Añadir las costillas

Pasado ese tiempo, abrimos con cuidado la olla, después de que no tenga presión. Cuidado con eso!

Dejamos reducir el caldo que tenga, que será poco, ya con la olla abierta. No dejarlo en ningún momento seco. Añadimos el colorante, la pimienta molida al gusto y sal. Removemos y echamos el arroz.

Añadir el arroz

Mezclamos bien y dejamos un par de minutos mientras vamos removiendo. Añadimos los tres vasos de caldo de carne para el arroz y dejamos a fuego medio. Podemos mover el arroz pero solo los primeros ocho o diez minutos. Luego no podemos tocarlo más. A los diez minutos probamos y rectificamos de sal si hace falta. Esperamos que el arroz esté en su punto y apartamos cinco minutos antes de servir. Bon appétit!

01 febrero 2016

0

Tomar zumo de limón en ayunas, beneficios

Tomar zumo de limón en ayunas, beneficios

Beneficio de tomar zumo de limón en ayunas. ¿Qué pasa si tomas un zumo de limón en ayunas todos los días? Pues seguro que todos imagináis que es beneficioso pero, ¿Cuantos sabéis de verdad qué en qué nos va a yudar? ¿Qué sentiríamos al cabo del tiempo al tomarlo? Os escribo este artículo sobre los beneficios y propiedades de este cítrico para animaros a hacerlo. Veréis qué bien os sienta. No voy a entrar en detalles sobre el limón, y si tiene vitamina C, antioxidantes etc.. eso quizás para otro artículo, lo que si voy a entrar más en detalle y quizás lo que más está interesando a la gente es que ayuda a adelgazar. ¿Llega la operación biquini, no?

El limón es un excelente diurético y va ayudarnos en dietas de desintoxicación y eliminación de residuos de nuestro organismo. Ahí entra el papel importantísimo que tiene de ayudar a nuestras defensas y sistema inmune en general. Vamos a ver qué necesitamos, qué hacemos y cómo.

Por supuesto, vamos a necesitar limones, no un kilo, ni mucho menos, solo uno. Ya que vamos a exprimirlo y podemos utilizar el zumo de medio limón si es más bien grande o de uno entero si es más pequeño. Lo exprimimos y lo echamos en un vaso de agua. El agua puede estar templada o fría y preferiblemente embotellada, que suelen tener muy bajo residuo seco. una vez lo tenemos, nos lo tomamos y será lo primero que ingerimos en el desayuno. Antes que nada. Eso repetirlo todos los días y veréis que os váis a sentir mucho mejor. ¿Por qué? Pues por lo siguiente:

- Limpia nuestro organismo.

- Va a ayudar a nuestro sistema inmunológico.

- Nos ayuda a hidratarnos ya que va a mejorar nuestro sistema linfático evitando el cansancio y mejorando el estado de ánimo.

- Promueve el correcto funcionamiento del hígado, previniendo el hígado graso.

- Es un excelente agente anti-cancerígeno por los antioxidantes que tiene.

- La piel se va a beneficiar al actuar contra los radicales libres y aguda a retrasar las arrugas.

- Tiene propiedades anti-inflamatorias y acelera la curación de heridas y tejidos.

- Aumenta la producción de sangre nueva y células musculares.

- Nos va a mejorar nuestro poder intelecto y de concentración al contener magnesio y potasio.

- Ayuda a la flora intestinal, promoviendo y mejorando nuestras digestiones. De esa forma se evitan problemas de estreñimiento.

- Refresca el aliento.

- El limón, como todos los cítricos ayudan a sentirte lleno por más tiempo y estar saciados.

- Ayuda a adelgazar. ¿Eso si que le gusta a más de uno, eh? ;) El zumo de limón en ayunas nos va a ayudar a perder peso mucho más rápido de lo normal al contener pectina, que es un tipo de fibra. Si a eso le incluimos todos los beneficios que os he mencionado arriba, imagino que lo tenéis ahora mucho más claro. ¿O no?

Por supuesto se recomienda también que bebamos al menos dos litros de agua al día para estar hidratados y que podamos eliminar toxinas. También podemos hacer limonada en casa y tomar dos o tres vasos de limonada casera a lo largo del día. Eso nos ayudará y reforzará todo lo mencionado anteriormente. ¿Y tú, tomas zumo de limón por las mañanas? ¿En qué te ha beneficiado? ¡Cuéntanos tu experiencia!


Atención: En personas con tensión baja y con problemas gástricos o con tendencia al reflujo gástrico, no está indicado.