22 enero 2018

Quiche de pollo con champiñones portobello

Quiche de pollo y champiñones portobello

¿Quieres preparar un fantástico quiche de pollo con champiñones? Te enseño a preparar muy fácilmente esta quiche de pollo y champiñones portobello que está para chuparse los dedos. No es la primera receta de quiche que os escribo en el blog, así que la forma de prepararlas es igual en cuanto a la masa, que en todos los casos para hacerla he utilizado la masa quebrada y podéis hacer la masa quebrada casera o comprada fresca. No os recomiendo las masas congeladas, por lo menos a mi no me han dado muy buenos resultados. En esta ocasión, para hacer esta quiche de pollo y champiñones he utilizado masa quebrada fresca comprada en un supermercado y ha dado muy buen resultado. Los champiñones podemos sustituirlos perfectamente por setas, las que más os gusten, sin complicaciones. Vais a ver lo buena que os va a quedar y encima es una receta muy fácil. Si le queréis añadir  algún ingrediente más a vuestro gusto, ya sabéis, adelante que son pocos y cobardes ;) ¿Qué te parece esta quiche de pollo con champiñones?

17 enero 2018

Hummus de pimientos asados

Hummus de pimientos asados

¿Te gustaría hacer hummus de pimientos asados? Te enseño una receta fácil de hummus con pimientos asados que te va a sorprender por lo buena que está y por lo rápida que vas a poder prepararla. Todos estamos acostumbrados y acostumbradas a preparar el hummus de garbanzos tradicional procedente de la cocina árabe. Hoy vamos a darle una vuelta a esta famosa receta para combinarla con pimientos asados y si no tenemos a mano o te gustan más, los podemos cambiar por pimientos del piquillo para darle un sabor diferente y realmente rico. La textura que vamos a conseguir es la misma que tiene el hummus de garbanzos y podemos comerlo untado en biscotes o con bastones de zanahoria, así le damos ese toque crujiente y natural que a todos nos gusta. Si buscas la receta tradicional de hummus, no te preocupes, también puedes verla pinchando en el enlace. Atrévete a probar esta receta fácil de hummus de pimientos asados y verás cómo te sorprende.

Hummus de pimientos asados


Dificultad: baja
Coste: bajo

Ingredientes: (4-6 personas)

- 350 gramos de garbanzos o un bote de garbanzos en remojo
- 150 gramos de pimientos asados o pimientos del piquillo si os gusta más
- 1 diente de ajo
- 1 limón
- Tahini de sésamo
- Pimentón de la Vera dulce
- Aceite de oliva virgen
-Sal


Hummus pimientos asados

Preparación del hummus de pimientos asados:


La noche anterior ponemos en remojo los garbanzo con un poco de sal. Al día siguiente los cocemos hasta que estén blandos en una olla rápida. En principio no vamos a necesitar el agua para cocción pero reservarla por si queda muy espeso y necesitamos un poco de líquido. Si queréis saltaros este paso podéis comprar garbanzos de bote que vienen cocidos. Solo debéis tener en cuenta el enjuagarlos con abundante agua para eliminar la espuma que suelen soltar.

En una sartén muy caliente vamos a preparar el tahini. No es más que pasta de sésamo tostado, así que o compramos el tahini y lo hacemos. Yo puse una sartén en el fuego y añadí dos cucharadas de sésamo. cuando estaba tostad y empieza a desprender el olor característico a sésamo, lo aparté y reservé. A continuación se ponen en un mortero y se majan bien. Le añadimos una cucharada de aceite de oliva virgen, mezclamos muy bien y reservamos.

Ahora que tenemos todos los ingredientes, vamos a preparar el hummus de pimientos asados, propiamente dicho. Yo he utilizado un accesorio picador de la batidora, pero si tenéis robot de cocina, mucho mejor. Lo que vamos a hacer es triturar y hacer una pasta muy fina.

Echamos los garbanzos, el diente de ajo, el zumo del limón, unos 150 gramos de pimientos asados, que pueden ser de paquete y que no los hemos asado nosotros, pero aseguraros que están sin piel, el tahini de sésamo que teníamos preparado, media cucharadita de pimentón de la Vera y tres cucharadas de aceite de oliva virgen. Un poco de sal y si queremos, una pizca de pimienta molida. Trituramos todo muy bien hasta que no queden grumos y consigamos una consistencia cremosa. Esto, si no tenemos robot de cocina, nos llevará un poco más de tiempo y lo podemos hacer en dos veces.

Si veis que es muy espeso el hummus, podéis añadir unas cucharaditas del agua de la cocción de los garbanzos o un poco más de pimiento. Probamos y rectificamos de sal si es necesario. Una vez tenemos el hummus de pimientos asados, podéis utilizarlo como más os guste, incluso para untar en pan. Bon appétit!

14 enero 2018

Zumo estilo bifrutas o biofrutas casero

Zumo casero estilo Bifrutas o biofrutas

¿Queréis hacer un zumo biofrutas o bifrutas casero? Hoy os enseño a preparar en casa este zumo estilo biofrutas o bifrutas de naranja y melocotón con el que vais a refrescaros y a aprovechar todas las vitaminas y el calcio de la leche. Una combinación muy buena para tomarla en desayunos, meriendas o para cualquier otra ocasión.  Los zumos naturales son muy saludables y debemos tenerlos en cuenta en nuestra alimentación diaria. Este zumo al estilo biofrutas, o así es como se llamaba antes, ahora los llaman solo con el prefijo 'bi' en algunas empresas y otras han cambiado totalmente el nombre ya que por ley no pueden llevar la palabra 'bio', que transmite idea de vitalidad o natural, ningún alimento que no proceda de la ganadería o agricultura ecológica. Si utilizaramos para hacerlo en casa zumo procedente de frutas de nuestra huerta y leche de nuestra vaca y fueran totalmente ecológicos, entonces sí que podríamos llamarlo sin problemas zumo biofrutas de naranja y melocotón. Mientras tanto, solo es un zumo casero, similar a los bifrutas actuales, que combina frutas recién exprimidas o trituradas con leche y que es muy fácil de preparar y está realmente rico. ¿Te animas a preparar este zumo al estilo de los biofrutas o bifrutas?


Zumo casero estilo bifrutas con naranjas y melocotón


Zumo casero estilo bifrutas o biofrutas


Dificultad: muy baja
Coste: bajo

Ingredientes:

- 2 naranjas
- 2 melocotones
- Azúcar o edulcorante
- Leche desnatada


Preparación del bifrutas casero:


Vais a ver lo fácil que es hacer este zumo al estilo bifrutas. Pelamos loas melocotones y les quitamos los huesos. Las naranjas las pelamos y quitamos las partes blancas. Troceamos y las metemos en el vaso de la batidora. Si os gusta más de otra cosa, como los que venden en los supermercados, podéis añadir mango, limón. etc. Podéis hacer el zumo a vuestro gusto.

Colocar las frutas en el vaso de la batidora

Triturar para hacer el zumo biofrutas

Añadimos un poco de leche, solo un chorro y azúcar al gusto pero sin pasarnos. Con un par de cucharadas estará perfecto. Si nos gusta más dulce el bifrutas casero, podremos añadir más adelante.

Batimos muy bien y reservamos. Pasamos el zumo a un recipiente más grande por un colador, aunque es preferible un colador de tela, de esa forma el zumo quedará super fino. Es un proceso algo más lento pero el resultado es un zumo sin absolutamente nada de pulpa. Si no queréis o no lo tenéis, no pasa nada. Lo pasais por el colador fino y punto.

Añadimos leche en una proporción de un 25 por ciento aproximadamente y mezclamos. Rectificamos de azúcar o añadimos edulcorante, si no queremos añadir azúcar y metemos en el frigorífico. Bon appétit!

10 enero 2018

Masa madre natural ¿Cómo se hace y para qué sirve?

Cómo hacer masa madre natural

¿Sabes qué es la masa madre natural y cómo se hace la masa madre en casa? Los mejores pan utilizan masa madre y te voy a explicar cómo se hace en casa en menos tiempo de lo que te puedas imaginar. Para tener masa madre casera solo hacen falta unos cuatro o cinco días, por norma general, pero dependerá mucho de la época del año en la que queramos hacerla ya que no es lo mismo en época de calor a cuando hace frío y las fermentaciones tardan mucho más tiempo. La masa madre natural la vamos a hacer con harina integral de centeno o harina integral de trigo, que son las que mejor van a funcionar. Yo hice la masa madre natural con harina integral de trigo y llevo casi un año con la misma masa madre. Utilizo una parte y me quedo siempre con un poco que guardo en la nevera o congelo para cuando la necesito.

Pero quizás te preguntas ¿Para qué sirve la masa madre? Pues la masa madre se utiliza desde el principio de los tiempos para hacer pan. La masa madre es la encargada de darle aroma, sabor y por supuesto que se utilice menos levadura a la hora de hacer nuestro pan. Y cuando digo PAN lo escribo con mayúsculas, porque el pan casero es lo mejor que podemos hacer hoy día si tenemos un horno.

¿No te queda claro qué es la masa madre? Pues la masa madre es sencillamente un fermento natural como puede ser la levadura. En definitiva son hongos que van a convertir los azúcares en dióxido de carbono y alcohol. De ahí las burbujas y el aroma. Y ahora toca saber qué necesitamos y cómo se prepara la masa madre natural.



¿Sabes que si utilizas masa madre en tus panes el pan dura mucho más, es más sano y digestivo?.



¿Qué necesitamos para preparar nuestra masa madre natural?


Simplemente harina integral y agua. La harina debe ser integral ya que contiene los hongos o levaduras naturales que tenemos que `despertar´por así decirlo para poder utilizarla. La harina integral contiene las tres partes del cereal. El salvado, que es la cáscara, el endospermo, que es la mayor parte del grano y la parte interna que se llama germen. La que tiene mayor concentración de nutrientes. En la harina blanca se elimina el salvado y el germen, lo que hace que sean más sosas y por supuesto con menos sabor y aroma.


Cómo hacer masa madre en menos de una semana, o casi...


Dia 1

Podemos utilizar un bote de plástico pero yo prefiero uno de cristal con tapa. Nos vale un bote de cristal mediano y que esté bien limpio. No tiene que estar esterilizado, pero si quieres saber cómo esterilizar botes de cristal para conservas, por ejemplo, te puedes pasar por el enlace y te explico cómo se hace.

Echamos dos cucharadas soperas de harina integral de trigo o de centeno. Os lo dejo a vuestra elección. Yo os he comentado que para mi masa madre utilicé harina integral de trigo. Ponemos la misma proporción de agua más una cucharada que de harina que hemos utilizado en el bote y mezclamos. Cerramos el bote y listo. Eso es todo por ese día.

Dia 2

No hacemos nada prácticamente, solo mirar y remover. Si lo abrimos quizás haya empezado a formarse alguna burbujita pequeña y huela algo ácido. Pero poco más. Eso con suerte.

Dos días después de preparar masa madre

Día 3

Ya quizás huele un poco más agrio o ácido, quizás nos recuerda a manzana, a sidra y tenga algunas burbujas. Esto empieza a funcionar. Retira una cucharada, añade otra de harina y otra de agua. Mezcla y deja de nuevo reposar. No vamos a tocar nada hasta el día 5, osea que esperaremos dos días más.

Día 5

Seguro que la masa ya empieza a oler a lácteo, a agrio pero más suave. Ahora es el momento de darle caña y alimentarla bien. Eliminamos un par de cucharadas de la masa del bote y añadimos otra de harina y otra de agua. Esperamos de nuevo.

Día 6-7

Verás como tu masa sube en pocas horas o de un día para otro. Si es así y tiene muchas burbujas, tu masa madre está lista. Si no es así, déjala uno o dos días más sin tocarla. Verás cómo sube y la tendrás lista para utilizar.

Recuerda dejar un poco de masa madre y añadir harina y agua. Si la vas a utilizar un par de veces o tres al mes, puedes tenerla a temperatura ambiente, si no es así, métela en el frigorífico y la levadura quedará casi latente. pero solo tendremos que despertarla o refrescarla para que vuelva a actuar.


¿Cómo hago que la masa madre se despierte o refresque para volverla a utilizar después de cierto tiempo en la nevera?


Pues de lo más fácil. Si vamos a  utilizar la masa madre o fermento que teníamos guardado en la nevera, debemos sacar el fermento y añadir una cucharada de harina integral de trigo o de centeno y una de agua la noche anterior a la que vayamos a hacer el pan casero.Si no hacemos esto, la masa madre no tendrá la capacidad de levar y no nos servirá. Al día siguiente, añade un poco más de harina y agua y deja fermentar dos o tres horas más a temperatura ambiente.




Si te han entrado ganas de hacer pan con masa madre puedes pasarte por la receta de pan casero de doble fermentación con masa madre natural. Muy fácil de hacer cuando ya tienes tu propia masa madre natural. ¿Qué te parece la foto, cortarías una buena rebanada? Ya sabes que espero tus comentarios o si tienes dudas intentaré resolverlas lo mejor y más rápido posible!

05 enero 2018

Empanadillas de pimientos asados y melva

Empanadillas fritas de pimientos asados y melva

¿Habéis probado las empanadillas de pimientos asados y melva? Si nunca habías imaginado empanadillas de pimientos asados y melva, os voy a enseñar lo fáciles que son de preparar y lo ricas que están. Imaginaros el sabor combinado de los ingredientes principales en un solo bocado con un toque crujiente. Increíblemente buenas. En la preparación de estas empanadillas de pimientos asados y melva, la única dificultad que podremos poner es tener previamente los pimientos asados, pero eso no es un problema. Si no sabéis cómo preparar pimientos asados o pimientos al horno, podéis ver la receta de mi blog y os van a quedar de rechupete. Otra forma mucho más cómoda de hacer estas empanadillas fritas es comprar en un supermercado los pimientos ya asados y así evitamos el tener que hacerlos primero. Otra opción, por poner alguna más y facilitaros el trabajo es que, cuando preparéis pimientos asados, dejéis algunos trozos reservados para utilizarlos en la cocina de aprovechamiento, tal y como pueden ser como pueden ser estas empanadillas de pimientos asados. ¿Qué os parece la receta? ¿Te atreves a prepararla?

Empanadillas pimientos asados y melva


Empanadillas de pimientos asados y melva



Dificultad: baja
Coste: bajo-medio

Ingredientes:

- 1 paquete de obleas frescas para empanadillas
- 150 gramos de pimientos asados y aliñados
- 1 lata de melva en aceite vegetal


Preparación de las empanadillas de pimientos asados y melva:


Primero mezclaremos la melva con los pimientos asados. Si hemos comprado los pimientos en un supermercado o tienda de nuestro barrio y no lleva cebolla, picaremos una poco de cebolla y se la añadiremos. A continuación añadiremos un poco de sal, vinagre y aceite y haremos una ensalada de pimientos asados.

Si ya tenemos los pimientos porque los hemos preparado con antelación o habíamos reservado algunos para hacer la cocina de aprovechamiento, simplemente mezclaremos con la melva a la que previamente le habremos eliminado el aceite.

Con ayuda de un tenedor troceamos los pimientos un poco y la melva, para evitar que los trozos sean demasiado grandes y poder trabajar mejor con la masa de las obleas de empanadilla.

Ponemos la mezcla en un colador para eliminar el exceso de líquidos y reservamos unos minutos.

Relleno de las empanadillas

Desplegamos la masa de las empanadillas y rellenamos con pequeñas cantidades. Doblamos las empanadillas por la mitad y continuamos la operación con las que vayamos a necesitar. Reservamos.

Ponemos una sartén con abundante aceite de oliva y cuando está muy caliente, las freímos. cuando tienen un color tostado, sacamos y ponemos sobre papel de cocina para eliminar el exceso de aceite. Servimos las empanadillas fritas bien calientes. Bon appétit!

03 enero 2018

Cinco recetas de ensaladas depurativas o para adelgazar

¿Estás buscando recetas depurativas para después de los excesos en navidades? Recetas depurativas y para ponerse a dieta. Si quieres perder peso o adelgazar unos kilos después de las comidas navideñas te ofrezco una pequeña colección de cinco recetas depurativas o para empezar a integrarlas en tu dieta diaria que te van a ayudar sentirte mejor y a perder, poco a poco y con calma, algún kilo de má que hayas cogido en esas comidas copiosas de fin de año. ¿Hay algún producto que no quieras incluir en estas ensaladas como el queso de cabra o bacon? No hay problema, sustituye y adapta la ensalada a lo que más te guste y dale un toque personal sin excederte en las grasas. Te van a encantar. Y si buscas más ensaladas o entrantes puedes buscar las recetas en el buscador del blog o las recetas de la A a la Z por orden alfabético.

Cinco recetas de ensaladas depurativas que te ayudarán a adelgazar



Ensalada de pencas de acelga con queso de cabra


La acelga es una hortaliza que está presente en muchos de nuestros guisos tradicionales y que podemos utilizar para hacer esta rica ensalada a base de pencas o lo que es lo mismo, los tallos bajos y gruesos de la acelga.


Ensalada de cous cous con remolacha


Una ensalada no tiene siempre que ser de color verde, utiliza remolacha para hacer esta ensalada y combínala con cous cous para darle un toque crujiente. Verás qué rica.


Ensalada de judías pintas


Una ensalada clásica que aporta todos los beneficios y los nutrientes de las legumbres y está realmente rica. Aunque no estemos a dieta, deberíamos plantearnos la opción de meter este plato en el menú semanal. Una ensalada de lo más saludable!


Si estás aburrido o aburrida de las ensaladas con surimi y las presentaciones tradicionales te propongo una totalmente diferente. ¿Qué te parece la idea? Rellena los palitos con lo que más te guste!


Una ensalada de mi cosecha y con nombre propio que tienes que probar. Te aseguro que está riquísima y vasa  tardar muy poco tiempo en tenerla preparada.


02 enero 2018

Fabada asturiana tradicional

Fabada asturiana tradicional

¿Quieres saber cómo preparar una auténtica fabada asturiana? Si querías preparar fabada asturiana tradicional, te voy a explicar paso a paso como es la receta típica más conocida de la gastronomía asturiana. Como la gran mayoría de los platos de cuchara su elaboración es muy fácil y lo principal siempre son los ingredientes de calidad y típicos para este plato. Entre ellos las fabes o faba asturiana que es un tipo de legumbre de la zona con IGP y el compango, que es así como se le llama al conjunto de carnes que se le agrega a la fabada asturiana. Con estos ingredientes y un poco de paciencia, ya sabéis que los buenos guisos de cuchara se preparan a fuego lento, tendremos una auténtica fabada para chuparnos los dedos y disfrutar de un magnífico plato para entrar en calor en estos días de frío. No olvides comprar una buena botella de sidra asturiana para acompañar este plato.  ¿Has probado alguna vez la fabada asturiana tradicional? Ya sabes que espero tus comentarios!

Fabada asturiana tradicional


Dificultad: baja
Coste: bajo-medio

Ingredientes: (4-6 personas)

- 400 gramos de fabes
- 1 cebolla
- 2-3 dientes de ajo
- 2 chorizos asturianos
- 2 morcillas asturianas
- Lacón o panceta
- Tocino (opcional)
- Pimentón dulce de calidad
- Aceite de oliva virgen
- Sal


Fabada asturiana


Preparación de la fabada asturiana:


La noche anterior pondremos las fabes en un bol con abundante agua a remojo. De esa forma estarán para el día siguiente hidratadas. En otro recipiente con agua echaremos el lacón si no vamos a utilizar panceta. De esa forma eliminamos parte de la sal del lacón.

Al día siguiente ponemos en una olla grande las fabes junto al mismo agua donde estaban en remojo, la cebolla pelada entera o cortada en trozos, los dientes de ajo enteros, una cucharadita de pimentón dulce, sal, un chorro de aceite de oliva virgen, una hojita de laurel si tenemos y el compango. Ya os he comentado que es el conjunto de las carnes. El lacón, que hemos desalado o un trozo de panceta, los chorizos, las morcillas y si queréis un trozo de tocino. Si hace falta más agua hasta cubrir, añadimos un poco más. Recordad que hemos echado el agua de haber tenido las fabes en remojo, pero la del lacón no nos vale. Yo les puse solo un chorizo y una morcilla, pero si sois de buen comer, poner un par de ellos para repartir medio de cada uno por persona.

Ingredientes fabada asturiana tradicional

Ponemos nuestra fabada asturiana a fuego medio y dejamos que hierva, cuando lleve unos quince minutos hirviendo, apartamos del fuego y echamos medio vaso de agua fría. De esa forma asustamos las legumbres. Volvemos a poner al fuego y dejamos unos quince minutos que vuelva a hervir y volvemos a apartar y a echar medio vaso de agua fría. Volvemos a poner al fuego. Repetiremos de nuevo al cabo de un rato. De esa forma habremos asustado las legumbres tres veces antes de dejar que se terminen de hacer.

Dejaremos a fuego bajo-medio tres horas. Siempre estaremos atentos a que no se queden sin caldo y al final rectificaremos de sal si es necesario. Si veis que echa mucha espuma, iremos eliminando con la ayuda de una espumadera.

Otra cosa que es cuestión de gustos es el exceso de grasa. Podemos pinchar al principio el chorizo y la morcilla y hervirlos unos minutos en un cazo aparte, antes de agregarlos a las fabes para eliminar parte de la grasa o podéis esperar a que se haga la fabada y desgrasar con un cucharón. Las grasas siempre van a quedar por la parte superior del guiso y es muy fácil ir quitando poco a poco cuando enfría. Una vez  están tiernas las fabes y han pasado las tres horas, apartamos y dejamos reposar los sabores antes de servir.

Por regla general, la fabada asturiana se sirve sola y el compango o las carnes en un plato aparte. De esa forma cada uno de pone lo que más le guste. Bon appétit!