14 septiembre 2018

Fingers de pollo caseros

Fingers de pollo caseros

¿Has comido alguna vez fingers de pollo o chicken fries? Hoy te enseño paso a paso la receta fácil y casera de los fingers de pollo. Te van a salir unos finger crujientes por fuera y tiernos por dentro con un sabor inigualable. Son uno de los platos preferidos por los más pequeños de la casa y posiblemente por lo no tan pequeños. Yo he de reconocer que me gustan mucho los fingers y que soy un apasionado de ellos, los hago en cuento puedo y no tienen nada que envidiar a los famosos fingers del Foster´s Hollywood. Imaginaros los buenos y ricos que os van a quedar. Con el extra de empanado que le vamos a dar a base de pan rallado grueso o panko japones, abajo os dejaré la receta del panko por  si queréis hacerlo, y junto con los triángulos de maíz que vamos a utilizar para la mezcla en el empanado van a quedaros irresistibles. Ya me comentaréis si también os gustan!

Chicken fries o fingers de pollo

Fingers de pollo caseros


Dificultad: baja
Coste: bajo

Ingredientes: (4-6 personas)

- 2 pechugas de pollo grandes y frescas
- Pan rallado grueso o panko japonés
- Triángulos de maíz tipo nachos mexicanos
- 2 huevos frescos
- Harina de maíz refinada
- 1/4 de vaso de leche
- Sal
- Pimienta
- Pimentón dulce de La Vera
- Tomillo
- Orégano
- Aceite de oliva para freír


Preparación de los fingers de pollo o chicken fries:

Preparamos el panko japones o en su defecto hacemos pan rallado grueso con la picadora y pan duro. Si no queréis hacer el panko japonés o el pan rallado, los hay en algunos establecimientos y supermercados al estilo casero y os ahorráis este paso. Si queréis saber cómo se hace el panko japonés casero, podéis pinchar en la receta, es muy fácil y está genial.

Una vez tenemos el pan preparado, lo mezclamos con los nachos de maíz machacados. Podéis utilizar una bolsa, echarlos dentro y golpear hasta que queden a vuestro gusto.  Si queréis darle sabor extra a los fingers de pollo caseros, siempre  podemos comprar con sabor a barbacoa, a queso, etc.. Los hay de muchos tipos y sabores. Son los mismos que se utilizan para picar con guacamole o con salsas de queso en la cocina mexicana. Si os gusta´ria hacerlos en casa también podéis visitar mi receta de nachos con guacamole caseros. Os van a encantar y son de lo más fáciles de preparar.

Una vez tenemos listo los ingredientes para el empanado de los fingers, cortamos las pechugas a tiras largas e irregulares. Como bastones o dedos largos. Aquí es un poco a nuestro gusto pero siempre que sean alargadas. Reservamos.

En un recipiente, ponemos las pechugas de pollo ya cortadas para hacer los fingers y añadimos un poco de sal, pimienta, una pizca de tomillo y orégano, media cucharadita de pimentón de La Vera dulce, una cucharada de harina de maíz refinada (Maicena), un cuarto de vaso de leche y unas gotas de limón. Mezclamos para hacer una pasta y que queden los fingers cubiertos. Si os hace falta más cantidad de leche o harina, podéis añadir hasta cubrir. Metemos en el frigorífico, al menos dos horas.

Finger de pollo ya empanados listos para freir

Pasado ese tiempo y con el pan rallado, el panko japonés casero (opcional si tienes pan rallado grueso) y los triángulos de maíz machacados, hacemos la mezcla del empanado.

Pasamos los fingers de pollo macerados por el huevo batido y luego por la mezcla de empanado que hemos preparado anteriormente. Cubrimos bien y dejamos reposar una media hora sobre un papel de cocina. Así se seca mucho más el empanado y quedan más crujientes.

Preparamo el aceite para freír y cuando está bien caliente, vamos friendo los fingers. Cuando tienen un color dorado podemos sacarlos y dejar que eliminen el exceso de aceite poniendo los fingers o chicken fries encima de papel absorbente. Servimos acabados de freír solos o acompañados de alguna salsa casera. Puedes ver esta salsa de mostaza con la que te vas a chupar los dedos. Bon appétit!

05 septiembre 2018

Ensalada de lentejas y queso feta

Ensalada de lentejas y queso feta

¿Has probado alguna vez una ensalada de lentejas? Si te gustan las legumbres esta ensalada de lentejas y queso feta te va a encantar. Todos sabemos lo sano y nutritivo, además de necesario que es comer legumbres varias veces a la semana. En épocas de calor, aunque yo como lentejas todo el año, quizás no tenemos tantas ganas de comer un potaje o unas lentejas estofadas, pero... ¿y si preparamos las lentejas en una rica ensalada fría? Si te animas a preparar esta ensalada de lentejas y queso feta verás que está realmente buena y combina a la perfección con otras verduras, como pimientos, zanahorias o cebolla y un toque irresistible que le otorga el queso feta. El queso feta es un queso mezcla de cabra y oveja muy común y consumido en Bulgaria o Grecia. De color blanco intenso y algo salado combinará perfectamente con tu ensalada de lentejas. ¿Quieres probar con otros ingredientes y cambiar tu ensalada de lentejas por otra legumbre? adelante! Seguro que estará genial. Ya sabes que espero tus comentarios y verte por las redes sociales. ;)

Ensalada de lentejas y queso feta


Dificultad: muy baja
Coste: bajo

Ensalada de lentejas y feta

Ingredientes: (4-6 personas)

- 300 gramos de lentejas castellanas
- 3 pimientos verdes
- 1 cebolla morada mediana
- 3 tomates maduros grandes

- 1 zanahoria
- 1 trozo de queso feta (150 gramos aprox)
- Sal de carbón
- Pimienta (opcional)
- Vinagre de vino blanco
- Aceite de oliva virgen extra AOVE
- Cebollino picado (opcional)


Preparación de la ensalada de lentejas y queso feta:


Ponemos las lentejas el mismo día en remojo durante unos 30 minutos. No necesitarán más tiempo. Eso si utilizamos lentejas secas y las vamos a cocinar nosotros mismos. Siempre podemos agilizar el proceso y comprar un bote de lentejas ya cocidas, lo que nos haría saltar este paso. Podéis utilizar cualquier tipo o variedad de lentejas, pero yo recomiendo para esta ensalada la lenteja castellana o reina, como también se le conoce ya que es más grande que la pardina, que es más oscura y pequeña.

Si no compramos el bote, ponemos en una olla abundante agua con sal y las hervimos a fuego bajo medio, para que no se abran y se partan. El tiempo dependerá de la cantidad de lentejas y el fuego que utilicéis, pero en unos veinte minutos estarán lista. Controlad el tiempo y probarlas para que estén tiernas pero no en exceso. Como si fuera pasta, tienen que quedar al dentes. Cuidado que no duras. Una vez las tenemos las enfriamos con agua fría y reservamos.

Limpiamos las verduras, picamos los pimientos y la zanahoria. Laminamos la cebolla al gusto y troceamos los tomates en porciones tipo gajo. Reservamos.

Ensalada de lentejas

Echamos las lentejas y las verduras a la ensaladera o al bol donde vayamos a presentar la ensalada.
Ponemos por encima el queso feta partido en dados y si queremos un poquito de cebollino picado por encima. Metemos en el frigorífico unos minutos para que esté bien fría.

Aliñamos con un chorro de vinagre y otro generoso de aceite de oliva virgen extra. Salpimentamos al gusto. Y ya tenemos nuestra ensalada de lentejas lista para servir. Bon appétit!