Mejillones en salsa de tomate picante, una receta fácil y deliciosa

Mejillones en salsa de tomate picante

 

Si os gustan los mejillones, posiblemente, estos mejillones en salsa de tomate, con un toque picante, te van a encantar. Si lo prefieres, siempre puedes no añadirle picante a los mejillones, yo te voy a mostrar cual es la receta, para que hagas una salsa rápida de tomate casero, que combina perfectamente con este molusco tan apreciado y delicioso.

Yo he buscado unos mejillones que sean grandes, merece la pena gastar un poco más y comprar unos buenos mejillones gallegos, que para mí, son lo mejor que existe. Pero si no lo encuentras o tu economía, no lo permite, siempre puedes comprar un kilo en tu pescadería de confianza, que para este plato te van a venir genial.

La receta de los mejillones en tomate es de lo mas sencilla y los vas a tener listos en muy poco tiempo para disfrutarlos con la familia o los amigos.

 

Mejillones en salsa de tomate picante

Mejillones en salsa de tomate picante

Dificultad: muy naja
Coste. bajo

Ingredientes: (4-6 personas)

– 1,5 kilos de mejillones vivos y preferiblemente grandes
– 4 dientes de ajo
– 1 cebolla pequeña
– 1 pimiento verde
– 1 trozo de apio
– 1/2 kilo de tomates maduros o 1 lata de tomate triturado natural
– Sal
– Aceite de oliva virgen
– Pimienta
– Cayena
– 1 pizca de pimentón de la Vera dulce
– 1 pizca de azúcar
– Perejil fresco

Preparación de los mejillones en salsa de tomate:

Pelamos y picamos todas las verduras y troceamos los tomates. Si vamos a utilizar tomate triturado natural, nos ahorraremos el paso y es más cómodo.

En una olla con unas 8 cucharadas soperas de aceite de oliva, hacemos un sofrito con las verduras, empezando con los ajos picados o laminados. No nos importa mucho porque luego vamos a triturarlo todo… Haremos el sofrito a fuego bajo.

Una vez hemos hecho el sofrito con los ajos, la cebolla, el pimiento verde y el trozo de apio, añadimos un poco de pimentón de la Vera dulce, y mezclamos. A continuación, salpimentamos (no pongáis mucha sal porque los mejillones le van a aportar sal con el agua que llevan dentro).  Añadimos una pizca de azúcar para evitar que esté demasiado ácido el tomate. Añadimos el tomate troceado o el de lata triturado.

 

Mira cómo se prepara una de las bases más importantes de casi todos los platos de nuestra gastronomía, el sofrito casero tradicional.

 

Si no queréis que los mejillones en tomate estén picantes, no añadiremos la cayena. O podéis darle un toque añadiendo solo un poco. Es cuestión de gustos.

Tapamos, ya que suele salpicar y dejamos que se haga en tomate durante unos 15 minutos a fuego bajo.

Apartamos y trituramos. Rectificamos de sal o de picante si es necesario y ahora añadimos todos los mejillones previamente limpios.

Tapamos de nuevo y dejamos que se vayan abriendo poco a poco y soltando el agua de mar. Por ello, no os paséis al principio con la sal.

Una vez abiertos, mezclamos para que la salsa entre por dentro de las conchas y apartamos.

Cuando templen le quitaremos la mitad de la concha a algunos y otros los dejamos enteros. Los presentamos en una fuente con la salsa y perejil picado por encima. Bon appétit!