Entrada destacada

Cómo cocer galeras o cigalas

Si buscas cómo cocer galeras o cigalas para que estén realmente sabrosas, sigue leyendo este artículo porque te voy a dar unos pequeños ...

25 julio 2018

Pollo al horno estilo campero

Pollo al horno estilo campero

¿Te gustaría preparar un pollo al horno o pollo asado al estilo tradicional de campo? Si te gusta el sabor del pollo asado te va a encantar esta receta de pollo al horno estilo tradicional campero. Podemos hacerlo con un pollo de corral y conseguiremos un sabor mucho más intenso aunque la carne tiende a estar siempre algo más dura. Las gallinas de corral o pollos de campo están en libertad y se mueven mucho más que las gallinas ponedoras que luego se sacrifican para la venta. Eso y la alimentación les otorgan una diferencia sustancial que hacen que el pollo de corral sea de mucha más calidad y por supuesto, algo más caro. Una vez tengamos el pollo debemos decirle al carnicero que nos lo trocee o lo trocearemos nosotros mismos y solo debemos seguir las instrucciones de la receta para que os quede un pollo al horno fabuloso, que es muy fácil de preparar y con todo el sabor tradicional al estilo campero.

Pollo al horno estilo campero


Dificultad: muy baja
Coste: bajo

Ingredientes: (4 personas)

- 1 pollo de corral de unos 2,5 kilos (preferiblemente)
- 2 cebollas
- 4-6 patatas nuevas
- 2-3 tomates
- 1 limón
- Manteca blanca
- Pimienta negra molida
- Orégano
- Tomillo
- Vino fino o blanco
- Sal gruesa


Detalle pollo al horno estilo campero

Preparación del pollo al estilo campero:

Echamos tres o cuatro cucharadas de aceite de oliva en la bandeja del horno. Debemos extender el aceite para que no se pegue luego nada. Colocamos encima las verduras troceadas o laminadas al gusto. No las pongáis muy finas, más bien gruesas y a trozos bastos y desiguales. Si cortamos muy finas se deshacen. Vamos a hacer un pollo al estilo campero y aquí las tonterías y floripondios, los mínimos. Nos interesa el sabor y la jugosidad del pollo.

Ponemos el horno con grill a calentar a unos 180 grados centígrados y mientras prepararemos nuestro pollo al estilo campero.

Parto de la base que el pollo está troceado, pero podemos hacerlo con muslos, contramuslos o lo que queramos y más nos guste de las partes del pollo. No tiene por qué ser un pollo entero. Si no le hemos dicho al carnicero o hemos comprado el pollo entero, trocear al gusto y untar en manteca los trozos de pollo.

Ponemos los trozos encima de las verduras repartiendo uniformemente.

Echamos por encima del pollo las especias de tomillo, pimienta, orégano y sal al gusto.

¿Te gustaría ver cómo hacer otro tipo de preparaciones con pollo como las alitas de pollo fritas súper crujientes o preparar un delicioso pollo masala muy fácil de preparar?

Rociamos generosamente con vino fino de Jerez y un vaso y medio de agua. Cuando el horno ha alcanzado la temperatura, metemos la bandeja y dejamos el pollo unos 50-60 minutos. Ponemos la bandeja un nivel más bajo que la mitad del horno. A los 30 minutos, bañaremos la carne con el caldo y con cuidado de no quemarnos. Pasado ese tiempo, damos la vuelta a los trozos de carne y si queda poco caldo, añadimos un vaso más de agua.

Dejamos que se haga la carne por la otra parte durante unos 45-60 minutos de nuevo. Si es un pollo entero, quizás necesitamos más tiempo por ambas partes. En estos tiempos, debemos estar pendientes de vez en cuando, por si necesitan que se les riegue con caldo por encima y que no se quemen.

Una vez el pollo tiene un color dorado, sacamos del horno y listo para presentar con las verduras y un poco de caldo por encima. Sencillo y riquísimo. Bon appétit!

16 julio 2018

Huevos escoceses especiales

Huevos escoceses especiales

¿Conoces los huevos escoceses especiales? Seguro que los huevos a la escocesa o escoceses te suenan, pero te voy a enseñar a preparar unos huevos escoceses especiales realmente increíbles para sorprender a todos tus invitados. ¿Por qué les llamamos huevos escoceses especiales? Muy sencillo, son como los huevos a la escocesa tradicionales pero esta vez vamos a rellenar el interior del huevo cocido con jamón, queso y un poco de nata. ¿Te los estás imaginando ya? Una receta fácil y más rápida de lo que parece con la que vas a triunfar. Vamos a acompañar los huevos escoceses especiales con una salsa o crema de champiñones  o de setas caseras que va a ser la delicia de más de uno y una, pero si quieres, podemos siempre presentarlos con una ensalada o unas patatas fritas crujientes y perfectas. Sea como sea que los presentes, te aseguro que van a estar de rechupete. Ya sabes que puedes dejar tus comentarios y decirme qué te parece la receta o si sueles hacer alguna variante en tu casa con tu toque personal. Te leemos! ;)

Huevos escoceses especiales

Huevos a la escocesa especiales


Dificultad: baja-media
Coste: bajo

Ingredientes: (4-6 personas)

- 6-8 huevos frescos medianos
- 500 gramos de carne picada mixta o de salchicha fresca
- 1 cebolleta o cebolla
- 100 gramos de jamón serrano
- 100 gramos de queso parmesano o similar
- Perejil fresco
- 1 bote de nata para cocinar pequeño
- Pimienta negra molida
- Harina
- Sal
- Pan rallado casero
- Aceite para freír


Preparación de los huevos a la escocesa especiales:


Cocemos seis os siete huevos reservando alguno para empanar posteriormente. La receta es muy similar, como he comentado antes, a los huevos escoceses originales de toda la vida. Puedes ver cómo se preparan pinchando en el enlace a la receta.

Carne mezclada para los huevos escoceses

Relleno huevos escoceses especiales


¿Donde radica la diferencia con los huevos escoceses tradicionales? Muy sencillo, vamos a cortar por la mitad los huevos cocidos, quitar las yemas y añadimos las yemas a la mezcla de carne mixta de cerdo y ternera o de salchicha fresca, a la que añadimos, la cebolleta picada finamente, sal, tomillo, pimienta molida y perejil picado fresco. Tapamos y dejamos reposar en el frigorífico media hora para que adquiera textura y sabor.


El sabor original de los huevos escoceses es a base de carne fresca de salchicha. Si podemos comprar salchichas frescas os quedarán con un sabor increíble.


Ahora vamos a convertirlos en especiales. Rellenamos una mitad de los huevos con queso rallado, preferiblemente parmesano o uno que tenga un sabor intenso y la otra mitad con jamón serrano picado. Echamos un poco de nata encima de cada mitad y cerramos los huevos. Cada uno con su mitad para que cierren perfectamente y reservamos.

Preparar el huevo

Envolver los huevos a la escocesa especiales

Sacamos la carne del frigorífico y ponemos un poco de carne en la tabla, aplastamos y colocamos el huevo encima. Cogemos el conjunto con la mano y envolvemos el huevo. No tiene que tener mucho grosor la carne, con una pared de algo menos de un centímetro es suficiente.

La carne debe quedar bien fijada al huevo y cubrirlo por completo. Apretad un poco si hace falta.

Pasamos los huevos por harina, huevo batido y pan rallado casero. A mi me gusta más porque es algo más grueso. Freímos en abundante aceite a temperatura media- alta. No os paseis con la fritura.

Sacamos nuestros huevos a la escocesa especiales y los ponemos sobre papel de cocina para eliminar el exceso de aceite. Presentamos junto a una salsa o crema de champiñones casera. Si queréis, podemos poner encurtidos o una ensalada. Como más os guste. Bon appétit!

08 julio 2018

Jengibre encurtido casero

Jengibre encurtido (Gari)

Hoy os enseño a preparar Gari o jengibre encurtido casero. El jengibre encurtido o gari en japonés es prácticamente imprescindible en muchos platos orientales, tales como el sushi o el sashimi y se está utilizando cada vez más y con más frecuencia en muchísimos platos occidentales para dar un aroma y toque oriental y diferente. Si os gustaría tener vuestro propio jengibre encurtido casero, solo tenéis que seguir esta receta porque es muy fácil de preparar y podemos tenerlo guardado en el frigorífico para cuando lo necesitemos. Quizás veáis algún jengibre encurtido con un color rosado, eso es normal si el jengibre es muy joven, pero tampoco pasa nada si no cambia de color, el sabor es el mismo. El jengibre encurtido también vale para acompañar ensaladas, aunque solo en pequeñas proporciones ya que tiene un sabor bastante intenso y algo picante. Si te gusta y quieres experimentar, utiliza el jengibre encurtido o Gari en platos de carne para dar un toque diferente. Verás cómo te va a encantar!


Jengibre encurtido casero (Gari)


Dificultad: muy baja
Coste: bajo

Ingredientes:

- 350 gramos de raíces de jengibre fresco
- 1 vaso y medio de vinagre
- 1 vaso y medio de agua
- Un poco de sal
- 200 gramos de azúcar blanca


Preparación del jengibre encurtido casero:


Pelamos las raíces de jengibre con ayuda de un pelador de patatas o con la punta de una cucharilla. Aunque al principio no lo creáis, es muy fácil pelar las raíces con la cuchara. Una vez vamos pelando las raices, las pasamos a un bol o recipiente con agua fría. Reservamos.

Pelar las raíces del jengibre para encurtir


Si tenemos una mandolina nos facilitará mucho este paso, ya que debemos laminar el jengibre para poder hacer el jengibre encurtido. Si no tenemos tendremos que hacerlo a mano, con cuidado e intentando laminar con el cuchillo lo más fino posible. Una vez que vamos laminando el jengibre lo volvemos a pasar al recipiente con agua fría y dejamos reposar unos 15 a 30 minutos.

Laminar el jengibre para el encurtido

Para hacer el liquido para el encurtido mezclamos el vinagre, el agua y el azúcar en una cacerola o una olla pequeña a fuego medio, lo llevamos a ebullición e iremos moviendo con una cucharilla o pala de madera a ser posible hasta que se disuelva el azúcar. Los utensilios de madera son simplemente para que no dañen las ollas o las cacerolas.

Ahora tenemos dos opciones, o ponemos en un tarro el jengibre laminado y añadimos el agua directamente al tarro. O la segunda opción con la que conseguimos ablandar un poco el jengibre que es añadir las raíces laminadas al agua en ebullición y dejarlo durante diez o quince minutos con una tapa puesta.

Si añadimos el agua al bote de cristal esta debe llegar uno o dos centímetros por encima del jengibre. Debe de quedar bien cubierto para el encurtido. El tarro debe estar bien limpio, aunque no es necesario que esté esterilizado, pero si quieres saber cómo se esterilizan tarros de cristal puedes pasarte y ver el artículo.

Si optas por hervir las raíces del jengibre una vez están blandas, aunque un poco aldentes, como dirían los italianos, apartamos, dejamos templar y lo vertimas a un bote de cristal. Como en el caso anterior deben de estar bien cubiertas con el líquido para el encurtido. Dejamos enfriar en ambos casos y cerramos. Podemos conservar el jengibre en el frigorífico mucho tiempo y luego utilizarlo en comidas o combinado con el sushi casero. Bon appétit!