Boronía de calabacín, una receta que sigue viva, en El Puerto de Santa María

Boronía de calabacín

 

Una de las recetas tradicionales que aún se preparan en El Puerto de Santa María es la boronía de calabacín. Un plato sencillo, con orígenes humildes y que, aún hoy, se hace en muchos hogares portuenses.

El plato prácticamente se compone de dos ingredientes principales, el calabacín, que vamos a desboronar, de ahí el nombre de boronía, y combinar con el otro ingrediente, que es el tomate natural. Eso, mezclado con las especias y con un toque personal, con el que he querido enriquecer el plato, lo hacen fantástico para comerlo cualquier día de la semana.

Si no conocías la boronía de calabacín, prueba a prepararla en casa, y así ayudaremos a que estas recetas de la provincia de Cádiz, que poco a poco, se pueden ir perdiendo, la podamos seguir manteniendo en la mesa durante muchos años.

 

Boronía de calabacín

Boronía de calabacín

Coste: muy bajo
Dificultad: muy baja

Ingredientes: (4 personas)

– 4 calabacines grandes (pueden ser verdes o blancos, los que tengamos a mano)
– 500 gramos de tomates maduros
– 4-6 dientes de ajo
– 1 ramillete de tomillo
– Sal
– Aceite de oliva virgen extra
– 4 huevos
– 250 gramos de jamón serrano en dados

Preparación de la boronía:

En primer lugar pelamos y limpiamos los calabacines. Pelamos los tomates y laminamos los dientes pelados de ajo.

En una sartén, ponemos unas ocho a diez cucharadas soperas de aceite de oliva virgen extra. Ponemos a fuego bajo medio y añadimos los ajos laminados.

Una vez empiezan a tomar color, añadimos los calabacines cortados a rodajas o a dados. Lo que más nos guste, pero que sean pequeños o finos para que se hagan antes.

Con ayuda de una cuchara de palo o espumadera, que no dañe la sartén, iremos partiendo, poco a poco, a media que los calabacines se empiezan a poner blandos, de esa forma los iremos desmoronando, pero sin que queden como un puré y mantengan trozos de calabacín.

Añadimos sal y tomillo al gusto y mezclamos. Dejamos un par de minutos y agregamos los tomates cortados a dados a los que, ya entes, habíamos quitado la piel.

Mezclamos y dejamos unos cinco minutos.

Apartamos y reservamos.

Hasta aquí, la receta tradicional de la boronía de calabacín, ahora vamos a añadir un toque diferente si queremos.

En una sartén con abundante aceite, freímos los huevos y presentaremos la boronía con un huevo encima por persona y un buen puñado de dados de jamón por encima. Servimos bien caliente. Bon appétit!