Mermelada de castañas y manzanas

Mermelada de castañas y manzanas

 

Si es época de castañas, aprovecha para realizar esta fantástica receta casera de mermelada de castañas y manzanas.

Es un dulce para untar, que está delicioso, y con un sabor increíble. Vas a poderla tener lista en poquísimo tiempo y comerla en los desayunos o las meriendas.

Si estas haciendo un postre o si quieres hacer un relleno, también vas a poder utilizar esta mermelada de castañas y dar un toque diferente y original a tus platos.

Yo la hice para que la mermelada fuera untuosa y no demasiado densa, pero si prefieres, puedes ir viendo la textura que más te gusta y dejarla más tiempo para que sea más espesa.

Te va a encantar. Y si es así, no dudes en compartir la receta con todas tus amigas o amigos. Seguro que también a ellos le va a encantar mi receta casera de mermelada de castañas.

 

Mermelada de castañas y manzanas

Mermelada de castañas y manzanas

Dificultad: muy baja
Coste: bajo

Ingredientes:

– 350 gramos de castañas de temporada
– 350 gramos, aproximadamente, de manzanas Golden (unas 3 manzanas)
– 300 gramos de azúcar blanco
– 1/2 cucharadita de café de esencia de vainilla
– 1/2 cucharada de café de canela molida
– 1 pizca de sal

Preparación de la mermelada

Las castañas las pesamos una vez peladas. Pelamos las castañas, y las ponemos en un cazo con agua hirviendo.

Dejamos unos 15 minutos hasta que estén tiernas y desechamos el agua.

Esperamos a que templen y le quitamos la piel que lleva pegada en el interior. Reservamos.

Pelamos las manzanas Golden y las descorazonamos. De esa forma no nos encontraremos las semillas ni partes más duras. Partimos a dados medianos.

La mermelada de castañas y manzanas la haremos en un cazo o cazuela que podamos trabajar con ella y mover el contenido, así que si no tiene antiadherente, mejor o en todo caso utilizar una lengua de cocina de silicona o pala de madera.

En el cazo o la olla echamos las castañas, las manzanas a dados, el azúcar, la esencia de vainilla, la canela y medio vaso de agua, unos 125 ml de agua. Ponemos a fuego bajo hasta que hierva.

 

Si te gustan las mermeladas, mira mis recetas caseras de mermeladas de tomate, o esta otra, diferente y deliciosa mermelada de ciruelas rojas. No sabrás con cual quedarte!

 

Como todo está aún demasiado entero, con ayuda de la batidora, trituramos el contenido, pero no demasiado, debemos encontrarnos algunos trozos de castañas. No debe ser puré, pero que tampoco estén las castañas enteras.

Dejamos hervir durante unos 20-30 minutos, controlando en todo momento la textura y removiendo de vez en cuando, para evitar que se pegue o se queme.

Una vez tenemos la textura, más o menos densa deseada, apartamos. Ya estará lista.

Ahora solo hace falta guardar la mermelada, para consumir cuando queramos.  Podemos meter en tarros esterilizados para hacer conservas caseras. Puedes ver cómo los hago en el enlace.

Una vez hemos hecho las conservas podemos degustar la mermelada cuando queramos, o como yo, que he regalado alguna a la familia. Está buenísima y es un detalle muy original, que puedes comer sola o para rellenar tus bizcochos o postres caseros. Bon appétit!