20 marzo 2017

0

Alitas de pollo fritas super crujientes

Alitas de pollo fritas super crujientes

Si queréis hacer unas alitas de pollo fritas super crujientes, esta receta os va a sorprender y no vais a querer hacer ninguna otra. Es lo que se suele decir, la receta definitiva del pollo super crujiente. Que se quite el Kentucky y todo lo que nos pongan por delante en la calle. Como lo casero y natural, no hay nada. Para hacer las alitas, que también podemos hacerlo con cualquier otra parte del pollo, lo único que debemos tener en cuenta, es que que no es una receta para hacerla en el día, es de un día para otro, ya que vamos a meter los trozos de pollo en una especie de adobo, y que dejaremos marinar un mínimo de un día. De esa forma las alitas van a tener un sabor increíble, y con el empanado que le vamos a dar, nos van a quedar, no crujientes, sino lo siguiente. Os aseguro que están de escándalo, y encima, podemos variar las cantidades y las especias que les pongamos a nuestro gusto. Pedazo de recetón!

Alitas de pollo fritas super crujientes


Dificultad: baja
Coste: bajo

Ingredientes: (4 personas)

- 1 kilo de alitas de pollo
- Harina de trigo (Si eres celíaco, utiliza de maíz)
- pimienta negra
- Tomillo
- Canela
- Orégano
- Ajo en polvo (podéis machacarlo si queréis)
- Comino molido
- Pimentón dulce
- Cúrcuma
- Sal
- Leche
- Pan rallado
- 1 sobre de puré de patatas en copos
- Aceite para freír

Preparación:

Limpiamos las alitas. Reservamos.

En un recipiente, ponemos seis cucharadas soperas de harina, que os he comentado, en caso de ser celíaco, podéis cambiar por maíz.

Ahora agregamos las especias. Yo le puse las que os he escrito arriba en los ingredientes; pimienta negra, pimentón dulce, cúrcuma, canela molida, tomillo, comino molido, orégano, ajo y sal. Yo puse entre una y dos cucharillas, según lo que más me gusta, menos de la pimienta que puse un poco. Tened cuidado con ella, aunque si queréis un toque picante, le podéis agregar cayena molida, pero sin pasaros.

Especias para las alitas super crujientes

Ahora agregamos, poco a poco y mezclando, leche entera (o la que tengáis) hasta hacer una masa cremosa, no demasiado líquida.

Metemos las alitas o el pollo en nuestra masa y cerramos con film o con una tapadera. Metemos en el frigorífico y lo dejamos hasta el día siguiente.

Dejar macerar de un día para otro

Empanar el pollo

Al día siguiente, mezclamos el sobre de puré de patatas en copos con abundante pan rallado. Si eres celíaco, no utilices pan rallado. Puedes poner cereales triturados.

Ponemos una sartén a fuego medio alto con abundante aceite y pasamos vamos a ir pasando los trozos de pollo, sin escurrir ni nada, por el empanado. Una vez está caliente el aceite, freímos bien y pasamos a papel de cocina para eliminar el exceso de aceite. Presentamos las alitas solas o o con una ensalada, patatas chips, o lo que queramos. os van a sorprender. Bon appétit!
Si las alitas son muy gruesas, es posible que si ponemos el aceite demasiado caliente, se hagan por fuera y por dentro queden algo crudas. Una solución es hervir las alitas antes de marinarlas, de esa forma, las alitas estarán totalmente hechas por dentro a la hora de comerlas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Siempre se agradecen los comentarios, es una forma de animar a seguir escribiendo. Gracias!