Mostrando entradas con la etiqueta Celíacos. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Celíacos. Mostrar todas las entradas

30 abril 2018

Caracoles a la andaluza o guiso de caracoles tradicional andaluz

Receta de caracoles

¿Buscas la mejor receta de caracoles? Receta de caracoles picantes o guiso de caracoles tradicionales. Los caracoles a la andaluza son unos de los platos o tapas de época pre veraniega que más se consumen en Andalucía. En la provincia de Cádiz hay una gran tradición con respecto los caracoles en caldo o guisados. Incluso hay rutas del caracol, para hacer degustaciones en diferentes bares y ventas que por supuesto, tienen sus recetas de caracoles propias. En cuanto a la elaboración de los caracoles a la andaluza es fácil y simple pero a la vez muy entretenida, ya que hay que dedicarle tiempo a limpiarlos bien. El resto es coser y cantar, por así decirlo. El secreto de unos buenos caracoles guisados es la limpieza y el caldo resultante. Personalmente me encantan los caracoles picantes, pero como todo, es cuestión de gustos. Hay personas que prefieren un guiso de caracoles con un sabor suave. Al cocinar los caracoles, nosotros daremos nuestro toque personal. Esta receta de caracoles es la que hacemos siempre en casa y están para chuparse los dedos.

Receta de caracoles a la andaluza


Dificultad: media
Coste: bajo

Ingredientes:

- 2 kilos de caracoles
- 2 pimientos verdes
- 1-2 tomates
- 1 cebolla grande
- 1 cabeza entera de ajo
- Sal
- Especias de caracoles (pimienta negra, cilantro, comino, guindilla) la venden en supermercados.
- 1/2 guindilla o cayena
- Hinojo
- Poleo (opcional)


Preparación de los caracoles guisados:


Por cierto, si te gustan más las cabrillas en tomate aquí tienes mi receta para que las prepares. En cuanto a la receta de los caracoles, se dejan los caracoles al menos 24 horas en ayuno para que se purguen. Los dejamos, a ser posible dentro de la misma rejilla que compramos (podemos echarle harina por encima y remover, eso hace que se coman la harina solamente).

Pasado ese tiempo, lavamos los caracoles con abundante agua fría. Los vamos moviendo en un recipiente con el agua durante un buen rato para que suelten las babas. Eso tenemos que hacerlo al menos dos o tres veces y removiendo. Mientras, iremos quitando restos, impurezas y eliminaremos los que están vacíos.

eliminar-vacios-y-cascaras caracoles-con-la-sal
dejar-que-saquen-cuernos caldo-de-los-caracoles

Los escurrimos y les echamos abundante sal, removemos, y cuando suelten bastante espuma, los lavamos de nuevo dos o tres veces más con agua del grifo. Por todo estos pasos anteriores, ya os podéis imaginar el tema de la dificultad de la receta de caracoles. No es tanto el hacer el guiso de los caracoles como el tiempo empleado en limpiarlos.

A más los movamos, más espuma van a soltar. De esa manera, ya los caracoles están limpios y listos para poder cocinarlos. Dejamos unos minutos sin tocarlos para que todos salgan y no se quede ninguno dentro.

Ponemos las especias para caracoles en una gasa, puedes ver en el enlace cómo hacerlas caseras. Hacemos una bolsita o muñequilla con las especias de caracoles. La cantidad es unos  diez gramos aproximadamente. Reservamos. (Esto es para que las especies luego no estén sueltas nadando por el guiso de caracoles)

A continuación, ponemos una olla con suficiente agua como para cubrir bien los caracoles. Con un par de dedos por encima es suficiente. Agregamos los caracoles y ponemos ponemos el fuego muy bajo. Cuando salgan de nuevo poco a poco, es decir, cuando ya todos hayan sacado los cuernos, se le pone rápidamente la candela al máximo hasta que hiervan. De esta manera están todos fuera. Si no lo hacemos así, corremos el riesgo de que queden dentro y no salgan, por lo que es difícil comerlos luego con facilidad.

Cuando ha hervido unos minutos, tiramos el agua de la primera cocción. Volvemos a echar agua y todos los ingredientes. Es decir, la cebolla, los pimientos, la cabeza de ajos entera, la sal, la bolsa con las especias de caracoles, el hinojo y si queremos ponerlos un poco más picantes, media guindilla más. También podemos ponerle opcionalmente un poco de poleo.

Los dejamos hervir media hora y listo. Si el agua suelta espuma durante la cocción, la quitaremos con la espumadera según se acumula. Probamos el caldo y en caso de que los caracoles amarguen se mete un trozo de manzana pelada. Dejamos que se hagan hasta que estén tiernos los ingredientes que hemos echado. Bon appétit! ¿Y vosotros, tenéis vuestra propia receta de caracoles? ¿Os gustan más los caracoles a la cazuela o las cabrillas?

26 abril 2018

Falsas huevas aliñadas o salpicon de falsas huevas

Trampantojo falsas huevas de pescado en salpicón

¿Te has preguntado alguna vez cómo hacer falsas huevas de pescado? Te enseño paso a paso cómo preparar este trampantojo de falsas huevas aliñadas por si te animas a probarlas. Es fácil de preparar y podemos utilizarlo para sustituir las huevas de pescado en cualquier plato. Yo hice unas huevas aliñadas pero podríamos ponerlas perfectamente con mayonesa. Creo que me han quedado visualmente muy parecidas y al cocerlas en un caldo de pescado tienen también un buen sabor. ¿Te preguntas con qué están hechas las falsas huevas? Pues muy sencillo, con quinoa principalmente. La quinoa es la que le otorga el toque ese crujiente de las verdaderas huevas que rompen en la boca al masticarlas. ¿Te ha gustado la idea de estas falsas huevas de pescado? Ya sabes que puedes dejar tus comentarios y seguirme en las redes sociales.

Trampantojo de falsas huevas de pescado



Dificultad: fácil
Coste: bajo

Ingredientes: (4 personas)

- Quinoa
- Cous cous
- Caldo de pescado (vale una pastilla de caldo de pescado)
- Gelatina neutra
- Remolacha cocida
- Pimientos, cebolla y tomate para la ensalada
- Vinagre
- Aceite de oliva virgen
- Sal

Falsas huevas aliñadas


Preparación de las falsas huevas aliñadas:

Ponemos un cazo con agua a hervir con un vaso de caldo de pescado. Si no tenemos podremos hacerlo con agua y la pastilla de caldo de pescado. Así nuestras falsas huevas tendrán sabor a pescado y se asemejarán mucho más.


La quinoa necesita unos veinte minutos aproximadamente de cocción, pero nosotros vamos a quitarla del fuego un par de minutos antes. Si quieres saber más sobre la quinoa o la forma de cocinar quinoa no te pierdas este arículo en el blog.

Una vez apartada, echamos un par de cucharadas soperas de cous cous y mezclamos. Tapamos con un plato y dejamos unos tres o cuatro minutos para que el cous cous absorba el resto del caldo. Si tuviera poco caldo, le añadimos un poco durante la cocción para que no quede seco y el cous cous tenga el suficiente para hidratarse.

Mientras, en un recipiente aparte, ponemos dos hojas de gelatina neutra en remojo.

Añadir zumo de remolacha

Destapamos y añadimos unas gotas de zumo de remolacha y las hojas de gelatina cuando aún está el conjunto caliente. Mezclamos. El zumo de remolacha le otorgará un color rosado. No pasaros con la remolacha ya que no debe quedar rojo, solo rosado y con el color similar a las huevas.

Falsas huevas liadas

Dejamos templar unos minutos y cortamos un trozo de film transparente. Vertemos en el centro dos co tres cucharadas soperas de la mezcla, un par de gotas por encima de zumo de remolacha y cerramos liando y haciendo una especie de salchicha o caramelo. No tiene que quedar iguales y así tomará la forma de las huevas. Cuando los tenemos todos los ponemos en el frigorífico y dejamos un par  de horas.

Sacamos nuestro trampantojo de falsas huevas del frigorífico y podemos cortarlas para utilizarlas aliñadas con su pimiento, cebolla y tomate o con mayonesa por encima. Bon appétit!

08 abril 2018

Berenjenas con tomate

Receta de berenjenas con tomate

¿Te apetece preparar un fantástico plato de berenjenas con tomate? Las berenjenas con tomates es un plato muy fácil de preparar que podremos tener listo en muy poco tiempo y con un resultado realmente rico. Si sois amantes a la cocina tradicional y a los sabores únicos, tenéis que preparar esta rica receta con influencias griegas y árabes. Por supuesto le he dado mi toque personal con esos daditos de jamón ibérico, totalmente opcionales para los veganos o los vegetarianos que no desean comer nada de carne. Las berenjenas son un producto que da muchísimo juego en la cocina y que podemos preparar solas o combinadas con otras verduras o carnes. Si las queremos probar sin añadir muchos más ingredientes y conservando su sabor debéis probar las berenjenas a la extremeña, o las berenjenas con queso al horno si sois amantes a la cocina con mucho sabor y contrastes.

Berenjenas con tomate


Dificultad: baja
Coste: bajo

Ingredientes: (4 personas)

- 2 berenjenas grandes
- 3 patatas medianas
- 1 bote de tomate natural triturado grande (800 gramos)
- Jamón ibérico a dados pequeños (opcional)
- 4-6 dientes de ajo
- Perejil picado
- Cúrcuma en polvo
- Aceite de oliva virgen
- Sal
- Azúcar
- Pimienta molida


Berenjenas con tomate


Preparación de las berenjenas en tomate:


Pelamos y laminamos los dientes de ajo. En una sartén grande o una olla (yo lo hice en sartén) echamos un buen chorro de aceite de oliva y ponemos a fuego medio. Cuando está caliente, añadimos los ajos. Dejamos unos minutos y cuando empiezan a tomar color, añadiremos la berenjena pelada y a dados medianos, de unos tres centímetros.

Dejamos que se hagan unos cinco minutos, salpimentamos, agregamos un poco de perejil picado y añadimos también un poco de cúrcuna molida al gusto.

Yo hice las berenjenas en tomate con tomate de lata natural triturado, pero podéis pelar un poco más de medio kilo de tomates maduros y añadirlos. En caso de utilizar tomate triturado al natural, echamos la lata entera. A continuación, media cucharadita de azúcar para rebajar la acidez del tomate.

Refreír las berenjenas

Añadir a las berenjenas el tomate natural triturado

Pelamos las patatas y las vamos a echar a la sartén o a la olla. Mira también qué significa cascar patatas o chascar patatas. De esta forma soltarán el almidón y espesarán ellas solas la salsa.

Tapamos y dejamos que se haga a fuego bajo medio. Cuando las patatas están tiernas, destapamos y rectificamos de sal o pimienta. Si está demasiado líquido, dejamos un poco más hasta que la salsa esté a nuestro gusto. Presentamos las berenjenas con tomate con unos daditos de jamón ibérico por encima y perejil recién picado. Por supuesto, en principio esta es una receta vegana o vegetariana, por lo que podemos omitir el jamón.  Bon appétit!

15 marzo 2018

Falso tocino de cielo

Falso tocino de cielo

¿Sabes cómo preparar un trampantojo de tocino de cielo o falso tocinillo de cielo? Hoy te voy a enseñar a preparar un falso tocino de cielo para que engañes a tus comensales y los sorprendas a todos. Si ves la foto y crees que es tocinillo de cielo, fantástico! Es que tú también creerías que es tocinillo de cielo y en realidad es falso por lo que quizás deberías el plantearte ponerte manos a la obra y hacerlo. Si te asaltan las dudas de que no tienes horno y no vas a poder, te voy a dar una buena noticia. El falso tocino de cielo no se hace al horno. Por lo que tendrás que pensar otra cosa o inventarte otra excusa para no hacerlo.

Trampantojo tocino de cielo

Falso tocino de cielo


Dificultad: baja
Coste: bajo

Ingredientes: (4-6 personas)

- 350 ml. de zumo de naranja natural
- 1 bote pequeño de nata para cocinar (200 ml)
- 1 sobre de gelatina de sabor naranja o en su defecto 8 láminas de gelatina neutra
- 200 gramos de azúcar blanco
- Caramelo líquido


Cómo preparar falso tocino de cielo

Preparación del trampantojo de tocino de cielo:


Si no tenemos caramelo líquido, os invito a ver mi receta de cómo preparar caramelo líquido para postres que es verdaderamente fácil de realizar. Si no os queréis complicar, podéis utilizar caramelo líquido de bote.

Exprimimos las naranjas y colamos. No debe tener pulpa. Si no tenemos naranjas a mano, podemos hacerlo con zumo de naranja de bote.

Ponemos la mitad del zumo junto con la gelatina y mezclamos. Reservamos.

Si lo que quieres es saber cómo se hace el tocinillo de cielo tradicional puedes ver la receta en mi blog.

En una cazuela o una olla, echamos el resto del zumo, la nata y el azúcar. Llevamos a ebullición y apartamos. Añadimos el zumo que hemos mezclado con la gelatina y mezclamos muy bien con una varillas. Dejamos que temple un poco.

Echar la mezcla al molde

Podemos utilizar una bandeja y luego cortar las porciones de nuestro falso tocinillo de cielo o echarlos en recipientes individuales al estilo de los flanes. Eso es como más os guste. A mi me gusta más al corte.

Caramelizamos el fondo de la bandeja o los moldes que vayamos a utilizar y echamos encima el contenido de la olla con cuidado. Dejamos templar.

Dejar enfriar el falso tocino de cielo

Cuando está frío, los metemos en el frigorífico durante al menos tres horas para que cuaje bien la gelatina.

Sacamos del frigorífico, repasamos los bordes con un cuchillo y movemos un poco para que no se quede pegado y pueda partirse al desmoldar. Volcamos en el plato o una bandeja grande, como en mi caso, para presentarlos. Servimos muy frío e incluso podemos poner un poco de nata montada junto a nuestro falso tocino de cielo. Bon appétit!
4.90/5 – 1289

29 enero 2018

Garbanzos con zanahorias y salsa de tomate

Garbanzos con zanahorias y salsa de tomate

¿Has probado a hacer un potaje de garbanzos con zanahorias y salsa de tomate? Te voy a enseñar a preparar esta receta de garbanzos con zanahorias y salsa de tomate para que la tengas en cuenta a la hora de hacer un potaje nutritivo, muy de cocina de invierno y que apetece en los días que aprieta el frío. Es un potaje nutritivo y fácil de preparar que requiere muy poco tiempo en la cocina. Los garbanzos os van a quedar tiernos y realmente ricos con el sabor que le otorga la salsa de tomate casera. Si no tenemos salsa de tomate casera no pasa nada, podemos hacer los garbanzos de igual forma. Otra cosa realmente importante es que podemos añadir un trozo de panceta, bacon o chorizo para darle al potaje nuestro toque personal. Con un toque picante de cayena o guindilla está espectacular! Es opcional y siempre podemos añadir los ingredientes que más nos gusten. En este caso, los garbanzos con zanahorias y salsa de tomate son un plato perfecto para veganos personas intolerantes al gluten. ¿Te animas a preparar este potaje de garbanzos con zanahorias?


Potaje de garbanzos con zanahorias y salsa de tomate


Garbanzos con zanahorias y salsa de tomate



Dificultad: baja
Coste: bajo

Ingredientes: (4-6 personas)

- 250 gramos de garbanzos
- 2 zanahorias medianas
- 1 puerro
- 2 dientes de ajo
- 1 chorizo para guisos (opcional)
- Bacon o panceta (opcional)
- Salsa de tomate casera
- Aceite de oliva virgen
- Sal
- Pimienta blanca molida


Preparación de los garbanzos con zanahorias y salsa de tomate:


Ponemos los garbanzos en remojo la noche de la víspera.

Al día siguiente, tiramos el agua de los garbanzos, limpiamos bajo el grifo y los ponemos a cocer en abundante agua con sal. Los dejamos en la olla express o rápida el tiempo suficiente para que estén blandos, unos 15 minutos aproximadamente, pero dependerá de la olla. Apartamos y reservamos también el agua de la cocción.

Lo mejor es utilizar salsa de tomate casera, pero si no tenemos podemos utilizar alguna salsa de tomate de calidad al estilo casero que hayamos comprado en el supermercado más cercano. Si queréis hacer con antelación la salsa de tomate casera, os dejo la receta.

Añadir la salsa de tomate casera a los garbanzos

En una olla aparte, echamos unas seis cucharadas sopera de aceite de oliva virgen y ponemos a fuego medio. Laminamos los ajos y los echamos en el aceite, cuando empiecen a tomar color, añadimos las zanahorias picadas finamente junto al puerro picado. Ponemos a fuego bajo y vamos a ir pochando con la olla tapada. Si queréis, añadir una pizca de agua para que no se seque y se quemen las verduras.

Cuando están casi blandas, añadimos a las verduras los garbanzos que teníamos reservados y abundante salsa de tomate. Debemos casi cubrir con la salsa de tomate. Si está muy espeso, añadimos un poco de agua de la cocción que teníamos reservada. Salpimentamos y ahora es cuando podemos añadir el chorizo a trozo o la panceta si queremos, es opcional.

Dejamos que se terminen de hacer las verduras a fuego bajo, con la olla tapada, y ya tendremos nuestro potaje de garbanzos con zanahorias y salsa de tomate casera listo para servir. Bon appétit!

17 enero 2018

Hummus de pimientos asados

Hummus de pimientos asados

¿Te gustaría hacer hummus de pimientos asados? Te enseño una receta fácil de hummus con pimientos asados que te va a sorprender por lo buena que está y por lo rápida que vas a poder prepararla. Todos estamos acostumbrados y acostumbradas a preparar el hummus de garbanzos tradicional procedente de la cocina árabe. Hoy vamos a darle una vuelta a esta famosa receta para combinarla con pimientos asados y si no tenemos a mano o te gustan más, los podemos cambiar por pimientos del piquillo para darle un sabor diferente y realmente rico. La textura que vamos a conseguir es la misma que tiene el hummus de garbanzos y podemos comerlo untado en biscotes o con bastones de zanahoria, así le damos ese toque crujiente y natural que a todos nos gusta. Si buscas la receta tradicional de hummus, no te preocupes, también puedes verla pinchando en el enlace. Atrévete a probar esta receta fácil de hummus de pimientos asados y verás cómo te sorprende.

Hummus de pimientos asados


Dificultad: baja
Coste: bajo

Ingredientes: (4-6 personas)

- 350 gramos de garbanzos o un bote de garbanzos en remojo
- 150 gramos de pimientos asados o pimientos del piquillo si os gusta más
- 1 diente de ajo
- 1 limón
- Tahini de sésamo
- Pimentón de la Vera dulce
- Aceite de oliva virgen
-Sal


Hummus pimientos asados

Preparación del hummus de pimientos asados:


La noche anterior ponemos en remojo los garbanzo con un poco de sal. Al día siguiente los cocemos hasta que estén blandos en una olla rápida. En principio no vamos a necesitar el agua para cocción pero reservarla por si queda muy espeso y necesitamos un poco de líquido. Si queréis saltaros este paso podéis comprar garbanzos de bote que vienen cocidos. Solo debéis tener en cuenta el enjuagarlos con abundante agua para eliminar la espuma que suelen soltar.

En una sartén muy caliente vamos a preparar el tahini. No es más que pasta de sésamo tostado, así que o compramos el tahini y lo hacemos. Yo puse una sartén en el fuego y añadí dos cucharadas de sésamo. cuando estaba tostad y empieza a desprender el olor característico a sésamo, lo aparté y reservé. A continuación se ponen en un mortero y se majan bien. Le añadimos una cucharada de aceite de oliva virgen, mezclamos muy bien y reservamos.

Ahora que tenemos todos los ingredientes, vamos a preparar el hummus de pimientos asados, propiamente dicho. Yo he utilizado un accesorio picador de la batidora, pero si tenéis robot de cocina, mucho mejor. Lo que vamos a hacer es triturar y hacer una pasta muy fina.

Echamos los garbanzos, el diente de ajo, el zumo del limón, unos 150 gramos de pimientos asados, que pueden ser de paquete y que no los hemos asado nosotros, pero aseguraros que están sin piel, el tahini de sésamo que teníamos preparado, media cucharadita de pimentón de la Vera y tres cucharadas de aceite de oliva virgen. Un poco de sal y si queremos, una pizca de pimienta molida. Trituramos todo muy bien hasta que no queden grumos y consigamos una consistencia cremosa. Esto, si no tenemos robot de cocina, nos llevará un poco más de tiempo y lo podemos hacer en dos veces.

Si veis que es muy espeso el hummus, podéis añadir unas cucharaditas del agua de la cocción de los garbanzos o un poco más de pimiento. Probamos y rectificamos de sal si es necesario. Una vez tenemos el hummus de pimientos asados, podéis utilizarlo como más os guste, incluso para untar en pan. Bon appétit!

14 enero 2018

Zumo estilo bifrutas o biofrutas casero

Zumo casero estilo Bifrutas o biofrutas

¿Queréis hacer un zumo biofrutas o bifrutas casero? Hoy os enseño a preparar en casa este zumo estilo biofrutas o bifrutas de naranja y melocotón con el que vais a refrescaros y a aprovechar todas las vitaminas y el calcio de la leche. Una combinación muy buena para tomarla en desayunos, meriendas o para cualquier otra ocasión.  Los zumos naturales son muy saludables y debemos tenerlos en cuenta en nuestra alimentación diaria. Este zumo al estilo biofrutas, o así es como se llamaba antes, ahora los llaman solo con el prefijo 'bi' en algunas empresas y otras han cambiado totalmente el nombre ya que por ley no pueden llevar la palabra 'bio', que transmite idea de vitalidad o natural, ningún alimento que no proceda de la ganadería o agricultura ecológica. Si utilizaramos para hacerlo en casa zumo procedente de frutas de nuestra huerta y leche de nuestra vaca y fueran totalmente ecológicos, entonces sí que podríamos llamarlo sin problemas zumo biofrutas de naranja y melocotón. Mientras tanto, solo es un zumo casero, similar a los bifrutas actuales, que combina frutas recién exprimidas o trituradas con leche y que es muy fácil de preparar y está realmente rico. ¿Te animas a preparar este zumo al estilo de los biofrutas o bifrutas?


Zumo casero estilo bifrutas con naranjas y melocotón


Zumo casero estilo bifrutas o biofrutas


Dificultad: muy baja
Coste: bajo

Ingredientes:

- 2 naranjas
- 2 melocotones
- Azúcar o edulcorante
- Leche desnatada


Preparación del bifrutas casero:


Vais a ver lo fácil que es hacer este zumo al estilo bifrutas. Pelamos loas melocotones y les quitamos los huesos. Las naranjas las pelamos y quitamos las partes blancas. Troceamos y las metemos en el vaso de la batidora. Si os gusta más de otra cosa, como los que venden en los supermercados, podéis añadir mango, limón. etc. Podéis hacer el zumo a vuestro gusto.

Colocar las frutas en el vaso de la batidora

Triturar para hacer el zumo biofrutas

Añadimos un poco de leche, solo un chorro y azúcar al gusto pero sin pasarnos. Con un par de cucharadas estará perfecto. Si nos gusta más dulce el bifrutas casero, podremos añadir más adelante.

Batimos muy bien y reservamos. Pasamos el zumo a un recipiente más grande por un colador, aunque es preferible un colador de tela, de esa forma el zumo quedará super fino. Es un proceso algo más lento pero el resultado es un zumo sin absolutamente nada de pulpa. Si no queréis o no lo tenéis, no pasa nada. Lo pasais por el colador fino y punto.

Añadimos leche en una proporción de un 25 por ciento aproximadamente y mezclamos. Rectificamos de azúcar o añadimos edulcorante, si no queremos añadir azúcar y metemos en el frigorífico. Bon appétit!

16 noviembre 2017

Crema de castañas tradicional

Crema o puré de castañas casero

¿Te gustaría preparar una crema de castañas casera? Te propongo esta receta de crema de castañas o puré de castañas muy fácil. Ideal para aperitivos con crema de castañas o para un bizcocho de con crema de castañas. Es una receta muy otoñal y que os aseguro que os va a encantar. Si la probais tiene un sabor realmente delicioso y una textura muy cremosa. Podeis comer la crema de castañas sola, untada sobre un bizcocho, como relleno, en rellenos de buñuelos, tartas o flanes y también como acompañante de carnes, como si fuera un puré casero dulce y con sabor a castañas. Está indicada en carnes a la plancha o carnes de caza como las codornices. ¿Qué te parece esta crema de castañas y con qué la combinarías?

Crema o puré de castañas


Coste: bajo
Dificultad: muy baja

Crema o puré de castañas

Ingredientes:

- 250 gramos de castañas peladas
- 150 gramos de azúcar blanca
- 400 ml de leche
- Canela en polvo o rama


Preparación de la crema de castañas:


Si vamos a hacer la crema de castañas o puré de castañas con castañas enteras o con piel, debemos ponerlas con agua a hervir con antelación para poder pelarlas. Con unos cinco minutos valdría. Sacamos las castañas y pelamos. Si ya la tenemos las castañas peladas, como en mi caso, adelantamos ese paso.

Si ya están peladas, ponemos en una olla o cazuela mediana las castañas ya peladas, la leche, el azúcar y una cucharadita de canela en polvo. Si tenéis en rama, luego, antes de triturar, debemos quitar la rama de canela. Una vez están todos los ingredientes en la olla, ponemos a fuego bajo-medio y llevamos a ebullición.



Dejamos unos 25-30 minutos o hasta que las castañas están blandas y podemos partirlas fácilmente con un tenedor. Iremos probando y si es necesario añadimos algo más de leche. En caso de que se consuma demasiado. No debe quedar nunca sin leche. Cuidado con esto.

Una vez las castañas están blandas y podemos triturar perfectamente para hacer puré o crema, pasamos al vaso de la batidora y trituramos muy bien. Debemos dejarla lo más fina posible. Recordad que si habéis puesto canela en rama, tenéis que quitarla antes de triturar.

Vais a ver que al principio cuesta un poco de trabajo y lo más seguro es que sea demasiado densa, por lo que iremos añadiendo leche poco a poco hasta obtener una textura cremosa. Nunca líquida. Lo que queremos es crema de castañas o puré de castañas, no una salsa líquida.

Una vez tenemos la textura deseada, que por cierto tiene un olor increíble, y si la probáis el sabor es riquísimo, podéis pasarla a un tarro para hacer conservas (si queréis saber cómo esterilizar tarros para hacer conservas os dejo el enlace) o echar la crema de castañas en un recipiente para utilizar como acompañamiento, en postres, etc.. Bon appétit!

07 noviembre 2017

Tortilla de calabacín y champiñones

Tortilla de calabacín y champiñones

¿Quieres preparar una tortilla fácil de calabacín y champiñones? Las tortillas de verduras son una opción fantástica por su sencillez y por su sabor. En este caso, vamosa ver cómo preparar esta tortilla de calabacín y champiñones con un toque a cúrcuma que le va a otorgar color y un sabor realmente increíble. Si os gusta más otro tipo de especias, os animo a que probéis a echar las que más os gusten, así le daremos un toque personalizado a la tortilla y a nuestro gusto particular. No tenéis excusas porque en vuestro barrio siempre habrá una tienda donde comprar calabacines y champiñones frescos para tener esta receta como una buena opción para la cena. ¿Qué ingredientes agregarías a esta tortilla de calabacín y champiñones?

Tortilla de calabacín y champiñones


Dificultad: baja
Coste: bajo

Ingredientes: (4 personas)

- 6 huevos frescos
- 1 calabacín negro grande
- 250 gramos de champiñones frescos
- Aceite de oliva
- Mantequilla
- Sal
- Pimienta molida
- Cúrcuma



Preparación de tortilla de calabacín y champiñones:


Limpiamos las verduras y troceamos al gusto. Yo no le he quitado toda la piel al calabacín ya que me gusta ver los trozos verdes, pero tampoco lo dejo con toda la piel. Los champiñones los enjuago en abundante agua y les corto un trozo del tallo, el resto lo aprovecho y troceo.

En la sartén ponemos un poco de aceite y salteamos las verduras. Reservamos cuando están tiernas en un recipiente o plato aparte.

Batir los huevos y añadir las verduras, salpimentar y agregar una pizca de cúrcuma. Reservamos. Aquí es donde podemos añadir las especias que más nos gusten. Si os gusta albahaca o tomillo por ejemplo, podéis añadirlo ahora.

En una sartén con un buen antiadherente, echamos un chorro de aceite de oliva y un poco de mantequilla, es para darle un toque de sabor, pero si no queréis, podéis omitirla. Ponemos el fuego a temperatura baja-media.

Echamos los huevos mezclados con las verduras a la sartén y espolvoreamos un poco de cúrcuma molida por encima. Tapamos y esperamos que se haga la tortilla pero sin darle la vuelta, como si fuera una pizza. Si tenemos que bajar la temperatura, ponemos el fuego al mínimos para no quemarla.

Una vez lista la tortilla de calabacín y champiñones servimos enseguida. Bon appétit!

25 octubre 2017

Huevos terroríficos rellenos de Halloween

Receta de huevos terroríficos rellenos de Halloween

¿Estás buscando unos huevos terroríficos para Halloween? Se acerca Halloween y te enseño a preparar estos huevos rellenos terroríficos y espeluznantes para la cena de Halloween. ¿Te atreves a pegarles un bocado? Unos huevos sangrientos y que dan asco a primera vista donde podrás ser el más valiente o la más valiente pegando un bocado a estos huevos y dejar a todos y todas con cara de asco. Aparte de las bromas, los huevos son muy fáciles de preparar y están verdaderamente ricos. Están preparados con ingredientes naturales, sin utilizar colorantes, ya que el colorante que vamos a poner para darles ese aspecto a los huevos tan macabro y feo es totalmente natural ya que es a base de remolacha. Aparte el relleno lleva para el color rojo remolacha y atún o melva. Como ves el aspecto que les vamos a vamos a dar a estos huevos es terroríficos pero que están realmente ricos. Una opción más para que puedas prepararlos para la noche de Halloween y sorprender a todos tus invitados. ¿Qué te parece esta receta para Halloween? Si buscas más recetas siempre puedes pasarte por la colección de recetas fáciles de Halloween que tengo en el blog. Ya sabes que puedes poner tu comentario más abajo y seguirme en las redes sociales.

Huevos terroríficos rellenos Halloween

Huevos terroríficos rellenos de Halloween


Dificultad: muy baja
Coste: bajo

Ingredientes: (4-6 personas)

- 6-8 huevos frescos
- 1 paquete de remolacha cocida
- 1 lata de atún en aceite o melva
- Lechuga
- Vinagre
- Aceite de oliva
- Pimienta verde en grano (opcional)
- Mayonesa
- Pimienta molida
- Sal de carbón (puedes utilizar sal normal también)


Detalle de la receta de huevos terroríficos


Preparación de los huevos terroríficos rellenos de Halloween:


Ponemos los huevos a cocer en abundante agua. Al cabo de diez o doce minutos apartamos, tiramos el agua y dejamos los huevos cocidos que pierdan calor. Tienen que estar caliente pero no que quemen.

Una vez han perdido un poco de calor, los hacemos rodar o pegamos pequeños golpecitos para partir la cáscara por diferentes sitios, pero sin llegar a pelarlos.

Echamos abundante líquido o caldo de las remolachas en una bolsa y metemos los huevos en la bolsa con cuidado. Intentamos cubrir todos los huevos pero si no podemos, no pasa nada, iremos cambiando de posición los huevos para que se puedan teñir por todos los lados que podamos. Metemos los huevos ya templados en el frigorífico y dejamos quince minutos. Pasado ese tiempo, damos vueltas o cambiamos de posición los huevos para que entre el líquido o jugo de las remolachas por todos lados. Volvemos a dejar otros quince minutos. Repetimos este paso dos o tres veces.

Teñir los huevos con remolacha

Rallar la remolacha

Mientras los nuestros futuros huevos terroríficos están en el frigorífico, hacemos el relleno. Para ello rallamos una remolacha cocida con el rallador de cocina, ponemos en un recipiente y mezclamos con el atún al que le hemos quitado el aceite, añadimos unas gotas de vinagre, aceite de oliva, una cucharada de mayonesa, pimienta molida y unos cuantos granos de pimienta verde. Esto es opcional, no tenéis por qué ponerla, pero si queréis dar ese toque algo 'asqueroso' podéis poner bolitas de sucedáneo de caviar negro o rojo. Vamos a intentar dar el aspecto más repugnante que podamos al relleno de los huevos, pero que como veis, van a estar realmente buenos.

Prepara el relleno para los huevos terroríficos

Sacamos los huevos del frigorífico y pelamos. Veréis que se han teñido con las vetas de color rojo con mayor o menor intensidad. Cortamos por la mitad todos los huevos menos uno que dejaremos a modo de adorno. Sacamos las yemas y las añadimos al relleno. Mezclamos.

Ponemos en un plato o donde vayamos a presentarlo (yo los puse en un plato de pizarra negra) un buen puñado de lechuga picada, encima los huevos y sobre ellos el relleno. No olvidaros de dejar uno entero para adornar. Acabamos de emplatar echamos un poco de sal de carbón o sal negra por encima del rellenos de nuestros huevos terroríficos y listos para pasar una noche divertida de Halloween. Bon appétit!

23 octubre 2017

Estofado de quinoa, lentejas y verduras

Estofado de quinoa, lentejas y verduras

¿Quieres preparar un estofado de quinoa, lentejas y verduras? Te enseño a preparar un fantástico plato de quinoa combinado con lentejas y verduras de una manera fácil y rápida. Ya sabemos todos los beneficios de la quinoa o quinua, y por supuesto también sabemos que comer legumbres como las lentejas es muy sano. Hoy las combinamos con verduras como las zanahorias, el brócoli o el calabacín para hacer este guiso equilibrado y sano apto para celíacos y veganos. ¿Os animáis a preparar este estofado con quinoa?

Estofado de quinoa, lentejas y verduras


Dificultad: baja
Coste: bajo

Ingredientes: (4 personas)

- 75 gramos de quinoa
- 200 gramos de lentejas pardinas
- 1 zanahoria
- 1 calabacín
- 1 cebolla
- 2 dientes de ajo
- 1 puerro

- 1 tomate
- 1 patata
- 1 trozo de brócoli

- 1 trozo de col
- Pimentón de la Vera
- Sal
- Pimienta molida
- 1 hoja de laurel
- Aceite de oliva virgen


Preparación de estofado de quinoa, lentejas y verduras:


Dejamos las lentejas en remojo al menos una hora antes de que vayamos a preparar el estofado.

Pelamos y limpiamos todas las verduras. Reservamos. Limpiamos la quinoa bajo el agua. Ya sabéis que la quinoa o quinua tiene saponina y es tóxica. Por ello debemos limpiar bien la quinoa. Si quieres saber más sobre qué es la quinoa y sus propiedades puedes ver este artículo muy interesante. En el se explica el proceso para utilizar quinoa correctamente. Una vez tenemos la quinoa lista para cocer, reservamos.

Yo os he puesto algunas verduras para hacer el estofado con las lentejas y la quinoa, pero podéis cambiarlas por las que más os gusten o añadir alguna más. Si os gustaría también saber cuantos tipos de lentejas y variedades existen, podéis visitar el artículo en el enlace.

En una olla echamos un fondo de aceite de oliva virgen. Ponemos a temperatura media y cuando está caliente, añadimos los ajos laminados. Cuando toman color, echamos la cebolla picada y dejamos que empiece a ponerse transparente. Añadimos el resto de las verduras picadas, el tomate troceado, la patata y hoja de laurel. Salpimentamos. Mezclamos un par de minutos y añadimos las lentejas.


Apartamos del fuego, echamos una cucharada de pimentón de la Vera, mezclamos rápidamente para que no se queme y echamos agua o caldo de verduras hasta casi cubrir. Ponemos de nuevo a fuego medio-alto y dejamos hasta que las lentejas empiecen a estar tiernas.

Una vez las lentejas están casi listas y le faltan solo diez minutos de cocción, ponemos a fuego bajo y añadimos la quinoa que teníamos reservada. Cuando las lentejas están tiernas apartamos. Rectificamos de sal si es necesario y listo para comer. Bon appétit!

18 octubre 2017

Tabulé o taboulé de verduras tradicional

Tabule o taboule de verduras tradicional

¿Quieres preparar una ensalada tabulé de verduras con cous cous? El tabulé, taboule o tabbouleh es una receta tradicional de la cocina árabe que se está haciendo cada día más popular en occidente. Se trata de una ensalada, por regla general vegetariana, compuesta de sémola de trigo, bulgur, cebolletas o cebollas, lechuga, abundante perejil, tomate, menta o hierbabuena y zumo de limón, entre otros ingredientes. Estos ingredientes de la ensalada taboulé pueden variar en función de un lugar u otro pero no mucho por regla general. Es una ensalada fresca, fácil, realmente sana y por supuesto riquísima que se prepara principalmente en verano, cuando aprieta más el calor. Esta receta de tabulé es más tradicional y original de la zona del Magreb, ya que vamos a utilizar cous cous como ingrediente principal. Si utilizamos trigo bulgur estaremos preparando un tabulé más típico de la zona de Siria y Líbano. ¿Has probado alguna vez taboulé al estilo árabe?

Tabule o taboule de verduras tradicional

Tabulé o taboulé de verduras


Ingredientes: (4-6 personas)

- 300 gramos de cous cous
- Pimiento rojo
- 2 tomates
- 1 cebolla blanca o cebolleta
- 1 lechuga (opcional)
- 1 calabacín (opcional)
- 1 manojo grande de perejil fresco
- 1 limón
- 1 puñado de pasas (opcional)
- Aceite de oliva virgen extra
- Sal
- Pimienta molida


Preparación de tabulé o taboulé de verduras:


Ponemos en un recipiente amplio el cous cous. Calentamos la misma cantidad de agua con un poco de sal y, cuando hierva, la añadimos al recipiente la sémola de cous cous y el zumo de medio limón. Tapamos y retiramos del fuego. Reservamos.

Limpiamos y cortamos todas las verduras al mismo tamaño. En dados no muy grandes. Reservamos.

Picamos todo el perejil fresco. Para el tabule se utiliza mucho perejil, así que agregar en abundancia. Reservamos.

Una vez pasados unos quince minutos desde que apartamos el cous cous para preparar el tabulé, separamos los granos de la sémola con ayuda de un tenedor. Así quedarán mucho más sueltos.

Mezclamos todos los ingredientes que teníamos preparados. Las verduras picadas, incluyendo si queréis lechuga y calabacín, las pasas (opcional aunque yo le puse) y el perejil picado finamente. Añadimos el zumo del medio limón que teníamos reservado, unas seis cucharadas de aceite de oliva virgen extra y salpimentamos. Dejamos enfriar en la nevera, para servir el tabulé o taboulé de verduras bien frío. Bon appétit!



Podemos presentar el tabulé de verduras encima de hojas de parra bien limpias, queda fantástica.

13 octubre 2017

Lasaña de calabaza con verduras y nueces

Receta de lasaña de calabaza con verduras y nueces

¿Quieres preparar una lasaña de calabaza y verduras? Hoy te enseño esta receta de lasaña muy fácil a base de calabaza, verduras y nueces. Normalmente las lasañas las solemos hacer con pasta, ya sea precocinada o fresca que hagamos nosotros mismos en casa. La pasta casera siempre es mucho mejor que la comprada y podemos darle nuestro toque personal. Con la llegada del otoño y teniendo tantos productos frescos de temporada, como son las calabazas y las nueces ¿Por qué no preparar una lasaña diferente a base de verduras y que el ingrediente principal sea la calabaza?  Vais a ver que esta receta es sencilla y con un sabor realmente espectacular. Al llevar una bechamel no sería apta en principio para personas celíacas, pero si sustituimos la harina por harina de garbanzos, maíz o arroz, no tendremos problemas y podría ser una receta para celíacos. Para los veganos tendríamos que eliminar también la leche y sustituir por leche de almendras o soja y el queso, que tendría que ser un queso vegano o directamente no poner ninguno y la mantequilla por aceite de oliva. Así que cambiando dos o tres ingredientes, esta lasaña de calabaza con verduras y nueces es apta para todo el mundo. ¿Qué os parece esta receta con calabaza y verduras?

Lasaña de calabaza con verduras y nueces

Lasaña de calabaza con verduras y nueces


Dificultad: media
Coste: bajo-medio

Ingredientes: (4 personas)

- 1 calabaza en un trozo de 500 gramos
- 2 dientes de ajo
- 1 puerro
- 1 zanahoria
- 1 calabacín
- Leche (sin lactosa, de almendras, etc para veganos...)
- Harina (sin gluten, etc para celíacos)
- Queso mozzarella (otro diferente para veganos)
- Mantequilla
- Sal
- Pimienta molida
- Tomillo
- Semillas de sésamo
- Nueces peladas y troceadas
- Aceite de oliva virgen


Preparación de lasaña de calabaza con verduras y nueces:


En una sartén a fuego medio y con un buen chorro de aceite de oliva virgen ponemos los dientes de ajo laminados a dorar. Cuando empiezan a tomar color, agregamos la zanahorias troceada a dados pequeños. Rehogamos unos minutos y añadimos el calabacín también a dados pequeños y el puerro picado. Salpimentamos y dejamos que las verduras se pongan blandas. Cuando están casi listas, añadimos un poquito de tomillo, un puñado de nueces picadas, mezclamos y apartamos cuando las verduras están listas. Reservamos.

Poner las rodajas de calabaza a la plancha

Quitamos la piel a la calabaza y cortamos láminas de algo medio centímetro aproximadamente. Intentad que sean a lo largo. Eso dependerá más o menos de la calabaza que hayamos comprado. Podéis ver en la foto las rodajas que yo pude sacar de la calabaza para hacer la lasaña.

Una vez tenemos las rodajas que sustituyen a la pasta para la lasaña, las ponemos en una plancha o sartén, sin nada de aceite. Dejamos que se pongan blandas pero no en exceso. Que queden 'al dentes', si las dejamos mucho tiempo, se pondrán demasiado tiernas. Iremos apartando a medida que se hacen a la plancha. Reservamos.

Podemos poner la lasaña en un papel para horno, encima de la bandeja del horno directamente o en una fuente. Como son lasañas de calabaza individuales, cuando estén listas las pasaremos a cada plato con mucho cuidado. Las dos opciones son válidas. Yo utilicé una fuente de cristal apta para horno. Así que si utilizais una fuente, untar con aceite para que no se quede pegada la lasaña. Reservamos.

Ahora vamos a montar la lasaña, pero para ello necesitamos tener una bechamel lista. Si queréis hacer una salsa bechamel casera podéis ver cómo se hace en el enlace. Otra opción es comprarla. La venden lista para utilizar en muchos supermercados. Eso nos aceleraría el proceso.

Ir formando capas de calabaza para la lasaña

Una vez que tenemos una salsa bechamel para cobertura, es decir, no muy espesa, podemos montar la lasaña de calabaza con verduras y nueces.

Lasaña de calabaza con verduras y nueces lista para el horno

Para ello ponemos encima de del papel para horno o bandeja un par de rodajas de calabaza para que que hagan un cículo, si queda un hueco en el centro podemos poner un trozo de calabaza. Encima ponemos una cucharada de verduras, un poco de queso mozzarella rallado y sobre el conjunto, trozos de nueces y un poco de bechamel. Cubrimos con más calabaza y volvemos a repetir la operación. Así hasta tres veces.

Culminamos la lasaña con un poco de verdura, bechamel y queso. Por encima añadimos un puñado de semillas de sésamo. Metemos en el horno y gratinamos. Cuando haya tomado la lasaña un color tostado y está gratinada, sacamos del horno y lista para servir en porciones individuales. Bon appétit!