Patatas ilustradas, un plato típico del Olvera, capital del turismo 2021

Patatas ilustradas estilo Olvera

 

Una de las recetas más antiguas y con orígenes antiguos que podemos comer en Olvera, son las patatas ilustradas. De procedencia humilde a base de patatas fritas, se le añadía, posteriormente, algunas viandas de matanza o algún que otro trozo de carne que, en aquella época, ya costaba encontrar.

Al añadir a las patatas ese trozo de carne o longaniza, ya adquirían ese denominativo de ‘importancia’ ya que no eran solo unas patatas fritas…

Una receta que no debes perderte y que, si no puedes pasarte por Olvera (Cádiz), que por cierto, este año 2021, Olvera es Capital del Turismo Rural, nada más y nada menos, podrás hacer en casa porque es de lo más fácil y está buenísima.

Si te gusta un plato de patatas con huevos, que es lo más ´fácil’ que hay en la cocina y está delicioso, estas patatas ilustradas al estilo de Olvera, te van a encantar…

 

Patatas ilustradas al estilo Olvera

Dificultad: muy baja
Coste: bajo

Ingredientes: (4 personas)

– 1 kilo y medio de patatas nuevas (una de las mejores patatas en España son las de Sanlúcar de Barrameda y las de Conil de la Frontera)
– 2 dientes de ajo
– 1 cebolla grande
– 2 chorizos medianos, 4 si son más pequeños (son para cortarlos a trozos)
– Sal
– Aceite de oliva virgen para freír

Preparación de las patatas:

Pelamos los ajos y la cebolla. Cortamos a láminas no muy gruesas. Reservamos.

En una sartén grande, echamos unas ocho o diez cucharadas de aceite de oliva virgen. Ponemos a fuego bajo. Añadimos los ajos y la cebolla laminada y dejamos que de ponga todo blando, moveremos de vez en cuando para que no se queme.

Una vez están el ajo y la cebolla listos, agregamos los chorizos al gusto, cortados en rodajas, y dejamos que vayan soltando jugo.

Una vez listos y a nuestro gusto, más o menos tostados, apartamos y reservamos. Esa es la parta que le da el nombre de importancia a este plato con patatas. Si queréis podéis añadir algún trozo de pollo desmenuzado o algún trozo de morcilla… El nivel de ‘importancia’, como veis puede ir aumentando… 😉

En otra sartén freímos las patatas, con un corte tipo bastón, y cuando están fritas las agregamos a la otra sartén.

Añadimos unas cucharadas de salsa de tomate frito casero, a ser posible y sal. Mezclamos y listas para disfrutar. Bon appétit!