13 noviembre 2017

0

Torrijas con miel artesanas

Torrijas con miel tradicionales

¿Te apetece hacer torrijas con miel tradicionales? Si estabas buscando la receta de torrijas con miel caseras no tienes que seguir navegando. ¿Has visto la pintaza que tiene la foto de estas torrijas? Seguro que no podrías comer solo una. Las torrijas en un plato tradicional de Semana Santa pero que podemos comerlas durante todo el año. Es un postre familiar y que apetece mucho en épocas de frío cuando se reúne la familia. Es un postre o merienda muy fácil, que no tiene complicaciones y que es realmente rápido de preparar. Con el toque a miel que le vamos a dar por encima, lo que hacemos es dar mucho sabor y jugosidad. Si nunca las has probado así ya sabes, manos a la obra y no dejes a nadie indiferente con esta receta de torrijas con miel! ;)


Torrijas con miel

Torrijas con miel caseras


Dificultad: baja
Coste: bajo

Ingredientes: (12 torrijas)

- 12 rebanadas de pan (mucho mejor pan del día anterior)
- 1/2 litro de leche
- 1 rama de canela
- 1 limón
- Azúcar (unas 6 cucharadas soperas por cada 1/2 litro de leche)
- 2 huevos para rebozar
- Aceite de oliva
- Canela en polvo
- Frutos del bosque (para decorar)

Preparación de las torrijas con miel:

Con un pelador o cuchillo pelamos la corteza al limón. Esto le dará un sabor realmente bueno a nuestras torrijas con miel. En un recipiente o una olla, echamos la leche, agregamos la canela y la piel del limón que teníamos reservada.

Agregamos el azúcar blanco y movemos lentamente a fuego medio hasta que hierva. Iremos moviendo lentamente durante unos minutos y dejamos que repose la leche durante unos minutos para que se asienten bien los sabores. Debemos esperar que la leche esté tibia.

Mientras reposa la leche se pone tibia, batimos los huevos en un recipiente aparte o un plato. Reservamos.

Bañamos las rebanadas de pan (un buen pan para hacer las torrijas es el pan del día anterior) en la leche y dejamos que esponjen bien. Actualmente también hay pan específico para hacer torrijas, pero esta receta es tradicional y prefiero el pan de toda la vida. Mientras esponja el pan para las torrijas con miel echamos abundante aceite en la sartén para que empiece a calentarse y freír las torrijas.

Cuando el pan está bien empapado (cuidado que estarán muy blanditas y se pueden partir), las vamos a ir pasando por el huevo batido y a continuación las freímos en aceite caliente.

No pongáis muchas torrijas a la vez para que el aceite no se enfríe. Una vez toman color, las pasamos a papel absorbente.

Para terminar echamos por encima abundante miel a temperatura ambiente. No os cortéis con la miel, que queden bien empapadas. Por encima para terminar, echamos un poco de canela y servimos las torrijas con alguna decoración como frutos del bosque, un poco de piel de limón... Bon appétit!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Siempre se agradecen los comentarios, es una forma de animar a seguir escribiendo. Gracias!