Pan de semillas fácil

Pan de semillas fácil

 

Receta de pan de semillas fácil. Hoy vamos a cocinar un pan de semillas muy fácilmente con una textura muy crujiente y un interior de lo más blando y esponjoso. Aunque no os lo creáis, no vamos a tardar más de una hora en tenerlo recién hecho, ya que vamos a utilizar una técnica igual que la que empleamos para hacer el pan milagro, es decir, sin fermentación.

Necesitaremos un recipiente de cristal para horno con tapadera para hacer este pan de semillas, por lo que quizás, para algunos sea un inconveniente y no lo tengamos. Si es así, os recomiendo que, en cuanto podáis, adquirir uno.

 

Si eres amante a los panes artesanales, no te pierdas uno de lo más fáciles de hacer en casa, el pan milagro, te va a sorprender!

 

El resultado, como veis, es este tipo de panes espectaculares y rápidos de cocinar.

 

Pan de semillas fácil

Dificultad: baja
Coste: bajo

Ingredientes:

– 350 gramos harina de fuerza
– 175 gramos de agua tibia
– 15 gramos de levadura fresca
– 8 gramos de aceite de oliva
– 1 cucharadita colmada de sal
– 1/2 cucharadita de azúcar
– Semillas de sésamo blanco, negro y de girasol

 

Preparación pan:

En un bol, añadimos la harina, la levadura, el azúcar, el el aceite, la mitad del agua y la sal. Mezclamos bien y agregamos el resto del agua. Una vez hemos obtenido una no uniforme, la sacamos del recipiente y la ponemos sobre la encimera para trabajarla.

Ahora amasamos durante unos diez minutos y vamos a agregarle un par de cucharadas de cada semilla. Seguiremos amasando hasta tener una masa suave y consistente. El resultado del amasado es una masa muy equilibrada y nada pegajosa. Hacemos una bola con la masa.

 

Pan ya en el horno

 

Untamos con un poco de aceite la fuente de cristal refractario por el fondo y las paredes e introducimos la bola de masa. Le extendemos por encima a la masa con un pincel una pizca de aceite y espolvoreamos con las semillas y un poco de harina.

Con un cuchillo le hacemos unos cortes por encima. Eso le dará una toque más rústico. Cerramos con la tapa la fuente y lo ponemos en el horno SIN precalentar. En frío. La temperatura del horno es de 200 grados y lo dejamos 45 minutos.

Una vez vemos que adquiere una corteza dorada, lo sacamos del horno y del recipiente, con mucho cuidado, que estará caliente, y dejamos que se enfríe sobre una rejilla. Una vez frío, está listo para comer. Bon appétit!

 

Qué idea!

Si tenemos una fuente alargada podemos hacer el pan en forma de barra o dividirlo en dos, tipo baguette.

Alberto de la Torre
Ayúdame y comparte!