26 diciembre 2017

Tarta de castañas y chocolate

Tarta de castañas y chocolate

¿Quieres hacer una fantástica tarta de castañas y chocolate? Te enseño esta receta de castañas y chocolate, muy otoñal, que está increiblemente buena y que puedes hacer muy fácilmente. Es una tarta fría y no necesita horno y que la vamos a preparar con yogur y no con queso como suelen hacerse este tipo de tartas. Podéis hacerla añadiendo una crema de castañas casera, tenéis en mi blog la receta o con castañas enteras, que tendremos primeramente que hervir para mezclar con el resto de ingredientes. Yo os voy a explicar las dos opciones y siempre podéis tener preparada la crema de castañas y luego utilizarla para hacer la tarta. Si podéis conseguir castañas ya peladas, mucho mejor. Ahora en otoño, cuando el frío aprieta y las hojas inundan las plazas y las calles, es el momento ideal para comprar estos frutos. ¿Os animáis a preparar esta tarta de castañas fría? Está para chuparse los dedos!

Receta tarta castañas y chocolate


Detalle tarta de castañas y chocolate

Tarta de castañas y chocolate



Dificultad: baja
Coste: bajo-medio

Ingredientes:

- 1 paquete de galletas tipo María
- 350 gramos de crema de castañas o 300 gramos de castañas enteras
- 1 bote de nata para cocinar
- 500 gramos de yogur desnatado natural
- 300 gramos de azúcar blanca
- 1 paquete de láminas de gelatina neutra
- 1 tableta de chocolate para postres
- 175 gramos de mantequilla
- 1 pizca de sal
- 1 vaso y medio de leche
- Canela en polvo
- Cerezas confitadas para decorar
- 1 naranja


Preparación de la tarta de castañas:


Como he comentado antes, para poder hacer la tarta de castañas lo primero que debemos tener son las castañas o crema de castañas preparada con antelación. Si queréis hacer la crema de castañas dulce os he dejado el enlace y de esa forma vais a probar lo rica que está y las utilidades que tiene. Si no tenéis la crema, podéis comprar las castañas ya peladas, que pueden ser secas y entonces tendremos que hidratarlas y hacer la pasta.

La primera opción es tener la crema de castañas con antelación y utilizar unos 350 gramos. Al ser una crema, lleva leche y azúcar, por eso pondremos un poco más.

La segunda opción es hacerla con castañas ya peladas pero secas y que podéis encontrar en muchos supermercados. Para ello, también podéis ver la receta de crema de castañas ya que viene muy bien explicada y se hace con castañas secas y peladas.

La tercera opción es con castañas enteras y sin pelar. En este caso, tendremos que pelar las castañas para poder trabajar con ellas. Para ello hacemos un corte a cada una de las castañas para que no exploten y entre el agua en su interior. Ponemos una olla con abundante agua y cuando está hirviendo, echamos las castañas directamente. Las dejamos cinco minutos y apartamos la olla.

Sacamos las castañas y estando aún calientes (no hirviendo ya que nos podemos quemar y no importa que se rompan ya que las vamos a triturar) iremos pelandolas. Solo requiere un poco de paciencia. Una vez tenemos las castañas peladas, las ponemos en una olla con 125 gramos de azúcar y cubrimos con un vaso y medio de leche. Añadimos un poco de canela molida y llevamos a ebullición a fuego bajo. Pasados diez o quince minutos (las castañas deben estar tiernas) apartamos y trituramos con la batidora. Reservamos. Tiene que quedar una crema espesa de castañas y muy rica que podremos comer directamente.


Ahora hacemos una base para la tarta. Trituramos las galletas tipo María y agregamos 75 gramos de mantequilla en pomada. También podemos poner la mantequilla en el microondas y que esté derretida. Mezclamos y hacemos una pasta.

Esa base de galleta la vamos a poner bien repartida por el fondo de nuestro molde desmontable. Aplastamos bien y metemos el molde en el frigorífico. Lo dejamos unos quince a treinta minutos para que endurezca. Mientras haremos la crema para la tarta.

Echamos agua en un recipiente y ocho láminas de gelatina neutra. Así se irán hidratando y las tendremos preparadas.

En una olla echamos el bote entero de nata para cocinar. Los 200 ml. Ponemos a fuego bajo-medio y cuando está caliente, pero sin llagar a hervir, añadimos el yogur. Podéis poner cuatro yogures pequeños o uno de 500 gramos. Añadimos el resto del azúcar, es decir, unos 175 gramos y la crema de castañas que teníamos preparada con antelación. Añadimos también las láminas ya hidratadas de gelatina y mezclamos unos minutos a fuego bajo. Apartamos.

Añadir la crema de castañas

Echar la crema de castañas encima de la base

Sacamos el molde con la base de galleta del frigorífico, repartimos la crema por encima de la base y dejamos que temple un poco antes de meterla de nuevo a refrigerar. Dejamos un par de horas como mínimo para que enfríen y que la gelatina haga su trabajo.

Pasado ese tiempo, ponemos el chocolate para postes en un recipiente junto a 100 gramos de mantequilla. Podemos derretir y mezclar al baño maría o en el microondas, pero si lo hacemos en el microondas, lo pondremos a potencia media y por intervalos cortos de tiempo, para evitar que tome tome mucha temperatura y se queme. La suficiente para mezclar y que esté fundido.

Cortamos las cerezas en almíbar por la mitad y reservamos.

Lista para meter en a enfriar

Sacamos la tarta del frigorífico, vertemos el chocolate y con ayuda de una lengua de cocina repartimos por encima para que quede uniforme. Ponemos las cerezas para decorar y rallamos un poco de naranja por encima de la tarta. Volvemos a meter en el frigorífico y esperamos entre media hora y una hora antes de poder servir la tarta de castañas con chocolate. Bon appétit!

19 diciembre 2017

Los cinco mejores entrantes de 2017

¿Quieres saber cuales han sido los cinco mejores entrantes o entremeses del 2017? Te dejo una selección de los mejores entrantes que puedes preparar y que han sido los más valorados por los usuarios en el 2017. Son ideales para fiestas como entrantes navideños o para celebraciones. Ya sabes que todos las recetas de los entrantes o entremeses son de lo más ricas y fáciles para que sorprendas a todos tus invitados a tu mesa. Pos supuesto que no son todos los entrantes o entremeses que puedes descubrir en el blog, pero si son una pequeña colección para que puedas disfrutarlos por si no los conocías y no andes buscando tanto tiempo. ¿Qué te parece, incluirías algún entrante que has visto en el blog como de los mejores entrantes en el 2017?

Increíblemente buenas y realmente crujientes. No te las puedes perder.



Un clásico de nuestra gastronomía y una de las tapas más consumidas en España.



Toda una delicia para los amantes a las salsas, a los sabores auténticos y por supuesto, a mojar pan.



No podrás comer solo una. Uno de los entrantes preferidos por los más jóvenes de la casa.



Si no los has probado o no los conocías, no imaginas lo buenísimos que están y lo que te estabas perdiendo.


Empanadillas de kale y atun

Empanadillas de kale y atún

¿Has probado alguna vez empanadillas de kale y atún? Hoy te enseño la receta de estas fantásticas empanadillas de kale o como también se le conoce, col rizada, que le otorgan un sabor muy potente y que combinada con el atún las convierten en irresistibles. No son las típicas empanadillas que solemos preparar de atún y huevo duro caseras, son mucho más originales y nutritivas y os van a encantar. Seguro que no puedes parar de comerlas una tras de otra. Su preparación es realmente simple y nos vale tanto de entrante o para picotear como de primer plato. Ya sabéis que el kale está de moda y algunos hasta le llaman superalimento, así que poneos manos a la obra porque están buenísimas.

Empanadillas de kale y atún

Empanadillas de kale y atún



Dificultad: muy baja
Coste: bajo

Ingredientes: (4 personas)

- 1 paquete de hojas limpias de kale o col rizada
- 1 lata de atún en aceite de girasol
- 1 paquete de tomate frito
- 1 paquete de obleas para empanadillas
- Sal
- Pimienta molida


Preparación de las empanadillas de kale y atún:


Limpiamos las hojas de kale y retiramos los tallos gruesso que puedan tener. Los paquetes de hojas de kale suelen contener unos 200 gramos y vienen limpias, pero debemos retirar los tallos para que se cocinen las hojas y no queden partes duras. Troceamos con un cuchillo para que queden más pequeñas. Reservamos

En una sartén echamos unas cuatro cucharadas de aceite de oliva y ponemos a fuego bajo medio. Echamos el diente de ajo picado y antes de que tome color, añadimos las hojas de kale troceadas. Mezclamos y tapamos para que se pongan blandas. Si hace falta iremos removiendo de vez en cuando.

Un vez están blandas las hojas de kale, añadimos la lata de atún y salpimentamos. Añadimos a continuación tres o cuatro cucharadas soperas de tomate frito y mezclamos bien. Dejamos unos minutos más y retiramos del fuego. Reservamos y dejamos templar.

Rellenamos las obleas de las empanadillas, doblamos y cerramos con ayuda de un tenedor.

Ponemos una sartén con abundante aceite de oliva y freímos las empanadillas. Ponemos en papel absorbente para eliminar el exceso de aceite y listas para comer bien calientes. Bon appétit!

09 diciembre 2017

Pimientos del piquillo rellenos morcilla de Burgos

Pimientos del piquillo rellenos de morcilla de Burgos

¿Has preparado alguna vez pimientos del piquillo rellenos de morcilla de Burgos? Si no los has comido nunca, hoy te enseño a preparar esta fantástica receta de pimientos del piquillo rellenos de morcilla de Burgos para que los disfrutes como aperitivo o entrante con tu familia o tus amigos y amigas. Es una receta que puedes hacer en ocasiones especiales, como entrante Navideño, por ejemplo y verás qué sorpresa se llevarán cuando los prueben. Están crujientes por fuera, con el sabor que le otorga los pimientos del piquillo que son inconfundibles y el relleno de una morcilla con denominación de origen, como es la de Burgos y que está realmente sabrosa. Una combinación perfecta, muy fácil de preparar y recomendada para los amantes a sabores diferentes y que les gusta sorprender. ¿Habías probado alguna vez estos pimientos rellenos con morcilla? ¿Qué te parecen las recetas con morcilla de Burgos?

Pimientos del piquillo rellenos de morcilla Burgos

Pimientos del piquillo rellenos de morcilla de Burgos


Dificultad: muy baja
Coste: bajo

Ingredientes:

- 1 lata o bote de pimientos del piquillo de calidad (8 a 12 unidades)
- 1 morcilla de Burgos
- Pan rallado o preferiblemente Panko japonés casero
- 1-2 huevos frescos
- Aceite para freír


Preparación de los pimientos del piquillo rellenos e morcilla de Burgos:


La receta es de lo más sencilla y veréis lo buena que está. Cortamos un trozo de la morcilla de Burgos y la aplastamos con un tenedor. Rellenamos los pimientos del piquillo hasta el borde, con cuidado de no partirlos al apretar, con la morcilla de Burgos. Si necesitamos más sólo tenemos que cortarla, quitarle el pellejo y volver a aplastar para dejarla más suelta. Así haremos con todos los pimientos del piquillo que vayamos a utilizar. Reservamos. Si no tenéis morcilla de Burgos para el relleno, siempre podéis poner otro tipo de morcilla de arroz de calidad.

Batimos uno o dos huevos en función de lo que vayamos necesitando. pasamos los pimientos del piquillo, por el huevo y a continuación por el pan rallado.

Podéis utilizar panko casero, el pan rallado japonés, con el que vais a conseguir un empanado realmente crujiente y delicioso. Os dejo la receta por si queréis hacer el panko en casa.

Ponemos una pequeña olla con aceite a calentar y cuando está bien caliente freímos los pimientos del piquillo rellenos. Pasamos a papel absorbente y listos para comer. Bon appétit!

04 diciembre 2017

Bartolitos de gambas o langostinos

Bartolitos de gambas o langostinos

¿Quieres hacer unos bartolitos de gambas o langostinos como estos para ocasiones especiales o entrantes de Navidad? Hoy te enseño a preparar estos bartolitos con gambas o con langostinos, como en este caso, para que sorprendas a todos con este entrante que está increíblemente rico. Los bartolitos son muy fáciles de preparar y vas a ver que también son muy económicos. Lo único que vamos a necesitar es algo de paciencia a la hora de unir los ingredientes, pero el resto es realmente fácil, como os he comentado. Como el mismo nombre indica, la base principal de la receta son las gambas o los langostinos. Yo los hice con langostinos ya que son algo mayores e invitan a pegar un bocado un poco más generoso, pero si os gusta más con gambas, no hay problema. En realidad los bartolitos son una especie de flamenquines a base de gambas, queso y bacon que combinan a la perfección y que podemos poner como entrantes o entremeses en ocasiones donde queremos presentar un plato diferente y sorprender a todos los que los prueban. Ahora que se acercan las Navidades y estamos buscando recetas navideñas podemos tenerlos en cuenta como una opción estupenda para presentarlos en la mesa. ¿Qué os parecen estos bartolitos de gambas o langostinos caseros?

Bartolitos de gambas o langostinos caseros


Dificultad: baja
Coste: bajo

Ingredientes: (Por unidad)

- 1 langostino o gamba fresca
- 1 lancha de queso en loncha o sabanita
- 1 loncha de bacon ahumado
- 1 huevo fresco (valdrá para varios)
- Pan rallado o panko japonés
- Aceite de oliva para freír


Bartolitos langostinos

Preparación de los bartolitos de gambas o langotinos:

Pelamos las gambas o los langostinos frescos. Podemos guardar las cabezas y el resto de cáscara para otra ocasión en el congelador. Yo he puesto en las cantidades para hacer los bartolitos por unidad, pero imagino que no vais a preparar solo uno. Creo que así os hacéis mejor idea de las cantidades. Una vez tenemos las gambas o langostinos, reservamos.

Partimos un trozo del queso en loncha o sabanita en dos o cuatro partes. Lo suficientemente grande para poder envolver la gamba o langostino (depende de lo que hemos comprado para hacer los bartolitos) y un trozo de bacon por encima cerrando el conjunto.

Si os parece más fácil, podéis extender el trozo de bacon en la encimera, encima poner el queso y la gamba o langostino. Luego enrollamos a modo de flamenquines y pinchamos con un palillo para que no se suelte.

Pasar por huevo y harina los bartolitos


Empanar los bartolitos de gambas

Pasamos los bartolitos por huevo batido y a continuación, por pan rallado o panko japonés casero. Lo mejor es pasarlo dos veces para sellarlos lo mejor posible. El queso tiende a calentarse, derretirse y puede salpicar si no se sella bien.

Una vez tenemos los bartolitos de gambas preparados, ponemos una sartén con abundante aceite de oliva y freímos hasta que toman un color dorado. Pasamos a papel absorbente y listos para comer bien calientes y acabados de hacer. Bon appétit!

28 noviembre 2017

Hamburguesa de soja texturizada

Hamburguesas de soja texturizada

Os enseño la receta de una hamburguesa de soja texturizada casera realmente rica y muy fácil de hacer. Si queréis empezar a preparar hamburguesas veganas o vegetales de soja o simplemente sustituir la proteína de carne por la soja, esta hamburguesa vegetal es una de las mejores que vais a poder preparar. De momento no las hay en el Burger King, así que tendremos que prepararla en casa. Esta en concreto no es una hamburguesa vegana al cien por cien ya que lleva huevo como aglutinante y queso por encima. Si sois amantes de la cocina vegana podéis sustituir el huevo y queso que lleva sin problemas y tendríamos nuestra hamburguesa vegana cien por cien. La textura es similar a la carne, incluso si no lo sabéis, ni lo vais a notar, pero ya sabéis que siempre vamos a jugar con los colores, como la salsa de soja para oscurecer y las especias para conseguir los sabores típicos de la carne. Esta hamburguesa de soja texturizada es ideal para empezar a mantener una dieta equilibrada, sustituyendo carnes rojas por la soja texturizada o soya texturizada, como también se la conoce y que es realmente fácil de encontrar. Hay supermercados por ejemplo que acaban de introducir la soja texturizada entre sus productos de marca blanca. No os puedo decir cuantas calorias tiene una hamburguesa de soja, pero si alguien lo sabe más o menos, puede dejarlo en los comentarios. Así que ya sabéis, si queréis comer menos carne, probad esta fantástica hamburguesa de soja texturizada! ;)

Hamburguesa carne de soja texturizada



Hamburguesa de soja texturizada


Dificultad: baja
Coste: bajo

Ingredientes: (4 personas)

- 1 paquete de soja texturizada
- 2 cebollas medianas
- 1 diente de ajo
- 1-2 tomates
- 1 lechuga
- 3 huevos frescos (si es vegana los sustituimos por almidón de maíz y agua)
- 4 Lonchas de queso (para la receta vegana eliminamos el queso o sustituimos por tofu en lonchas)
- 4 rebanadas de pan para hamburguesas o en este caso Thins con cereales
- Mayonesa o mayonesa vegana a base de leche de almendras o soja
- Mostaza de Dijon
- Pan rallado
- Perejil picado fresco
- Sal
- Pimienta molida
- Tomillo
- Salsa de soja


Hamburguesa soja vegetal

Preparación de la hamburguesa de soja texturizada:


Lo primero que hacemos para poder preparar las hamburguesas es hidratar la soja texturizada. Para ello, tomaremos un par de puñados con la mano por persona y la pondremos en un recipiente. Añadiremos cuatro o cinco cucharadas de salsa de soja por encima y terminamos cubriendo con agua. Dejamos hidratar la soja durante veinte minutos.

Mientras se hidrata la soja texturizada, picamos el diente de ajo, una cebolla y un trozo de pimiento. Echamos un poco de aceite en una sartén y pochamos con un poco de sal y pimienta. Cuando están las verduras al dentes, retiramos y dejamos enfriar.

Hidratar soja texturizada

Pochar verduras

Cuando la soja está hidratada, eliminamos el agua y con las manos vamos a estrujar para eliminar el máximo posible de agua de la soja ya hidratada. Como podéis apreciar, tiene aspecto muy parecido a la carne picada pero sin el color rojizo. En este tiene un color claro, pero si añadimos a la mezcla que vamos a hacer dos o tres cucharadas de salsa de soja o un poco de zumo de remolacha conseguiremos, con un poco de práctica, que parezca realmente carne picada.

Una vez tenemos la soja, la echamos a un recipiente o bol junto a las verduras que teníamos apartadas. Agregamos un poco de salsa de soja, los huevos, sal, pimienta, un poco de mostaza de Dijon, perejil fresco picado, tomillo al gusto y mezclamos bien.

Hacer la mezcla para la hamburguesa vegetal

Masa para hamburguesa de soja

Posiblemente quede un blanda la masa o cremosa, por lo que tenemos que conseguir una textura con la que podamos trabajarla con las manos y sea similar a cualquier hamburguesa pero sin que llegue a estar seca. Para ello iremos añadiendo pan rallado a la mezcla hasta conseguir la textura  que más nos guste y pueda manipularse sin problemas. Una vez hemos conseguido la mezcla a nuestro gusto, tapamos y dejamos reposar en el frigorífico una media hora para que los sabores se asienten.

Ponemos la plancha o la sartén y tomamos porciones. Hacemos una bola con las manos y aplastamos en la sartén que tendremos ya lista con un poco de aceite de oliva y a temperatura media-alta. Cuando adquieren un color dorado, damos la vuelta y listas para poner en el pan.

En este caso he utilizado pan Thins, y la verdad es que nos ha gustado mucho. También podéis utilizar pan para hamburguesa.

Sobre una parte pusimos un poco de mayonesa, cebolla en rodajas, lechuga, la hamburguesa de soja, una loncha de queso en láminas o sabanitas, lechuga, cebolla y una rodaja de tomate para terminar con la rebanada superior del pan. Esto es un poco a elección de cada uno, por lo que podéis poner los ingredientes que más os gusten y sustituir los que no son veganos por otros que sí lo sean. Servimos bien calientes y listo. Bon appétit!

24 noviembre 2017

Parmigiana de berenjenas o berenjenas a la parmesana

Parmigiana de berenjenas o berenjenas a la parmesana casera

¿Buscas la receta de parmigiana de berenjenas (Parmigiana di melanzane)? La parmigiana de berenjenas o berenjenas a la parmesana es uno de los platos más famosos de la gastronomía italiana. Tiene todo el sabor de la cocina mediterránea y combina las berenjenas, con queso Parmesano y por supuesto, una sabrosa y fantástica salsa de tomate casero. Es similar a una lasaña donde vamos a sustituir las capas de pasta por capas de berenjenas. La preparación de la parmesana de berenjenas es realmente simple y podemos hacerla tanto para el almuerzo como para una cena con amigos. Un plato increíble con un sabor realmente bueno y que os va a sorprender cuando lo probéis. El nombre de la receta no proviene del queso Parmesano que vamos a utilizar y que le otorga ese fantástico sabor y aroma a este plato típico italiano, parece ser que proviene del siciliano para denominar al laminado o listones de las persianas. Sea cual sea el significado, las berenjenas a la parmesana están realmente deliciosas. ¿Te animas a preparar esta parmigiana de berenjenas casera?

Parmigiana de berenjenas o berenjenas a la parmesana


Dificultad: baja
Coste: bajo-medio

Ingredientes: (4-6 personas)

- 2 berenjenas grandes
- Salsa de tomate frito casera (preferiblemente)
- Queso Parmesano
- Queso mozzarella (opcional)
- Harina de trigo
- 2 huevos frescos
- Sal
- Pimienta molida
- Aceite para freír


Preparación de las berenjenas a la parmesana:


Lavamos las berenjenas y cortamos en láminas de medio centímetro aproximadamente a lo largo. Echamos sal por encima y las ponemos sobre un colador para que suelten el amargor. Las dejamos así una media hora. Pasado ese tiempo, las ponemos bajo el agua, escurrimos bien y secamos con un paño o papel de cocina. Reservamos.

Yo tenía ya la salsa de tomate casera preparada del día anterior, pero si no es así, o preparáis la salsa antes de cortar las berenjenas o siempre podéis utilizar una salsa de tomate comprada que sea al estilo casero. Si queréis hacerla podéis ver cómo se hace la salsa de tomate frito casero en el enlace.

Una vez tenemos las berenjenas y la salsa de tomate para la parmigiana, pasamos por harina las rebanadas de berenjenas y luego por los huevos batidos. Las freímos en abundante aceite de oliva.

Una vez fritas, las pasamos a papel absorbente para eliminar el exceso de aceite, salpimentamos y reservamos.

Podemos hacer la parmigiana de berenjenas individual o una más grande para cortar en porciones y servir. Yo las hice individuales en cazuelas, al estilo del provolone al horno, pero es cuestión de lo que más os guste. Yo os digo cómo se hace ya sea para un comensal o para servir porciones en una fuente más grande.

En la base de la cazuela ponemos abundante salsa de tomate, encima de la salsa ponemos un par de rodajas de berenjenas o hasta tapar la salsa. Encima de las berenjenas ponemos más salsa de tomate y sobre ella abundante queso parmesano y queso mozzarella, aunque este es opcional.

Volvemos a poner encima otra capa de berenjenas, tomate y queso. La operación la repetimos tres veces terminando la capa con queso.

Ponemos el horno y gratinamos nuestra parmigiana o parmesana de berenjenas casera. Sacamos del horno y lista para comer. Bon appétit!

23 noviembre 2017

Cinco recetas de carne para navidad y nochevieja. Menú para navidad

Cinco recetas de carne para navidad y nochevieja. Menús para navidad. Una pequeña recopilación de recetas para navidad y año nuevo que os servirán como inspiración en estas fechas donde todos los menús suelen ser un poco más especiales. Son platos navideños pero que podemos hacerlos cuando más nos apetezca y no esperar a navidad o año nuevo para prepararlos. Si buscas cómo hacer o preparar carnes para navidad y sorprender a tus invitados, aquí tienes varias sugerencias elaboradas con carne. La gran mayoría de las recetas son muy fáciles y no tienen ninguna complicación. Seguro que vais a triunfar con estos platos en la noche de fin de año. Ya sabes, no esperes más y entra a ver estas deliciosas recetas para navidad. Si buscas otra cosa, no dudes en entrar en las recetas de la A a la Z y ahí tienes todas las publicadas en este blog y si aún no sabes cómo colocar la mesa correctamente en navidad, no te preocupes, entra y te lo explico.


Pollo relleno con ciruelas pasas


Lomo relleno


Picantones al horno


Magret de pato con foie ibérico, braseado de mango y grosellas sobre milhojas


Cordero al horno

22 noviembre 2017

Listado restaurantes con estrellas Guía Michelín 2018

Restaurantes con estrellas Michelín 2018

Aquí os dejo la lista de restaurantes con estrella Michelín 2018 en España y Portugal. El listado completo de la Guía Michelín 2018 está por comunidades autónomas. Enhorabuena a todos!

Galletitas navideñas caseras

Cómo hacer galletas navideñas

¿Estás buscando cómo preparar galletas navideñas? Si quieres hacer estas galletas navideñas, te voy a enseñar cómo hacerlas con moldes para galletas y con ingredientes naturales. Las galletas de Navidad son realmente geniales para que los más pequeños de la casa, y lo no tan pequeños, disfruten de un postre casero, muy fácil de hacer y realmente típico de las fiestas navideñas. Son las galletas de mantequilla típicas de toda la vida a las que vamos a dar forma con moldes para galletas de navidad, que podéis encontrar en infinidad de establecimientos y que haremos, siempre que podamos, con la ayuda de los más pequeños de la casa. Si queréis hacer unas galletas con jengibre, no hay problema, simplemente añadid a la masa para las galletitas una cucharadita de jengibre molido y listo. Le dará un toque totalmente diferente. ¿No tenéis un detalle para llevar y os han invitado a cenar por Navidad? No os preocupéis, preparar estas galletas de mantequilla y las podéis llevar perfectamente como detalle o regalo navideño. Una vez tenemos las galletas, siempre podemos decorarlas con chocolate, o glaseado por encima como estas de la receta. ¿Se te da bien decorar galletas de navidad?

Galletas navideñas


Galletas navideñas caseras


Dificultad: baja
Coste: bajo

Ingredientes:

- 250 g de mantequilla
- 250 g de azúcar blanco (o glass)
- 1 huevo fresco grande
- 400 gramos de harina normal
- Una pizca de sal
- Canela en polvo
- Jengibre molido (opcional)


Para el glaseado:

- 150 gramos de azúcar glasé o glass  (puedes ver cómo hacer la receta casera de azúcar glass)
- 1 clara de huevo fresco

Preparación de las galletas navideñas:


Echamos la mantequilla a punto de pomada, es decir, a temperatura ambiente, en un recipiente o un bol.  A Continuación, añadimos el azúcar y batimos muy bien hasta disolver completamente. Podéis utilizar también azúcar glass o glasé casero, así es más fácil esta operación. Añadimos canela en polvo al gusto.

Incorporamos la harina tamizada. Para ello podéis utilizar un tamiz o un colador. Batimos hasta integrar la harina. Quedará una masa algo espesa a la que debemos dar forma de bola y envolver en film transparente. Pondremos la masa en el frigorífico durante una hora.

Pasado ese tiempo es hora de dar forma a la masa y hacer las galletas. Para ello echamos un polco de harina en la encimera. Para ello espolvoreamos bien con la harina, ponemos encima la bola de masa sin el plástico y con la ayuda de un rodillo vamos a ir estirando. Debemos trabajar rápido para evitar que la masa tome demasiada temperatura. Estiramos hasta dejar la masa con el grosor de dos o tres milímetros. Las galletitas no deben ser excesivamente gruesas.

Una vez tenemos la masa estirada, procedemos a hacer las figuras para las galletas de navidad con los moldes que tengamos preparados. Os recomiendo que sean de formas y figuras diferentes y relacionadas con la Navidad, por eso son galletas navideñas, pero podéis improvisar y hacer otros muñecos navideños que os gusten. Esto es a elección de cada uno ;)

Ponemos el horno a calentar a 200 grados. Sobre la bandeja papel de horno extendemos papel para hornear. Así nuestras galletas no se pegaran a la bandeja y será más fácil quitarlas. Disponemos las galletas navideñas por encima de la bandeja de horno y cuando está caliente, metemos la bandeja durante seis a nueve minutos. Ojo! Esto es un poco lo más complicado, debemos de estar atentos de que no se quemen o tomen demasiado color. Tampoco vais a tener muchos problemas porque en estas épocas lo que apetece es estar calentitos, así que estaremos atentos al horno en todo momento.

Sacar las galletas navideñas una vez doradas

Una vez están listas, sacamos del horno las galletas y las ponemos encima de un paño de cocina. Volvemos a poner más galletas sobre la bandeja y hacemos otra hornada. Así hasta que gastemos la masa.

Cuando las tengamos todas, podemos derretir chocolate y echar por encima de las galletas o decorar con glaseado. Para ello mezclamos con unas barillas la clara de un huevo con azúcar glass hasta que quede una masa homogénea. siempre es mejor que las galletas estén calientes. Así que podéis tener el glaseado o glasa preparado y hacerlo al mismo tiempo que las galletas navideñas salen del horno.

Seguro que os quedan geniales y recordad que los más pequeños de la casa pueden ayudarnos a hacerlas. Bon appétit!

16 noviembre 2017

Crema de castañas tradicional

Crema o puré de castañas casero

¿Te gustaría preparar una crema de castañas casera? Te propongo esta receta de crema de castañas o puré de castañas muy fácil. Ideal para aperitivos con crema de castañas o para un bizcocho de con crema de castañas. Es una receta muy otoñal y que os aseguro que os va a encantar. Si la probais tiene un sabor realmente delicioso y una textura muy cremosa. Podeis comer la crema de castañas sola, untada sobre un bizcocho, como relleno, en rellenos de buñuelos, tartas o flanes y también como acompañante de carnes, como si fuera un puré casero dulce y con sabor a castañas. Está indicada en carnes a la plancha o carnes de caza como las codornices. ¿Qué te parece esta crema de castañas y con qué la combinarías?

Crema o puré de castañas


Coste: bajo
Dificultad: muy baja

Crema o puré de castañas

Ingredientes:

- 250 gramos de castañas peladas
- 150 gramos de azúcar blanca
- 400 ml de leche
- Canela en polvo o rama


Preparación de la crema de castañas:


Si vamos a hacer la crema de castañas o puré de castañas con castañas enteras o con piel, debemos ponerlas con agua a hervir con antelación para poder pelarlas. Con unos cinco minutos valdría. Sacamos las castañas y pelamos. Si ya la tenemos las castañas peladas, como en mi caso, adelantamos ese paso.

Si ya están peladas, ponemos en una olla o cazuela mediana las castañas ya peladas, la leche, el azúcar y una cucharadita de canela en polvo. Si tenéis en rama, luego, antes de triturar, debemos quitar la rama de canela. Una vez están todos los ingredientes en la olla, ponemos a fuego bajo-medio y llevamos a ebullición.



Dejamos unos 25-30 minutos o hasta que las castañas están blandas y podemos partirlas fácilmente con un tenedor. Iremos probando y si es necesario añadimos algo más de leche. En caso de que se consuma demasiado. No debe quedar nunca sin leche. Cuidado con esto.

Una vez las castañas están blandas y podemos triturar perfectamente para hacer puré o crema, pasamos al vaso de la batidora y trituramos muy bien. Debemos dejarla lo más fina posible. Recordad que si habéis puesto canela en rama, tenéis que quitarla antes de triturar.

Vais a ver que al principio cuesta un poco de trabajo y lo más seguro es que sea demasiado densa, por lo que iremos añadiendo leche poco a poco hasta obtener una textura cremosa. Nunca líquida. Lo que queremos es crema de castañas o puré de castañas, no una salsa líquida.

Una vez tenemos la textura deseada, que por cierto tiene un olor increíble, y si la probáis el sabor es riquísimo, podéis pasarla a un tarro para hacer conservas (si queréis saber cómo esterilizar tarros para hacer conservas os dejo el enlace) o echar la crema de castañas en un recipiente para utilizar como acompañamiento, en postres, etc.. Bon appétit!

13 noviembre 2017

Torrijas con miel artesanas

Torrijas con miel tradicionales

¿Te apetece hacer torrijas con miel tradicionales? Si estabas buscando la receta de torrijas con miel caseras no tienes que seguir navegando. ¿Has visto la pintaza que tiene la foto de estas torrijas? Seguro que no podrías comer solo una. Las torrijas en un plato tradicional de Semana Santa pero que podemos comerlas durante todo el año. Es un postre familiar y que apetece mucho en épocas de frío cuando se reúne la familia. Es un postre o merienda muy fácil, que no tiene complicaciones y que es realmente rápido de preparar. Con el toque a miel que le vamos a dar por encima, lo que hacemos es dar mucho sabor y jugosidad. Si nunca las has probado así ya sabes, manos a la obra y no dejes a nadie indiferente con esta receta de torrijas con miel! ;)

Torrijas con miel

Torrijas con miel caseras


Dificultad: baja
Coste: bajo

Ingredientes: (12 torrijas)

- 12 rebanadas de pan (mucho mejor pan del día anterior)
- 1/2 litro de leche
- 1 rama de canela
- 1 limón
- Azúcar (unas 6 cucharadas soperas por cada 1/2 litro de leche)
- 2 huevos para rebozar
- Aceite de oliva
- Canela en polvo
- Frutos del bosque (para decorar)


Preparación de las torrijas con miel:


Con un pelador o cuchillo pelamos la corteza al limón. Esto le dará un sabor realmente bueno a nuestras torrijas con miel. En un recipiente o una olla, echamos la leche, agregamos la canela y la piel del limón que teníamos reservada.

Agregamos el azúcar blanco y movemos lentamente a fuego medio hasta que hierva. Iremos moviendo lentamente durante unos minutos y dejamos que repose la leche durante unos minutos para que se asienten bien los sabores. Debemos esperar que la leche esté tibia.

Mientras reposa la leche se pone tibia, batimos los huevos en un recipiente aparte o un plato. Reservamos.

Bañamos las rebanadas de pan (un buen pan para hacer las torrijas es el pan del día anterior) en la leche y dejamos que esponjen bien. Actualmente también hay pan específico para hacer torrijas, pero esta receta es tradicional y prefiero el pan de toda la vida. Mientras esponja el pan para las torrijas con miel echamos abundante aceite en la sartén para que empiece a calentarse y freír las torrijas.

Cuando el pan está bien empapado (cuidado que estarán muy blanditas y se pueden partir), las vamos a ir pasando por el huevo batido y a continuación las freímos en aceite caliente.

No pongáis muchas torrijas a la vez para que el aceite no se enfríe. Una vez toman color, las pasamos a papel absorbente.

Para terminar echamos por encima abundante miel a temperatura ambiente. No os cortéis con la miel, que queden bien empapadas. Por encima para terminar, echamos un poco de canela y servimos las torrijas con alguna decoración como frutos del bosque, un poco de piel de limón... Bon appétit!

07 noviembre 2017

Tortilla de calabacín y champiñones

Tortilla de calabacín y champiñones

¿Quieres preparar una tortilla fácil de calabacín y champiñones? Las tortillas de verduras son una opción fantástica por su sencillez y por su sabor. En este caso, vamosa ver cómo preparar esta tortilla de calabacín y champiñones con un toque a cúrcuma que le va a otorgar color y un sabor realmente increíble. Si os gusta más otro tipo de especias, os animo a que probéis a echar las que más os gusten, así le daremos un toque personalizado a la tortilla y a nuestro gusto particular. No tenéis excusas porque en vuestro barrio siempre habrá una tienda donde comprar calabacines y champiñones frescos para tener esta receta como una buena opción para la cena. ¿Qué ingredientes agregarías a esta tortilla de calabacín y champiñones?

Tortilla de calabacín y champiñones


Dificultad: baja
Coste: bajo

Ingredientes: (4 personas)

- 6 huevos frescos
- 1 calabacín negro grande
- 250 gramos de champiñones frescos
- Aceite de oliva
- Mantequilla
- Sal
- Pimienta molida
- Cúrcuma



Preparación de tortilla de calabacín y champiñones:


Limpiamos las verduras y troceamos al gusto. Yo no le he quitado toda la piel al calabacín ya que me gusta ver los trozos verdes, pero tampoco lo dejo con toda la piel. Los champiñones los enjuago en abundante agua y les corto un trozo del tallo, el resto lo aprovecho y troceo.

En la sartén ponemos un poco de aceite y salteamos las verduras. Reservamos cuando están tiernas en un recipiente o plato aparte.

Batir los huevos y añadir las verduras, salpimentar y agregar una pizca de cúrcuma. Reservamos. Aquí es donde podemos añadir las especias que más nos gusten. Si os gusta albahaca o tomillo por ejemplo, podéis añadirlo ahora.

En una sartén con un buen antiadherente, echamos un chorro de aceite de oliva y un poco de mantequilla, es para darle un toque de sabor, pero si no queréis, podéis omitirla. Ponemos el fuego a temperatura baja-media.

Echamos los huevos mezclados con las verduras a la sartén y espolvoreamos un poco de cúrcuma molida por encima. Tapamos y esperamos que se haga la tortilla pero sin darle la vuelta, como si fuera una pizza. Si tenemos que bajar la temperatura, ponemos el fuego al mínimos para no quemarla.

Una vez lista la tortilla de calabacín y champiñones servimos enseguida. Bon appétit!

28 octubre 2017

Crema de calabaza con naranja

Crema de calabaza y naranja

¿Quieres preparar la receta de la crema de calabaza y naranja? La crema de calabaza es uno de los mejores platos de temporada que podemos hacer cuando llega el otoño. Podemos hacer la crema de calabaza todo el año, pero siempre es mejor si compramos y cocinamos productos de temporada. Es una crema muy fácil de preparar y que tiene un sabor ligeramente diferente al de la crema de calabaza tradicional. Ese toque diferente y riquísimo se lo otorgamos con la naranja. Un sabor fresco, suave y refrescante. Prueba ha hacer esta crema en otoño y sorprende a toda la familia con su sabor combinando la calabaza y la naranja. Está buenísima. ¿Te animas a preparar esta riquísima crema de calabaza y naranja?

Crema de calabaza y naranja


Dificultad: baja
Coste: bajo

Ingredientes: (4 personas)

- 750 gramos de calabaza
- 2 patatas medianas
- 1 puerro
- 1 naranja
- Mantequilla
- 1 bote de nata para cocinar (opcional)
- Aceite de oliva virgen
- Jengibre molido (opcional)


Preparación de crema de calabaza y naranja:

Pelamos la calabaza y troceamos. Limpiamos el puerro bajo el agua y troceamos. No hace falta que sean trozos pequeños porque luego vamos a triturarlo todo. Reservamos.

En una olla ponemos un fondo de aceite de oliva virgen y una cucharada de mantequilla. Cuando el aceite está a temperatura media y la mantequilla derretida, agregamos el puerro y dejamos pochar. Cuando está blando, añadimos la calabaza troceada y la naranja cortada en trozos y pelada . Si queremos, podemos añadir en este momento un par de patatas y una pizca de jengibre.

Añadir los ingredientes para preparar la crema de calabaza con naranja

Salpimentamos y parados cinco minutos, agregamos agua hasta cubrir casi todo. Queremos que nos quede más bien espeso. Dejamos que se pongan los ingredientes tiernos y apartamos. Apartamos y trituramos con la batidora muy bien.

Pasamos toda la crema de calabaza por un colador para dejarlo muy fino. Rectificamos de sal si hace falta y lista para comer junto a un chorro de nata para cocinar por encima. Bon appétit!

25 octubre 2017

Huevos terroríficos rellenos de Halloween

Receta de huevos terroríficos rellenos de Halloween

¿Estás buscando unos huevos terroríficos para Halloween? Se acerca Halloween y te enseño a preparar estos huevos rellenos terroríficos y espeluznantes para la cena de Halloween. ¿Te atreves a pegarles un bocado? Unos huevos sangrientos y que dan asco a primera vista donde podrás ser el más valiente o la más valiente pegando un bocado a estos huevos y dejar a todos y todas con cara de asco. Aparte de las bromas, los huevos son muy fáciles de preparar y están verdaderamente ricos. Están preparados con ingredientes naturales, sin utilizar colorantes, ya que el colorante que vamos a poner para darles ese aspecto a los huevos tan macabro y feo es totalmente natural ya que es a base de remolacha. Aparte el relleno lleva para el color rojo remolacha y atún o melva. Como ves el aspecto que les vamos a vamos a dar a estos huevos es terroríficos pero que están realmente ricos. Una opción más para que puedas prepararlos para la noche de Halloween y sorprender a todos tus invitados. ¿Qué te parece esta receta para Halloween? Si buscas más recetas siempre puedes pasarte por la colección de recetas fáciles de Halloween que tengo en el blog. Ya sabes que puedes poner tu comentario más abajo y seguirme en las redes sociales.

Huevos terroríficos rellenos Halloween

Huevos terroríficos rellenos de Halloween


Dificultad: muy baja
Coste: bajo

Ingredientes: (4-6 personas)

- 6-8 huevos frescos
- 1 paquete de remolacha cocida
- 1 lata de atún en aceite o melva
- Lechuga
- Vinagre
- Aceite de oliva
- Pimienta verde en grano (opcional)
- Mayonesa
- Pimienta molida
- Sal de carbón (puedes utilizar sal normal también)


Detalle de la receta de huevos terroríficos


Preparación de los huevos terroríficos rellenos de Halloween:


Ponemos los huevos a cocer en abundante agua. Al cabo de diez o doce minutos apartamos, tiramos el agua y dejamos los huevos cocidos que pierdan calor. Tienen que estar caliente pero no que quemen.

Una vez han perdido un poco de calor, los hacemos rodar o pegamos pequeños golpecitos para partir la cáscara por diferentes sitios, pero sin llegar a pelarlos.

Echamos abundante líquido o caldo de las remolachas en una bolsa y metemos los huevos en la bolsa con cuidado. Intentamos cubrir todos los huevos pero si no podemos, no pasa nada, iremos cambiando de posición los huevos para que se puedan teñir por todos los lados que podamos. Metemos los huevos ya templados en el frigorífico y dejamos quince minutos. Pasado ese tiempo, damos vueltas o cambiamos de posición los huevos para que entre el líquido o jugo de las remolachas por todos lados. Volvemos a dejar otros quince minutos. Repetimos este paso dos o tres veces.

Teñir los huevos con remolacha

Rallar la remolacha

Mientras los nuestros futuros huevos terroríficos están en el frigorífico, hacemos el relleno. Para ello rallamos una remolacha cocida con el rallador de cocina, ponemos en un recipiente y mezclamos con el atún al que le hemos quitado el aceite, añadimos unas gotas de vinagre, aceite de oliva, una cucharada de mayonesa, pimienta molida y unos cuantos granos de pimienta verde. Esto es opcional, no tenéis por qué ponerla, pero si queréis dar ese toque algo 'asqueroso' podéis poner bolitas de sucedáneo de caviar negro o rojo. Vamos a intentar dar el aspecto más repugnante que podamos al relleno de los huevos, pero que como veis, van a estar realmente buenos.

Prepara el relleno para los huevos terroríficos

Sacamos los huevos del frigorífico y pelamos. Veréis que se han teñido con las vetas de color rojo con mayor o menor intensidad. Cortamos por la mitad todos los huevos menos uno que dejaremos a modo de adorno. Sacamos las yemas y las añadimos al relleno. Mezclamos.

Ponemos en un plato o donde vayamos a presentarlo (yo los puse en un plato de pizarra negra) un buen puñado de lechuga picada, encima los huevos y sobre ellos el relleno. No olvidaros de dejar uno entero para adornar. Acabamos de emplatar echamos un poco de sal de carbón o sal negra por encima del rellenos de nuestros huevos terroríficos y listos para pasar una noche divertida de Halloween. Bon appétit!