Dorada a la sidra con orejones

Dorada a la sidra con orejones

 

Esta receta de dorada a la sidra con orejones es original y la he creado hace poco. Es una forma diferente de hacer la dorada. Aunque actualmente hay diversas formas, las más comunes siguen siendo a la espalda, a la plancha, a la sal o al horno.

Aquí tenéis una nueva variedad que he preparado y os aseguro, la vais a introducir en vuestra cocina. Es muy fácil de realizar y tiene un sabor exquisito. He utilizado para la reducción de la salsa una sidra natural de Asturias, aunque también se puede hacer con sidra natural del País Vasco.

Los orejones y las almendras las podéis encontrar en cualquier mercado de la ciudad. El toque de los orejones es genial en este plato.

 

Dorada a la sidra con orejones

Dificultad: baja-medio
Coste: bajo-medio

Ingredientes: (4 personas)

– 4 doradas frescas medianas
– 100 gramos de almendras crudas
– 4 dientes de ajo
– 12 orejones (albaricoques desecados)
– 500 ml de sidra natural
– Jengibre
– Sal
– Aceite de oliva virgen extra

 

Preparación de la dorada:

Limpiamos las doradas o cuando las compremos en la pescadería que nos la limpien. Cuando están limpias, le sacamos los lomos y reservamos. Con la cabeza y las espinas podremos hacer más adelante una sopa de pescado, así que podemos guardarla en el congelador.

En una sartén ponemos tres cucharadas de aceite y cuando esté caliente pondremos los lomos de la dorada por la parte de la carne.

Dejaremos que se doren unos tres minutos. Damos la vuelta y lo dejamos un minuto más por la parte de la piel. Retiramos de la sartén y reservamos.

 

Sacar los lomos a la doradaPoner lomos a la plancha
Hacer la salsaAñadir lomos a la salsa

 

Majamos los dos dientes de ajos junto con las almendras, un poco de sal y media cucharada pequeña de jengibre. En la misma sartén agregamos un poco de aceite y refreímos el majado. Damos vueltas dos minutos y agregamos la sidra. Mezclamos un minuto y agregamos los orejones cortados por la mitad.

A continuación, introducimos las doradas por la parte de la piel. Movemos un poco la sartén de vez en cuando para que no se pegue y lo dejamos a fuego lento, hasta que se reduzca el líquido y nos quede una salsa no muy espesa.

Servimos caliente junto con una ensalada variada. Bon appétit.

Alberto de la Torre
'Share' COMPARTE en tus Redes Sociales!