26 diciembre 2017

Tarta de castañas y chocolate

Tarta de castañas y chocolate

¿Quieres hacer una fantástica tarta de castañas y chocolate? Te enseño esta receta de castañas y chocolate, muy otoñal, que está increiblemente buena y que puedes hacer muy fácilmente. Es una tarta fría y no necesita horno y que la vamos a preparar con yogur y no con queso como suelen hacerse este tipo de tartas. Podéis hacerla añadiendo una crema de castañas casera, tenéis en mi blog la receta o con castañas enteras, que tendremos primeramente que hervir para mezclar con el resto de ingredientes. Yo os voy a explicar las dos opciones y siempre podéis tener preparada la crema de castañas y luego utilizarla para hacer la tarta. Si podéis conseguir castañas ya peladas, mucho mejor. Ahora en otoño, cuando el frío aprieta y las hojas inundan las plazas y las calles, es el momento ideal para comprar estos frutos. ¿Os animáis a preparar esta tarta de castañas fría? Está para chuparse los dedos!

Receta tarta castañas y chocolate


Detalle tarta de castañas y chocolate

Tarta de castañas y chocolate



Dificultad: baja
Coste: bajo-medio

Ingredientes:

- 1 paquete de galletas tipo María
- 350 gramos de crema de castañas o 300 gramos de castañas enteras
- 1 bote de nata para cocinar
- 500 gramos de yogur desnatado natural
- 300 gramos de azúcar blanca
- 1 paquete de láminas de gelatina neutra
- 1 tableta de chocolate para postres
- 175 gramos de mantequilla
- 1 pizca de sal
- 1 vaso y medio de leche
- Canela en polvo
- Cerezas confitadas para decorar
- 1 naranja


Preparación de la tarta de castañas:


Como he comentado antes, para poder hacer la tarta de castañas lo primero que debemos tener son las castañas o crema de castañas preparada con antelación. Si queréis hacer la crema de castañas dulce os he dejado el enlace y de esa forma vais a probar lo rica que está y las utilidades que tiene. Si no tenéis la crema, podéis comprar las castañas ya peladas, que pueden ser secas y entonces tendremos que hidratarlas y hacer la pasta.

La primera opción es tener la crema de castañas con antelación y utilizar unos 350 gramos. Al ser una crema, lleva leche y azúcar, por eso pondremos un poco más.

La segunda opción es hacerla con castañas ya peladas pero secas y que podéis encontrar en muchos supermercados. Para ello, también podéis ver la receta de crema de castañas ya que viene muy bien explicada y se hace con castañas secas y peladas.

La tercera opción es con castañas enteras y sin pelar. En este caso, tendremos que pelar las castañas para poder trabajar con ellas. Para ello hacemos un corte a cada una de las castañas para que no exploten y entre el agua en su interior. Ponemos una olla con abundante agua y cuando está hirviendo, echamos las castañas directamente. Las dejamos cinco minutos y apartamos la olla.

Sacamos las castañas y estando aún calientes (no hirviendo ya que nos podemos quemar y no importa que se rompan ya que las vamos a triturar) iremos pelandolas. Solo requiere un poco de paciencia. Una vez tenemos las castañas peladas, las ponemos en una olla con 125 gramos de azúcar y cubrimos con un vaso y medio de leche. Añadimos un poco de canela molida y llevamos a ebullición a fuego bajo. Pasados diez o quince minutos (las castañas deben estar tiernas) apartamos y trituramos con la batidora. Reservamos. Tiene que quedar una crema espesa de castañas y muy rica que podremos comer directamente.


Ahora hacemos una base para la tarta. Trituramos las galletas tipo María y agregamos 75 gramos de mantequilla en pomada. También podemos poner la mantequilla en el microondas y que esté derretida. Mezclamos y hacemos una pasta.

Esa base de galleta la vamos a poner bien repartida por el fondo de nuestro molde desmontable. Aplastamos bien y metemos el molde en el frigorífico. Lo dejamos unos quince a treinta minutos para que endurezca. Mientras haremos la crema para la tarta.

Echamos agua en un recipiente y ocho láminas de gelatina neutra. Así se irán hidratando y las tendremos preparadas.

En una olla echamos el bote entero de nata para cocinar. Los 200 ml. Ponemos a fuego bajo-medio y cuando está caliente, pero sin llagar a hervir, añadimos el yogur. Podéis poner cuatro yogures pequeños o uno de 500 gramos. Añadimos el resto del azúcar, es decir, unos 175 gramos y la crema de castañas que teníamos preparada con antelación. Añadimos también las láminas ya hidratadas de gelatina y mezclamos unos minutos a fuego bajo. Apartamos.

Añadir la crema de castañas

Echar la crema de castañas encima de la base

Sacamos el molde con la base de galleta del frigorífico, repartimos la crema por encima de la base y dejamos que temple un poco antes de meterla de nuevo a refrigerar. Dejamos un par de horas como mínimo para que enfríen y que la gelatina haga su trabajo.

Pasado ese tiempo, ponemos el chocolate para postes en un recipiente junto a 100 gramos de mantequilla. Podemos derretir y mezclar al baño maría o en el microondas, pero si lo hacemos en el microondas, lo pondremos a potencia media y por intervalos cortos de tiempo, para evitar que tome tome mucha temperatura y se queme. La suficiente para mezclar y que esté fundido.

Cortamos las cerezas en almíbar por la mitad y reservamos.

Lista para meter en a enfriar

Sacamos la tarta del frigorífico, vertemos el chocolate y con ayuda de una lengua de cocina repartimos por encima para que quede uniforme. Ponemos las cerezas para decorar y rallamos un poco de naranja por encima de la tarta. Volvemos a meter en el frigorífico y esperamos entre media hora y una hora antes de poder servir la tarta de castañas con chocolate. Bon appétit!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Siempre se agradecen los comentarios, es una forma de animar a seguir escribiendo. Gracias!