09 diciembre 2018

Panna cotta de mandarina y frutos rojos

Panna cotta de mandarina y frutos rojos

¿Te atreves a preparar fácilmente una panna cotta de mandarina y frutos rojos? Hoy te enseño a preparar esta fantástico postre italiano de panna cotta de mandarina y frutos rojos con la que vas a triunfar en la mesa. No es el primer postre de panna cotta que ves en mi blog, así que ya podrás elegir entre algunas variedades como la panna cotta de café o la panna cotta de turrón de Jijona, este último, ideal para las fiestas navideñas. Os he comentado también en alguna ocasión que el postre original se hace con crema de leche, pero que es quizás demasiado denso, por lo que vamos a utilizar una nata algo más baja en grasas y en calorías para este poste. Por otra parte, lo que vamos es a darle nuestra pana cotta es un ligero sabor a la mandarina para rematar con un sirope de fresas y frutos rojos. Como ves en la foto tiene una presentación increíble y espectacular. Yo te recomiendo que utilices botes de cristal para presentar la panna cotta pero si no tienes, puedes utilizar moldes para flanes. Desmoldar y presentar la panna cotta de mandarina con el sirope y los frutos rojos al rededor.

Panna cotta de mandarina y frutos rojos


Dificultad: baja
Coste: bajo

Ingredientes: (6-8 panna cottas)

- 300 ml de nata para cocinar
- 300 ml de leche entera
- 6 mandarinas
- 6-8 cucharadas de azúcar blanco (depende de lo dulce que os guste)
- 4 láminas de gelatina neutra
- Sirope de fresas
- Frutos rojos variados o frutos del bosque


Panna cotta de mandarina y frutos rojos

Preparación de la panna cotta de mandarina y frutos rojos:


En una olla vamos a echar las seis cucharadas soperas de azúcar. Si os gustan más dulces, yo añadiría un par de pastillas de sacarina, es cuestión de gustos, si os gusta una panna cotta más dulce, podéis siempre añadir el que queráis.

Ponemos en una olla la nata y la leche entera. Añadimos las mandarinas limpias y troceadas. A continuación ponemos a fuego medio y llevamos a ebullición. Debemos ir moviendo para mezclar bien y que los ingredientes se integren.

Dejamos hervir un par de minutos y apartamos.

Hervir la nata con las mandarinas
Colar la panna cotta

Colamos el contenido de la olla para eliminar cualquier resto de mandarinas. Así tendremos el sabor pero sin encontrarnos trozos de gajos o piel en la panna cotta.

En un cuenco con agua fría metemos las láminas de gelatina para hidratar. Cinco minutos suficientes. Una vez hidratada las añadimos a la olla con la panna cotta de mandarina. Nunca debemos echar la gelatina con el líquido hirviendo. Mezclamos.

Una vez mezclada la gelatina ya podemos pasar la panna cotta a los molde o tarros, como en mi caso. Dejamos enfriar a temperatura ambiente y metemos en el frigorífico por un mínimo de cuatro horas. Eso es importante.

Pasado ese tiempo, ya podemos echar el sirope de fresas por encima y los frutos rojos. Si os gusta también podéis combinar con frutos del bosque añadiendo moras negras. Si presentáis la panna cotta desmoldada, pondremos el sirope y los frutos rojos al lado o por encima. Bon appétit!

05 diciembre 2018

Carne mechada estilo andaluz con salsa de setas

Carne mechada en salsa de setas

Descubre esta fantástica receta carne mechada estilo andaluz con salsa de setas con la que vas a triunfar en la mesa. La carne mechada o carne mechá como se dice en mi tierra, suele hacerse en ocasiones especiales o época de Navidad, sobre todo porque cunde mucho al ser piezas grandes de carne, y que podemos comerla durante varios días seguidos o en una cena navideña para muchas personas. Por supuesto la carne mechada no es solo para Navidad, podemos prepararla siempre que queramos ya que es una receta muy fácil y sencilla. En esta ocasión la carne mechada vamos a hacerla con una increíble crema se setas que será con la que remataremos y damos más sabor de nuestro plato. Yo os propongo que la carne mechada con salsa de setas la acompañéis con una ensalada o para los más glotones de la casa, preparéis unas patatas fritas. Eso ya es cuestión de cada uno. Yo he utilizado cinta de lomo de cerdo, pero siempre podemos utilizar redondo de ternera. Aquí entramos en el bolsillo de cada uno o las preferencias en cuanto a carnes. Si terminas la salsa de setas, no te preocupes, siempre puedes comer la carne mechada con jugo de limón, un poco de sal y pimienta por encima o ponerte un bocadillo con la carne mechada estilo andaluz y con un poco de sal y un buen chorro de aceite de oliva virgen extra. ¿Te ha sobrado carne mechá y no sabes cómo qué hacer con ella? No te preocupes, compra unas obleas de empanadillas, añade un poco de tomate frito, sal y pimienta y haz empanadillas de carne mechada. Aquí no se desaprovecha nada!

Carne mechada en salsa de setas

Carne mechada estilo andaluz con salsa de setas


Dificultad: baja
Coste: bajo-medio

Ingredientes:

- 1 cinta de lomo de cerdo o redondo de ternera de 2 kilos aproximadamente
- 2-3 cebollas
- 4 dientes de ajo
- 500 gramos de setas de temporada
- 250 ml de vino blanco
- 250 ml de caldo de carne
- 1 bote de 150 ml de nata para cocinar
- 2 clavos de olor
- 2 hojas de laurel
- Pimienta negra en grano
- Harina de maíz o espesante instantáneo (opcional)
-Aceite de oliva virgen extra
- Sal


Preparación de la carne mechada estilo andaluz con salsa de setas:


Limpiamos la carne de exceso de grasa. Reservamos.

En una olla a presión, echamos un fondo de aceite de oliva virgen extra. Como unas diez o doce cucharadas. Ponemos a fuego medio alto y dejamos que tome temperatura.

Añadimos la carne a la olla y vamos a ir dorando la pieza de carne. Para ello dejaremos unos minutos por cada lado para que tome color dorado pero sin quemarse.

Mientras se hace dora la carne, pelamos los ajos y las cebollas y troceamos. Trozos grandes, no pasa nada porque luego vamos a triturar.

Una vez la carne está dorada por todos lados, añadimos los ajos, dejamos freír un par de minutos y agregamos las cebollas, el laurel, los clavos de olor, sal y cuatro o seis granos de pimienta negra. Mezclamos un poco ya que la carne al ser una pieza grande no nos va a dejar mucho margen de maniobra a la hora de mezclar. Dejamos unos cinco minutos y añadimos las setas limpias y troceadas. Dejamos diez minutos y agregamos el vaso de vino blanco. Dejaremos unos cinco minutos que hierva para que evapore el alcohol.

Añadir las setas

Pasado ese tiempo agregamos el caldo de carne. Si no tenéis caldo de carne, podéis utilizar media pastillas de caldo de carne junto con el agua. Dejamos que empiece a hervir y cerramos la olla. Vamos a dejar la olla hervir treinta minutos. Pasado ese tiempo apartamos y abrimos.

Abrir la olla y sacar la carne

Sacamos la carne con cuidado de no partirla, eso es importante ya que está caliente y puede partirse si no manipular bien la carne mechada. La dejamos sobre una bandeja que vaya enfriando a temperatura ambiente.

Quitamos las hojas de laurel y trituramos muy bien con la batidora el contenido de la olla para hacer la salsa de setas. Colamos a otra olla más pequeña para dejarla fina y eliminar impurezas.

Volvemos a poner la olla pequeña con la salsa de setas a fuego bajo y añadimos 150 ml de nata para cocinar. Dejamos reducir para que espese la salsa o si queremos tener un poco más de cantidad, podemos añadir un poco de harina refinada de maíz o espesante instantáneo. La salsa de setas no tiene que que quedar demasiado espesa, pero es cuestión de gustos. Una vez tenemos la salsa con el espesor y consistencia deseada, rectificamos de sal si es necesario. Reservamos.

Una vez fría la carne mechada, la cortaremos a rodajas al gusto. Y o las prefiero finas, y debéis tener un cuchillo largo bien afilado que no sea de sierra. Lo mejor es un cuchillo jamonero o fino.

Disponemos las rodajas en el plato junto con la salsa de setas por encima bien caliente. Acompañamos de una ensalada, patatas fritas... Bon appétit!
loading...