14 octubre 2018

Ensalada de pollo asado

Ensalada de pollo asado - Cocina de aprovechamiento

¿Te gusta la cocina de aprovechamiento y no sabes que hacer con las sobras de un pollo asado? Hoy te enseño a preparar una ensalada de pollo asado para que puedas tenerla lista en muy poco tiempo y aprovechar esas sobras del pollo asado para que no vayan a la basura. ¿A quién no le ha sobrado nunca un poco de pollo asado y lo ha dejado dentro de la nevera sin saber qué hacer porque quizás no es demasiada cantidad para varias personas, para preparar unas croquetas e incluso y otras ocasiones, por no querer repetir y volver a comer lo mismo de ayer. Esta es una manera diferente y refrescante que va a gustarle a toda la familia. Os voy a dejar la receta base con el pollo y con pocos ingredientes, pero que va a admitir todos los que queráis. Tampoco os voy a poner para cuantos ingredientes ya que dependerá del pollo que os haya sobrado y los ingredientes que queráis echarles. Ya sabéis que el libro de la cocina está en blanco y sobre gustos los colores. ¿Te animas? seguro que no os vais a arrepentir de preparar esta ensalada y si le agregáis algunos ingredientes, podéis poner vuestra receta particular en los comentarios, estaremos encantados de leer vuestros trucos de cocina y las variantes de esta ensalada fría.

Ensalada de pollo asado


Dificultad: muy baja
Coste: muy bajo

Ingredientes:

- Las sobras de un pollo asado
- Mayonesa
- Lechuga
- Cebolla
- Tomate
- Sal
- Pimienta negra molida
- Perejil fresco
- Sal negra (opcional)
- Maíz, zanahorias, apio, al gusto... (opcional)


Ensalada de pollo asado

Preparación de la ensalada de pollo asado:


Como vais a ver preparar una ensalada de pollo asado no tiene ninguna ciencia, pero quizás vale para portar ideas y que podamos hacer otros platos o una cocina de aprovechamiento que no conocíamos o que no habíamos pensado nunca hacer. ¿Nunca has aprovechado sobras para hacer unas hamburguesas de lentejas o unas fantásticas albóndigas de pescado?

deshuesamos y eliminamos todos los cartílagos que pueda tener el pollo así como restos de piel. Picamos o cortamos los trozos a nuestro gusto y echamos la carne a un recipiente o un bol.

Picamos finamente media cebolla y la agregamos a la carne. Limpiamos y picamos lechuga y se la añadimos. Picaremos algo más de lechuga porque nos valdrá, al igual que con parte de los tomates para hacer una cama debajo de la ensalada.

Cortamos dos o tres tomates y añadimos a la ensalada, reservamos algún dado, para la cama , como he comentado antes. Añadimos mayonesa al gusto y salpimentamos. Mezclamos bien. Aquí es el momento que podemos añadir los ingredientes que más nos gusten, otras verduras, piña, etc..

En los platos o cuencos hacemos una cama con la lechuga y los tomates.

Utilizaremos unos moldes de cocina y dentro, encima de la cama que teníamos preparada, echaremos la ensalada de pollo asado. Retiramos el molde con cuidado, añadimos un poco de pimienta al gusto por encima y perejil fresco picado. si tenemos sal de carbón, adornamos con una pizca. Si están todos los ingredientes fríos, estará la ensalada lista para servir. Bon appétit!

09 octubre 2018

Delicias turcas o lokum

Delicias turcas Turkish delight

¿Has probado alguna vez las delicias turcas o Lokum, en su idioma original? Lokum o las delicias turcas son un postre típico de Turquía y posiblemente uno de las más conocidos y antiguos. Las delicias turcas son parecidas a las gominolas aunque pueden hacerse con frutos secos, como pistachos o nueces y combinas muy bien con esa textura gelatinosa que las hace única. Puedes encontrarlas de muchos sabores, frutas o incluso con aromas a flores y casi siempre las delicias turcas van recubiertas de harina o azúcar glasé o glass. Personalmente no soy de comerme más de dos o tres, pero esto es cuestión de gustos y también reconozco que no soy muy dulcero, de postres o golosinas. Eso no implica que las delicias turcas o lukum están muy ricas y seguro que no podéis dejar pasar esta ocasión para hacerlas en casa. si vas a Estambul, seguro que vas a encontrar muchísimos puestos ambulantes donde comprarlas y probar los diferentes sabores. Si tienes la oportunidad de viajar a Estambul, no dudes en probar los lokum. Si no eres una persona muy cocinilla y encima te ha gustado o e gustaría probar las delicias trucas, no te preocupes, también se comercializan y se llaman, por regla general, Turkish delight. puedes encontrarlas sobre todo en épocas navideñas, pero se venden todo el año en supermercados o establecimientos especializados. ¿Quieres hacer las delicias turcas en casa? Pues sigue leyendo y verás qué ricas te van a salir estas delicias turcas con pistachos. ¿Quieres añadirle otra cosa?  No dudes en cambiar los ingredientes. Ya sabes que sobre gustos y colores, no hay nada escrito! ;)

Delicias turcas o Locum de Turquía


Dificultad: baja-media
Coste: bajo-medio

Ingredientes:

Para las medias voy a utilizar tazas, una taza normal de las que podemos tener por casa. Eso sí, siempre utilizaremos para la receta la misma taza y así mantener las proporciones para elaborar correctamente nuestras delicias turcas.

- 3 tazas de azúcar blanco
- 1 taza y media de agua
- 1 limón
- 1 taza de harina
- 1 cucharada de cremor tártaro
- 1 cucharadita de extracto de vainilla
- 50 gramo de pistachos
- 2 cucharadas de harina de maíz refinada
- 2 cucharadas de azúcar glas o glasé


Delicias turcas con pistacho

Preparación de las delicias turcas:


En un cazo mediano o una olla mediana echamos las tres tazas de azúcar. A continuación añadimos el agua y dos cucharadas del zumo del limón exprimido. Mezclamos bien preferiblemente con unas varillas de cocina.

Ponemos el cazo a fuego bajo medio durante unos diez minutos. Mientras removemos para que so se asiente al azúcar. El contenido empezará a hervir. así que seguiremos removiendo de vez en cuando. Aparta y reserva el sirope.

En otra olla, ponemos la harina y el cremor tártaro. El cremor tártaro es bitartrato de potasio, un subproducto de la industria del vino. Los sedimentos que se forman en los barriles tras la fermentación del jugo de uva son unos cristales que posteriormente se convierten en el polvo fino, blanco, insípido e inodoro que nos encontramos en el mercado listo para su uso. Se conoce también como aditivo E-336. Se utiliza para evitar la cristalización en repostería o cocina de almíbares.

Añade dos tazas de agua y mezcla. El agua añádela poco a poco, así no se forman grumos. Verás cómo espesa poco a poco. Tienes que mezclar bien. Ponemos la olla a fuego bajo medio. Sin dejar de remover hasta que espese. Tiene que quedar como una pasta.

Lentamente ve añadiendo la preparación anterior que teníamos con el azúcar disuelto en agua. Añade según va admitiendo y siempre sin dejar de remover. Una vez está todo mezclado vamos a cocinar a fuego bajo durante 40 a 50 minutos.

Hasta pasados al menos quince minutos no notaremos ningun cambio de textura o color. a partir de ese momento y pasados treinta minutos más, veremos que ha tomado algo de color amarillento. Debemos esperar diez minutos más.

Después de ese tiempo es una masa que podemos manejar y que está mucho más amarillenta. Apartamos.

Agregamos el extracto de vainilla y los pistachos. Mezclamos. Si queremos darle un color en concreto, sabor a rosas, etc a nuestras lukum ahora es el momento. Solo habría que mezclar.

Preparamos un molde con un papel de horno para que no se pegue luego las delicias trucas y sean más fáciles de trabajar. Intentad que sea un molde rectangular. Así será más fácil dividirlas.

Volvamos la pasta que teníamos en el cazo caliente al molde y estiramos con cuidado de que no se pegue a la cuchara o lengua de cocina. Dejamos enfriar tres o cuatro horas.

Pasado ese tiempo, mezclamos la harina refinada de maíz y el azúcar glass y espolvoreamos un poco en la encimera. Así no se pegará.

Volcamos las delicias turcas encima de la mezcla de la encimera. Apretamos bien y apastamos para que se impregnen y no se queden pegadas. Cortamos dados con un cuchillo y espolvoreamos por encima con más mezcla de azúcar. Deben quedar bien cubiertas. Metemos en el frigorífico y listas para comer. Bon appétit!

03 octubre 2018

¿Qué es el unto gallego?

Unto gallego para caldo gallego o pote gallego

¿Sabes qué es el unto gallego? Qué es el unto de cerdo y para qué se utiliza. Seguro que si has estado en galicia en más de una ocasión habrás leído o salido a relucir el unto gallego como ingrediente indispensable de muchos de sus platos más típicos, como pueden ser el pote gallego o el caldo gallego, entre otros muchos, claro está. El unto gallego o gordura, es la grasa del cerdo que recubre las tripas del intestino delgado. Esta grasa blanca, se sala y se enrolla sobre sí misma y se suele ahumar. Ahí es nada. Podéis fijaros en la foto del unto que compré que está enrollado sobre sí mismo. En crudo tiene un sabor d e lo más desagradable y muchos piensan que es similar a la manteca blanca por lo que se podrían quizás poner una tostada o bocadillo con unto. Nada más lejos de la realidad. Es casi imposible comerse el unto en un bocadillo. Te preguntarás ¿Entonces cómo se come? Pues el unto tiene la cualidad y la capacidad de una vez hervido y cocinado, reblandecer las verduras y convertirse en una grasa de aspecto más amarillento y que está realmente rica. Ese toque que le da el unto a la caldos y potes gallegos, aunque siempre en pequeña proporción, es inimaginable si no se lo agregamos.

El unto lo podemos comprar en carnicerías, en la plaza de abastos, yo la compré en la plaza de abastos de Santiago de Compostela, e incluso por internet. Una de las cosas que más me gustó del mercado de Santiago es la cercanía con los vendedores, los productos que encontré y por supuesto un servicio que tienen donde te envasan al vacío lo que compres y que sale de lo más económico. A mí me costó veinticinco céntimos el envasar el trozo de unto que compré justo al lado.

Tengo que comentaros que el unto no es un producto caro y la gente se suele llevar piezas bastante grandes, sobre todo si donde viven no pueden encontrarlo y a veces, como me comentaba el tendero en la plaza de abastos de Santiago de compostela, para regalar trozos a sus amigos o familiares para que lo prueben.

Ya sabes, si vas a preparar un caldo gallego o un pote gallego, no tendrás más remedio que utilizar unto para darle su sabor característico. Recuerda que si vas a hacer lacón con grelos, o caldo gallego con los grelos, su época es noviembre, por lo que si no es la temporada podrás utilizar en vez de grelos, repollo. Otra opción igual de válida es que vayas a de viaje y visites esa encantadora tierra nuestra del norte de España y disfrutar de su entorno, historia, gente y gastronomía. ¿Habéis probado alguna vez algún plato con unto gallego? ¿Cuál es tu receta gallega favorita?


26 septiembre 2018

Noodles con carne y verduras

Noodles de arroz con carne y verduras

¿Aún no has probado los noodles con carne y verduras? Los noodles que vamos a utilizar son fideos chinos de arroz y más que fideos, tienen la forma de tallarines. En cuanto con qué vamos a prepararlos es con carne y verduras. La carne podéis elegirla a vuestro gusto, ya sea cerdo o ternera, incluso admite pollo. Yo he utilizado una carne que me parece increíble para hacer los noodles y es secreto ibérico. Una carne jugosa y realmente tierna que he cortado a tiras y mezclado con los noodles y las verduras salteadas. Los noodles los puedes encontrar en casi todos los supermercados, aunque es verdad que existen gran variedad de ellos, como los de soja, trigo o huevo y puedes decantarte por los que más te gusten, como estos noodles de arroz que yo he utilizado para esta receta. Este tipo de productos o fideos chinos son uno de los más consumidos en la cocina asiática y se pueden combinar con carnes y pescados. Si te animas a probar esta receta de noodles con carne y verduras que te propongo, no te vas a arrepentir y te vas a chupar los dedos. Asegurado!

Noodles con carne y verduras



Dificultad: baja
Coste: bajo-medio

Ingredientes: (4-6 personas)

- 1 paquete de noodles de arroz

- 250 gramos de secreto ibérico (puede ser cerdo, ternera, pollo)
- 1 diente de ajo
- 1 trozo de coliflor
- 2 pimientos verdes
- 1 pimiento rojo
- 2 zanahorias
- 1 cebolla grande
- 1 calabacín
- 100 gramos de setas shiitake
- 1 bote de salsa de soja
- Sal
- Pimienta negra
- Aceite de oliva o de girasol (al gusto)


Noodles con carne


Preparación de los noodles con carne y verduras:


Toda la preparación de los noodles con carne es muy sencilla aunque lleva muchos pasos. Con muchos pasos me refiero a que no vamos a preparar el plato con todos los ingredientes a la vez, los iremos haciendo prácticamente uno por uno y luego mezclaremos para evitar que se pasen de cocción. ¿Empezamos a preparar nuestros noodles con carne y verduras? Vamos allá!

Lo primero que haremos es preparar todas las verduras y la carne. Para ello, pelaremos, limpiaremos y cortaremos a láminas todas las verduras. La carne que vayamos a utilizar para nuestro plato de noodles también la cortaremos a tiras finas. Una vez tenemos reservados, tendremos a mano un bol o un recipiente grande para ir echando los diferentes ingredientes que vayamos cocinando.

Ponemos una sartén o wok a fuego medio alto y añadimos un poco de aceite de girasol o de oliva. Allí se utiliza más el de girasol, pero nosotros podemos utilizar de oliva ya que tenemos esa suerte.

Una vez el aceite está caliente, echamos la carne a tiras. No toda de una vez para no bajar en exceso la temperatura. Vamos solo a dorar unos segundos e iremos pasando la carne al bol o recipiente que teníamos preparado. Haremos la carne en dos o tres tandas. Antes de quitar cada tanda, añadimos un chorrito de salsa de soja a la carne y de inmediato, sacamos al bol. No os paséis de tiempo, solo dorar a fuego medio fuerte y retirar de inmediato. Si lo dejáis más tiempo la carne estará seca. El jugo que quede lo echamos encima de la carne en el recipiente.

Noodles con carne y verduras

Una vez tenemos la carne lista, haremos el resto de las verduras una a uno sin mezclar con un poquito de aceite antes de hacerlas. Primero la cebolla que dejaremos unos minutos para que ablande, sin que se queme, y una vez lista, la echamos encima de la carne que tenemos reservada.

Esa misma operación lo hacemos con cada verdura. La coliflor no la ponemos entera, solo unos trozos o ramilletes y las setas y el diente de ajo solo lo doramos. Por eso os dije que era fácil pero con muchos pasos. Si no lo hacemos así, las verduras quedarán hechas en exceso y no estarán al dentes, para que cuando mordamos crujan un poco sin que lleguen a estar crudas.

Una vez tenemos todas las verduras, echamos agua en una olla y cocemos los noodles según las indicaciones del fabricante. Apartamos, enfriamos los noodles y los incorporamos al resto de ingredientes.

Mezclamos y añadimos un buen chorro de salsa de soja, una pizca de sal y pimienta.

Echamos todos los ingredientes a la sartén o wok, calentamos un poco, ya que se habrá enfriado y servimos de inmediato. Bon appétit!

20 septiembre 2018

Ensalada de garbanzos y berenjena con vinagreta

Ensalada de garbanzos con berenjena y vinagreta

Cuando pruebes esta ensalada de garbanzos con berenjena y vinagreta no podrás dejar de comer. Es una receta ideal para cualquier época del año ya que puedes comerla fría o templada. Ideal para comerla sola o para acompañante como guarnición. Una forma original, diferente y deliciosa de comer garbanzos o cualquier otro tipo de legumbres. Yo he utilizado garbanzos y berenjenas con una vinagreta a base de miel y mostaza. Una gozada de salsa con la que acompañaremos a nuestra ensalada. Si queréis comerla con aceite y vinagre, no hay problema, admite cualquier combinación que os propongáis, pero os recomiendo la vinagreta de miel y mostaza con un toque de soja que os voy a explicar también cómo prepararla junto con el resto de la receta. Vais a ver qué fácil y rápido podemos tener esta ensalada de garbanzos para que os chupéis los dedos y triunfes en la mesa.

Ensalada de garbanzos con berenjena y vinagreta


Dificultad: muy baja
Coste: bajo

Ingredientes: (4 personas)

- 1 bote de garbanzos cocidos (350-400 gramos)
- 1 berenjena grande
- 1 cebolla roja pequeña
- 1 pimiento rojo pequeño
- 1 diente de ajo
- 1 zanahoria mediana
- Vinagre de vino
- Aceite de oliva virgen extra (AOVE)
- Mostaza de Dijon
- Salsa de soja
- Miel
- Sal
- Pimienta negra
- Perejil fresco picado
- Cebollino picado


Preparación de la ensalada de garbanzos con berenjena y vinagreta:


Si vais a utilizar para hacer la ensalada, garbanzos duros, que no sean de bote, tendréis que hidratarlos con anterioridad. En ese caso, los pondréis en remojo con abundante agua la noche anterior y el día de la preparación los cocemos en una olla a presión hasta que estén blandos. El tiempo dependerá de la olla. Una vez los tenemos, reservamos.

En una sartén echamos un cuadro cucharadas soperas de aceite de oliva virgen extra y cuando esté a temperatura media, rehogamos el diente de ajo, la cebolla picada, la berenjena cortada en dados pequeños y la zanahoria también a dados. Cuando están casi blandos, añadimos los garbanzos, salteamos unos minutos y salpimentamos al gusto. Retiramos la sartén del fuego y reservamos.

En un vaso o un bol vamos a hacer la vinagreta para nuestra ensalada de garbanzos. Siempre podéis hacer esta ensalada o si os gustan más las alubias probar a preparar esta ensalada de judías pintas que está también riquísima y es muy fácil de preparar.

Ensalada de garbanzos y berenjenas

Echamos dos cucharadas de miel, tres de mostaza de Dijon, un poco de sal, un chorro generoso de aceite de oliva, un par de cucharadas de vinagre, o al gusto si os gusta más fuerte, y un chorrito de salsa de soja. Mezclamos muy bien hasta integrar todos los ingredientes. Reservamos.

Si te gustan las vinagretas aquí te dejo una vinagreta de jengibre casera que está riquísima.

Picamos muy fino la mitad de pimiento rojo. Ponemos la ensalada de garbanzos y berenjena en un ensaladera o un bol y añadimos el pimiento rojo picado, un poco de perejil fresco y cebollino también picados finamente y echamos por encima la salsa vinagreta de miel y mostaza. Mezclamos.

Llevamos la ensalada al frigorífico para que esté muy fría a la hora de comerla, aunque también podemos comerla templada y lista para servir. Bon appétit!

14 septiembre 2018

Fingers de pollo caseros

Fingers de pollo caseros

¿Has comido alguna vez fingers de pollo o chicken fries? Hoy te enseño paso a paso la receta fácil y casera de los fingers de pollo. Te van a salir unos finger crujientes por fuera y tiernos por dentro con un sabor inigualable. Son uno de los platos preferidos por los más pequeños de la casa y posiblemente por lo no tan pequeños. Yo he de reconocer que me gustan mucho los fingers y que soy un apasionado de ellos, los hago en cuento puedo y no tienen nada que envidiar a los famosos fingers del Foster´s Hollywood. Imaginaros los buenos y ricos que os van a quedar. Con el extra de empanado que le vamos a dar a base de pan rallado grueso o panko japones, abajo os dejaré la receta del panko por  si queréis hacerlo, y junto con los triángulos de maíz que vamos a utilizar para la mezcla en el empanado van a quedaros irresistibles. Ya me comentaréis si también os gustan!

Chicken fries o fingers de pollo

Fingers de pollo caseros


Dificultad: baja
Coste: bajo

Ingredientes: (4-6 personas)

- 2 pechugas de pollo grandes y frescas
- Pan rallado grueso o panko japonés
- Triángulos de maíz tipo nachos mexicanos
- 2 huevos frescos
- Harina de maíz refinada
- 1/4 de vaso de leche
- Sal
- Pimienta
- Pimentón dulce de La Vera
- Tomillo
- Orégano
- Aceite de oliva para freír


Preparación de los fingers de pollo o chicken fries:

Preparamos el panko japones o en su defecto hacemos pan rallado grueso con la picadora y pan duro. Si no queréis hacer el panko japonés o el pan rallado, los hay en algunos establecimientos y supermercados al estilo casero y os ahorráis este paso. Si queréis saber cómo se hace el panko japonés casero, podéis pinchar en la receta, es muy fácil y está genial.

Una vez tenemos el pan preparado, lo mezclamos con los nachos de maíz machacados. Podéis utilizar una bolsa, echarlos dentro y golpear hasta que queden a vuestro gusto.  Si queréis darle sabor extra a los fingers de pollo caseros, siempre  podemos comprar con sabor a barbacoa, a queso, etc.. Los hay de muchos tipos y sabores. Son los mismos que se utilizan para picar con guacamole o con salsas de queso en la cocina mexicana. Si os gusta´ria hacerlos en casa también podéis visitar mi receta de nachos con guacamole caseros. Os van a encantar y son de lo más fáciles de preparar.

Una vez tenemos listo los ingredientes para el empanado de los fingers, cortamos las pechugas a tiras largas e irregulares. Como bastones o dedos largos. Aquí es un poco a nuestro gusto pero siempre que sean alargadas. Reservamos.

En un recipiente, ponemos las pechugas de pollo ya cortadas para hacer los fingers y añadimos un poco de sal, pimienta, una pizca de tomillo y orégano, media cucharadita de pimentón de La Vera dulce, una cucharada de harina de maíz refinada (Maicena), un cuarto de vaso de leche y unas gotas de limón. Mezclamos para hacer una pasta y que queden los fingers cubiertos. Si os hace falta más cantidad de leche o harina, podéis añadir hasta cubrir. Metemos en el frigorífico, al menos dos horas.

Finger de pollo ya empanados listos para freir

Pasado ese tiempo y con el pan rallado, el panko japonés casero (opcional si tienes pan rallado grueso) y los triángulos de maíz machacados, hacemos la mezcla del empanado.

Pasamos los fingers de pollo macerados por el huevo batido y luego por la mezcla de empanado que hemos preparado anteriormente. Cubrimos bien y dejamos reposar una media hora sobre un papel de cocina. Así se seca mucho más el empanado y quedan más crujientes.

Preparamo el aceite para freír y cuando está bien caliente, vamos friendo los fingers. Cuando tienen un color dorado podemos sacarlos y dejar que eliminen el exceso de aceite poniendo los fingers o chicken fries encima de papel absorbente. Servimos acabados de freír solos o acompañados de alguna salsa casera. Puedes ver esta salsa de mostaza con la que te vas a chupar los dedos. Bon appétit!

05 septiembre 2018

Ensalada de lentejas y queso feta

Ensalada de lentejas y queso feta

¿Has probado alguna vez una ensalada de lentejas? Si te gustan las legumbres esta ensalada de lentejas y queso feta te va a encantar. Todos sabemos lo sano y nutritivo, además de necesario que es comer legumbres varias veces a la semana. En épocas de calor, aunque yo como lentejas todo el año, quizás no tenemos tantas ganas de comer un potaje o unas lentejas estofadas, pero... ¿y si preparamos las lentejas en una rica ensalada fría? Si te animas a preparar esta ensalada de lentejas y queso feta verás que está realmente buena y combina a la perfección con otras verduras, como pimientos, zanahorias o cebolla y un toque irresistible que le otorga el queso feta. El queso feta es un queso mezcla de cabra y oveja muy común y consumido en Bulgaria o Grecia. De color blanco intenso y algo salado combinará perfectamente con tu ensalada de lentejas. ¿Quieres probar con otros ingredientes y cambiar tu ensalada de lentejas por otra legumbre? adelante! Seguro que estará genial. Ya sabes que espero tus comentarios y verte por las redes sociales. ;)

Ensalada de lentejas y queso feta


Dificultad: muy baja
Coste: bajo

Ensalada de lentejas y feta

Ingredientes: (4-6 personas)

- 300 gramos de lentejas castellanas
- 3 pimientos verdes
- 1 cebolla morada mediana
- 3 tomates maduros grandes

- 1 zanahoria
- 1 trozo de queso feta (150 gramos aprox)
- Sal de carbón
- Pimienta (opcional)
- Vinagre de vino blanco
- Aceite de oliva virgen extra AOVE
- Cebollino picado (opcional)


Preparación de la ensalada de lentejas y queso feta:


Ponemos las lentejas el mismo día en remojo durante unos 30 minutos. No necesitarán más tiempo. Eso si utilizamos lentejas secas y las vamos a cocinar nosotros mismos. Siempre podemos agilizar el proceso y comprar un bote de lentejas ya cocidas, lo que nos haría saltar este paso. Podéis utilizar cualquier tipo o variedad de lentejas, pero yo recomiendo para esta ensalada la lenteja castellana o reina, como también se le conoce ya que es más grande que la pardina, que es más oscura y pequeña.

Si no compramos el bote, ponemos en una olla abundante agua con sal y las hervimos a fuego bajo medio, para que no se abran y se partan. El tiempo dependerá de la cantidad de lentejas y el fuego que utilicéis, pero en unos veinte minutos estarán lista. Controlad el tiempo y probarlas para que estén tiernas pero no en exceso. Como si fuera pasta, tienen que quedar al dentes. Cuidado que no duras. Una vez las tenemos las enfriamos con agua fría y reservamos.

Limpiamos las verduras, picamos los pimientos y la zanahoria. Laminamos la cebolla al gusto y troceamos los tomates en porciones tipo gajo. Reservamos.

Ensalada de lentejas

Echamos las lentejas y las verduras a la ensaladera o al bol donde vayamos a presentar la ensalada.
Ponemos por encima el queso feta partido en dados y si queremos un poquito de cebollino picado por encima. Metemos en el frigorífico unos minutos para que esté bien fría.

Aliñamos con un chorro de vinagre y otro generoso de aceite de oliva virgen extra. Salpimentamos al gusto. Y ya tenemos nuestra ensalada de lentejas lista para servir. Bon appétit!

30 agosto 2018

Guacamole de remolacha

Receta de guacamole de remolacha

¿Te gustaría probar unos nachos con guacamole de remolacha? Si nunca has probado a hacer en casa un guacamole de remolacha, te voy a enseñar lo fácil que es y lo rápido que vas a poder disfrutarlo. La cocina mexicana le gusta a mucha gente, pero quizás estamos un poco aburridos de probar el típico guacamole, el de toda la vida. Está riquísimo, pero siempre podemos probar algo nuevo y hecho por nosotros mismos. Os voy a a enseñar a preparar tanto los nachos caseros, que ya he publicado con anterioridad como este nuevo guacamole de remolacha para tomarlo con los amigos en plan picoteo o entrante. Si te gusta el guacamole de toda la vida a base de aguacate, también puedes pararte por mi receta casera de guacamole y hacerlo en muy poco tiempo. Un plato sencillo, fácil, bastante económico y que apetece tanto en verano, para comerlo bien fresquito como también podemos disfrutarlo el resto del año. Espero vuestros comentarios en el blog o en las redes sociales!

Guacamole de remolacha


Nachos con guacamole de remolacha



Dificultad: muy baja
Coste: bajo-medio

Ingredientes:

- 1 cebolla roja
- 1 remolacha pequeña ya cocida
- 1-2 aguacates grandes y maduros
- 1 limón
- 1 tomate pequeño
- Sal
- Cilantro fresco
- Nachos de maíz


Preparación del guacamole de remolacha:


La preparación del guacamole es de lo más simple. Ponemos todos los ingredientes ya limpios y partidos en trozos en la picadora, agregamos un poco de sal y un chorro de limón. El cilantro lo incorporamos pero sin pasarnos. Si echamos demasiado cilantro puede saber demasiado a ese ingrediente y no a todo el mundo le gusta por su sabor particular.

Triturar todos los ingredientes para el guacamole de remolacha

Picamos y tiene que quedar bien fino. Abrimos y rectificamos de sal, limón y cilantro fresco en caso necesario.

Una vez lo tenemos triturado, lo pasamos por un colador. Así quedará un guacamole muy fino y sin trozos de piel de tomate o similar. Metemos en el frigorífico y listo para consumir bien fresquito. Si queréis y os apetece podéis pasaros y ver mi receta de nachos caseros para acompañar al guacamole de remolacha o incluso preparar un guacamole tradicional mexicano. Bon appétit!.

22 agosto 2018

Bizcocho zanahorias y nueces casero

Carrots and nuts plumcake

¿Quieres hacer el auténtico bizcocho de zanahorias y nueces o carrots and nuts plumcake? Si te gustan los bizcochos caseros este bizcocho de zanahorias y nueces te va a encantar. Toda una gozada y realmente esponjoso. Cuando le pegues el primer mordisco a este bizcocho artesanal no vas a poder parar de comer. Es muy fácil de preparar y los ingredientes son bastante económicos. Si buscas un bizcocho casero que les guste a todos para un desayuno o una merienda, con este de zanahorias y nueces vas a triunfar.

Bizcocho zanahorias y nueces


Bizcocho casero de zanahorias y nueces



Dificultad: baja
Coste: bajo

Ingredientes:

- 2-3 zanahorias grandes
- 250 gramos de azúcar blanco
- 275 gramos de harina
- 4 huevos
- 125 ml de aceite refinado de girasol
- 8-10 nueces peladas
- Canela en polvo
- Concentrado de vainilla líquido
- Una pizca de sal
- 12 gramos de levadura en polvo química


Presentación bizcocho de zanahorias y nueces casero

Preparación del bizcocho de zanahorias y nueces:

En un bol o un recipiente ancho, echamos los cuatro huevos junto con el azúcar. Con unas varillas mezclamos hasta que se integren y el azúcar esté disuelto. Añadimos a continuación el aceite, unas gotas de concentrado de vainilla y volvemos a batir muy bien.

Pelamos y con un rallador de cocina rallamos las zanahorias limpias. Si no tenéis, podemos siempre utilizar una picadora. Deben quedar muy trituradas y finas. Una vez las tenemos ralladas, las añadimos al recipiente junto con las nueces picadas, nunca trituradas trituradas y mezclamos.

Añadiremos a continuación la harina, la levadura química y una cucharadita de canela en polvo. La harina la tamizamos con un tamizador o con un colador. Batimos bien. Podéis utilizar la batidora con su accesorio de varillas para facilitar el trabajo.

Ponemos el horno a calentar a 180 grados.

Meter el bizcocho de zanahorias y nueces al horno

Yo he utilizado un molde rectangular, pero siempre podéis usar otro diferente. Para que podamos desmoldarlo sin problemas vamos a forrar el molde con papel de horneado. Echamos la masa encima y espolvoreamos con azúcar por encima. Yo hice una línea gruesa con el azúcar por encima. Podéis ver la foto.

Bizcocho zanahorias y nueces ya horneado

Metemos el molde con la masa en el horno y dejamos durante 40-50 minutos. Pasado ese tiempo abrimos el horno y pinchamos con un palillo para comprobar que está seco. Nunca abras el horno antes de unos cuarenta minutos. Si lo haces corremos el peligro de que baje el bizcocho. Los tiempos siempre dependen de nuestro tipo de horno. Así que lo mejor es tener cuidado de que no se nos queme. Apartamos nuestro bizcocho de zanahorias y nueces y dejamos enfriar para cortarlo sin problemas. Seguro que os saldrá riquísimo. Bon appétit!

13 agosto 2018

Salmón en hojaldre con bechamel

Salmón en hojaldre con bechamel

¿Te preguntas cómo se hace el salmón en hojaldre al horno? Te voy a enseñar esta receta de salmón envuelto en hojaldre (al horno) con un interior de bechamel. Es realmente fácil de preparar y puedes hacerlo con filetes de salmón fresco o con rodajas de salmón, que si suelen llevar espinas y en donde vas a tener que entretenerte un poco más para dejarlo limpio una vez lo vayas a meter en el hojaldre. Puede parecer una receta para ocasiones especiales o Navidad, ya que es muy común el hojaldre relleno de salmón, que para todos los días. Os aseguro que una vez le pillas el truco, lo prepararás más a menudo de lo que te imaginas. He de reconoceros que para mí, este plato de salmón en hojaldre es uno de mis favoritos y siempre que puedo, lo preparo. Todos están encantados ya que el salmón sale muy jugoso y con un sabor realmente delicioso. Si quieres lucirte, no dudes en preparar esta receta. ¿Y tú con qué relleno prepararías el salmón con hojaldre al horno? Te leemos!

Salmón con hojaldre al horno

Salmón en hojaldre con bechamel al horno


Dificultad: baja-media
Coste: medio

Ingredientes: (4 personas)

- 4 filetes o rodajas de salmón fresco
- Salsa Bechamel (puedes ver cómo hacer una bechamel casera abajo en el enlace)
- 4 láminas de hojaldre fresco (que sea de calidad)
- 1-2 huevos (opcional)
-Sal
-Pimienta blanca


Preparación del salmón en hojaldre con bechamel:


Primero limpiaremos el salmón de espinas que puedan tener. Esto es muy importante ya que al metelo en el hojaldre lo más molesto que ay es encontrarse una espina. Si tenemos que tardar algo más de tiempo, eso que invertimos para que esté perfecto y sin ninguna sorpresa.

Prepararemos una bechamel, podéis ver la receta de cómo hacer una salsa bechamel casera en el enlace. También podéis comprar las bechamel que hay ya preparadas y listas para utilizar si queréis ahorrar tiempo. Yo prefiero que el plato sea 100% casero, pero eso es cuestión del tiempo que dispongamos.

Una vez tenemos la bechamel, ponemos el lomo op la rodaja de salmón sin piel y limpia encima de una de las láminas de hojaldre. Normalmente las venden en paquetes de dos. Así que nos valdrá dos paquetes y las dividimos por la mitad ya que suelen ser grandes. Salpimentar y echamos salsa bechamel hasta cubrir el salmón.

Colocar el salmón encima del hojaldre y echar bechamel


Ponemos la otra parte de la lámina encima de la bechamel y el salón y cerramos. Aquí es cuestión de cada uno o una y la destreza que tenga en la cocina. Podemos trenzar el hojaldre o dejarlo tal cual. Yo lo he trenzado. Podéis buscar cómo se trenza el hojaldre en internet ya que vienen muchos tutoriales.

Una vez tenemos el hojaldre cerrado con el salmón listo, lo metemos al horno previamente calentado a 180-200 grados centígrados. Podéis consultar las instrucciones del fabricante del hojaldre para aseguraros. Si queréis, podéis pintar con huevo batido el hojaldre por encima.

Una vez está listo el hojaldre, el salmón se habrá cocido por dentro en su propio jugo y el de la bechamel. Sacamos, dejamos unos minutos templar y listo para comer. Bon appétit!

05 agosto 2018

Croquetas de chicharrones

Croquetas de chicharrones de Chiclana

¿Alguna vez has probado unas croquetas de chicharrones de cerdo? Te enseño a preparar unas fantásticas croquetas de chicharrones de mi tierra para que te chupes los dedos. No podrás parar de comerlas una detrás de otra. Son irresistibles! Las croquetas son de chicharrones de Chiclana de la Frontera, en Cádiz. Si tienes la oportunidad de conseguir chicharrones artesanos o chicharrones especiales, que son normalmente al corte, no dudes un momento en preparar estas croquetas de cerdo. Vas a sorprender a todos con el sabor tan extraordinario y el crujiente exterior que contrasta con la cremosidad de su interior a base de bechamel. Yo he utilizado chicharrones fritos de cerdo en trozos, si os gusta más al corte para que os sea luego más sencillo vais a conseguir el mismo sabor. ¿Eres amante a las croquetas? ¿Qué croquetas es la más rica e increíble que has probado? Ya sabes que puedes hacer tus comentarios y compartir tus experiencias. Te leemos!

Croquetas chicharrones


Croquetas caseras de chicharrones



Dificultad: baja-media
Coste: bajo

Ingredientes: (4-6 personas)

- 250 gramos de chicharrones de Chiclana
- Una cebolla mediana
- 1 diente de ajo
- Harina de trigo
- Pan rallado o panko casero, el pan rallado japonés, para empanar
- 1 litro de leche entera (utilizaremos la leche que admita)
- Sal
- Aceite de oliva virgen extra
- Mantequilla


Recetas de croquetas caseras de chicharrones


Preparación de las croquetas de chicharrones de Chiclana:


Picamos con ayuda de un robot o una picadora los chicharrones junto con el diente de ajo pelado y la cebolla mediana, que habremos partido a trozos para facilitar el trabajo de la máquina. Podemos hacerlo a mano perfectamente si no queréis utilizar picadora.

Si lo hacemos a mano, lo picamos todo muy fino, tanto los chicharrones, como el ajo y la cebolla. Reservamos.

Echamos en una sartén o una olla, lo que más nos guste para hacer las croquetas, tres cucharadas soperas de aceite de oliva virgen extra y un par de cucharadas soperas de mantequilla.  Ponemos a fuego medio y cuando tenga temperatura añadimos la cebolla picada. Dejamos que poche unos cinco o diez minutos, mientras movemos para que no se queme y a continuación, añadimos el ajo picado y los chicharrones. Ponemos a fuego bajo y dejamos cinco minutos para refreírlos bien.

Picar y pochar para las croquetas de chicharrones

A continuación añadimos cinco cucharadas soperas de harina que pasaremos por un tamiz o por un colador para evitar grumos. Mezclamos con el relleno y dejamos un par de minutos para que se tueste la harina. Mezclamos bien.

Añadimos un poco de leche a la sartén o la olla, un chorro es suficiente y ahora tenemos que ir integrando todo para hacer la la bechamel. Iremos mezclando con la ayuda de una lengua de cocina o un utensilio de madera para no rallar el cacharro. Cuando haya absorbido el líquido iremos añadiendo poco a poco hasta formar la pasta homogénea. Es algo pesado pero muy fácil, es solo echar leche y mezclar hasta que lo absorba y repetir la operación hasta conseguir que la masa sea más fácil de manejar y cremosa.

Preparar la bechamel para croquetas d chicharrones

No tiene que quedar líquida, añadiremos lo que nos pida pero debe ser algo espesa. Y siempre a fuego bajo o medio. Cuando hemos conseguido la bechamel y la masa de las croquetas está lista podemos salpimentar al gusto. Rectificaremos de sal si e s necesario. Dejamos que hierva unos cinco minutos o hasta conseguir un textura consistente si nos hemos pasado de líquido. Apartamos y echamos la masa en un recipiente.

Una vez está la masa a temperatura ambiente la tapamos y metemos en el frigorífico durante dos o tres horas para que tome cuerpo.

Pasado ese tiempo, sacamos la masa de nuestras croquetas de chicharrones, batimos huevo y hacemos las croquetas con las manos bien limpias. Las pasamos por huevo y luego por pan rallado o panko japonés casero, puedes ver la receta en el enlace si quieres. Freímos y listas para disfrutar. Bon appétit!

25 julio 2018

Pollo al horno estilo campero

Pollo al horno estilo campero

¿Te gustaría preparar un pollo al horno o pollo asado al estilo tradicional de campo? Si te gusta el sabor del pollo asado te va a encantar esta receta de pollo al horno estilo tradicional campero. Podemos hacerlo con un pollo de corral y conseguiremos un sabor mucho más intenso aunque la carne tiende a estar siempre algo más dura. Las gallinas de corral o pollos de campo están en libertad y se mueven mucho más que las gallinas ponedoras que luego se sacrifican para la venta. Eso y la alimentación les otorgan una diferencia sustancial que hacen que el pollo de corral sea de mucha más calidad y por supuesto, algo más caro. Una vez tengamos el pollo debemos decirle al carnicero que nos lo trocee o lo trocearemos nosotros mismos y solo debemos seguir las instrucciones de la receta para que os quede un pollo al horno fabuloso, que es muy fácil de preparar y con todo el sabor tradicional al estilo campero.

Pollo al horno estilo campero


Dificultad: muy baja
Coste: bajo

Ingredientes: (4 personas)

- 1 pollo de corral de unos 2,5 kilos (preferiblemente)
- 2 cebollas
- 4-6 patatas nuevas
- 2-3 tomates
- 1 limón
- Manteca blanca
- Pimienta negra molida
- Orégano
- Tomillo
- Vino fino o blanco
- Sal gruesa


Detalle pollo al horno estilo campero

Preparación del pollo al estilo campero:

Echamos tres o cuatro cucharadas de aceite de oliva en la bandeja del horno. Debemos extender el aceite para que no se pegue luego nada. Colocamos encima las verduras troceadas o laminadas al gusto. No las pongáis muy finas, más bien gruesas y a trozos bastos y desiguales. Si cortamos muy finas se deshacen. Vamos a hacer un pollo al estilo campero y aquí las tonterías y floripondios, los mínimos. Nos interesa el sabor y la jugosidad del pollo.

Ponemos el horno con grill a calentar a unos 180 grados centígrados y mientras prepararemos nuestro pollo al estilo campero.

Parto de la base que el pollo está troceado, pero podemos hacerlo con muslos, contramuslos o lo que queramos y más nos guste de las partes del pollo. No tiene por qué ser un pollo entero. Si no le hemos dicho al carnicero o hemos comprado el pollo entero, trocear al gusto y untar en manteca los trozos de pollo.

Ponemos los trozos encima de las verduras repartiendo uniformemente.

Echamos por encima del pollo las especias de tomillo, pimienta, orégano y sal al gusto.

¿Te gustaría ver cómo hacer otro tipo de preparaciones con pollo como las alitas de pollo fritas súper crujientes o preparar un delicioso pollo masala muy fácil de preparar?

Rociamos generosamente con vino fino de Jerez y un vaso y medio de agua. Cuando el horno ha alcanzado la temperatura, metemos la bandeja y dejamos el pollo unos 50-60 minutos. Ponemos la bandeja un nivel más bajo que la mitad del horno. A los 30 minutos, bañaremos la carne con el caldo y con cuidado de no quemarnos. Pasado ese tiempo, damos la vuelta a los trozos de carne y si queda poco caldo, añadimos un vaso más de agua.

Dejamos que se haga la carne por la otra parte durante unos 45-60 minutos de nuevo. Si es un pollo entero, quizás necesitamos más tiempo por ambas partes. En estos tiempos, debemos estar pendientes de vez en cuando, por si necesitan que se les riegue con caldo por encima y que no se quemen.

Una vez el pollo tiene un color dorado, sacamos del horno y listo para presentar con las verduras y un poco de caldo por encima. Sencillo y riquísimo. Bon appétit!

16 julio 2018

Huevos escoceses especiales

Huevos escoceses especiales

¿Conoces los huevos escoceses especiales? Seguro que los huevos a la escocesa o escoceses te suenan, pero te voy a enseñar a preparar unos huevos escoceses especiales realmente increíbles para sorprender a todos tus invitados. ¿Por qué les llamamos huevos escoceses especiales? Muy sencillo, son como los huevos a la escocesa tradicionales pero esta vez vamos a rellenar el interior del huevo cocido con jamón, queso y un poco de nata. ¿Te los estás imaginando ya? Una receta fácil y más rápida de lo que parece con la que vas a triunfar. Vamos a acompañar los huevos escoceses especiales con una salsa o crema de champiñones  o de setas caseras que va a ser la delicia de más de uno y una, pero si quieres, podemos siempre presentarlos con una ensalada o unas patatas fritas crujientes y perfectas. Sea como sea que los presentes, te aseguro que van a estar de rechupete. Ya sabes que puedes dejar tus comentarios y decirme qué te parece la receta o si sueles hacer alguna variante en tu casa con tu toque personal. Te leemos! ;)

Huevos escoceses especiales

Huevos a la escocesa especiales


Dificultad: baja-media
Coste: bajo

Ingredientes: (4-6 personas)

- 6-8 huevos frescos medianos
- 500 gramos de carne picada mixta o de salchicha fresca
- 1 cebolleta o cebolla
- 100 gramos de jamón serrano
- 100 gramos de queso parmesano o similar
- Perejil fresco
- 1 bote de nata para cocinar pequeño
- Pimienta negra molida
- Harina
- Sal
- Pan rallado casero
- Aceite para freír


Preparación de los huevos a la escocesa especiales:


Cocemos seis os siete huevos reservando alguno para empanar posteriormente. La receta es muy similar, como he comentado antes, a los huevos escoceses originales de toda la vida. Puedes ver cómo se preparan pinchando en el enlace a la receta.

Carne mezclada para los huevos escoceses

Relleno huevos escoceses especiales


¿Donde radica la diferencia con los huevos escoceses tradicionales? Muy sencillo, vamos a cortar por la mitad los huevos cocidos, quitar las yemas y añadimos las yemas a la mezcla de carne mixta de cerdo y ternera o de salchicha fresca, a la que añadimos, la cebolleta picada finamente, sal, tomillo, pimienta molida y perejil picado fresco. Tapamos y dejamos reposar en el frigorífico media hora para que adquiera textura y sabor.


El sabor original de los huevos escoceses es a base de carne fresca de salchicha. Si podemos comprar salchichas frescas os quedarán con un sabor increíble.


Ahora vamos a convertirlos en especiales. Rellenamos una mitad de los huevos con queso rallado, preferiblemente parmesano o uno que tenga un sabor intenso y la otra mitad con jamón serrano picado. Echamos un poco de nata encima de cada mitad y cerramos los huevos. Cada uno con su mitad para que cierren perfectamente y reservamos.

Preparar el huevo

Envolver los huevos a la escocesa especiales

Sacamos la carne del frigorífico y ponemos un poco de carne en la tabla, aplastamos y colocamos el huevo encima. Cogemos el conjunto con la mano y envolvemos el huevo. No tiene que tener mucho grosor la carne, con una pared de algo menos de un centímetro es suficiente.

La carne debe quedar bien fijada al huevo y cubrirlo por completo. Apretad un poco si hace falta.

Pasamos los huevos por harina, huevo batido y pan rallado casero. A mi me gusta más porque es algo más grueso. Freímos en abundante aceite a temperatura media- alta. No os paseis con la fritura.

Sacamos nuestros huevos a la escocesa especiales y los ponemos sobre papel de cocina para eliminar el exceso de aceite. Presentamos junto a una salsa o crema de champiñones casera. Si queréis, podemos poner encurtidos o una ensalada. Como más os guste. Bon appétit!

08 julio 2018

Jengibre encurtido casero

Jengibre encurtido (Gari)

Hoy os enseño a preparar Gari o jengibre encurtido casero. El jengibre encurtido o gari en japonés es prácticamente imprescindible en muchos platos orientales, tales como el sushi o el sashimi y se está utilizando cada vez más y con más frecuencia en muchísimos platos occidentales para dar un aroma y toque oriental y diferente. Si os gustaría tener vuestro propio jengibre encurtido casero, solo tenéis que seguir esta receta porque es muy fácil de preparar y podemos tenerlo guardado en el frigorífico para cuando lo necesitemos. Quizás veáis algún jengibre encurtido con un color rosado, eso es normal si el jengibre es muy joven, pero tampoco pasa nada si no cambia de color, el sabor es el mismo. El jengibre encurtido también vale para acompañar ensaladas, aunque solo en pequeñas proporciones ya que tiene un sabor bastante intenso y algo picante. Si te gusta y quieres experimentar, utiliza el jengibre encurtido o Gari en platos de carne para dar un toque diferente. Verás cómo te va a encantar!


Jengibre encurtido casero (Gari)


Dificultad: muy baja
Coste: bajo

Ingredientes:

- 350 gramos de raíces de jengibre fresco
- 1 vaso y medio de vinagre
- 1 vaso y medio de agua
- Un poco de sal
- 200 gramos de azúcar blanca


Preparación del jengibre encurtido casero:


Pelamos las raíces de jengibre con ayuda de un pelador de patatas o con la punta de una cucharilla. Aunque al principio no lo creáis, es muy fácil pelar las raíces con la cuchara. Una vez vamos pelando las raices, las pasamos a un bol o recipiente con agua fría. Reservamos.

Pelar las raíces del jengibre para encurtir


Si tenemos una mandolina nos facilitará mucho este paso, ya que debemos laminar el jengibre para poder hacer el jengibre encurtido. Si no tenemos tendremos que hacerlo a mano, con cuidado e intentando laminar con el cuchillo lo más fino posible. Una vez que vamos laminando el jengibre lo volvemos a pasar al recipiente con agua fría y dejamos reposar unos 15 a 30 minutos.

Laminar el jengibre para el encurtido

Para hacer el liquido para el encurtido mezclamos el vinagre, el agua y el azúcar en una cacerola o una olla pequeña a fuego medio, lo llevamos a ebullición e iremos moviendo con una cucharilla o pala de madera a ser posible hasta que se disuelva el azúcar. Los utensilios de madera son simplemente para que no dañen las ollas o las cacerolas.

Ahora tenemos dos opciones, o ponemos en un tarro el jengibre laminado y añadimos el agua directamente al tarro. O la segunda opción con la que conseguimos ablandar un poco el jengibre que es añadir las raíces laminadas al agua en ebullición y dejarlo durante diez o quince minutos con una tapa puesta.

Si añadimos el agua al bote de cristal esta debe llegar uno o dos centímetros por encima del jengibre. Debe de quedar bien cubierto para el encurtido. El tarro debe estar bien limpio, aunque no es necesario que esté esterilizado, pero si quieres saber cómo se esterilizan tarros de cristal puedes pasarte y ver el artículo.

Si optas por hervir las raíces del jengibre una vez están blandas, aunque un poco aldentes, como dirían los italianos, apartamos, dejamos templar y lo vertimas a un bote de cristal. Como en el caso anterior deben de estar bien cubiertas con el líquido para el encurtido. Dejamos enfriar en ambos casos y cerramos. Podemos conservar el jengibre en el frigorífico mucho tiempo y luego utilizarlo en comidas o combinado con el sushi casero. Bon appétit!

30 junio 2018

Hummus de remolacha

Hummus de remolacha

¿Te gusta el hummus de garbanzos? Hoy te enseño a a preparar este hummus de remolacha fácil y realmente bueno. Si el hummus de garbanzos tradicional te gusta, este hummus de remolacha te va a encantar. Te aseguro que cuando lo pruebes vas a prepararlo muchas más veces. Puedes comerlo con colines o como en esta ocasión que prepararemos unas tiras de zanahorias (en juliana) acompañando al hummus de remolacha a modo de snacks. Si te gusta la cocina vegana o vegetariana, este plato fresquito y a modo de crema va a ser perfecto para incluirlo en tu menú diario. La remolacha le otorga color y un sabor suave y característico por lo que da un toque diferente y realmente apetecible. Si buscas una alternativa al hummus tradicional y muy saludable, prueba a hacer este hummus de remolacha. Deja tus comentarios que te leo!


Hummus remolacha casero

Hummus de remolacha


Dificultad: baja
Coste: bajo

Ingredientes: (4-6 personas)

- 250 gramos de garbanzos en remojo
- 1 paquete de remolacha cocida
- 50 gramos de sésamo tostado o un bote pequeño de salsa tahini
- Comino molido
- 1 limón
- 1 diente de ajo
- Aceite de oliva virgen
- Sal


Preparación:

La noche anterior a preparar el hummus de remolacha pondremos los garbanzos en remojo. Una solución fácil y económica es comprar los garbanzos ya cocidos de bote. Los hay de muy buena calidad y para el hummus de remolacha nos vienen perfectos ya que va todo triturado. Si optáis por hacer el hummus con garbanzos en remojo, al día siguiente los coceremos en la olla express hasta que estén blandos. Reservamos. Si quieres probar a preparar el hummus de garbanzos tradicional, te dejo el enlace con la receta.

Si hemos comprado el bote de garbanzos, no olvides enjuagarlos bien con agua hasta que dejen de soltar esa espumita blanca. Una vez limpios estarán listos.

Una vez tenemos los garbanzos, los echamos en la picadora o en el baso de la batidora o en el recipiente donde vamos a triturarlo todo.

Añadimos una remolacha a la que habremos limpiado de posibles impurezas o partes algo más duras, dos cucharadas de tahini, que no es más que pasta de sésamo tostado, un diente de ajo, un poco de zumo de limón, una pizca de sal y comino molido y un buen chorro de aceite de oliva. Luego rectificaremos de sal y limón según nuestros gustos. Yo aconsejo ir probando siempre y buscar el punto que más nos guste a cada uno.

Si no teneis pasta tahini de sésamo, podemos añadir el sésamo tostado y bien triturado mezclado con un poco de aceite de oliva.

Trituramos con la batidora hasta conseguir una pasta homogénea. Si queda muy pastosa, añadiremos un poco más de remolacha y aceite de oliva. Una vez tenemos la textura deseada, rectificar de sal y listo para servir nuestro hummus de remolacha acompañado de unos bastones de zanahoria cruda. Bon appétit!

23 junio 2018

Hamburguesa completa casera

Hamburguesa completa casera

¿Quieres preparar una fantástica hamburguesa completa casera? Te enseño a hacer en casa esta hamburguesa completa con huevo, doble de queso, bacon, mayonesa y pepinillos. ¿Quien dijo que la comida rápida de calidad estaba reñida con lo bueno? ¿No le pegarías un bocado a esta hamburguesa ahora mismo? Va a ver lo fácil que es hacer una auténtica y riquísima hamburguesa de carne picada mixta, ya que en este caso he utilizado carne de cerdo y de vaca a partes iguales, y que tendrás lista en menos de lo que parece. Déjate de hamburguesas que después de verlas en la foto no tienen nada que ver con la que te te venden y aprovecha para hacer tus propias hamburguesas caseras. La foto no tiene trucos, es la hamburguesa completa tal cual, ni más ni menos. ¿Y tú cómo haces tus hamburguesas en casa? Ya sabes que espero tus comentarios y que me sigas por las redes sociales! ;)


Hamburguesa completa casera


Dificultad: baja
Coste: bajo

Ingredientes: (4 personas)

- 250 gramos de carne picada de cerdo
- 350 gramos de carne picada de ternera
- 1 huevo
- 1 cebolla
- 1 diente de ajo
- Perejil fresco
- Sal
- Pimienta negra molida
- 1 paquete de pan para hamburguesas (4 unidades)

Para poner sobre la hamburguesa: (por persona)

- 1 huevo
- Un poco de lechuga
- Cebolla al gusto
- 1-2 tomates
 -1 lechuga
- 2 lonchas de queso al gusto
- 1-2 rodajas de bacon ahumado
- Mayonesa al gusto
- Ketchup
- Pepinillos en vinagre


Hamburguesa completa


Preparación de la hamburguesa completa:


Como vais a ver es realmente simple preparar una hamburguesa casera. Ponemos las dos variedades de carne picada en un recipiente. Picamos el diente de ajo, media cebolla (la cebolla con un tamaño mediano, no muy grande), añadimos perejil picado. Por supuesto fresco. Un huevo, sal y pimienta. Mezclamos bien hasta que quede todo homogéneo. Dejamos una media hora en el frigorífico, tapado con un plástico transparente. Así tomará bien los sabores.

Los ingredientes que les vamos a poner encima a la hamburguesa casera son totalmente opcionales. Si os gusta más una cosa o menos, las agregáis o quitaremos según nuestros gustos. Laminamos la cebolla y cortamos el tomates en rodajas. Partimos a lo largo los pepinillos en vinagre. Cortamos y limpiamos los trozos de lechuga. Reservamos en un plato aparte.

Sacamos de la nevera la carne y ponemos la sartén o la plancha. Hacemos bolas del tamaño que más nos guste y ponemos las bolas en la plancha. Aplastamos y damos la forma de las hamburguesas. Dejamos que se hagan hasta que tomen color y estén tostadas por fuera y hechas por dentro. Aquí es el gusto de cada uno. ¿Eres más de cocina vegana? No te preocupes, mira qué hamburguesa vegana de soja texturizada puedes hacer también

Ponemos en la parte inferior del pan para hamburguesa mayonesa y kétchup al gusto y encima lechuga, tomate y cebolla. Colocamos la carne encima, y sobre ella dos láminas o sabanitas de queso. El que más os guste.

Ponemos en la sartén los huevos a la plancha y cuando están a nuestro gusto, los ponemos encima del queso de la hamburguesa, sobre el queso, pasamos por la plancha o la sartén el bacon ahumado y lo pasamos encima de la hamburguesa. la terminamos con los pepinillos, un poco de lechuga y mayonesa al gusto. Cerramos con la otra parte del pan y listo. Si queremos nuestra hamburguesa casera más caliente, podemos ponerla en la plancha pero cuidando de que no se caiga todo. Cuestión de gusto. Las acompañamos con unas patatas chips y listo. Bon appétit!

15 junio 2018

Peras al vino

Peras al vino

¿Quieres la receta de peras al vino? Te invito a que leas cómo preparar, de la forma más fácil que puedes imaginar, unas riquísimas peras al vino tinto. Te va a encantar este postre por la poca dificultad y lo buenísimas que van a estar. Tienes que imaginar el sabor suave del vino, junto con un agradable toque a naranja, cítricos y canela. Un postre que no se suele preparar y que debemos rescatar para que no se pierda. ¿Cuanto tiempo hace que no preparas postres como estas peras al vino o unas fantásticas manzanas al horno? A veces las preparaciones más simples nos regalan unos postres fantásticos como estas peras al vino. ¿Tienes un postre sencillo y fácil con frutas que sea el favorito de toda la familia? Anímate y deja tus comentarios!

Receta de peras al vino tinto


Peras al vino


Dificultad: muy fácil
Coste: bajo

Ingredientes: (4 personas)

- 4-8 peras tipo conferencia (1-2 por persona)
- 1 litro de vino tinto de buena calidad
- 12 cucharadas soperas de azúcar blanco
- 2 clavos de olor
- 1 limón
- 1 naranja
- 1 rama de canela


Peras al vino tinto

Preparación de las peras al vino:


Las peras que debemos utilizar deben estar maduras pero duras al tocarlas. Si utilizamos peras demasiado blandas, se pueden deshacer en la cocción.

Pelamos las peras pero teniendo cuidado de no cortarles el rabo de la parte superior. Reservamos. Podemos poner una o dos peras por persona, al gusto de cada uno. Para este tipo de elaboración es mejor utilizar peras conferencia, pero valen todas.

En una olla donde vayan a poder entrar todas las peras, vertemos el vino. Deben quedar cubiertas en la manera de lo posible. Si no es así, podemos darles la vuelta con cuidado cuando estén hirviendo para hacerlas por todas partes por igual. El vino no hace falta que sea un reserva, pero tampoco pongáis el mas malo que podáis comprar. Una cosa intermedia porque hoy día hay vinos muy económicos y con mucha calidad.

Añadimos doce cucharadas soperas de azúcar, la piel de una naranja, de un limón, los clavos de olor y la canela.

Ponemos a fuego medio, mezclamos para disolver el azúcar mientras se calienta y añadimos las peras peladas. Tapamos y dejamos que hierva durante treinta minutos a fuego bajo.

Apartamos y dejamos enfriar. Sacamos del vino las cáscaras de limón y de la naranja y metemos el recipiente o la olla en el frigorífico junto con las peras. Una vez están bien frías, estarán listas para servir junto a un poco del vino y acompañadas de un fantástico helado casero. Bon appétit!