26 diciembre 2017

Tarta de castañas y chocolate

Tarta de castañas y chocolate

¿Quieres hacer una fantástica tarta de castañas y chocolate? Te enseño esta receta de castañas y chocolate, muy otoñal, que está increiblemente buena y que puedes hacer muy fácilmente. Es una tarta fría y no necesita horno y que la vamos a preparar con yogur y no con queso como suelen hacerse este tipo de tartas. Podéis hacerla añadiendo una crema de castañas casera, tenéis en mi blog la receta o con castañas enteras, que tendremos primeramente que hervir para mezclar con el resto de ingredientes. Yo os voy a explicar las dos opciones y siempre podéis tener preparada la crema de castañas y luego utilizarla para hacer la tarta. Si podéis conseguir castañas ya peladas, mucho mejor. Ahora en otoño, cuando el frío aprieta y las hojas inundan las plazas y las calles, es el momento ideal para comprar estos frutos. ¿Os animáis a preparar esta tarta de castañas fría? Está para chuparse los dedos!

Receta tarta castañas y chocolate


Detalle tarta de castañas y chocolate

Tarta de castañas y chocolate



Dificultad: baja
Coste: bajo-medio

Ingredientes:

- 1 paquete de galletas tipo María
- 350 gramos de crema de castañas o 300 gramos de castañas enteras
- 1 bote de nata para cocinar
- 500 gramos de yogur desnatado natural
- 300 gramos de azúcar blanca
- 1 paquete de láminas de gelatina neutra
- 1 tableta de chocolate para postres
- 175 gramos de mantequilla
- 1 pizca de sal
- 1 vaso y medio de leche
- Canela en polvo
- Cerezas confitadas para decorar
- 1 naranja


Preparación de la tarta de castañas:


Como he comentado antes, para poder hacer la tarta de castañas lo primero que debemos tener son las castañas o crema de castañas preparada con antelación. Si queréis hacer la crema de castañas dulce os he dejado el enlace y de esa forma vais a probar lo rica que está y las utilidades que tiene. Si no tenéis la crema, podéis comprar las castañas ya peladas, que pueden ser secas y entonces tendremos que hidratarlas y hacer la pasta.

La primera opción es tener la crema de castañas con antelación y utilizar unos 350 gramos. Al ser una crema, lleva leche y azúcar, por eso pondremos un poco más.

La segunda opción es hacerla con castañas ya peladas pero secas y que podéis encontrar en muchos supermercados. Para ello, también podéis ver la receta de crema de castañas ya que viene muy bien explicada y se hace con castañas secas y peladas.

La tercera opción es con castañas enteras y sin pelar. En este caso, tendremos que pelar las castañas para poder trabajar con ellas. Para ello hacemos un corte a cada una de las castañas para que no exploten y entre el agua en su interior. Ponemos una olla con abundante agua y cuando está hirviendo, echamos las castañas directamente. Las dejamos cinco minutos y apartamos la olla.

Sacamos las castañas y estando aún calientes (no hirviendo ya que nos podemos quemar y no importa que se rompan ya que las vamos a triturar) iremos pelandolas. Solo requiere un poco de paciencia. Una vez tenemos las castañas peladas, las ponemos en una olla con 125 gramos de azúcar y cubrimos con un vaso y medio de leche. Añadimos un poco de canela molida y llevamos a ebullición a fuego bajo. Pasados diez o quince minutos (las castañas deben estar tiernas) apartamos y trituramos con la batidora. Reservamos. Tiene que quedar una crema espesa de castañas y muy rica que podremos comer directamente.


Ahora hacemos una base para la tarta. Trituramos las galletas tipo María y agregamos 75 gramos de mantequilla en pomada. También podemos poner la mantequilla en el microondas y que esté derretida. Mezclamos y hacemos una pasta.

Esa base de galleta la vamos a poner bien repartida por el fondo de nuestro molde desmontable. Aplastamos bien y metemos el molde en el frigorífico. Lo dejamos unos quince a treinta minutos para que endurezca. Mientras haremos la crema para la tarta.

Echamos agua en un recipiente y ocho láminas de gelatina neutra. Así se irán hidratando y las tendremos preparadas.

En una olla echamos el bote entero de nata para cocinar. Los 200 ml. Ponemos a fuego bajo-medio y cuando está caliente, pero sin llagar a hervir, añadimos el yogur. Podéis poner cuatro yogures pequeños o uno de 500 gramos. Añadimos el resto del azúcar, es decir, unos 175 gramos y la crema de castañas que teníamos preparada con antelación. Añadimos también las láminas ya hidratadas de gelatina y mezclamos unos minutos a fuego bajo. Apartamos.

Añadir la crema de castañas

Echar la crema de castañas encima de la base

Sacamos el molde con la base de galleta del frigorífico, repartimos la crema por encima de la base y dejamos que temple un poco antes de meterla de nuevo a refrigerar. Dejamos un par de horas como mínimo para que enfríen y que la gelatina haga su trabajo.

Pasado ese tiempo, ponemos el chocolate para postes en un recipiente junto a 100 gramos de mantequilla. Podemos derretir y mezclar al baño maría o en el microondas, pero si lo hacemos en el microondas, lo pondremos a potencia media y por intervalos cortos de tiempo, para evitar que tome tome mucha temperatura y se queme. La suficiente para mezclar y que esté fundido.

Cortamos las cerezas en almíbar por la mitad y reservamos.

Lista para meter en a enfriar

Sacamos la tarta del frigorífico, vertemos el chocolate y con ayuda de una lengua de cocina repartimos por encima para que quede uniforme. Ponemos las cerezas para decorar y rallamos un poco de naranja por encima de la tarta. Volvemos a meter en el frigorífico y esperamos entre media hora y una hora antes de poder servir la tarta de castañas con chocolate. Bon appétit!

19 diciembre 2017

Los cinco mejores entrantes de 2017

¿Quieres saber cuales han sido los cinco mejores entrantes o entremeses del 2017? Te dejo una selección de los mejores entrantes que puedes preparar y que han sido los más valorados por los usuarios en el 2017. Son ideales para fiestas como entrantes navideños o para celebraciones. Ya sabes que todos las recetas de los entrantes o entremeses son de lo más ricas y fáciles para que sorprendas a todos tus invitados a tu mesa. Pos supuesto que no son todos los entrantes o entremeses que puedes descubrir en el blog, pero si son una pequeña colección para que puedas disfrutarlos por si no los conocías y no andes buscando tanto tiempo. ¿Qué te parece, incluirías algún entrante que has visto en el blog como de los mejores entrantes en el 2017?

Increíblemente buenas y realmente crujientes. No te las puedes perder.



Un clásico de nuestra gastronomía y una de las tapas más consumidas en España.



Toda una delicia para los amantes a las salsas, a los sabores auténticos y por supuesto, a mojar pan.



No podrás comer solo una. Uno de los entrantes preferidos por los más jóvenes de la casa.



Si no los has probado o no los conocías, no imaginas lo buenísimos que están y lo que te estabas perdiendo.


Empanadillas de kale y atun

Empanadillas de kale y atún

¿Has probado alguna vez empanadillas de kale y atún? Hoy te enseño la receta de estas fantásticas empanadillas de kale o como también se le conoce, col rizada, que le otorgan un sabor muy potente y que combinada con el atún las convierten en irresistibles. No son las típicas empanadillas que solemos preparar de atún y huevo duro caseras, son mucho más originales y nutritivas y os van a encantar. Seguro que no puedes parar de comerlas una tras de otra. Su preparación es realmente simple y nos vale tanto de entrante o para picotear como de primer plato. Ya sabéis que el kale está de moda y algunos hasta le llaman superalimento, así que poneos manos a la obra porque están buenísimas.

Empanadillas de kale y atún

Empanadillas de kale y atún



Dificultad: muy baja
Coste: bajo

Ingredientes: (4 personas)

- 1 paquete de hojas limpias de kale o col rizada
- 1 lata de atún en aceite de girasol
- 1 paquete de tomate frito
- 1 paquete de obleas para empanadillas
- Sal
- Pimienta molida


Preparación de las empanadillas de kale y atún:


Limpiamos las hojas de kale y retiramos los tallos gruesso que puedan tener. Los paquetes de hojas de kale suelen contener unos 200 gramos y vienen limpias, pero debemos retirar los tallos para que se cocinen las hojas y no queden partes duras. Troceamos con un cuchillo para que queden más pequeñas. Reservamos

En una sartén echamos unas cuatro cucharadas de aceite de oliva y ponemos a fuego bajo medio. Echamos el diente de ajo picado y antes de que tome color, añadimos las hojas de kale troceadas. Mezclamos y tapamos para que se pongan blandas. Si hace falta iremos removiendo de vez en cuando.

Un vez están blandas las hojas de kale, añadimos la lata de atún y salpimentamos. Añadimos a continuación tres o cuatro cucharadas soperas de tomate frito y mezclamos bien. Dejamos unos minutos más y retiramos del fuego. Reservamos y dejamos templar.

Rellenamos las obleas de las empanadillas, doblamos y cerramos con ayuda de un tenedor.

Ponemos una sartén con abundante aceite de oliva y freímos las empanadillas. Ponemos en papel absorbente para eliminar el exceso de aceite y listas para comer bien calientes. Bon appétit!

09 diciembre 2017

Pimientos del piquillo rellenos morcilla de Burgos

Pimientos del piquillo rellenos de morcilla de Burgos

¿Has preparado alguna vez pimientos del piquillo rellenos de morcilla de Burgos? Si no los has comido nunca, hoy te enseño a preparar esta fantástica receta de pimientos del piquillo rellenos de morcilla de Burgos para que los disfrutes como aperitivo o entrante con tu familia o tus amigos y amigas. Es una receta que puedes hacer en ocasiones especiales, como entrante Navideño, por ejemplo y verás qué sorpresa se llevarán cuando los prueben. Están crujientes por fuera, con el sabor que le otorga los pimientos del piquillo que son inconfundibles y el relleno de una morcilla con denominación de origen, como es la de Burgos y que está realmente sabrosa. Una combinación perfecta, muy fácil de preparar y recomendada para los amantes a sabores diferentes y que les gusta sorprender. ¿Habías probado alguna vez estos pimientos rellenos con morcilla? ¿Qué te parecen las recetas con morcilla de Burgos?

Pimientos del piquillo rellenos de morcilla Burgos

Pimientos del piquillo rellenos de morcilla de Burgos


Dificultad: muy baja
Coste: bajo

Ingredientes:

- 1 lata o bote de pimientos del piquillo de calidad (8 a 12 unidades)
- 1 morcilla de Burgos
- Pan rallado o preferiblemente Panko japonés casero
- 1-2 huevos frescos
- Aceite para freír


Preparación de los pimientos del piquillo rellenos e morcilla de Burgos:


La receta es de lo más sencilla y veréis lo buena que está. Cortamos un trozo de la morcilla de Burgos y la aplastamos con un tenedor. Rellenamos los pimientos del piquillo hasta el borde, con cuidado de no partirlos al apretar, con la morcilla de Burgos. Si necesitamos más sólo tenemos que cortarla, quitarle el pellejo y volver a aplastar para dejarla más suelta. Así haremos con todos los pimientos del piquillo que vayamos a utilizar. Reservamos. Si no tenéis morcilla de Burgos para el relleno, siempre podéis poner otro tipo de morcilla de arroz de calidad.

Batimos uno o dos huevos en función de lo que vayamos necesitando. pasamos los pimientos del piquillo, por el huevo y a continuación por el pan rallado.

Podéis utilizar panko casero, el pan rallado japonés, con el que vais a conseguir un empanado realmente crujiente y delicioso. Os dejo la receta por si queréis hacer el panko en casa.

Ponemos una pequeña olla con aceite a calentar y cuando está bien caliente freímos los pimientos del piquillo rellenos. Pasamos a papel absorbente y listos para comer. Bon appétit!

04 diciembre 2017

Bartolitos de gambas o langostinos

Bartolitos de gambas o langostinos

¿Quieres hacer unos bartolitos de gambas o langostinos como estos para ocasiones especiales o entrantes de Navidad? Hoy te enseño a preparar estos bartolitos con gambas o con langostinos, como en este caso, para que sorprendas a todos con este entrante que está increíblemente rico. Los bartolitos son muy fáciles de preparar y vas a ver que también son muy económicos. Lo único que vamos a necesitar es algo de paciencia a la hora de unir los ingredientes, pero el resto es realmente fácil, como os he comentado. Como el mismo nombre indica, la base principal de la receta son las gambas o los langostinos. Yo los hice con langostinos ya que son algo mayores e invitan a pegar un bocado un poco más generoso, pero si os gusta más con gambas, no hay problema. En realidad los bartolitos son una especie de flamenquines a base de gambas, queso y bacon que combinan a la perfección y que podemos poner como entrantes o entremeses en ocasiones donde queremos presentar un plato diferente y sorprender a todos los que los prueban. Ahora que se acercan las Navidades y estamos buscando recetas navideñas podemos tenerlos en cuenta como una opción estupenda para presentarlos en la mesa. ¿Qué os parecen estos bartolitos de gambas o langostinos caseros?

Bartolitos de gambas o langostinos caseros


Dificultad: baja
Coste: bajo

Ingredientes: (Por unidad)

- 1 langostino o gamba fresca
- 1 loncha de queso o sabanita para sandwisá
- 1 loncha de bacon ahumado
- 1 huevo fresco (valdrá para varios)
- Pan rallado o panko japonés
- Aceite de oliva para freír


Bartolitos langostinos

Preparación de los bartolitos de gambas o langotinos:

Pelamos las gambas o los langostinos frescos. Podemos guardar las cabezas y el resto de cáscara para otra ocasión en el congelador. Yo he puesto en las cantidades para hacer los bartolitos por unidad, pero imagino que no vais a preparar solo uno. Creo que así os hacéis mejor idea de las cantidades. Una vez tenemos las gambas o langostinos, reservamos.

Partimos un trozo del queso en loncha o sabanita en dos o cuatro partes. Lo suficientemente grande para poder envolver la gamba o langostino (depende de lo que hemos comprado para hacer los bartolitos) y un trozo de bacon por encima cerrando el conjunto.

Si os parece más fácil, podéis extender el trozo de bacon en la encimera, encima poner el queso y la gamba o langostino. Luego enrollamos a modo de flamenquines y pinchamos con un palillo para que no se suelte.

Pasar por huevo y harina los bartolitos


Empanar los bartolitos de gambas

Pasamos los bartolitos por huevo batido y a continuación, por pan rallado o panko japonés casero. Lo mejor es pasarlo dos veces para sellarlos lo mejor posible. El queso tiende a calentarse, derretirse y puede salpicar si no se sella bien.

Una vez tenemos los bartolitos de gambas preparados, ponemos una sartén con abundante aceite de oliva y freímos hasta que toman un color dorado. Pasamos a papel absorbente y listos para comer bien calientes y acabados de hacer. Bon appétit!