18 febrero 2017

0

Filetes rusos tradicionales y caseros

Filetes rusos caseros y tradicionales

¿Quieres preparar filetes rusos? Pues vamos a ver cómo hacer unos filetes rusos tradicionales de carne picada. Os confieso que nunca había comido filetes rusos, y eso que lo había visto en muchos lugares al ser un clásico de la cocina española. Hay gente que los conocen por hamburguesas españolas, Salisbury steak o hamburger steak. Así que me ha dado por hacerlos y aquí os dejo mi receta de filetes rusos tradicionales, como tiene que ser, y por supuesto, caseros. Os he puesto lo de filetes rusos tradicionales porque hay muchas variantes y cada maestrillo tiene su truquillo y sus gustos, como todo en la vida. Yo me decanto por la cocina tradicional y los hice con una mezcla de carne de ternera y cerdo, por lo que han salido muy jugosos, con su empanado sin huevo y acompañado de unas patatas fritas, aunque se pueden acompañar con una ensalada o con una salsa de mostaza, ketchup o salsa mayonesa. Entre otras muchas posibilidades, claro está. La cosa es que son muy fáciles de preparar y podemos incluso utilizar la mezcla de unas albóndigas o hamburguesa, reservar parte de la carne, y dejarlos preparados para la noche o el día siguiente. Realmente ricos! ¿Tienes algún truco para la receta de filetes rusos? ¿Te gustan más los filetes rusos tradicionales o las hamburguesas caseras?

Filetes rusos con patatas

Filetes rusos tradicionales y caseros


Dificultad: muy baja
Coste: bajo

Ingredientes: (4 personas)

- 750 gramos de carne mixta de cerdo y ternera
- 1 cebolla
- 1 diente de ajo
- 1 huevo
- Perejil fresco picado
- Sal
- Pimienta molida
- Pan rallado


Preparación de los filetes rusos tradicionales:


En un recipiente echamos la carne picada, ese será el ingrediente principal para nuestros filetes rusos tradicionales. La carne, preferiblemente o siempre que podáis, que os la piquen en la carnicería. Yo hace ya mucho tiempo que no compro la carne picada envasada. Pero si no podéis, pues sirve igualmente. En el mismo recipiente agregamos la cebolla picada finamente, el diente de ajo picado o laminado, perejil picado fresco. Vale de bote y seco, pero por favor, es perejil, hasta lo regalan en muchísimas fruterías. Intentad que sea fresco!


Seguimos añadiendo un huevo y aquí hay variantes. Personas que ponen un poco de pan mojado en leche, pan rallado, e incluso hay gente que pone jamón o bacon picado. Yo no le puse nada. Sal, pimienta y listo. No me digáis que preparar unos filetes rusos es casi lo mismo que preparar unas albóndigas de carne o unas hamburguesas caseras. Similar, seguro que es. Con sus variantes de cada casa, también.

Una vez tenemos todo, mezclamos bien y dividimos en bolas del mismo tamaño. Será una por comensal.

Aplastamos y pasamos con cuidado por pan rallado. Tiene que parecer, un filete pero más grueso. Pensad o tened en cuenta que al freírlos, va a reducir el tamaño.

Calentamos aceite en la sartén y freímos. Ponemos en papel absorbente los filetes rusos y servimos con unas patatas, ensalada, que es muy típica, o con alguna salsa. Bon appétit!


He sustituido el pan rallado por panko japonés, por lo que me ha salido de lo más crujiente. Si no lo encontráis, podéis ver cómo hacer el panko casero y probar cómo sale. Os va a sorprender!

13 febrero 2017

1

Carbonada de pollo

Carbonada de pollo

¿Habéis oído hablar alguna vez de la receta de carbonada de pollo o vaca? Yo nunca, tengo que reconocerlo, y por eso estaba deseando de hacer esta receta. Uno de sus ingredientes principales es la cerveza, lo que le otorgará prácticamente el sabor al plato. Yo he utilizado una cerveza rubia normal, pero también podéis experimentar y probar con cerveza tostada o con negra. La verdad es que la receta de carbonada es realmente fácil y una de las recetas más sencillas y antiguas, que he encontrado escritas en un libro de cocina. He querido compartirla con vosotros y me he decidido escribir cómo se prepara. Cuando leais lo fácil que es, la haréis al día siguiente. Nuestras abuelas, seguro que le ponían mucho mimo y cariño a este plato tan sencillo, como realmente bueno. La podemos también preparar con carne de vaca, aunque esta carbonada es de pollo. Ya me contaréis qué tal os ha salido.

Carbonada de pollo


Dificultad: muy baja
Coste: bajo

Ingredientes: (4 personas)

- 2 pechugas de pollo frescas
- 1 kilo de patatas pequeñas o medianas
- 2 cebollas medianas
- 1 litro de cerveza rubia (tostada o negra también valen)
- 1 nuez de mantequilla
- Tomillo
- Laurel
- Pimienta molida
- Sal
- Aceite de oliva virgen

Preparación:
Partimos las pechugas de pollo en dados gruesos. Picamos las cebolla a dados medianos. Pelamos las patatas, si son medianas mejor, y partimos en dos mitades. Si son más grandes en cuatro. Reservamos.

En una olla a presión, echamos un fondo de aceite de oliva, como seis cucharadas soperas, y la nuez de mantequilla. ponemos a fuego fuerte y vamos a ir echando la carne de pollo en varias veces, y dejar que tomen los dados color. A la vez que la carne se va poniendo dorada, la vamos sacando de la olla y la pasamos a un plato o fuente. Reservamos. Cuando está toda la carne dorada, ponemos a fuego medio y echamos en la olla la cebolla picada.

Rehogamos y dejamos que tome un poco de color. Cuando empieza a tomar color dorado, agregamos la carne, dos hojas de laurel, tomillo, pimienta negra molida y sal. mezclamos con cuidado. Añadimos las patatas partidas.

Añadir la carne a la carbonada

Agregar la cerveza

A continuación, agregamos el litro de cerveza, que yo os he comentado que utilicé una rubia, y llevamos a ebullición. Cerramos la olla y dejamos 15-20 minutos. pasado ese tiempo, apartamos la olla, dejamos que enfríe y abrimos con cuidado. Dejamos que el caldo reduzca a fuego medio y listo.

Es preferible, dejar que tome el sabor de un día para otro. Así que yo, preparé la carbonada y la comimos al día siguiente. Estaba para chuparse los dedos. Bon appétit!

07 febrero 2017

1

Escabeche casero fácil

Receta de escabeche casero fácil

¿Aún no habéis preparado un escabeche casero? Pues os dejo esta receta de escabeche casero muy fácil y rápido, para que podáis disfrutar de un rico plato de pescado escabechado totalmente casero. Yo he utilizado sardinas y preparé sardinas escabechadas, pero podéis hacerlo con otro tipo de pescado, como atún o caballas. Me voy a centrar en la receta del escabeche y no tanto en el pescado. En cuanto leáis la preparación, vais a ver que es realmente sencillo el hacer un escabeche. Si luego queréis meter las sardinas en tarros y hacer conservas, podéis ver cómo se esterilizan los botes de cristal para hacer conservas en este artículo. ¿Os animáis a hacerlo?

Escabeche casero fácil


Dificultad: muy baja
Coste: bajo

Ingredientes:

- 1 kilo de caballas o sardinas
- 3/4 de vaso de aceite de oliva (200 ml)
- 3/4 de vaso de vinagre blanco (200 ml)
- 3/4 de vaso de agua (200 ml)
- 3/4 de vaso de vino blanco (200 ml opcional)
- 2 hojas de laurel
- 1 cabeza entera de ajos
- Sal
- Pimienta en grano
- Aceite para freír
- Harina de trigo


Preparación de escabeche casero fácil:


Limpiamos el pescado que vayamos a utilizar, le quitamos la cabeza y las tripas. Enharinamos y freímos. La fritura, más bien corta, con un minuto o minuto y medio friendo es suficiente. Pasamos el pescado a un recipiente y reservamos.

Hacemos el escabeche de esta forma tan fácil. En una olla mediana o grande, también podéis utilizar una cazuela grande de barro, a la antigua usanza, echamos tres cuartos de vaso de aceite de oliva, de vinagre de vino y de agua. Las mismas cantidades. Si queremos hacer más cantidad de escabeche, no hay problema, agregamos siempre en partes iguales. Si nos apetece, porque es opcional, añadir vino, lo hacemos también en la misma proporción, en este caso, pues tres cuartos de vaso.

Al conjunto le añadimos los ajos enteros o troceados, yo los puse pelados y troceados, pero vale la cabeza entera sin pelar. Sal, unos granos de pimienta al gusto, y el laurel. Yo los he troceado y también le puse un poco de guindilla, para darle un toque picante. Añadimos un par de cucharadas de pimentón y ponemos a hervir el escabeche.

Escabeche casero

Dejamos unos minutos que hierva y agregamos el pescado reservado. Una vez está todo el pescado cubierto con el escabeche, dejamos un minuto y apartamos. Reservamos hasta que se enfríe y metemos en el frigorífico. Si queréis, podéis pasarlo todo a un recipiente con tapadera. Dejamos en el frigorífico, al menos dos días, antes de consumirlo. Bon appétit!

01 febrero 2017

0

Menudo gaditano con garbanzos

Menudo gaditano con grabanzos

¿Quieres hacer callos con garbanzos? Hace tiempo preparé los callos de ternera con garbanzos y ahora, os dejo la preparación del menudo gaditano con garbanzos, que es así como llamamos a este plato en Cádiz. Esta vez los callos son de cerdo y no de ternera. Son muy similares, pero los callos de cerdo tienen un poco más de grasa que los de ternera y por eso son un poco más blandos y gelatinosos. Quizás  están un poco menos valorados. Yo os aseguro que están realmente deliciosos y no me importa para nada, comerme un plato de uno u otro indistintamente. Este tipo de platos son grandes conocidos y clásicos de la gastronomía española y hay muchas formas de prepararlos. Os he comentado antes que era menudo con garbanzos, y así, o callos con garbanzos es como popularmente se llama este plato en nuestra gastronomía. Esta receta no lleva los callos crudos o comprados directamente, pero la próxima vez que escriba sobre menudo, intentaré explicar cómo limpiar los callos o tripas para cocinarlos correctamente. Así, si os animáis, los podéis comprar en la plaza y hacer unos callos totalmente caseros.

Menudo o callos con garbanzos estilo gaditano


Menudo gaditano con garbanzos


Dificultad: baja-media
Coste: bajo-medio

Ingredientes: (4-6 personas)

- 350 gr de garbanzos
- 1 envase de callos de cerdo de 500 gramos
- 1 cebolla
- 1 tomate maduro
- 1 pimiento rojo
- 6 dientes de ajo
- 2 chorizos
- 1 morcilla
- Pimentón dulce
- Cominos
- 1 hoja de laurel
- Pimienta en grano
- 1 guindilla cayenas
- Aceite de oliva
- Sal


Preparación del menudo gaditano:


Para empezar a preparar nuestro menudo gaditano o callos con garbanzos, lo primero que vamos a necesitar, es tener los garbanzos preparados y listos el día que vayamos a cocinar. Por eso, echamos a remojo los garbanzos la noche anterior a la preparación en agua con sal. Los dejaremos toda la noche.

El día de la preparación del menudo, ponemos en una olla el contenido de la lata de callos junto a los garbanzos y cubrimos con agua. Llevamos a ebullición a fuego medio sin tapar.

Mientras el agua empieza a hervir, hacemos un refrito. En una sartén ponemos un fondo de aceite y echamos la rebanada de pan duro, lo freímos y cuando está frito, lo pasamos al mortero.  A continuación echamos en el aceite los ajos cortados en tres o cuatro partes cada uno, no hace falta laminar. Freímos y cuando estén tomando un color dorado, retiramos la sartén del fuego y añadimos los ajos al mortero. Añadimos una cucharada de pimentón, unos granos de pimienta negra, una guindilla cayena, (depende de lo picante que queramos los callos) y una cucharadita de cominos, Majamos bien el conjunto.

En la misma sartén que antes hemos utilizado, echamos la cebolla picada, un trozo de pimiento rojo picado y el tomate pelado y cortado a dados. Hacemos un sofrito y, cuando está todo blando, le incorporamos el majado. Mezclamos bien un par de minutos y apartamos.

Una vez listo el refrito, lo agregamos a la olla con los callos y los garbanzos, que ya deben de estar hirviendo, si no lo están, no pasa nada, lo añadimos igualmente. Añadimos por último la hoja de laurel, el chorizo y la morcilla. Cerramos la olla y la dejamos 25-30 minutos.

Pasado ese tiempo, abrimos la olla y dejamos reducir el caldo, si es necesario. Si vemos que tiene poco caldo, le añadimos un poco, pero siempre, caliente. Recordad que si le agregamos fría, los garbanzos se pondrán duros. Comprobamos de sal y dejamos reposar, al menos, diez minutos antes de servir. Bon appétit!



Podemos añadir al majado unas bayas de cilantro, así le daremos un toque diferente y fresco. También podemos añadir unas manitas de cerdo o un trozo de carne magra. Haremos aún más contundente y rico nuestro plato de menudo. Se van a chupar los dedos. ;)