20 septiembre 2018

Ensalada de garbanzos y berenjena con vinagreta

Ensalada de garbanzos con berenjena y vinagreta

Cuando pruebes esta ensalada de garbanzos con berenjena y vinagreta no podrás dejar de comer. Es una receta ideal para cualquier época del año ya que puedes comerla fría o templada. Ideal para comerla sola o para acompañante como guarnición. Una forma original, diferente y deliciosa de comer garbanzos o cualquier otro tipo de legumbres. Yo he utilizado garbanzos y berenjenas con una vinagreta a base de miel y mostaza. Una gozada de salsa con la que acompañaremos a nuestra ensalada. Si queréis comerla con aceite y vinagre, no hay problema, admite cualquier combinación que os propongáis, pero os recomiendo la vinagreta de miel y mostaza con un toque de soja que os voy a explicar también cómo prepararla junto con el resto de la receta. Vais a ver qué fácil y rápido podemos tener esta ensalada de garbanzos para que os chupéis los dedos y triunfes en la mesa.

Ensalada de garbanzos con berenjena y vinagreta


Dificultad: muy baja
Coste: bajo

Ingredientes: (4 personas)

- 1 bote de garbanzos cocidos (350-400 gramos)
- 1 berenjena grande
- 1 cebolla roja pequeña
- 1 pimiento rojo pequeño
- 1 diente de ajo
- 1 zanahoria mediana
- Vinagre de vino
- Aceite de oliva virgen extra (AOVE)
- Mostaza de Dijon
- Salsa de soja
- Miel
- Sal
- Pimienta negra
- Perejil fresco picado
- Cebollino picado


Preparación de la ensalada de garbanzos con berenjena y vinagreta:


Si vais a utilizar para hacer la ensalada, garbanzos duros, que no sean de bote, tendréis que hidratarlos con anterioridad. En ese caso, los pondréis en remojo con abundante agua la noche anterior y el día de la preparación los cocemos en una olla a presión hasta que estén blandos. El tiempo dependerá de la olla. Una vez los tenemos, reservamos.

En una sartén echamos un cuadro cucharadas soperas de aceite de oliva virgen extra y cuando esté a temperatura media, rehogamos el diente de ajo, la cebolla picada, la berenjena cortada en dados pequeños y la zanahoria también a dados. Cuando están casi blandos, añadimos los garbanzos, salteamos unos minutos y salpimentamos al gusto. Retiramos la sartén del fuego y reservamos.

En un vaso o un bol vamos a hacer la vinagreta para nuestra ensalada de garbanzos. Siempre podéis hacer esta ensalada o si os gustan más las alubias probar a preparar esta ensalada de judías pintas que está también riquísima y es muy fácil de preparar.

Ensalada de garbanzos y berenjenas

Echamos dos cucharadas de miel, tres de mostaza de Dijon, un poco de sal, un chorro generoso de aceite de oliva, un par de cucharadas de vinagre, o al gusto si os gusta más fuerte, y un chorrito de salsa de soja. Mezclamos muy bien hasta integrar todos los ingredientes. Reservamos.

Si te gustan las vinagretas aquí te dejo una vinagreta de jengibre casera que está riquísima.

Picamos muy fino la mitad de pimiento rojo. Ponemos la ensalada de garbanzos y berenjena en un ensaladera o un bol y añadimos el pimiento rojo picado, un poco de perejil fresco y cebollino también picados finamente y echamos por encima la salsa vinagreta de miel y mostaza. Mezclamos.

Llevamos la ensalada al frigorífico para que esté muy fría a la hora de comerla, aunque también podemos comerla templada y lista para servir. Bon appétit!

14 septiembre 2018

Fingers de pollo caseros

Fingers de pollo caseros

¿Has comido alguna vez fingers de pollo o chicken fries? Hoy te enseño paso a paso la receta fácil y casera de los fingers de pollo. Te van a salir unos finger crujientes por fuera y tiernos por dentro con un sabor inigualable. Son uno de los platos preferidos por los más pequeños de la casa y posiblemente por lo no tan pequeños. Yo he de reconocer que me gustan mucho los fingers y que soy un apasionado de ellos, los hago en cuento puedo y no tienen nada que envidiar a los famosos fingers del Foster´s Hollywood. Imaginaros los buenos y ricos que os van a quedar. Con el extra de empanado que le vamos a dar a base de pan rallado grueso o panko japones, abajo os dejaré la receta del panko por  si queréis hacerlo, y junto con los triángulos de maíz que vamos a utilizar para la mezcla en el empanado van a quedaros irresistibles. Ya me comentaréis si también os gustan!

Chicken fries o fingers de pollo

Fingers de pollo caseros


Dificultad: baja
Coste: bajo

Ingredientes: (4-6 personas)

- 2 pechugas de pollo grandes y frescas
- Pan rallado grueso o panko japonés
- Triángulos de maíz tipo nachos mexicanos
- 2 huevos frescos
- Harina de maíz refinada
- 1/4 de vaso de leche
- Sal
- Pimienta
- Pimentón dulce de La Vera
- Tomillo
- Orégano
- Aceite de oliva para freír


Preparación de los fingers de pollo o chicken fries:

Preparamos el panko japones o en su defecto hacemos pan rallado grueso con la picadora y pan duro. Si no queréis hacer el panko japonés o el pan rallado, los hay en algunos establecimientos y supermercados al estilo casero y os ahorráis este paso. Si queréis saber cómo se hace el panko japonés casero, podéis pinchar en la receta, es muy fácil y está genial.

Una vez tenemos el pan preparado, lo mezclamos con los nachos de maíz machacados. Podéis utilizar una bolsa, echarlos dentro y golpear hasta que queden a vuestro gusto.  Si queréis darle sabor extra a los fingers de pollo caseros, siempre  podemos comprar con sabor a barbacoa, a queso, etc.. Los hay de muchos tipos y sabores. Son los mismos que se utilizan para picar con guacamole o con salsas de queso en la cocina mexicana. Si os gusta´ria hacerlos en casa también podéis visitar mi receta de nachos con guacamole caseros. Os van a encantar y son de lo más fáciles de preparar.

Una vez tenemos listo los ingredientes para el empanado de los fingers, cortamos las pechugas a tiras largas e irregulares. Como bastones o dedos largos. Aquí es un poco a nuestro gusto pero siempre que sean alargadas. Reservamos.

En un recipiente, ponemos las pechugas de pollo ya cortadas para hacer los fingers y añadimos un poco de sal, pimienta, una pizca de tomillo y orégano, media cucharadita de pimentón de La Vera dulce, una cucharada de harina de maíz refinada (Maicena), un cuarto de vaso de leche y unas gotas de limón. Mezclamos para hacer una pasta y que queden los fingers cubiertos. Si os hace falta más cantidad de leche o harina, podéis añadir hasta cubrir. Metemos en el frigorífico, al menos dos horas.

Finger de pollo ya empanados listos para freir

Pasado ese tiempo y con el pan rallado, el panko japonés casero (opcional si tienes pan rallado grueso) y los triángulos de maíz machacados, hacemos la mezcla del empanado.

Pasamos los fingers de pollo macerados por el huevo batido y luego por la mezcla de empanado que hemos preparado anteriormente. Cubrimos bien y dejamos reposar una media hora sobre un papel de cocina. Así se seca mucho más el empanado y quedan más crujientes.

Preparamo el aceite para freír y cuando está bien caliente, vamos friendo los fingers. Cuando tienen un color dorado podemos sacarlos y dejar que eliminen el exceso de aceite poniendo los fingers o chicken fries encima de papel absorbente. Servimos acabados de freír solos o acompañados de alguna salsa casera. Puedes ver esta salsa de mostaza con la que te vas a chupar los dedos. Bon appétit!