Te recomendamos

03 abril 2017

0

Costillas adobadas al horno


Si os gustan las costillas y sois amantes de cocinar al horno o en barbacoas, esta receta de costillas al adobadas al horno va a ser una de las mejores que podáis preparar. son unas costillas jugosas, carnosas y grandes. Más de lo que imagináis. Lo mejor es comprarlas en una carnicería o en la plaza de abastos, así comprarás costillas de calidad. El adobo le va a otorgar un sabor increíble y único que luego vamos a convertir en salsa, para echarla por encima y que nos recordará al sabor de las salsa barbacoas. El toque de picante y especias es orientativo, para que tengáis una referencia. Si os gusta más el sabor a ajos, le podéis añadir más al adobo, y si os gustan otros sabores, como tomillo o el romero, le podéis agregar un poco. Unas costillas adobadas para que las disfrutéis y con las que van a alucinar vuestros invitados.


Corte de las costilla

Costillas adobadas al horno


Dificultad: baja-media
Coste: bajo-medio

Ingredientes: (4 personas)

- 4-8 costillas grandes carnosas de cerdo
- 1 cebolla grande
- Pimentón dulce
- Orégano
- Cayena
- Laurel
- Clavos de olor
- 4-6 dientes de ajo
- Pimienta negra en grano
- Vinagre
- Vino blanco o vino Fino de Jerez
- Sal
- Aceite de oliva virgen

Preparación:
Lo primero que debemos hacer, lógicamente para nuestras costillas adobadas, es el adobo. Vamos a dejar las costillas metidas y que adquieran todo el sabor posible. Ya veréis qué salsa estilo barbacoa, aunque no es igual, vamos a conseguir. Os vais a chupar los dedos, literalmente.

Os he puesto de cuatro a ocho costillas para que las hagáis adobadas al horno, porque dependerá del tamaño. Alguno o alguna no lo entenderá, ya que estará acostumbrada a costillas pequeñas, pero os aseguro que si vais a comprarlas a la plaza de abastos, o una buena carnicería, su tamaño es tan grande que con una por persona, (a no ser que seáis muy tragones) estaréis servidos.

En un mortero, ponemos de cuatro a seis dientes de ajo. Depende si os gusta fuerte o no, podéis variar las cantidades. Ya sabéis que en cocina nada es fijo, por regla general y sin meternos en postres...

Añadimos dos o tres clavos de olor, una hoja de laurel, un poco de guindilla (opcional) unos cuantos granos de pimienta negra (6-8), un buen puñado de orégano y un par de cucharillas de sal. Ahora majamos muy bien. Tiene que quedar todo muy bien triturado.


Preparar el majado

Añadir el pimentón, vinagre y agua

Añadimos tres cucharadas de pimentón dulce y ahora un par de cucharadas de vinagre de vino. Removemos y añadimos medio vaso de agua. Movemos con cuidado para mezclar bien. Será muy pastosa, pero ahora agregamos más líquido.

Ponemos las costillas (yo las puse separadas) en un recipiente para dejarlas adobadas. Añadimos el adobo mezclado con un vaso de agua más sobre las costillas. Deben quedar cubiertas o semicubiertas. Si no es así, le daremos una vuelta pasadas unas horas. Así tomarán el adobo por igual.

Las metemos en el frigorífico tapadas para que no desprendan olor.

Dejar las costillas en el adobo

Dejar en el adobo las costillas hasta el días siguiente. Lo mejor es dejarlo doce horas como mínimo. Si las dejáis un días entero, mucho mejor.

Una vez que hemos dejado las costillas y las tenemos listas, encendemos el horno y lo ponemos a 180 grados. Echamos un poco de aceite de oliva en una bandeja de cristal tipo Pirex y encima la cebolla laminada. Colocamos las costillas sobre la cebolla. Echamos el adobo y rociamos con un vaso de vino blanco o de vino Fino de Jerez.

Una vez el horno ha llegado a la temperatura, estará listo para meter la bandeja en el horno. Dejamos las costillas que se doren por un lado y luego, abrimos el horno y les damos la vuelta. Dejamos que se doren por los dos lados. Una vez doradas, las sacamos del horno con cuidado.

Sacamos las costillas y echamos la salsa en el vaso de la batidora. Trituramos y dejamos muy fina. La ponemos en una salsera y presentamos las costillas adobadas al horno junto a unas patatas fritas y un poco de salsa por encima. Bon appétit!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Siempre se agradecen los comentarios, es una forma de animar a seguir escribiendo. Gracias!