19 noviembre 2018

Salsa de pimienta

Salsa casera de pimienta verde

¿Buscas una salsa casera de pimienta? Te invito a descubrir la mejor receta casera de salsa de pimienta verde que quizás hayas probado. He dicho salsa casera y no de sobre. Cuando descubras los rápida y fácil que es, no comprarás más sobres. Posiblemente querrás preparar la salsa de pimienta para acompañar a las carnes ya que suele ser lo más habitual, pero también podemos prepararla para otro tipo de platos, como hamburguesas, pescados o incluso algunas verduras a la que la salsa de pimienta le va como anillo al dedo. Esta que os voy a enseñar es una salsa a la pimienta verde sencilla y fácil de realizar, así que en muy poco tiempo la tendréis lista para disfrutar con la familia o los amigos. el grado de picante es cuestión de cada uno, ya que habrá gente a la que le gusta más pimienta y por tanto, más fuerte y a los que como a mí, les gusta más suave. Cuando llevas un rato comiendo una carne con la salsa de pimienta y es suave, se agradece, si está muy fuerte, quizás ya no puedas aguantar más. Os aseguro que con esta receta vais a preparar una fantástica salsa casera de pimienta verde ideal para carnes rojas, lomo o pollo. Ya sabes, si la pruebas deja tus comentarios, y sigueme en las redes sociales, que te leemos!

Salsa de pimienta verde para carnes



Dificultad: muy baja
Coste: bajo

Ingredientes:

- 1 cebolla
- 1 bote de pimienta verde pequeño
- 1 bote de nata para cocinar de 500 ml
- 250 ml de leche semidesnatada
- 2 cucharas de mantequilla
- Sal
- 250 ml de caldo de carne (opcional)
- 1 cucharada de espesante instantáneo o harina de maíz refinada


Salsa de pimienta verde

Preparación de la salsa casera de pimienta verde:


Pelamos y limpiamos la cebolla. Picamos finamente y la echamos a una cazuela o una olla mediana junto con dos cucharadas soperas de mantequilla, una de aceite de oliva virgen extra y media o una cucharadita de bayas de pimienta verde. Ponemos a fuego medio y doramos la cebolla picada. No os aconsejo que pongáis más pimienta verde para que sea una salsa una salsa suave. Si luego os gusta más fuerte, podemos rectificar al final. No preocuparos.

Cuando la cebolla está dorada y tomando color, sin quemarse, añadimos la nata y la leche. Así vamos a conseguir una salsa de pimienta algo más ligera y no tan densa. Agregamos sal y dejamos hervir durante un par de minutos a fuego bajo medio.

Freír la cebolla para la salsa
Añadir la nata para hacer la salsa de pimienta

Si queremos, esto es opcional y yo no lo hice, podemos añadir a la nata y leche anterior un vaso de caldo de carne. Y también dejaremos hervir un par de minutos.

Apartamos y añadimos una cucharada de espesante instantáneo. Mezclamos bien para disolverlo y pasamos todo al vaso de la batidora. Batimos a velocidad máxima. Debe quedar una salsa sin grumos y bien triturada.

Yo lo dejará así, pero si queréis, podemos colar y dejar más fina aún. Añadimos a la salsa de pimienta resultante unas bayas o granos de pimienta verde enteros y lista. Rectificamos si nos gusta más fuerte de sabor, por lo que trituramos de nuevo con más pimienta y ya tenemos nuestra fantástica salsa de pimienta verde al más puro estilo tradicional. Bon appétit!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Siempre se agradecen los comentarios, es una forma de animar a seguir escribiendo. Respeto los comentarios de Anónimos, pero se agradece la firma.

Se anularán los comentarios que:

1. No tengan algún tipo de relación con la temática.
2. Tenga insultos al autor de la nota o a otros comentaristas.
3. Sean de un troll o un hoygan.
4. Hagan spam.

El usuario podrá publicar comentarios en aquellos artículos que así lo permitan. Los datos personales introducidos en el formulario para insertar estos comentarios serán utilizados exclusivamente para moderar, publicarlos y responderlos.

Puedes ver cuando quieras la Política de privacidad.

loading...