Salmorejo de remolacha

Salmorejo de remolacha

 

¿Quieres preparar un salmorejo de remolacha? Hace un tiempo probé un sabroso salmorejo de remolacha y decidí ponerme manos a la obra. Después de hacerlo he creído conveniente escribir la receta para que también vosotros podáis hacerlo. Seguro que también os va a gustar ya que es una plato refrescante, económico y fácil de preparar.

La remolacha la podéis encontrar en cualquier supermercado cercano en la sección de verduras refrigeradas, suelen venir en paquetes al vacío, así que podréis preparar el salmorejo en cualquier época del año.

Si te gusta la cocina sana y natural, no dejes la oportunidad de prepararla en casa. Y si eres amante a la cocina andaluza y sus recetas tradicionales, prueba la pipirrana jienense de toda la vida. Más que bueno, buenísimo!

 

Salmorejo de remolacha

Dificultad: baja
Coste: bajo

Ingredientes:

– 1 kilo de tomates maduros tipo pera
– 1 remolacha cocida
– 1/2 diente de ajo
– 150 gramos de pan duro
– Sal
– 2 cucharaditas de vinagre (opcional)
– 100 ml. de aceite de oliva virgen extra

 

Elaboración del salmorejo:

Ponemos en un bol grande los ingredientes, primero el pan, echamos encima la sal, el vinagre (opcional) y el aceite de oliva virgen extra. Luego vamos cortando los tomates en cuatro trozos y los incorporamos poco a poco, añadimos el ajo y la remolacha.

Movemos un poco para que el pan esponje y se pueda triturar bien y batimos con la batidora. Primero poco a poco, para que vaya soltando el jugo todos los ingredientes y luego le damos a más potencia para que quede bien triturado.

 

Poner los ingredientes en una fuenteColar el salmorejo de remolacha

 

Cuando lo tengamos listo, lo pasamos por un colador o chino para quitarle las pepitas y la piel de los tomates. Así queda mucho más suave al paladar. Rectificamos de sal si es necesario.

 

Si te gustaría saber cómo es la receta de salmorejo cordobés, la puedes ver en mi blog. Una de las recetas más típicas y buscadas de la gastronomía andaluza.

 

Si queda muy espeso ya que también depende todo del jugo que haya soltado la remolacha, podemos poner un poco de agua mineral. Pero recuerda que debe quedar algo espeso para comerlo con cuchara. No como los gazpachos que son más líquidos y se consumen normalmente en vaso.

Una vez terminada nuestra receta de salmorejo de remolacha, la ponemos a enfriar y cuando esté fría, la servimos con huevo cocido picado, jamón a dados y un chorrito de aceite de oliva virgen por encima. Bon appétit!

Alberto de la Torre
Ayúdame y comparte!
  • 2
    Shares