09 agosto 2017

0

Pimientos asados ensalada

Receta de pimientos asados caseros

Os enseño a preparar pimientos asados o ensalada de pimientos asados bien fresquita. Los pimientos asados o pimientos al horno son muy fáciles de preparar y podemos comerlos solos, como un entrante frío, o como acompañantes de carnes a la plancha, tortillas de patatas, etc... En épocas de calor se suelen preparar mucho y es uno de los platos que podemos ver en muchas terrazas o chiringuitos de la playa para combatir el calor. Es un plato que admite variantes, también podemos comerlos con un huevo duro, con ajo o incluso con atún o melva, como el que estáis viendo en la foto. Esta es la receta tradicional de pimientos asados de toda la vida y si queréis podéis añadir más ingredientes, podéis hacerlo sin problemas. ¿Habías preparado antes unos pimientos asados al horno? ¿Tienes un ingrediente o truco que le agregas a los pimientos asados para dar tu toque personal?


Pimientos asados al horno

Pimientos asados


Dificultad: baja
Coste: bajo

Ingredientes: (4-6 personas)

- 6 pimientos de asar (2 verdes y 4 rojos si podemos)
- 10-12 cucharadas de aceite de oliva
- 1 cebolla mediana
- Vinagre al gusto
- Aceite de oliva virgen extra
- 1-2 latas de melva (opcional)
- 1 huevo cocido (opcional)
- Sal


Preparación de pimientos asados:


Se precalienta el horno a 160º.

Ponemos los pimientos en una bandeja y los cubrimos con una lámina de papel de aluminio. A continuación, ponemos la bandeja en la parte central del horno. Se pueden cocer con calor arriba y abajo. Lo dejamos entre 30 y 45 minutos, porque el tiempo es variable según cada horno. Si queremos no taparlos con el papel de aluminio, podemos ir abriendo el horno de vez en cuando y dando la vuelta a los pimientos para que se hagan por igual por un lado y por otro.

Los sacamos del horno y los metemos en un recipiente con tapa. Lo cerramos y se dejan bien tapados mientras se enfrían.

Dejamos que suden, así será más fácil pelarlos, y bajen la temperatura hasta que están templados.

Cuando están templados, le quitamos la piel y las semillas. Una vez limpios y fríos los pimientos, cortamos la cebolla tipo pluma o picada y troceamos los pimientos (no tiramos el caldo que sueltan los pimientos, que se la echamos al aliño también).

Cuando lo tenemos todo, hacemos el aliño con el aceite de oliva, el vinagre y la sal. Añadimos una o dos latas de melva y mezclamos. Servimos nuestros pimientos asados bien fríos acompañados con lo que queramos. Bon appétit!


Si queremos quitar más fácilmente la piel a los pimientos, una de las mejores formas es meterlos en un recipiente de plástico y cerrarlos. Los dejamos unos diez minutos y cuando los saquemos la piel sale casi sola.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Siempre se agradecen los comentarios, es una forma de animar a seguir escribiendo. Gracias!