29 mayo 2017

0

Tortillitas de bacalao crujientes

Tortillitas de bacalao crujientes

Te van a encantar estas tortillitas de bacalao. Si aún no conoces la receta de tortillitas de bacalao, no pierdas la oportunidad de leer cómo hacerlas en casa de la forma más sencilla y con la que sorprenderás a tu familia o invitados por su sabor y textura super crujientes. Para conseguir unas tortillitas de bacalao crujientes y de lo más sabrosas no pienses que necesitas mucho tiempo en la cocina, o que te va a resultar imposible. Es como hacer las tortillitas de camarones o las tortillitas de gambas pero básicamente cambiando el ingrediente que le otorgará el sabor.

No vamos a conseguir tortillitas de camarones como las de Ángel León, ni mucho menos, pero incluso él ha reconocido que se vuelve loco por unas tortillitas de camarones bien hechas. Yo os voy a enseñar cómo hacerlas, en este caso de bacalao, y veréis que os van a salir crujientes y de lo más ricas. ¿A tí cuál te gusta más? ¿Te gustan las tortillitas de bacalao, las tortillitas de camarones o las de gambas? ¿Tienes algún truco que quieras enseñarnos para hacer unas tortillitas de bacalao andaluzas?

Tortillitas de bacalao crujientes


Dificultad: baja
Coste: bajo-medio

Ingredientes:

- 150 gramos de harina de garbanzos
- 200 gramos de harina de trigo
- 200 gramos de bacalao al punto de sal o salado
- 1 cebolleta o una cebolla blanca en su defecto
- Perejil fresco
- Sal
- Pimienta blanca
- Aceite de oliva para freír
- Colorante alimentario (opcional)


Preparación de las tortillitas de bacalao:


Hacer las tortillitas de bacalao es casi igual que hacer tortillitas de camarones o tortillitas de gambas. Las primeras, las de camarones, son las más típicas que podemos comer en Cádiz, las demás, son algo más inusuales, pero no por ello, imposibles de encontrar. De todas formas, para eso os escribo este artículo, para que podáis hacer vuestras propias tortillitas de bacalao caseras cuando queráis.

Metemos el bacalao en abundante agua para desalar. Eso si el bacalao es salado y seco. como en mi caso. Si lo habéis comprado al punto de sal, podéis saltaros este paso. Si no es así, ponerlo la noche anterior y cambiar el agua al menos tres veces antes de poder cocinarlo. Si no lo hacéis así, estará demasiado salado.

Al día siguiente, para hacer las tortillitas de bacalao, necesitamos algo lógico. Desmenuzar el bacalao. Así que tiramos el agua y limpiamos de espinas y picamos. Reservamos el bacalao picado.

Picamos la cebolleta o cebolla blanca, bastante fina si podéis. Luego picamos el perejil fresco. Un buen manojo, no os cortéis con el verde. Hay que dar color y sabor fresco a las cosas.


Para dar un poco de color a las tortillitas de bacalao, podemos añadir una pizca de colorante alimentario, pero sin pasarnos.


En un recipiente, echamos los dos tipos de harina, un poco de sal, una pizca solamente, ya que el bacalao, en principio tiene que estar al punto de sal, pimienta blanca al gusto pero sin pasarnos, para otorgar potencia, y el bacalao troceado que teníamos reservado.

Añadiremos poco a poco, agua fría y mezclamos bien para no formar grumos.  Debemos obtener pasta ni muy líquida, ni muy densa, con lo cual nunca vamos a  añadir mucha agua de una sola vez. Así tendremos más control sobre la pasta que hacemos para las tortillitas de bacalao.

Mezcla para tortillitas de bacalao

Freír las tortillitas de bacalao en abundante aceite caliente

Dejamos una hora en el frigorífico. Así el conjunto toma sabor.

Pasado ese tiempo, ponemos abundante aceite en una sartén y, cuando esté caliente, iremos echando pequeñas porciones de la masa con una cuchara sopera para freírlas. Intentaremos no echarlas desde muy arriba, sino lo más aproximado al aceite y despacio intentando extenderlas al tiempo que echamos la masa de las tortillitas. Una vez que está la masa en el aceite no volvemos a tocarla hasta pasados unos segundos y así ella misma se separa del fondo por sí misma.

Tampoco pondremos muchas ya que el aceite se enfría y no se hacen bien.

Una vez las tenemos, las ponemos sobre papel absorbente y las presentamos. Las comemos acabadas de freír ya que si pasa mucho tiempo, las tortillitas se ponen blandas. Bon appétit!

23 mayo 2017

0

Quinoa Hamburguesa de quinoa y pescado

Recetas con quinoa. Hamburguesa de quinoa y pescado

¿Buscas recetas con quinoa? ¿Qué te parece una hamburguesa de quinoa? Te enseño a preparar esta fantástica hamburguesa de quinoa con pescado que, para los celíacos, al ser intolerantes al gluten y la quinoa tiene la propiedad de no tenerlo, la va a convertir en una de las opciones favoritas en vuestra dieta semanal. La preparación o proceso de cocción de la quinoa y los beneficios de la quinoa los he explicado con anterioridad en un artículo del blog. Si sois personas con ansias de conocimiento y queréis saber más sobre las propiedades y beneficios de la quinoa o quinua, podéis pinchar en el enlace y leer el artículo. ¿Sabes por ejemplo que existe una quinoa negra y que es un híbrido? pues en el artículo aprenderás muchas más cosas sobre la quinoa...

En cuando ta la hamburguesa de quinoa y pescado, al igual que otras recetas con quinoa, suelen ser bastante sencillas. Lo que hacemos es combinar o sustituir el trigo por la quinoa. Esta es una de las recetas con quinoa que me parecen más atractivas por el sabor y por su fácil integración en nuestra dieta diaria o planning de comidas. Debemos tener en cuenta, que, aunque yo no he puesto pan, o no he presentado la hamburguesa de quinoa entre el típico pan, podéis comprar pan para celíacos y comerla normalmente. El resto de los ingredientes son aptos para celíacos. Si no tienes problemas con el gluten, como en mi caso, por supuesto que también puedes hacer esta receta de quinoa y comerla como más te guste, con o sin pan. Ya os digo que la preparación es de lo más sencilla y el resultado, increíble de textura y sabor. ¿Vosotros sois de preparar recetas con quinoa? ¿Cual es la receta con quinoa que más os gusta? ¿Conocías la hamburguesa de quinoa? Ya sabéis, me encanta leer vuestros comentarios!

Jugosidad de la hamburguesa de quinoa


Hamburguesa de quinoa y pescado


Dificultad: baja
Coste: bajo

Ingredientes: (4 hamburguesas)

- 150 gramos de quinoa blanca
- 2 rodajas de pescadilla gruesas
- 2 cebollas medianas
- 2 dientes de ajo
- 3 huevos
- 4 lonchas de queso para fundir o sabanitas
- Perejil fresco
 - Cebollino
- 1 tomate maduro y fresco
- Pepinillos en vinagre (opcional)
- Salsa kétchup
- Mostaza
- Lechuga
- Col lombarda
- Sal
- Pimienta molida
- Aceite de oliva virgen
- 4 panecillos sin gluten para hamburguesas (opcional)

Preparación:
Limpiamos y cocemos la quinoa. Ya sabéis que la quinoa no se puede cocer sin antes limpiar bien por el componente tóxico que tiene en su exterior y que se llama saponina. Podéis leer el artículo sobre los beneficios y preparación de la quinoa de mi blog. Una vez tenemos la quinoa lista y fría. Reservamos.

En un recipiente, vamos a mezclar todos los ingredientes picados. Es decir, los dientes de ajo picados finamente, una cebolla picada, perejil fresco picado, el pescado limpio de espinas y picado, un poco de cebollino picado, la quinoa, sal, y un poco de pimienta molida al gusto.


Podemos sustituir, si nos gusta más, la pescadilla por salmón y le otorgamos un sabor totalmente diferente.


A continuación, añadimos los huevos y mezclamos. Cuando esté todo bien mezclado, nos saldrá una pasta homogénea y podemos hacer las hamburguesas de quinoa.

Mezclar los ingredientes para hacer la hamburguesa de quinoa

Yo divido la mezcla en cuatro partes y las pongo en cuatro trozos de film transparentes. Hago unas bolitas y aprieto. Así no nos llenamos las manos ya que estamos apretando el film transparente y el los ingredientes están dentro. Nunca tocamos los ingredientes en realidad. Aplastamos y damos forma de hamburguesa. Reservamos.

Dar forma a la hamburguesa de quinoa

Limpiamos y cortamos el resto de ingredientes que va a acompañar a nuestras hamburguesas de quinoa y pescado. Si vamos a ponerlas sobre pan, y somos intolerantes al gluten, compraremos unos panecillos de hamburguesa sin gluten. Si no tenemos ese problema, podemos comer la hamburguesa de quinoa tal cual, acompañada del resto de ingredientes, o dentro de un panecillo.

Ponemos un poco de aceite de oliva en la plancha o la sartén y doramos las hamburguesas. Cuidado al darles la vuelta. No sea que se partan. Hay que tratarlas con un poco más de cariño. pero el resultado es realmente increíble.

Una vez las tenemos, las presentamos solas junto a el resto de ingredientes, los pepinillo,s la lechuga lombarda, queso, etc, o como una hamburguesa sobre pan. Bon appétit!

18 mayo 2017

0

Espaguetis al pesto rosso o pesto rojo


El pesto rosso o pesto rojo siciliano es una de las mejores salsas de la cocina italiana, con sabor genuinamente mediterráneo, con las que podemos preparar unos espaguetis. Hoy os presento una receta de espaguetis al pesto rosso. Es algo diferente de la que estamos acostumbrados, pero que tiene un sabor increíble. Todos conocemos normalmente la salsa pesto, que, si queréis prepararla, os dejo el enlace para que la probéis y hagáis un pesto tradicional casero. El pesto rojo es algo diferente y aunque lleva albahaca, el principal ingrediente es el tomate. En este caso el tomate deshidratado es el que le va a otorgar el sabor característico a nuestro pesto rojo. Es de lo más fácil de preparar y os va a sorprender muy gratamente. Yo lo hice con espaguetis, pero podéis utilizar la pasta que más os guste. Por cierto, ¿Cual de las dos versiones de pesto os gusta más, el pesto tradicional o el pesto rosso? ¿Tenéis una receta de pasta que sea vuestra favorita y no tenga salsa pesto?

Espaguetis al pesto rosso o pesto rojo


Dificultad: muy baja
Coste: bajo-medio

Ingredientes: (4 personas)

- 225 gramos de espaguetis
- 125 gramos de tomates deshidratados
- 200 gramos de tomates naturales maduros
- 70 gramos de piñones o anacardos
- 75 gramos de queso pecorino
- Albahaca fresca
- 1 diente de ajo
-  Orégano
 - Sal
- Aceite de Oliva Virgen Extra


Preparación de los espaguetis al pesto rosso o pesto rojo:


El día anterior, ponemos los tomates deshidratados en aceite. Cubrimos bien de aceite y tapamos hasta el día siguiente.

Cuando vamos a preparar los espaguetis al pesto rosso o rojo, continuamos con el resto de ingredientes. Los tomates frescos, los pelamos e intentamos eliminar el máximo de semillas. Reservamos.

En un pasapurés, vamos triturando los tomates frescos junto a los deshidratados. Añadimos el diente a ajo, y la albahaca fresca. De la albahaca ponemos un puñado de hojas, como diez o doce. Por supuesto, vamos a ir echando el contenido triturado a un recipiente o bol grande.

Añadimos ahora los piñones picados o los anacardos, el pecorino rallado un poco de orégano, y sal al gusto. Para eso lo probaremos e iremos rectificando posteriormente. Añadimos aceite de oliva y mezclamos bien hasta crear una pasta cremosa. El aceite que utilizaremos para nuestro pesto rosso será el que utilizamos para hidratar los tomates el día anterior. Reservamos.

Ponemos una olla con abundante agua y sal y cocemos los espaguetis. Si quieres aprender más sobre la cocción de la pasta y algunos consejos, os dejo un enlace muy interesante.

Una vez cocidos y listos los espaguetis, mezclamos con el pesto rosso y servimos. Si hace falta, podemos calentar el pesto rosso con anterioridad en una olla o en un microondas. Espolvoreamos por encima albahaca fresca picada y listo. Bon appétit!

12 mayo 2017

0

Quinoa o quinua, qué es, propiedades de la quinoa y cómo prepararla

Quinoa, qué es la quinoa, propiedades quinua y forma de cocinarla

Quinoa o quinua, ¿Qué es la Quinoa? propiedades de la quinoa, beneficios de la quinoa. Si aún no sabes qué es la quinoa o quinua, cuáles son algunas de sus propiedades más interesantes o cómo es la forma correcta para preparar quinoa antes de su consumo, te invito a que sigas leyendo este artículo para descubrir sus beneficios. ¿Ya has preparado quinoa y la utilizas habitualmente? Perfecto, quizás no te interese el artículo, pero ¿Y si aprendes algo? ¿Te vas a quedar con la duda? Pues yo no me quedaría con la duda de aprender algo nuevo sobre la quinoa porque es el producto de moda. El superproducto o incluso algunos la llaman el superalimento. Hasta la NASA la recomienda para sus misiones espaciales ¿Estás de acuerdo con ese término de superalimento? Yo no, pero eso es otro tema...

La quinoa o quinua es un alimento de lo más completo y nutritivo, que por cierto, no tiene nada de nuevo. Ya los indígenas de América Central, cuando nosotros llegamos y descubrimos el Nuevo Mundo, utilizaban quinoa desde hacía siglos. De hecho, era para ellos lo que para nosotros el trigo. por eso, los católicos al llegar allí e imponer la religión cristiana la prohibieron y casi la hicieron desaparecer. En la religión cristiana el pan es un símbolo muy poderoso y está fabricado con trigo, no con quinoa. Así que la quinoa, que representaba la religión de los Incas, y de hecho se le conocía como el trigo Inca, no tenía cabida.

Quinoa o quinua, qué es, propiedades de la quinoa y cómo prepararla


Qué es la quinoa o quinua

La quinoa o quinua es un que tiene la propiedada de tener los ocho aminoácidos esenciales. Se le conoce también como el grano de oro de los Andes y es actualmente tan importante que la FAO consideró establecer el año 2013 como el Año Internacional de la Quinua, en reconocimiento a las prácticas ancestrales de los pueblos andinos, que han sabido conservar la quinua en su estado natural como alimento para las generaciones presentes y futuras. ¿Interesante entonces, no?


La quinoa no tiene gluten, por lo que es perfecta para los celíacos que pueden sustituir el trigo por quinoa.


Podemos decir, a nivel más científico que la quinoa o quinua es una semilla, pero el tratamiento que se le da es de pseudocereal. La quinoa por lo tanto, se consume igual que otros cereales como el maíz, el arroz y el trigo.

Existen tres tipos de quinoa diferenciadas, la quinoa blanca, que consumimos habitualmente y con un sabor más sutil y menos calorías, la quinoa roja con un valor en carbohidratos superior y con tiempo de cocción algo mayor y la quinoa negra, que es un híbrido de laboratorio de quinoa roja y espinaca, con un sabor más terroso y también un tiempo mayor de cocción que la variedad blanca.

La quinoa es rica en fibra. con más del doble que la mayoría de los cereales, tiene un alto aporte en minerales y vitaminas, es rica en magnesio, hierro, potasio, calcio y zinc. Tiene vitaminas del complejo B, vitamina C, E y es rica en antioxidantes.

La quinoa al no contener gluten, es perfecto para las personas intolerantes al gluten de trigo (celíacos ) y tendría que ser un alimento fijo en sus dietas. La pueden consumir combinada con ensaladas, yogures y frutos secos, en sopas o sustituyendo el trigo en muchas preparaciones.

Preparar la quinoa correctamente antes de cocinarla

Para preparar la quinoa y que no se abra, por ejemplo. Conozco a gente que me comentan que se abre la quinoa y no saben el porqué. Debemos seguir unas indicaciones muy sencillas pero que son las correctas para prepararla y que esté en su punto.

Lo primero es lavar la quinoa. Parece una tontería, pero la quinoa contiene saponina. Os pongo el enlace a la Wikipedia, por si os interesa conocer más, pero os explico en pocas palabras qué es la saponina. Básicamente es un compuesto muy tóxico que contiene de forma natural la quinoa y que le confiere un sabor amargo si se ingiere sin su eliminación. Es como un insecticida o pesticida natural que la defiende de plagas. No pasa nada por tomar un quinoa si no hemos eliminado la saponina, pero sí en el caso de su ingesta de forma habitual. La saponina se utiliza en ciertas cantidades para hacer jabón, por lo que el agua suele llenarse de pompas jabonosas y no es conveniente nunca, meter y dejar la quinoa en agua. Siempre la eliminaremos bajo el agua del grifo. De esa forma, nos aseguramos que no se quede la quinoa impregnada en la saponina.

Lavar la quinoa bajo el grifo. Evitar saponina

Pues ya lo sabes, si quieres evitar problemas, la quinoa siempre tiene que lavarse bajo agua fría para eliminar la saponina y luego podremos cocinarla según nos guste más.

Cómo cocinar quinoa

Hay varias formas de cocinar la quinoa y dejarla lista para su consumo directo o combinación con otros alimentos. La más común es cocida.


Hay que lavar siempre la quinoa bajo el grifo y nunca dejarla en remojo para evitar que se impregne de saponina, que es tóxica en cantidades altas.


Lo primero que tenemos es que lavar bien la quinoa bajo el agua para eliminar la saponina. Ya os he comentado que es posible que salga el agua algo espumosa. Podemos ponerla en un colador y así nos facilitará el trabajo.

Una vez el agua sale limpia, ponemos a hervir, a fuego bajo-medio, con el doble de cantidad de líquido que de grano y con un poco de sal. Dos partes de agua o caldo, si queremos, por cada parte de quinoa.

Dejamos durante 12 a 17 minutos que hierva con la tapa puesta y sin remover para que no se rompa. Ese es el tiempo normal de la quinoa blanca. Las otras dos variedades tienen unos minutos más de cocción. Hay que tener cuidado de no pasarnos en el tiempo de cocción, si eso pasa, se formará una especie de pasta y estará toda abierta. La quinoa estará lista cuando esté semitransparente. En la foto de abajo podéis ver el aspecto de la quinoa cocinada con una proporción de dos partes de agua y apartada con 15 minutos de cocción a fuego bajo-medio. El agua se ha consumido.

Quinoa con 15 minutos de cocción

Si hemos añadido más agua, imaginaros que la proporción es mayor o queremos potenciar una sopa o unas verduras y la cocemos con más agua, apartamos, quitamos el líquido con un colador, lo echamos en un recipiente y dejamos reposar unos minutos la quinoa ya cocida. Fijaros en el detalle de esas Estará lista para combinarla con lo que queramos.

¿Qué te parece la quinoa? ¿La consumes normalmente? ¿Cual es tu receta favorita con quinoa? No olvides escribir tus comentarios!

10 mayo 2017

1

Postre de compota de manzana, queso fresco y paté ibérico

Postre de compota de manzanas, queso fresco y paté ibérico

Este postre de compota de manzana con queso fresco y paté ibérico lo hice hace un tiempo y estaba deseando de publicarlo. En la cocina hay tantas cosas que hacer y probar que se acumula el trabajo. Esta preparación no tiene ninguna dificultad, y en lo único que podemos tardar un poco más de tiempo es en hacer la compota de manzanas. La compota es uno de los dulces preferidos por muchos, y a mí, me gustan tanto la compota de manzana como la compota de membrillos. ¿A quién no puede gustarle? Sería pecado... Os voy a dejar cómo preparar la compota de manzana y luego, cómo se monta este sencillo postre que va a ser la delicia de los más golosos de la casa. Ya me contaréis si os gusta más la de manzana o la compota de membrillos. ;)

Postre de compota de manzanas, queso fresco y paté ibérico


Dificultad: baja
Coste: bajo

Ingredientes:

- 1 kilo de manzanas golden o reinetas
- 150 gramos de azúcar blanca refinada
- 1/4 de vaso de agua (75ml aprox)
- 1 limón
- Canela en rama
- Clavos de olor
- 1 paquete de panecillos planos
- Queso fresco o de Burgos
- 1 lata de paté de cerdo ibérico
- 1 bote de sirope de fresas (opcional)

Preparación:
Os he comentado arriba que a mi, personalmente, me gustan tanto la compota de manzanas como la compota de membrillos, por lo que si pincháis en el enlace, podéis ver la receta de la compota de membrillos. Si no la habíais preparado nunca, tenéis ahora una buena oportunidad.

Vamos a empezar ahora a preparar nuestra compota de manzanas. Para ello, quitamos el corazón a las manzanas y las pelamos. Troceamos las manzanas y las vamos echando dentro de una olla.

Incorporamos el azúcar, el agua, la cáscara del limón, una rama de canela y un par de clavos de olor. Ponemos a fuego alto y cuando empieza a hervir, bajamos a fuego medio. Dejamos que se hagan y pongan blandas. movemos de vez en cuando. Tiene que reducir el líquido y crearse un almíbar espeso. Apartamos y reservamos.

Quitamos la rama de canela, la cáscara de limón y los clavos de olor. Aplastamos las manzanas junto con el jugo o pasamos por un pasapurés.Tiene que quedar la consistencia de una crema espesa.

Colocamos un film transparente en una bandeja de cristal o metálica y echamos el puré por encima. De esa forma no se quedará pegado y podremos sacar fácilmente la compota de manzana para trocear. Distribuímos bien por toda la bandeja. Aquí tened en cuenta que la bandeja no sea demasiado grande y que quede una capa de compota de un par de centímetros de altura. Metemos en el frigorífico y dejamos enfriar un par de horas como mínimo. Mejor si es de un día para otro.

Compota de manzanas montada sobre panecillo

Para montar el postre, untamos sobre el panecillo una capa de paté ibérico. Sacamos con cuidado la compota de manzana, que ya habrá adquirido cuerpo, y cortamos un trozo para ponerlo encima del paté, sobre la compota, ponemos ahora una capa de queso fresco o de Burgos y ahora podemos terminar o no, ya que es opcional, con una gotita de sirope de fresa. Es cuestión de gustos, podéis pones unas con sirope y otras sin. Servimos inmediatamente. Bon appétit!

03 mayo 2017

0

Huevos con tomate al horno

Huevos con tomate

Os presento una receta de huevos con tomate al horno, de lo más fácil de preparar y que están increíblemente ricos. Es un plato muy económico, y que incluso podemos hacer más rápidamente si tenemos tomate frito casero guardado, ya sea en el congelador, o que lo hemos preparado el día anterior para otra receta diferente. A mi, por ejemplo, me gusta hacer bastante cantidad de tomate frito y luego guardarlo en el congelador en varios tuppers para cuando lo necesito. Esta no ha sido la ocasión y por eso hice el sofrito. También he utilizado una lata de tomate natural triturado, pero podéis utilizar tomate natural. Es cuestión de gustos y de tiempo en la cocina. De todas formas, que no os falte pan, porque os vais a chupar los dedos con este simple, pero fantastico plato de huevos con tomate y que terminaremos de hacer con un golpe de horno. ¿Tienes algún truco para que te salgan unos huevos con tomate al horno para chuparse los dedos? ¿Conoces alguna otra receta de huevos con tomate?

Huevos con tomate al horno


Dificultad: muy fácil
Coste: bajo

Ingredientes: (4 personas)

- 8 huevos frescos
- 4 dientes de ajo
- 1 cebolla
- 1 puerro
- 1 lata de tomate triturado natural (800 gramos)
- Perejil fresco
- Sal
- Pimienta molida
- Aceite de oliva virgen

Preparación de los huevos con tomate al horno:


En una olla ponemos un fondo de aceite. Unas ocho cucharadas soperas. pelamos los ajos y picamos. Echamos los ajos y cuando empiezan a tomar color añadimos la cebolla picada y posteriormente el puerro picado. Dejamos unos minutos a fuego medio y añadimos el tomate triturado. Salpimentamos y dejamos que se haga a fuego lento, con la tapadera puesta, durante veinte minutos.

Quizás necesite un poco de agua, ya que el tomate suele venir bastante espeso y concentrado. Le añadimos en todo caso medio vaso de agua.

Pasado ese tiempo, tenemos un fantástico sofrito con tomate en el que vamos a cuajar los huevos. Para ello, ponemos el horno a calentar a 180 grados. Mientras, repartimos el tomate en cuatro cazuelas, que pueden ser de barro o de otro material resistente al calor.

Huevos con tomate sin cuajar

Agregamos dos huevos por persona y ponemos una pizca de sal por encima de ellos. Metemos en el horno y dejamos que se hagan los huevos al gusto. En la foto podéis ver cómo quedan los huevos con tomate cuando no han cuajado totalmente. Estos huevos con tomate están increíbles para mojar pan. Espolvoreamos por encima con perejil picado y listos para servir. Bon appétit!