28 agosto 2017

1

Ajoblanco malagueño o extremeño

Receta de Ajoblanco

¿Quieres saber la receta del ajoblanco malagueño o extremeño tradicional? El ajoblanco es uno de los platos más famosos de Málaga y otras provincias de su entorno en Andalucía o Extremadura. La crema de ajoblanco es, por así decirlo, una versión propia entre el gazpacho y el salmorejo cordobés a base de pan, agua y almendras. Una crema fría que está realmente buena y que apetece en épocas de calor para refrescar a la que también podremos encontrar con el nombre de gazpacho blanco. El ajoblanco a veces, incluye uva o melón, alimentos muy de época estival, para acompañar por encima cuando se presenta el plato a la mesa. Os enseño la receta paso a paso, para que no os perdáis detalle, de cómo preparar este ajoblanco de la forma más fácil. ¿Qué os parece la receta? ¿Habías probado alguna vez ajoblanco o gazpacho blanco? ¿Prefieres el ajoblanco malagueño o el salmorejo tradicional cordobés?

Ajoblanco malagueño o extremeño


Dificultad: baja
Coste: bajo

Ingredientes: (4-6 personas)

- 250 gramos de pan blanco duro

- 2 dientes de ajo
- 125 ml de aceite de oliva virgen extra
- 150 gramos de almendras sin tostar
- Sal
- Vinagre blanco


Preparación de ajoblanco:


Ponemos el pan en remojo y reservamos. Ponemos a hervir un poco de agua y echamos las almendras dos o tres minutos para escaldarlas y poderles quitar la piel. Pasado ese tiempo, las sacamos del agua y las pelamos. Reservamos.

escaldar-las-almendras triturar-ajoblanco

Pelamos los ajos y los ponemos en el vaso de la batidora. Lo vamos a hacer en la batidora aunque la receta original del ajoblanco utiliza un mortero donde majamos todos los ingredientes. Si queremos hacerlo así, por supuesto que podemos. Echamos en el vaso de la batidora, junto con los ajos pelados, la miga del pan a la que le quitaremos la parte tostada del exterior, una vez está blando. Agregamos las almendras. un poco de sal y batimos bien.

Cuando está todo triturado, añadimos el aceite de oliva virgen extra, dos cucharadas de vinagre y seguimos batiendo. Poco a poco incorporamos agua fría que tendremos en el frigorífico preparada. Esta receta tiene las cantidades para  incorporar un litro de agua de agua aproximadamente.

Ponemos esa cantidad de agua o hasta encontrar la textura que más nos guste, no tiene que quedar excesivamente líquido, más bien cremoso. Si queréis dejar el ajoblanco con una textura muy fina podéis pasarlo por un colador o chino.

Una vez está triturado todo y mezclado, dejamos enfriar en la nevera y servimos en cazuelas con uvas o trozos de melón por encima. Bon appétit!



Podemos combinar el ajoblanco con unas uvas o con trozos de melón. Está riquísimo y es muy refrescante!


1 comentario:

  1. Me encanta el ajoblanco, incluso más que el gazpacho o el salmorejo. Yo le echo uvas por encima y está riquísimo. Besos y me encanta tu blog.

    ResponderEliminar

Siempre se agradecen los comentarios, es una forma de animar a seguir escribiendo. Gracias!