Te recomendamos

24 mayo 2016

0

Caldereta de jabalí

Receta de caldereta de jabalí

Os propongo caldereta de jabalí. No se si alguno lo ha probado con anterioridad pero, a mi, me encantan los guisos de jabalí. Si no lo habéis comido antes, os aseguro que es una carne de caza con un sabor único y con carácter. Al igual que la carne de venado, son carnes que se distinguen por su sabor particular y muy magras. La forma que os propongo hoy, una caldereta, es un guiso tradicional con vino y especias, que le van a otorgar más fuerza y potencia a la carne del jabalí. Es muy sencilla y la prepararemos con un buen vino tinto, que es importante, y le dará más aroma. Ya me contaréis qué tal os sale si decidís prepararla en casa.

Caldereta de jabalí


Dificultad: baja-media
Coste: medio

Ingredientes: ( 4 personas)

- 350 gramos de carne magra de jabalí
- 6 dientes de ajo
- 1 cebolla
- 2 pimientos verdes
- 1 tomate maduro mediano
- 1/2 litro de vino tinto de calidad
- 3 patatas
- Pimentón de la Vera
- Pimienta en grano
- Laurel
- Tomillo
- Romero
- Clavos de olor
- Harina para freír
- Sal
- Aceite de oliva virgen

Preparación:

Lo primero que vamos a realizar es una maceración con el vino, la carne y especias. Para ello ponemos la carne a trozo en un recipiente, que luego vamos a meter en el frigorífico durante 24 horas. Yo lo dejé ese tiempo, pero podéis acelerar el proceso y dejarlo 12 horas. A la carne le ponemos un poco de sal, pimienta en grano al gusto, tres clavos de olor, una cucharadita de pimentón de la Vera, tomillo y orégano. Añadimos el vino tinto de calidad, y repito, de calidad, y cubrimos. Cerramos y dejamos macerar. Es una pena que no le hice la foto, porque tenía una pinta increíble.

Una vez ha pasado ese tiempo sacamos la carne de la maceración, la ponemos en un colador para que suelte el líquido, y las pasamos por harina para freírlas. No tiréis el líquido porque el vino nos servirá luego! Podemos hacerlo en la misma olla o en una sartén aparte. Yo lo hice en la misma olla.

En una olla a presión, para no tardar tres horas al estilo tradicional, echamos un fondo de aceite, freímos los ajos enteros pero sin piel y cuando han tomado color, los pasamos a un mortero que luego prepararemos.

Echamos la carne en la olla y freímos para sellarlas. No tiene que quedar frita del todo, es solo para sellar los jugos y luego, esa misma harina espesará la salsa. Reservamos. Os recomiendo no poner todo a la vez, poco a poco aunque tardemos más para que no se enfríe el aceite.

Sellar la carne de jabalí

Una vez tenemos la carne, echamos la cebolla picada y los pimientos a trozos pequeños. Vamos a ir dejando pochar las verduras para que tomen color. Una vez están listas, agregamos el tomate a dados y dejamos que se ponga todo blando a fuego bajo-medio.

Hacemos el majado en el mortero con los ajos fritos, un poco de sal, unos granos de pimienta, tomillo, romero y pimentón.

Agregamos la carne a las verduras, removemos, agregamos un par de hojas de laurel y el majado del mortero. Mezclamos bien y dejamos unos minutos.

A continuación, agregamos un vaso del vino de la maceración, y ponemos a fuego medio para que evapore el alcohol durante unos minutos.

Añadir el vino

Cubrir con agua

Pasado ese tiempo, añadimos las patatas cascadas, cubrimos con agua y cerramos la olla. Lo vamos a dejar 20-25 minutos a partir de que empieza a salir presión. La carne de jabalí hay que dejarla un poco más que la ternera.

Yo les eché las patatas cascadas, pero si queréis, podéis hacer la carne y luego poner las patatas fritas. Es cuestión de gustos.

Abrimos la olla, dejamos reducir a fuego bajo el caldo, que moveremos de vez en cuando, para que no se pegue o asiente y lista para servir. Rectificar de sal si es necesario. Si queréis, también podéis apartar la carne y triturar la salsa, aunque a mí estos platos me gustan un poco más bastos. A mojar pan... Bon appétit!

20 mayo 2016

0

Flan de canela casero

Flan de canela casero

Os dejo la receta de flan de canela para que disfrutéis de este postre casero y realmente bueno. Los postres que hacemos con cariño y con buenos ingredientes, siempre, o casi siempre, ya se sabe que la repostería es una ciencia exacta, salen bien. Yo os voy a dejar esta fantástica receta de flan de canela casero que os va a encantar y es muy, pero que muy fácil de hacerla en casa. Vamos a utilizar el baño María, una forma tradicional y de toda la vida de hacer los mejores flanes. Ya me contaréis por Facebook qué tal os salen. Están para rebañar con la cucharilla!

Flan de canela casero


Dificultad: baja-media
Coste: bajo

Ingredientes: (8-10 flanes individuales)

- 8 huevos
- 1,5 litros de leche entera
- 250 gramos de azúcar blanco
- Canela en rama y molida
- 1 limón
- Caramelo líquido

Preparación:
La cantidad de flanes también va a ser un poco proporcional al tamaño de las flaneras, pero siempre podéis poner una flanera familiar y echarlo todo ahí.

Ponemos el litro y medio de leche a calentar a fuego medio con la piel de un limón y una rama de canela. Dejamos que hierva a fuego suave unos cinco minutos. Mientras, ponemos el caramelo líquido en el fondo de las flaneras y un poco de canela en molida. Podéis ver la receta del caramelo líquido o comprar el que venden en los supermercados.

Apartamos la leche y echamos una cucharadita de canela, no os cortéis, los flanes son de canela! mezclamos y dejamos que vaya templando y perdiendo calor.

En un recipiente, batimos los huevos con el azúcar. Que quede todo bien disuelto. Si queréis, luego podéis pasarlo por un colador a otro recipiente. De esa forma no quedaran trocitos de huevo ni nada por el estilo.

Cuando ya la leche está tibia, vamos a ir añadiendo y moviendo a la vez (poco a poco) los huevos con el azúcar a la leche a la que le habremos quitado la canela en rama y la piel del limón.

Una vez mezclado todo bien, eliminamos la espuma que haya podido producirse al moverlo con una espumadera. Lo vamos echando en las flaneras y calentamos el horno a 170 grados.


Los flanes ya listos, los ponemos al baño María y los introducimos en el horno ya caliente, durante 40-45 minutos. Una vez pasado ese tiempo, abrimos el horno y nos aseguramos que están cuajados pinchando con un palillo, si sale seco, es que están perfectos.

Sacamos con cuidado los flanes (dejar el recipiente con agua, ya que es má fácil sacar los flanes que todo entero) y los ponemos en un lugar para que pierdan el calor. Una vez fríos, los metemos en el frigorífico y listos para comer. Bon appétit!

16 mayo 2016

0

Lentejas con esparragos trigueros

Lentejas con espárragos trigueros

Los lunes ya se sabe, lentejas, Hoy os presento una receta de lentejas con espárragos trigueros, para que aprovechemos los productos de temporada. Yo le he puesto su toque de chorizo, para darle más aroma y sabor, aunque con un buen pimentón de la Vela, la verdad, todo es más fácil, Quizás nunca las habéis probado así, con espárragos trigueros, pero os adelanto, que además de seguir con la norma de hacer recetas fáciles para toda la familia, están muy ricas. Mirad que pintaza que tienen y como piden unas buenas rebanadas de pan. ¿Que os parece la idea? Ya sabéis, podéis dejas vuestros comentarios en mi página de Facebook y nunca está de más compartir y dar a un like. ;)

Lentejas con espárragos trigueros


Dificultad: baja
Coste: bajo

Ingredientes: (4 personas)

- 250 gramos de lentejas
- Un puñado de espárragos trigueros
- 2 dientes de ajo
- 1/2 cebolla
- 2 patatas
- Tomate frito
- 1 hoja de laurel
- Pimentón de la Vera
- Pimienta negra molida
- Sal
- Aceite de oliva

Preparación:
Ponemos en una olla con un fondo de aceite los ajos a dorar ya laminados. Dejamos que tomen color y agregamos la cebolla picada. Todo ello a fuego medio. Cuando empieza a tomar color, agregamos un poco de tomate frito, como un par de cucharadas y el laurel. Damos unas vueltas y mezclamos.

Añadimos los espárragos trigueros limpios y cortados a nuestro gusto. Mezclamos. Agregamos una de las patatas cortada a dados muy pequeños y la otra a dados más grandes. De esa forma la patata se va a deshacer y nos va a otorgar un espesor fantástico a nuestras lentejas. Añadimos las lentejas y el chorizo y salpimentamos. Rehogamos un poco y lo dejamos hasta que el chorizo suelta un poco de jugo.

Rehogar las lentejas y las verduras

Añadimos una cucharada del pimentón de la Vera, veréis qué olor más fantástico sale de la olla en este momento. Removemos con rapidez y agregamos agua o caldo de verduras hasta tapar por completo los ingredientes.

Añadir el caldo a las lentejas

Dejamos a fuego bajo-medio, con la olla tapada hasta que estén las lentejas y las patatas listas. Rectificamos de sal si hace falta. Cuando se está haciendo, a mi me gusta ir moviendo la olla haciendo círculos. De esa forma las patatas se van deshaciendo y conseguimos un caldo espeso y realmente rico.

Una vez listas, apartamos y dejamos reposar unos minutos antes de servir con unas buenas rebanadas de pan. Bon appetit!

13 mayo 2016

0

Trucha a la molinera

Trucha a la molinera

¿Qué os parece esta receta de trucha asalmonada a la molinera? Puede que nunca hayáis oído hablar de ella, pero es muy sencilla de preparar y tiene un ligero toque a limón que vamos a acompañar con unos anacardos y jamón cocido. Este fantástico pescado podemos adquirirlo en cualquier pescadería o supermercado que tengamos cerca, y el precio es bastante asequible a todos los bolsillos. Aunque existen varias versiones de esta receta, la base es la trucha, y una salsa que vamos a realizar con mantequilla y zumo de limón. Yo os hago una propuesta, basándome en la receta original de trucha a la molinera, en la que se utiliza como ingredientes jamón serrano en dados y almendra laminada, que sustituyo por anacardos y jamón cocido, como os dije antes. Otro factor que debemos tener en cuenta es el pescado, en este caso, la trucha, tiene que estar limpia de espinas. Bien nos lo podrá hacer el pescadero, o tendremos que limpiarla nosotros mismos. Veréis que sabor tan rico con un toque agradable a limón y mantequilla vamos a obtener. La he acompañado con unas patatas cocidas a las que también les he puesto por encima un poco de salsa. Ya me contaréis.

Trucha a la molinera


Dificultad: fácil
Coste: bajo

Ingredientes: ( 4 personas)

- 1 trucha por persona
- Mantequilla
- 4 dientes de ajo
- 125 gramos de jamón cocido
-  1 cebolla
- 50 gramos de anacardos
- 1 limón
- Harina de trigo para freír
- Sal
- Aceite de oliva

Preparación:
Lo primero que haremos es sacar los lomos a las truchas. Podemos ver algún tutorial o vídeao o decirle al pescadero que nos lo saque y si quiere o no tiene mucha gente esperando, no creo que tengamos problemas. Debemos quitarles todas las espinas, de esa forma se convierte en un plato fabuloso para niños y no tan niños, ya me entendéis.

Una vez tenemos los lomos limpios y sin espinas. Salpimentamos, enharinamos y reservamos.


Preparamos el refrito o la salsa que vamos a poner por encima. Yo las he acompañado con unas patatas cocidas, podéis pelar las patatas y reservar sin piel.

En una olla ponemos tres cucharadas soperas de mantequilla a fuego bajo-medio. Cuando se ha derretido y tomado calor, echamos los ajos laminados, dejamos que doren un poco y añadimos la cebolla picada. Dejamos pochar. Añadimos los anacardos, que son almendras laminadas en su versión original y el jamón cocido, que en su receta original es jamón serrano también. Os lo digo para que podáis optar por una o por otra.

Dejamos unos minutos y vamos a ir agregando el zumo del limón poco a poco mientras que movemos y mezclamos bien. Se irá espesando y conseguiremos una salsa con todos los ingredientes. Salpimentamos y probamos. El limón va a perder intensidad, pero mantendrá el sabor. Reservamos.


Ponemos una sartén a fuego medio-fuerte y freímos los lomos de las truchas. Poned primero la parte de la piel. No os paséis que se pueden quedar secas y no nos interesa. Sacamos y dejamos sobre papel de cocina, para eliminar el exceso de aceite, y podemos emplatar. Ponemos las patatas, las truchas y echamos por encima la salsa que teníamos preparada. Bon appétit!

06 mayo 2016

0

Arroz con coliflores y bacalao


¿Has probado el arroz con coliflores y bacalao? Si no has podido probarlo, te recomiendo que un día te pongas con las manos en la masa y que lo prepares. Es un arroz muy típico en la costa levantina española, que por supuesto podrá tener pequeñas variaciones de un lugar a otro. Esta receta también es muy típica en época de Semana Santa, pero podemos hacerla, por supuesto, siempre que queramos porque está muy rico. Si nos gusta el arroz más caldoso, siempre podemos poner un poco más de agua en la proporción de arroz, si nos gusta más seco, utilizaremos la típica de dos partes de agua por una de arroz. Lo que sí es fundamental es en este plato que los ingredientes sean de calidad y, por supuesto, la coliflor sea fresca. Ya me contaréis por Facebook!

Arroz con coliflores y bacalao


Dificultad: baja
Coste: bajo

Ingredientes: (4 personas)

- 80 a 100 gramos de arroz por persona (360 gramos para 4 personas)
- 3 dientes de ajo
- 1 cebolla
- 1 pimiento verde
- 1 tomate maduro mediano
- 1/2 coliflor
- 220 gramos de bacalao desalado o en su punto de sal
- Caldo de pescado
- Pimienta negra
- Azafrán en hebra
- Sal
- Aceite de oliva virgen

Preparación:
Vamos a preparar las verduras primero. Laminamos los dientes de ajo pelados, picamos la cebolla y el pimiento verde y partimos en dados el tomate. Troceamos la coliflor, pero que queden de un tamaño mediano y limpiamos. Si el bacalao hay que desalarlo, lo habremos metido en agua, ya desmigado, la noche anterior y cambiado, al menos, tres veces el agua. Si está en su punto de sal, perfecto.

Ponemos la paellera, sartén o la olla en el fuego y agregamos un chorro de aceite de oliva. Dejamos que tome calor y agregamos, primero el ajo, que dejaremos que tome un poco de color antes de agregar la cebolla, y pasado unos minutos, seguimos con el pimiento y pasados otros cinco minutos, añadimos el tomate a dados. Dejamos que el tomate suelte jugo y se haga poco a poco el refrito.



Añadimos una pizca de sal, las coliflores, el bacalao desmigado, el azafrán en hebras y un poco de pimienta. Mezclamos unos minutos.

En un vaso vamos a poner el arroz, antes de agregarlo al refrito, para luego saber la proporción de caldo que vamos a utilizar. Añadimos el arroz y vamos a ir removiendo, hasta que veámos que el arroz va perdiendo el color blanco y poniéndose casi transparente.


Añadimos el caldo de pescado (si no tenéis podéis poner agua con una pastilla de caldo de pescado). La proporción es de dos partes de caldo por cada parte de arroz. Si lo queremos un poco más caldoso, le podemos poner un proporción de tres de caldo por casa una de arroz. Mezclamos y dejamos que se haga a fuego medio entre 12 y 15 minutos o hasta que el arroz esté listo y sin pasarse. El tiempo también dependerá del arroz que utilicemos. Mirad siempre la información que os facilita el fabricante o la marca. Pasados unos minutos podéis rectificar de sal si es necesario.

Dejamos que se haga y luego apartamos y que repose antes de servir. Bon appétit!

02 mayo 2016

0

Bizcocho de zanahorias y uvas pasas


Receta de bizcocho de zanahorias. Uno de los bizcochos más ricos y fáciles que podemos hacer es el de zanahorias. Es un bizcocho jugoso, ya que la zanahoria le aporta hidratación y encima, a esta receta que os voy a escribir, le he puesto unas uvas pasas hidratadas en ron con un toque a canela. Para chuparse los dedos, vamos. En cuanto a la elaboración, es casi igual que cualquier otro que hagamos, por lo que no vamos a tener complicaciones a la hora de hacerlo. Es ideal para desayunos o meriendas y seguro, que vais a sorprender a todos los que lo coman. Yo aún no me he encontrado a nadie que lo pruebe y no le guste, así que animaros y vamos a ponernos con las manos en la masa.



Bizcocho de zanahorias con uvas pasas


Dificultad: baja
Coste; bajo

Ingredientes:

- 2-3 zanahorias grandes
- 250 gramos de azúcar blanco
- 275 gramos de harina
- 4 huevos
- 125 ml de aceite de girasol
- Un puñado de uvas pasas sin hueso
- 1/4 de vaso de ron o brandy
- Canela en polvo
- Una pizca de sal
- 12 gramos de levadura en polvo química

Preparación:
Troceamos las uvas pasas y las dejamo hidratar en el ron o el brandy. Reservamos.

En un recipiente, ponemos los cuatro huevos y el azúcar. Con unas varillas mezclamos hasta que se integren y el azúcar esté disuelto. Agregamos el aceite y volvemos a mezclar.




Rallamos las zanahorias peladas y limpias, con ayuda de un rallador o una picadora. Las agregamos al recipiente junto a una pizca de sal. Mezclamos.

Añadimos la harina tamizada con ayuda de un colador, la levadura y una cucharadita de canela en polvo. Mezclamos de nuevo con las varillas hasta que esté de nuevo todo integrado. Podéis utilizar la batidora con su accesorio de varillas si os es más fácil.

Ponemos el horno a calentar a 180 grados.


Yo he utilizado un molde rectangular, pero podéis usar otro diferente. Para que podamos desmoldarlo sin problemas y sin que se quede pegado, vamos a forrar el molde con papel de horno. Echamos la masa encima. Podéis ver la foto.


Echamos por encima las uvas pasas escurridas que habíamos troceado y azúcar con canela por encima. Metemos en el horno y dejamos durante 40-45 minutos. Pasado ese tiempo abrimos el horno y pinchamos con un palillo para comprobar que está seco. Apartamos y dejamos enfriar para cortarlo sin problemas. Bon appétit!