02 mayo 2018

Cóctel de mariscos

Cóctel de mariscos

¿Quieres preparar un fantástico cóctel de mariscos? El cóctel de mariscos es una de las recetas indispensables para ocasiones especiales. La preparación del cóctel de mariscos es muy sencilla y fácil, ya veréis que os lo dejo todo paso a paso y podemos hacerlo en muy poco tiempo. En cuanto a la salsa para vuestro cóctel de mariscos tenéis dos opciones, hacer vosotros mismos la salsa cóctel o salsa rosa, como se le dice en muchos sitios, o comprar un bote y es mucho más rápida la elaboración del cóctel de mariscos. Es cuestión de gustos. El resultado es sensacional y tenemos el triunfo asegurado. Existen alguna variantes como añadir piña o incluso presentar el cóctel en el interior de una piña hueca que puedes ver también entre las recetas de mi blog ¿Te gusta más el cóctel de mariscos sin piña o con piña? ¿Tienes algún ingrediente que le da tu toque personal al cóctel de mariscos que preparas? Ya sabe que espero vuestros comentarios!

Cóctel de mariscos


Dificultad: baja
Coste: bajo

Ingredientes: (4-6 personas)

- 500 gramos de gambas
- 1 lechuga
- Sal
- Salsa rosa o salsa cóctel


Preparación del cóctel de mariscos:


Cocemos el marisco, si no lo hemos comprado ya cocido, en bastante agua salada. Podéis ver un artículo muy interesante sobre cómo cocer marisco y la variante del cóctel de langostinos en piña, pos si os animáis a presentar este cóctel de mariscos en una piña.

Pelamos los gambas y las picamos. Reservamos alguna para adornar.

Lavamos y picamos la lechuga muy fina. Hacemos la salsa rosa casera, o si la hemos comprado la mezclamos con la lechuga picada. Reservamos un poco para poner por encima.

Pelar las gambas y reservar

Picar la lechuga
Picar las gambas y el surimi
Hacer la ensalada

Sazonamos y ponemos un poco de la mezcla en el fondo de cada copa o vaso de cóctel. Añadimos las gambas al resto de la mezcla y terminamos de llenar las copas al gusto. Adornamos con el resto de la salsa rosa y las piezas de gambas reservadas. Servimos muy frío. Bon appétit!




Si queremos podemos añadirle unos palitos de surimi que sean de buena calidad, así lo complementamos. También podemos hacerlo con dos tipos diferentes de lechuga y formar capas. Eso le otorga mayor vistosidad.

30 abril 2018

Caracoles a la andaluza o guiso de caracoles tradicional andaluz

Receta de caracoles

¿Buscas la mejor receta de caracoles? Receta de caracoles picantes o guiso de caracoles tradicionales. Los caracoles a la andaluza son unos de los platos o tapas de época pre veraniega que más se consumen en Andalucía. En la provincia de Cádiz hay una gran tradición con respecto los caracoles en caldo o guisados. Incluso hay rutas del caracol, para hacer degustaciones en diferentes bares y ventas que por supuesto, tienen sus recetas de caracoles propias. En cuanto a la elaboración de los caracoles a la andaluza es fácil y simple pero a la vez muy entretenida, ya que hay que dedicarle tiempo a limpiarlos bien. El resto es coser y cantar, por así decirlo. El secreto de unos buenos caracoles guisados es la limpieza y el caldo resultante. Personalmente me encantan los caracoles picantes, pero como todo, es cuestión de gustos. Hay personas que prefieren un guiso de caracoles con un sabor suave. Al cocinar los caracoles, nosotros daremos nuestro toque personal. Esta receta de caracoles es la que hacemos siempre en casa y están para chuparse los dedos.

Receta de caracoles a la andaluza


Dificultad: media
Coste: bajo

Ingredientes:

- 2 kilos de caracoles
- 2 pimientos verdes
- 1-2 tomates
- 1 cebolla grande
- 1 cabeza entera de ajo
- Sal
- Especias de caracoles (pimienta negra, cilantro, comino, guindilla) la venden en supermercados.
- 1/2 guindilla o cayena
- Hinojo
- Poleo (opcional)


Preparación de los caracoles guisados:


Por cierto, si te gustan más las cabrillas en tomate aquí tienes mi receta para que las prepares. En cuanto a la receta de los caracoles, se dejan los caracoles al menos 24 horas en ayuno para que se purguen. Los dejamos, a ser posible dentro de la misma rejilla que compramos (podemos echarle harina por encima y remover, eso hace que se coman la harina solamente).

Pasado ese tiempo, lavamos los caracoles con abundante agua fría. Los vamos moviendo en un recipiente con el agua durante un buen rato para que suelten las babas. Eso tenemos que hacerlo al menos dos o tres veces y removiendo. Mientras, iremos quitando restos, impurezas y eliminaremos los que están vacíos.

eliminar-vacios-y-cascaras caracoles-con-la-sal
dejar-que-saquen-cuernos caldo-de-los-caracoles

Los escurrimos y les echamos abundante sal, removemos, y cuando suelten bastante espuma, los lavamos de nuevo dos o tres veces más con agua del grifo. Por todo estos pasos anteriores, ya os podéis imaginar el tema de la dificultad de la receta de caracoles. No es tanto el hacer el guiso de los caracoles como el tiempo empleado en limpiarlos.

A más los movamos, más espuma van a soltar. De esa manera, ya los caracoles están limpios y listos para poder cocinarlos. Dejamos unos minutos sin tocarlos para que todos salgan y no se quede ninguno dentro.

Ponemos las especias para caracoles en una gasa, puedes ver en el enlace cómo hacerlas caseras. Hacemos una bolsita o muñequilla con las especias de caracoles. La cantidad es unos  diez gramos aproximadamente. Reservamos. (Esto es para que las especies luego no estén sueltas nadando por el guiso de caracoles)

A continuación, ponemos una olla con suficiente agua como para cubrir bien los caracoles. Con un par de dedos por encima es suficiente. Agregamos los caracoles y ponemos ponemos el fuego muy bajo. Cuando salgan de nuevo poco a poco, es decir, cuando ya todos hayan sacado los cuernos, se le pone rápidamente la candela al máximo hasta que hiervan. De esta manera están todos fuera. Si no lo hacemos así, corremos el riesgo de que queden dentro y no salgan, por lo que es difícil comerlos luego con facilidad.

Cuando ha hervido unos minutos, tiramos el agua de la primera cocción. Volvemos a echar agua y todos los ingredientes. Es decir, la cebolla, los pimientos, la cabeza de ajos entera, la sal, la bolsa con las especias de caracoles, el hinojo y si queremos ponerlos un poco más picantes, media guindilla más. También podemos ponerle opcionalmente un poco de poleo.

Los dejamos hervir media hora y listo. Si el agua suelta espuma durante la cocción, la quitaremos con la espumadera según se acumula. Probamos el caldo y en caso de que los caracoles amarguen se mete un trozo de manzana pelada. Dejamos que se hagan hasta que estén tiernos los ingredientes que hemos echado. Bon appétit! ¿Y vosotros, tenéis vuestra propia receta de caracoles? ¿Os gustan más los caracoles a la cazuela o las cabrillas?